VITAMINA B2



Contenido
imagen Chemoprevention de la leucoplasia oral y de la esofagitis crónica en un área de la alta incidencia del cáncer oral y del esófago.
imagen [Metabolismo de la riboflavina y de las vitaminas del b-grupo limitadas funcionalmente a él en la diabetes insulina-dependiente mellitus]
imagen Concentraciones del tejido de vitaminas solubles en agua en ratas normales y diabéticas.
imagen [Situación de la vitamina en la neuropatía diabética (tiamina, riboflavina, piridoxina, cobalamina y tocoferol)]
imagen Desequilibrio dietético de la metionina, disfunción endotelial de la célula y ateroesclerosis
imagen Relación entre el índice de mortalidad de la cirrosis del higado y los factores alimenticios en 38 países
imagen [Comparación del metabolismo de vitaminas solubles en agua en niños sanos y en niños con la diabetes insulina-dependiente mellitus dependiendo del nivel de vitaminas en la dieta]
imagen [Criterios de la fuente de las vitaminas B1, B2, y B6 en niños con la diabetes insulina-dependiente mellitus]
imagen [Metabolismo de las vitaminas del b-grupo en pacientes con las formas dependientes insulina-dependientes y de la no-insulina de diabetes mellitus]
imagen [Los pacientes con el diabetes tipo II mellitus y la neuropatía tienen nodeficiency de las vitaminas A, E, betacaroteno, B1, B2, B6, B12 y ácido fólico]
imagen Efectos de contraceptivos orales sobre la situación alimenticia.
imagen Situación de la vitamina en pacientes con el síndrome del intestino irritable
imagen Vitaminas para ver

barra



Chemoprevention de la leucoplasia oral y de la esofagitis crónica en un área de la alta incidencia del cáncer oral y del esófago.

Ann Epidemiol. 1993 mayo. 3(3). P 225-34

Este ensayo de la intervención realizado en Uzbekistán (URSS anterior) en un área con una alta incidencia del cáncer oral y del esófago implicó la asignación al azar de 532 hombres, 50 a 69 años, con leucoplasia oral y/o esofagitis crónica a uno de cuatro brazos en un de doble anonimato, dos-por-dos el diseño factorial, con los brazos activos definido por la administración (a) de la riboflavina; (b) una combinación de retinol, de betacaroteno, y de la vitamina E; o (c) ambos. Las dosis semanales eran 100.000 IU de retinol, del magnesio 80 de la vitamina E, y del magnesio 80 de la riboflavina. La dosis del betacaroteno era 40 mg/d. Siguieron a los hombres en el ensayo por 20 meses después de la distribución aleatoria. El objetivo del ensayo era determinar si el tratamiento con estas vitaminas o su combinación podría afectar al predominio de la leucoplasia oral y/o protegerlo contra la progresión de la leucoplasia y de la esofagitis orales, condiciones consideradas ser precursores del cáncer de la boca y del esófago. Una disminución significativa del ratio de las probabilidades del predominio (O) de leucoplasia oral fue observada después de 6 meses del tratamiento de los hombres que recibían el retinol, el betacaroteno, y la vitamina E (O = 0,62; intervalo de confianza del 95% (ci): 0,39 a 0,98). Después de 20 meses del tratamiento, no se consideró ningún efecto de la suplementación de la vitamina cuando los cambios en esofagitis crónica fueron comparados en los cuatro diversos grupos del tratamiento, aunque el riesgo de progresión de la esofagitis crónica fuera más bajo en los temas asignados para recibir el retinol, el betacaroteno y la vitamina E (O = 0,65; Ci del 95%: 0,29 a 1,48) Un análisis secundario no basado en el diseño seleccionado al azar reveló una disminución del predominio de la leucoplasia oral en hombres con medio (O = 0,45; Ci del 95%: 0,21 a 0,96) y alto (O = 0,59; Ci del 95%: 0,29 a 1,20) concentraciones de la sangre de betacaroteno después de 20 meses del tratamiento. El riesgo de progresión de la esofagitis crónica era también más bajo en los hombres con una alta concentración de la sangre de betacaroteno, ratios de las probabilidades que eran 0,30 (ci del 95%: 0,10 a 0,89) y 0,49 (ci del 95%: 0,15 a 1,58) para el medio y los niveles, respectivamente. Una disminución del riesgo, también estadístico no significativo, fue observada para los altos nivel E de la vitamina (O = 0,39; Ci del 95%: 0,14 a 1,10). Estos resultados fueron basados en niveles de vitaminas en sangre dibujadas después de 20 meses del tratamiento.



