BIFIDUS (bifidobacteria)

Contenido

imagen Oligosacáridos en leche humana: aspectos estructurales, funcionales, y metabólicos.
imagen [Efectos de la administración oral del bifidobacteria sobre microflora intestinal en niños prematuros y recién nacidos].
imagen Efecto protector de la leche bifidus sobre la infección experimental con subsp de la enteritis de salmonelas. typhimurium en ratones convencionales y gnotobióticos.
imagen Modificación de la fermentación colónica por bifidobacteria y el pH in vitro. Afecte metabolismo de la lactosa, ácido graso de cadena corta, y la producción del lactato.
imagen El efecto del yogur y del yogur bifidus fortificados con la leche descremada en polvo, el suero condensado y el suero condensado lactosa-hidrolizado sobre el colesterol de suero y el triacilglicerol nivela en ratas.
imagen Inhibición in vitro de los píloros NCTC 11637 de Helicobacter por los ácidos orgánicos y las bacterias del ácido láctico.
imagen [Desarrollo, equilibrio y papel de la flora microbiana en el recién nacido].
imagen proteínas Hierro-obligatorias y otros factores en la leche responsable de resistencia a Escherichia Coli.

barra

Oligosacáridos en leche humana: aspectos estructurales, funcionales, y metabólicos.

Kunz C, Rudloff S, Baier W, Klein N, piel Ernahrung, Universitat Giessen, 35392 Giessen, Alemania de Strobel S Institut. clemens.kunz@ernaehrung.uni-giessen.de

Annu Rev Nutr 2000; 20:699-722
La investigación sobre los oligosacáridos humanos de la leche (HMOs) ha recibido mucha atención estos últimos años. Sin embargo, comenzó alrededor de hace un siglo con la observación que los oligosacáridos pudieron ser factores de crecimiento para una supuesta flora bifidus en niños criados al pecho y extiende al hallazgo reciente de las moléculas de adherencia de célula en leche humana. Estes último están implicados en los eventos inflamatorios que reconocen las secuencias del carbohidrato que también se pueden encontrar en leche humana. Las semejanzas entre los carbohidratos de la superficie de la célula epitelial y los oligosacáridos en leche humana consolidan la idea que ocurren las interacciones específicas de esos oligosacáridos con los microorganismos patógenos previniendo el accesorio de microbios a las células epiteliales. HMOs puede actuar como receptores solubles para diversos patógeno, así aumentando la resistencia de niños criados al pecho. Sin embargo, necesitamos conocer más sobre el metabolismo de oligosacáridos en el aparato gastrointestinal. ¿Hasta dónde los oligosacáridos son degradados por las enzimas intestinales y el oligosacárido que procesa (e.g degradación, síntesis, y alargamiento de las estructuras de la base) ocurre en células epiteliales intestinales? La investigación adicional sobre HMOs es ciertamente necesaria aumentar nuestro conocimiento de la nutrición infantil mientras que es afectada por los oligosacáridos complejos.

[Efectos de la administración oral del bifidobacteria sobre microflora intestinal en niños prematuros y recién nacidos].
[Artículo en alemán]

Uhlemann M, Heine W, Mohr C, Plath C, un der más bueno Universitat Rostock de Jugendklinik del und del Pap S.

