Venta del cuidado de piel de Life Extension

Acetaminophen y toxicidad de NSAID

Causas y factores de riesgo para el Acetaminophen y la toxicidad de NSAID

Acetaminophen

La necrosis del hígado, el resultado primario de la toxicidad del acetaminophen en seres humanos, es predominante una función de la sobredosis (Hinson 2010). Para un adulto, el máximo recomendó de dósis simple es 1 gramo y la dosis máxima en un período de 24 horas es 4 gramos (Ferner 2011). La sobredosis del Acetaminophen ha ocurrido sobre una amplia gama de tomas diarias. Los estudios de toxicidad agudos en animales, si están extrapolados a los seres humanos, implican un de dósis simple de 10-15 gramos de necesario producir toxicidad significativa del hígado, aunque varios informes humanos del caso hayan mostrado a toxicidad en las dosis menos de 4 gramos por el día (probablemente debido a tener uno o más factores de riesgo para la sensibilidad a la toxicidad) (Amar 2007). La sobredosis accidental (que toma un producto acetaminophen-que contiene legal simultáneamente a una terapia acetaminophen-que contiene de la prescripción) representa un número significativo de toxicidades del acetaminophen.

Los factores que pueden bajar el umbral para la sobredosis o aumentan la probabilidad de la insuficiencia hepática incluyen:

Retrasos en el tratamiento. Los retrasos en sobredosis de siguiente del tratamiento se asocian a mortalidad creciente. El antídoto convencional para la toxicidad del acetaminophen, cisteína del N-acetilo (NAC), comienza a perder eficacia si está administrado más de 8-10 horas que siguen la sobredosis (Smilkstein 1988; Buckley 2007).

Uso del alcohol. El uso crónico del alcohol baja el umbral para la toxicidad del acetaminophen por la inducción de las enzimas de la CYP y el agotamiento de las tiendas del glutatión (Amar 2007).

Medicaciones. Los anticonvulsivos, los antibióticos, los antivirals, la anti-gota, y los tratamientos de anti-GERD pueden aumentar la toxicidad de una dosis del acetaminophen en la inducción de las enzimas de la CYP, el agotamiento de las tiendas del glutatión, o la saturación de otros sistemas de la desintoxicación del hígado (Amar 2007).

Hambre y desnutrición. El hambre puede aumentar la toxicidad de una dosis del acetaminophen. Puede también ser responsable de la toxicidad y de la insuficiencia hepática vistas en dosis más bajas (Amar 2007). El hambre puede agotar tiendas del glutatión del hígado, así como los precursores para otros caminos de la desintoxicación del acetaminophen. La desnutrición, los trastornos alimentarios, y la caquexia (músculo que pierde) pueden también aumentar el riesgo de lesión del higado después de la sobredosis (Ferner 2011). Los modelos animales han demostrado un efecto protector de la restricción calórica con la nutrición óptima contra la toxicidad experimental inducida del acetaminophen (Johnson 2009; Harper 2006). La proteína dietética baja (una fuente de aminoácidos con sulfuro usados en síntesis del glutatión) se ha asociado a sensibilidad creciente a la toxicidad del acetaminophen en los animales (Hwang 2009).

Edad y género. La toxicidad del Acetaminophen, más común en mujeres que hombres, es la más común de la gente envejecida 30-40 años. Observe que estas observaciones están basadas en informes del caso, y no refleje necesariamente la susceptibilidad de estos demographics a la toxicidad (Amar 2007).

Genética. Varias mutaciones se han identificado en la fase I e II los genes de la desintoxicación requeridos para el metabolismo del acetaminophen, que puede afectar al índice de liquidación del acetaminophen o a la producción del metabilito tóxico NAPQI (Zhao 2011).

NSAIDs

El uso de NSAID se asocia a efectos nocivos significativos tales como sangría gastrointestinal, enfermedad de la úlcera péptica, tensión arterial alta, edema (es decir, hinchazón), y enfermedad de riñón (Peterson 2010).

Hay varios factores que influencian el riesgo de toxicidad debido al uso de NSAID (Chen 2006; Vonkeman 2010):

Edad. Los individuos sobre 60 son 5-6 veces más probables desarrollar úlceras NSAID-relacionadas. Porque una más vieja gente tiene generalmente mayor riesgo cardiovascular que una gente más joven, su riesgo de eventos cardiovasculares NSAID-relacionados puede también ser elevado.

Dolencias. La historia anterior de la úlcera u otras complicaciones gastrointestinales aumenta el riesgo de las úlceras 4 de NSAID - a cinco veces. La enfermedad cardiovascular o respiratoria, la debilitación renal o hepática, la diabetes, infección de los píloros de Helicobacter, artritis reumatoide, e hipertensión también se asocian a riesgo creciente. Los individuos con factores de riesgo cardiovasculares tales como hipertensión, rico en colesterol, o historia del ataque del corazón o de la cirugía de puente están en el riesgo creciente de tener un evento cardiovascular NSAID-relacionado (Conaghan 2012).

Dosis y duración del tratamiento. Uso del aumento de NSAIDs de la alta dosis o del múltiplo el riesgo de complicaciones gastrointestinales hasta diez veces. El riesgo cardiovascular aparece aumentar con la duración del uso de NSAID (Conaghan 2012).

Medicaciones. El uso simultáneo de NSAIDs con los corticosteroides, los anticoagulantes, aspirin, los inhibidores de la plaqueta, y los inhibidores de la re-absorción de la serotonina puede aumentar toxicidad gastrointestinal hasta el doblez 15.

Selección de NSAID. Como se mencionó anteriormente, diverso NSAIDs lleva diversos riesgos de toxicidad gastrointestinal o cardiovascular. Mientras que los inhibidores COX-2 y el diclofenac selectivos se asocian a mayores riesgos gastrointestinales cardiovasculares pero más bajos que NSAIDs no selectivo, NSAIDs no selectivo demuestra el efecto opuesto. NSAIDs con semividas más largas, tales como piroxicam (Feldene®), se asocia a mayor riesgo de sangría gastrointestinal que ésos metabolizados más rápidamente (Roth 2011). Para la gente con alto riesgo cardiovascular, el naproxen de NSAID se recomienda típicamente porque se ha asociado a menos eventos cardiovasculares comparados con el otro NSAIDs en varios estudios (Conaghan 2012).

Evitar la sobredosis tóxica involuntaria

La mayoría de las cajas de sobredosis involuntaria del acetaminophen resultan de fracaso para seguir la dosificación de instrucciones, o inadvertidamente combinar productos acetaminophen-que contienen múltiples (tales como “medicinas para el resfriado” con las analgesias). En un estudio, casi un cuarto de adultos examinados divulgó que eran probables tomar a más que el máximo 4 gramos de acetaminophen en 24 períodos de la hora, mientras que apenas sobre el 5% (en error) eran probable tomar más de 6 gramos en el mismo período (lobo 2012). Por lo tanto, la atención estricta a las instrucciones de dosificación para todas las medicaciones es imprescindible.

Evitar los riesgos gastrointestinales y cardiovasculares potenciales de uso continuo de NSAID necesita el reconocimiento de los factores de riesgo para cada uno, así como elegir una estrategia apropiada del tratamiento (e.g., dosificación reducida o apareamiento con un agente gastroprotective) (Vonkeman 2010).