[Metabolismo de la riboflavina y de las vitaminas del b-grupo limitadas funcionalmente a él en la diabetes insulina-dependiente mellitus]

Vopr Med Khim (RUSIA) septiembre-octubre de 1993, 39 (5) p33-6

En 35 niños de 9-13 años con alteraciones distintas mellitus de la diabetes insulina-dependiente en el metabolismo de la vitamina B2 fueron detectados, que fueron manifestados mientras que índice elevado de excreción de la riboflavina con orina y una disminución del contenido de la vitamina en eritrocitos, como aumento de 1,5 dobleces en la actividad de la reductasa del glutatión del eritrocito y la afinidad aumentada de la reductasa del glutatión del eritrocito a la NOVEDAD exógena. Las alteraciones en el metabolismo de la riboflavina no implicaron la deficiencia de la vitamina como se muestra por el análisis de las vitaminas B6 y de la excreción de los PP (el ácido 4-pyridoxic y niconamida Yo-metílica, respectivamente) con orina así como por el estudio del contenido de las coenzimas en la sangre de niños sanos y enfermos con diversos índices de consumo de la riboflavina. Los índices del ácido pyridoxic 4 y de excreción Yo-metílica de la niconamida con orina eran similares en los niños sanos de 9-13 años y en niños de esta edad con la diabetes mellitus. Los datos obtenidos sugieren que los índices de consumo de la riboflavina en pacientes con mellitus de la diabetes diferenciada de los de personas sanas; estas razones se deben tomar en la consideración en la evaluación del consumo de las vitaminas B2 en pacientes con la diabetes mellitus.



Concentraciones del tejido de vitaminas solubles en agua en ratas normales y diabéticas.

Internacional J Vitam Nutr Res (SUIZA) 1993, 63 (2) p140-4

Los cambios en concentraciones de la circulación y del tejido de varias vitaminas se han divulgado en animales diabéticos y temas humanos. En este estudio, el efecto de la diabetes a corto plazo del streptozotocin (de 2 semanas) sobre el folato, B6, B12, la tiamina, el nicotinate, el pantotenato, la riboflavina y la biotina en hígado, riñón, páncreas, corazón, cerebro y el músculo esquelético de ratas fueron investigados. La distribución del tejido de vitaminas varió extensamente en ratas normales. La diabetes bajó perceptiblemente el folato en riñón, corazón, cerebro, y músculo; B6 en cerebro; B12 en corazón; tiamina en hígado y corazón; nicotinate en hígado, riñón, corazón y cerebro; pantotenato en todos los tejidos; riboflavina en hígado, riñón, corazón, y músculo. Estos resultados indican que la diabetes experimental causa una depresión de varias vitaminas solubles en agua en diversos tejidos de ratas.



[Situación de la vitamina en la neuropatía diabética (tiamina, riboflavina, piridoxina, cobalamina y tocoferol)]

Z Ernahrungswiss (ALEMANIA, DEL OESTE) marzo de 1980, 19 (1) p1-13

Investigaciones en el modelo de la vitamina de la neuropatía diabética: tiamina, riboflavina, piridoxina, cobalamina y tocoferol. El contenido de las vitaminas mencionadas anteriormente se ha medido en la sangre de 119 pacientes (53 neuropathies diabéticos, 66 diabéticos sin neuropatía). La incidencia de la neuropatía muestra una correlación fuerte con la duración del estado diabético, pero no con el sexo, ni con enfermedades concomitantes tales como adipositas, hipertensión, corazón y enfermedades circulatorias, excepto diabetica del retinopathia. La mayor parte de suministran los diabéticos en nuestro estudio bien las vitaminas B1, B2, y E; B6 y B12 son de vez en cuando bajos, pero no hay diferencia estadístico relevante entre los controles y los neuropathies diabéticos. Los pacientes adiposos tienen ni un contenido marcado diverso de la vitamina ni una diversa absorción de la caloría de pacientes no-adiposos. Una tendencia general hacia la absorción total reducida de la caloría se considera en edad avanzada, los hombres (una toma más poco proteínica) y las mujeres (una toma más baja del carbohidrato) que diferencian obviamente algo en sus hábitos. La influencia de la terapia en el modelo de la vitamina no está clara, a excepción de pacientes bajo la dieta y biguanide-terapia que muestran una parte más elevada de los valores bajos o subnormales B12. La frecuencia creciente de neuropathies en pacientes trató con acercamientos de la sulfonyl-urea solamente los límites de significación y necesita posteriores investigaciones.