Z Geburtshilfe Neonatol 1999 septiembre-octubre; 203(5): 213-7
En un estudio anticipado, seleccionado al azar los efectos del bifidobacteria oral administrado sobre la microflora intestinal fueron investigados en 100 recién nacidos prematuros y del término bajo condiciones de los cuidados intensivos durante los primeros 21 días de vida. El bifidobacteria liofilizado recibido de 50 niños (grupo con bifidobacteria) (Topfer Bifidus) vía el tubo nasogastral con una dosificación inicial del diario de 3 veces 1,25 x 10(8) bifidobacteria el día 2 de vida y una dosificación diaria de 6 por 1,25 x 10(8) bifidobacteria el día 3 hasta el día 21 de vida. Los otros 50 niños (grupo de control) no recibieron bifidobacteria. Alimentaron los recién nacidos prematuros y del término con la leche de madre pasterizada o la leche de donantes femeninos sanos (n = 79) o con una fórmula infantil (Alfare, n = 13) o inicialmente con Alfare y después de eso con la leche de madre (n = 8). La microflora intestinal de los recién nacidos prematuros y del término bajo condiciones de los cuidados intensivos se podía influenciar por la administración oral del bifidobacteria. La administración del bifidobacteria dio lugar al grupo de niños inoculados en una colonización perceptiblemente anterior del bifidobacteria (8,1 3,9 días de vida) que en el grupo de control (11,3 4,7 días de vida). El el día 7 una dominación bifidobacterial (el > 90% de la microflora intestinal) se podría encontrar en el 26% de niños con la inoculación del bifidobacteria y solamente en el 2% del grupo de control (p < 0,001). Estas diferencias significativas se podían mostrar hasta el día 21 de vida. Una diferencia en frecuencia de la septicemia entre los dos grupos no podía ser demostrada. Al principio de la infección una dominación bifidobacterial fue encontrada en solamente una de 23 casos de septicemia.

Efecto protector de la leche bifidus sobre la infección experimental con subsp de la enteritis de salmonelas. typhimurium en ratones convencionales y gnotobióticos.

Silva, Bambirra EA, Oliveira AL, Souza PP, Gomes DA, EC de Vieira, JR Departamento de Microbiologia, Faculdade de Medicina, Universidade de federal Minas Gerais, Belo Horizonte, el Brasil de Nicoli.

Microbiología el 1999 de J Appl de febrero; 86(2): 331-6
La capacidad del bifidum de Bifidobacterium de una leche bifidus comercial de poner subsp de la enteritis en contra de salmonelas. typhimurium in vivo, y reducir las consecuencias patológicas para el anfitrión, era resuelto usando ratones convencionales y gnotobióticos. El diario recibido los animales convencionales, por la sonda, con leche bifidus de 0,1 ml cerca de 10(9) bifidum del cfu B. y los animales libres de gérmenes recibió una sola dosis de 0,1 ml. Desafiaron a los grupos convencionales y gnotobióticos oral con 10(2) el cfu de las bacterias patógenas 5 y/o 10 d después del principio del tratamiento. Trataron a los grupos de control con leche. La leche Bifidus protegió ambos modelos animales contra el desafío con las bacterias patógenas, según lo demostrado por supervivencia y datos histopatológicos. Sin embargo, para obtener el efecto protector en animales gnotobióticos, el tratamiento tuvo que ser iniciado 10 d antes del desafío. En experimental y controle los ratones gnotobióticos, Salm. subsp de la enteritis. typhimurium se estableció semejantemente en los niveles el alcance a partir de 10(8) 10(9) a las células viables g-1 de heces y se permanecía en estos niveles hasta que los animales murieran o fueran sacrificados. Fue concluido que la protección contra el Salm. subsp de la enteritis. typhimurium observada en los ratones convencionales y gnotobióticos tratados con leche bifidus no era debido a la reducción de las poblaciones intestinales de las bacterias patógenas.

Modificación de la fermentación colónica por bifidobacteria y el pH in vitro. Afecte metabolismo de la lactosa, ácido graso de cadena corta, y la producción del lactato.

Jiang T, departamento de Savaiano DA de pediatría, universidad de los hospitales de Iowa y clínicas, Iowa City 52242, los E.E.U.U.

Dig Dis Sci el 1997 de nov; 42(11): 2370-7
La fermentación colónica desempeña un papel importante en la prevención de la intolerancia a la lactosa y de los desordenes intestinales. Los objetivos de este estudio eran evaluar si la suplementación con bifidobacteria modifica la fermentación colónica de la lactosa y de la producción de cadena corta del ácido graso y evaluar la influencia del pH en un sistema continuo in vitro de la cultura. Había una reducción perceptiblemente mayor en concentraciones de la lactosa en pH 6,7 que eso en pH 6,2 o pH 5,7, acompañado por la producción más alta de la actividad y del D-lactato de la beta-galactosidasa. La suplementación Bifidus redujo concentraciones de la lactosa y del D-lactato y aumentó la producción del acetato en pH 6,7. El estudio demuestra que la lactosa es metabolizada rápidamente por las bacterias colónicas y fermentación de la lactosa in vitro es dependiente del pH con una tarifa máxima en pH 6,7. La suplementación de Bifidobacteria puede tener el potencial para mejorar la fermentación de la lactosa y para manipular SCFA y la producción del lactato.