Desequilibrio dietético de la metionina, disfunción endotelial de la célula y ateroesclerosis

Investigación de la nutrición (los E.E.U.U.), 1996, 16/7 (1251-1266)

Los factores dietéticos pueden desempeñar un papel crucial en el desarrollo de la ateroesclerosis. Las dietas de alto grado en grasas, altas de la caloría son factores de riesgo bien conocidos para esta enfermedad. Además, hay la prueba evidente que las proteínas animales dietéticas también pueden contribuir al desarrollo de la ateroesclerosis. Los efectos de Atherogenic de las proteínas animales son relacionados, por lo menos en parte, a los niveles de la metionina en estas proteínas. Un exceso de metionina dietética puede inducir ateroesclerosis aumentando niveles de lípido del plasma y/o contribuyendo a lesión o a la disfunción endotelial de la célula. Además, el desequilibrio de la metionina eleva la homocisteina del plasma/del tejido que puede inducir la tensión y lesión oxidativas a las células endoteliales. El metabolismo de la metionina y de la homocisteina es regulado por el contenido celular de las vitaminas B6, B12, riboflavina y ácido fólico. Por lo tanto, las deficiencias de estas vitaminas pueden influenciar perceptiblemente niveles de la metionina y de la homocisteina y sus efectos sobre el desarrollo de la ateroesclerosis.



Relación entre el índice de mortalidad de la cirrosis del higado y los factores alimenticios en 38 países

Internacional. J. EPIDEMIOL. (Reino Unido), 1988, 17/2 (414-418)

La relación entre los índices de mortalidad de la cirrosis del higado y ciertos factores alimenticios fue estudiada en 38 países en donde las estadísticas de la mortalidad eran consideradas ser confiables. Un análisis de correlación parcial mostró que varios factores del consumo de la materia de la comida (p < 0,01) fueron asociados independientemente y negativamente a índices de mortalidad de la cirrosis del higado después del ajuste para el consumo del alcohol. Estos factores eran las calorías totales, la proteína, la grasa, el calcio, la vitamina A y la vitamina B2. La asociación significativa de la proteína, de la vitamina A, de la vitamina B2 y del calcio con los índices de mortalidad de la cirrosis es de importancia puesto que no intercorrelated con el consumo del alcohol. Otros resultados mostraron que la proteína animal fue relacionada más perceptiblemente con los índices de mortalidad de la cirrosis que la proteína vegetal. Sin embargo, debido a ciertas limitaciones de este estudio, los hallazgos no reflejan necesariamente relaciones causales sino apoyan bastante la consideración de los científicos que la deficiencia de la proteína y de la vitamina puede tener ciertos efectos sobre cirrosis del higado.



[Comparación del metabolismo de vitaminas solubles en agua en niños sanos y en niños con la diabetes insulina-dependiente mellitus dependiendo del nivel de vitaminas en la dieta]

Vopr Med Khim (RUSIA) abril-junio de 1996, 42 (2) p153-8

El metabolismo de las vitaminas C, B2, B6 y niacina en niños con la diabetes insulina-dependiente mellitus era distintamente diferente del de personas sanas de la misma edad como se muestra por los estudios de la correlación entre el contenido de vitaminas o de sus formas de la coenzima en sangre, la excreción de las vitaminas con orina y el contenido de las vitaminas en una dieta. Estos datos corroboraron de nuevo eso en la valoración del consumo conveniente para los niños enfermos, los criterios de las vitaminas de niños sanos que los requisitos para las vitaminas no se deben tomar en la consideración. El metabolismo disímil en personas sanas y empeoradas puede también demostrar algunas diferencias en el consumo de estas vitaminas. Los datos preliminares mostraron que los requisitos de los niños empeorados para la vitamina C fueron aumentados levemente, para la vitamina B2--similar o disminuido levemente con respecto a niños sanos. Estos resultados sugieren que las investigaciones adicionales estén requeridas para la evaluación del consumo de las vitaminas en niños con la diabetes mellitus del tipo de I.