El efecto del yogur y del yogur bifidus fortificados con la leche descremada en polvo, el suero condensado y el suero condensado lactosa-hidrolizado sobre el colesterol de suero y el triacilglicerol nivela en ratas.

Beena A, departamento de Prasad V de la ciencia de la lechería, universidad veterinaria, Kerala, la India.

Lechería Res el 1997 de J de agosto; 64(3): 453-7
Las propiedades hypocholesterolaemic posibles de la leche y de los productos lácteos fermentados se han investigado en grupos de ratas del albino dadas una dieta básica, dieta básica más el colesterol, y dieta básica más el colesterol así como la leche entera o el yogur estándar o bifidus. Los yogures fueron fortificados con la leche descremada en polvo, suero condensado o lactosa-hidrolizaron el suero condensado. Después de 30 d, los triacilgliceroles, el colesterol total, el HDL-colesterol y el LDL-colesterol fueron medidos en suero. La leche entera y el yogur ordinario no tenían ningún efecto hypocholesterolaemic, pero el yogur estándar que contenía el suero condensado lactosa-hidrolizado y todos los yogures bifidus bajó el colesterol de suero. Los yogures cambiaron generalmente el HDL-colesterol poco, pero tendieron a aumentar los triacilgliceroles. Había baja marcada del LDL-colesterol en las ratas dadas cualquier tipo de yogur fortificado con las proteínas. Este estudio ha demostrado en un modelo de la rata que los yogures bifidus y los yogures fortificados con las proteínas pueden reducir total y el LDL-colesterol, y sugiere que si tienen el mismo efecto en temas humanos tienen valor potencial en dietas de colesterol-baja.

Inhibición in vitro de los píloros NCTC 11637 de Helicobacter por los ácidos orgánicos y las bacterias del ácido láctico.

Paladio de Midolo, JR de Lamberto, casco R, Luo F, departamento de Grayson ml de la microbiología, centro médico de Monash, Clayton, Victoria, Australia.

J Appl Bacteriol el 1995 de oct; 79(4): 475-9
En este estudio los efectos del pH y de los ácidos orgánicos sobre los píloros NCTC 11637 de Helicobacter fueron probados. Lactobacilo acidófilo, Lact. casei, Lact. el pentosaceus bulgaricus, del Pediococcus y Bifidobacterium bifidus fueron probados para su producción de ácido láctico, pH e inhibición del crecimiento de los píloros del H. Un análisis antimicrobiano estándar de la difusión del pozo de la placa fue empleado para examinar efectos inhibitorios. Los ácidos lácticos, acéticos e hidroclóricos demostraron la inhibición del crecimiento de los píloros del H. en una manera dependiente de la concentración con el ácido láctico que demostraba la inhibición más grande. Esta inhibición era debida ambos al pH de la solución y de su concentración. Seis tensiones de Lact. acidófilo y una tensión de Lact. subsp casei. el rhamnosus inhibió el crecimiento de los píloros del H. donde como Bifidobacterium bifidus, PED. pentosaceus y Lact. bulgaricus no hizo. Las concentraciones de ácido láctico producidas por estas tensiones se extendieron a partir del 50 156 al mmol l-1 y correlacionaron con la inhibición de los píloros del H. Sigue habiendo el papel de organismos probióticos y de sus subproductos metabólicos en la erradicación de los píloros del H. in vivo ser determinado.

[Desarrollo, equilibrio y papel de la flora microbiana en el recién nacido].
[Artículo en francés]

D'Ecologie y de Physiologie du Systeme Digestif, INRA-CRJ, Jouy-en-Josas de Ducluzeau R Laboratoire.