[Criterios de la fuente de las vitaminas B1, B2, y B6 en niños con la diabetes insulina-dependiente mellitus]

Vopr Med Khim (RUSIA) noviembre-diciembre de 1995, 41 (6) p58-62

Por matemáticamente analizando curva de urinario excreción de vitamina, su plasma y erythrocytic concentración o de TDP-efecto, por construyendo y matemáticamente interpretando variación curva de distribución de dado plasma concentración de riboflavina y piridoxal fosfato para 10-14-old-year niño sufriendo de insulina-dependiente diabetes mellitus después de suplementación de vitamina, como criterio del requisito normal para la vitamina B2, los autores son propenso recomiendan la concentración de riboflavina sobre 10 micrograms/ml en plasma y sobre 96 micrograms/ml en eritrocitos, la excreción por hora de más de 27 microgramas. Se ha comprobado que los criterios para los requisitos del cuerpo óptimo para las vitaminas en niños mellitus de la diabetes no diferencian de ésos en niños de edad comparable sanos. Así, el valor del TDP-efecto es menos de 1,25, la concentración de fosfato del piridoxal está sobre el plasma de 8,4 micrograms/ml, los valores de la excreción de la tiamina y el ácido pyridoxic 4 es 13,5 y 64,0 micrograms/h, respectivamente.



[Metabolismo de las vitaminas del b-grupo en pacientes con las formas dependientes insulina-dependientes y de la no-insulina de diabetes mellitus]

Vopr Med Khim (RUSIA) septiembre-octubre de 1993, 39 (5) p26-9

El metabolismo de las vitaminas B, implicando la evaluación del contenido de estas vitaminas en sangre y de la excreción de sus metabilitos con orina, fue estudiado en personas sanas adultas así como en pacientes con insulina-dependiente y - las formas independientes de diabetes mellitus. Las alteraciones distintas en el metabolismo de la vitamina B2 fueron detectadas en la diabetes insulina-dependiente: su contenido en eritrocitos y el índice de excreción con orina fueron aumentados. Este fenómeno hizo algunos problemas en la evaluación del consumo de la riboflavina en pacientes con diabetes mellitus del tipo de I, mientras que los parámetros del consumo de la vitamina en diabetes de la insulina-independiente eran similares a los de personas sanas. Los parámetros del metabolismo de las vitaminas B1, B6 y PP no eran diferentes en pacientes con insulina-dependiente y - las formas independientes de diabetes mellitus. Los índices de excreción de 4 1 metílica niconamida del ácido pyridoxic, de la tiamina con orina así como de la concentración de las vitaminas correspondientes en sangre eran similares a esos parámetros de personas sanas.



[Los pacientes con el diabetes tipo II mellitus y la neuropatía tienen nodeficiency de las vitaminas A, E, betacaroteno, B1, B2, B6, B12 y ácido fólico]

Med Klin (ALEMANIA) 15 de agosto de 1993, 88 (8) p453-7

El actual estudio estuvo dirigido para determinar la situación de la vitamina de las vitaminas A, E, betacaroteno, B1, B2, B6, B12 y folato en plasma usando la CLAR y las vitaminas B1, B2 y B6 en eritrocitos usando la prueba del estímulo del apoenzyme con el Cobas-bio analizador en 29 el tipo mayor mujeres diabéticas de II con (G1: n = 17, edad: 68,6 +/- 3,2 años) y fuera (G2: n = 12, edad: 71,8 +/- 2,7 años) de polineuropatía diabética. Los parámetros básicos como edad, la hemoglobina A1c, el fructosamine y duración de la enfermedad no diferenciaron en ambos grupos. Además, la retinopatía fue evaluada con fundoscopy y nefropatía con la liquidación de la creatinina. La liquidación de la creatinina (G1: 50,6 +/- 3,4 contra G2: 63,6 +/- 3,7 ml/min, 2p < 0,025) y el porcentaje de la retinopatía (G1: 76,5% contra G2: 16,7%, 2p = 0,002) eran diferente indicando que G1 tenía significantly more últimas complicaciones severas que G2. Los niveles actuales del plasma de todas las vitaminas medidas (A, E, betacaroteno, B1, B2, B6, B12 y folato) y la situación de B1, de B2 y de B6 en eritrocitos no variaron entre los dos grupos (2p > 0,1). En resumen, encontramos una falta de asociación entre la condición real de la vitamina en plasma y los eritrocitos y neuropatía diabética.



Efectos de contraceptivos orales sobre la situación alimenticia.

Fam médico (ESTADOS UNIDOS) enero de 1979, 19 (1) p119-23

Los efectos principales de contraceptivos orales sobre la situación alimenticia son elevación de triglicéridos, disminución en tolerancia de la glucosa, un aumento evidente en la necesidad del folato y las vitaminas C, B2 y B6, y una disminución de la pérdida del hierro. Las mujeres en el mayor riesgo de déficits alimenticios debido a los contraceptivos orales incluyen a los que apenas han tenido un bebé, estén planeando tener un bebé más adelante, mostrar ya deficiencias alimenticias, haber tenido enfermedad o cirugía reciente, para tener hábitos dietéticos pobres, aún están creciendo o tienen antecedentes familiares de la diabetes o de la enfermedad cardíaca.