Ann Pediatr (París) el 1993 de enero; 40(1): 13-22
El desarrollo de la flora intestinal del aparato digestivo es el resultado de un proceso de selección específico al cual se sujeten las bacterias maternales o ambientales múltiples que penetran en la tripa neonatal. En niños criados al pecho, Escherichia Coli y los estreptococos son las primeras bacterias a aparecer en la tripa. Están generalmente, pero no siempre, seguido por una población de Bifidobacterium que llegue a ser rápidamente predominante. En niños criados con biberón, la flora intestinal es más variable e incluye a menudo, además de los organismos mencionados anteriormente, otras enterobacterias y una gama más amplia de obliga anaerobios. Los estudios de modelos experimentales han mostrado que la naturaleza de la leche alimentada al descendiente e incluso la dieta de la madre de lactancia tienen efectos sustanciales sobre la secuencia de desarrollo de la flora intestinal neonatal. Un gran número de factores capaces de inhibir o de permitir crecimiento in vitro de la diversa especie bacteriana se han identificado en leche. Sin embargo, no se ha demostrado ninguna actividad in vitro de estos factores añadidos a la leche nunca. Estos factores incluyen los “factores bifidus”, que promueve el crecimiento de Bifidobacterium, y la lactoferrina y las inmunoglobulinas, que previenen la colonización de la tripa por las enterobacterias patógenas. Los factores inmunes en leche desempeñan un papel dominante en interacciones entre la flora microbiana y destripan la mucosa. Sin embargo, parecen no tener ningún efecto sobre el crecimiento de poblaciones bacterianas en el lumen de la tripa. Varias bacterias pioneras, que son las primeras a llegar en la tripa, son capaces con eficacia de bloquear el crecimiento de otras bacterias introducidas más adelante en el ecosistema. A veces, estas bacterias pioneras también inhiben la producción de toxinas por especies patógenas. Por lo tanto, es importante adherirse a los cambios graduales recomendados en dieta que permiten que estas especies colonicen secuencialmente la tripa.

proteínas Hierro-obligatorias y otros factores en la leche responsable de resistencia a Escherichia Coli.
Symp encontrado Ciba 1976; 42:149-169
Bullen JJ.

La leche humana contiene una gran cantidad de la lactoferrina hierro-obligatoria de la proteína. Esto es normalmente no saturado con hierro. También contiene una gran cantidad de IgA y de pequeñas cantidades de IgG y de IgM. Una combinación de lactoferrina y de anticuerpo específico tiene un efecto bacterioestático potente sobre Escherichia Coli. En chupar a niños las proteínas de leche alcanzan probablemente el intestino delgado intacto. Los experimentos con chupar conejillos de Indias muestran que la leche suprime Escherichia Coli en la tripa y que la proteína hierro-obligatoria no saturada desempeña un papel esencial en la reacción bacterioestática. Escherichia Coli inhibido aparece ser agudo hierro deficiente. Escherichia Coli que crece lentamente en medios hierro-deficientes muestra las formas anormales de ciertos tRNAs del aminoacyl. En las bacterias inhibidas por el colostro la proporción de tRNA anormal es tan alta como el 90%. Estos tRNAs anormales son convertidos a la forma normal por la adición de hierro. Esto ocurre en ausencia de síntesis adicional del ARN y es acompañada por crecimiento bacteriano renovado. La flora normal de la tripa también desempeña un papel importante en resistencia. La leche humana tiene una capacidad tapón baja y la fermentación bacteriana de la lactosa produce un pH.e bajo. coli es inhibido por el almacenador intermediario del ácido acético/del acetato en pH 4.8-5.6, mientras que estas condiciones permiten el crecimiento normal del lactobacilo bifidus. Las heces de los bebés alimentados en la leche materna tienen un pH bajo, cuentas bajas de Escherichia Coli y altos registros del L. bifidus. Los bebés artificial alimentados tienen heces más alcalinas que contengan poco el L. bifidus y un gran número Escherichia Coli.