Situación de la vitamina en pacientes con el síndrome del intestino irritable

Fernández-Banares F.; Abad-Lacruz A.; Xiol X.; Gine J.J.; Dolz C.; Cabre E.; Esteve M.; Gonzalez-Huix F.; Gassull M.A.

Departamento de gastroenterología, Hospital de Bellvitge “d'Espanya prínceps”, Barcelona España

. J. GASTROENTEROL. (Los E.E.U.U.), 1989, 84/7 (744-748)

La situación del agua y de las vitaminas solubles en la grasa fue evaluada anticipado en 23 pacientes (13 hombres, 10 mujeres, la edad media 33 más/menos 3 años) admitidos al hospital con ataques agudos o subagudos del síndrome del intestino irritable. la situación de la Proteína-energía también fue evaluada mediante la medida simultánea del grueso del piel-doblez del tríceps, de la circunferencia del músculo del mediados de-brazo, y de la albúmina de suero. Quince pacientes (el grupo A) tenía la colitis aguda extensa (ulcerosa o la colitis de Crohn), y ocho casos (el grupo B) tenía el pequeño intestino o enfermedad de Crohn ileocecal. Ochenta y nueve temas sanos (36 hombres, 53 mujeres, la edad media 34 más/menos 2 años) actuaban como controles. En ambos grupos de pacientes, los niveles de biotina, el folato, el betacaroteno, y las vitaminas A, C, y B1 eran perceptiblemente más bajos que en controles (p < 0,05). Los niveles del plasma de la vitamina B12 fueron disminuidos solamente en el grupo B (p < 0,01), mientras que la riboflavina era más baja en el grupo A (p < 0,01). El porcentaje de pacientes a riesgo de la hipovitaminosis que se convertía era el 40% o más alto para la vitamina A, el betacaroteno, el folato, la biotina, la vitamina C, y la tiamina en ambos grupos de pacientes. Aunque algunos temas tuvieran extremadamente - los valores bajos de la vitamina, de ningún modo eran síntomas clínicos de la deficiencia de la vitamina observados. Solamente una correlación débil fue encontrada entre los parámetros alimenticios de la proteína-energía y los valores de la vitamina, probablemente debido al tamaño pequeño de la muestra estudiada. Las implicaciones patofisiológicas y clínicas de la situación subóptima de la vitamina observada en síndrome del intestino irritable agudo son desconocidas. Otros estudios en la situación a largo plazo de la vitamina y el resultado clínico en estos pacientes son necesarios.



Vitaminas para ver

COMPR. THER. (Los E.E.U.U.), 1990, 16/4 (62)

Se ha sabido de largo que una dieta inadecuada que carece en ciertas vitaminas esenciales puede causar desordenes oculares. En un papiro egipcio anticuado cerca de 1500 A.C., se registra que el hígado fue utilizado como comida para curar ceguera de noche. Los ojos sanos dependen de una dieta equilibrada. La vitamina A mantiene la función normal de las células epiteliales del ojo y es esencial para la síntesis de pigmentos fotosensibles visuales. Las deficiencias de la vitamina A llevan a las manifestaciones clínicas incluyendo ceguera de noche, la pigmentación conjuntival, y ojos secos. Las vitaminas de B son importantes para mantener la buena visión. La deficiencia de la vitamina B1 (tiamina) produce la disfunción del nervio óptico. La deficiencia de la vitamina B12 puede producir cambios vasculares en la retina. La deficiencia de la riboflavina (parte del complejo de B) se ha implicado en la formación de cataratas y puede también ser un factor en la xeroftalmía producting (ojos secos). La vitamina C es necesaria prevenir escorbuto. Las manifestaciones escorbúticas en los ojos están sangrando de las tapas, de la conjuntiva, de la cámara anterior, y de la retina. La deficiencia de la vitamina C puede también ser un factor en la formación de la catarata. Finalmente, la deficiencia en K de la vitamina causa hemorragias retinianas en recién nacidos. Las deficiencias de la vitamina D y E no se han mostrado para tener un efecto negativo sobre el proceso visual, pero la terapia de la vitamina E mejora el fibroplasia retrolental (retinopatía de la precocidad).

imagen