Venta estupenda del análisis de sangre de Life Extension

Revista de Life Extension

LE Magazine diciembre de 1999

imagen



¡Ella está detrás!
Una mujer reclama su vida después de luchar fibromyalgia

Dana Shapiro Era hace casi 10 años esa Dana Shapiro, ahora 41, primero notada que algo era incorrecto. Comenzó con una sensación del mareo, después ella notó un ciertos vértigos y pronto después del fieltro que su memoria deslizaba. Los nuevos síntomas emergieron con frecuencia alarmante. Después de cerca de seis años ella sentía que cansado casi todo el tiempo y entonces el dolor venir-y eran por todas partes de su cabeza a sus dedos del pie y especialmente malo en sus caderas. Ella recuerda el dolor como siendo tan el chamuscarse ese él era a menudo imposible levantar su pierna sobre y en la tina para tomar un baño.

“La única forma de describirlo es que sensación horrible que usted tiene justo antes de que usted bajar con la gripe,” ella dice. “Solamente esa sensación permanece con usted 24 horas al día, 7 días a la semana.”

Ligeramente menos devastadora que sus síntomas físicos era la incapacidad de la comunidad médica para imaginar qué lo causaba. Durante un viaje a Seattle un doctor despidió su enfermedad como ataque de pánico de una sola vez. El hogar trasero en la Florida, otro médico probó a Shapiro para las alergias, y todavía otro prescribió un antidepresivo antes de que finalmente la tomaron a un lado para decirle que no había, de hecho, nada mal con ella. MRIs incontable, los catscans, las radiografías, y los análisis de sangre siguieron, hasta un día hace dos años cuando Shapiro se sentaba en la oficina de otro nuevo médico de la atención primaria. Después de que ella explicara sus síntomas, él recomendó que ella ve a un reumatólogo y esté probada para el síndrome del fibromyalgia (FMS)- una disfunción de las sustancias informativas bioquímicas tales como péptidos, hormonas y neurotransmisores. Entre los síntomas comunes, amplios del FMS son el cansancio crónico, la depresión, el insomnio y el dolor constante, extenso.

Hay 18 puntos blandos específicos, o el disparador señala, en el cuerpo, que sería probablemente doloroso en el caso de una diagnosis positiva del FMS. De los 12 puntos del disparador que probaron a Shapiro para, 11 demostraron ser extremadamente dolorosos. (el FMS no es perceptible por un análisis o una radiografía de sangre.) Aunque la enfermedad es incurable- la mejor esperanza es que los síntomas disminuyen eventual en gran comodidad encontrada intensidad-Shapiro en las noticias. “Había pensado que perdía mi mente,” ella recuerdo. “Así pues, siento mejor que sabe que por lo menos no voy loco.”

El FMS afecta a cada categoría de edad, mujeres llamativas en un ratio a los hombres de 20 a uno. Entre 7 y 10 millones de americanos sufren de él-muchos de ellos sin saber. Aunque el FMS probablemente es causado por trauma (Shapiro se rompió una vez su detrás y el cuello) o la tensión, o ser heredado, no mucho se sabe sobre la enfermedad o cómo tratarla. La mejor pepita de Shapiro del consejo sobre cómo manejar su enfermedad vino de un doctor que le dijo guardar el intentar de cosas hasta que ella golpeara en algo que trabajó. Con ese lema en mente, Shapiro buscó a expertos curativos de acupuncturists a los nutricionistas antes de establecer en una rutina del ejercicio vigoroso, de una dieta sana, y del un montón de suplementos y de vitaminas.

Dana Shapiro El primer componente en su tratamiento régimen-ejercicio-vino naturalmente. Cuando Shapiro primero hizo enfermo ella había estado haciendo tal entrenamiento riguroso del peso que su por ciento de grasas de cuerpo había caído a apenas 14. (Las mujeres medias tienen 20 a 30 por ciento de grasas de cuerpo, mientras que una mujer muy cabida pudo tener un por ciento de las grasas de cuerpo en el 20s bajo.) Hoy, su trayectoria de nuevo a salud incluye dos veces las clases semanales de Tae Bo y dos veces las sesiones semanales del peso-entrenamiento. Ella también tiene un stairmaster en casa, que ella utiliza cuando ella no puede conseguir al gimnasio, rollerblades, y nunca viaja sin sus bandas de la resistencia. Sus entrenamientos duran un mínimo de una hora y media y ella intenta resolver por lo menos cuatro días a la semana. “Si no me resuelvo comience a conseguir dolorido otra vez después apenas de un par de días,” ella dice. No obstante, tan riguroso como su Tae Bo que es la clase, Shapiro encuentra que el FMS afecta a su respiración, dejándola venteada mientras que ella camina encima de los tres vuelos a su apartamento.

El esmero de Shapiro a la buena dieta era un poco más duro cultivar-ella admite que sus hábitos alimentarios eran “malo” antes de que ella hizo enferma. Ella intenta hoy dirigir claramente de todas las comidas procesadas, optando en lugar de otro por las frutas y verduras frescas, y de pollo. Ella no comerá ni beberá cualquier cosa con aspartamo en él, tal como sodas de la dieta, porque el edulcorante artificial agrava la mayoría de los síntomas del FMS. Ella consume cinco veces el periodo de proteína que ella utilizó por al un montón de consumición de sacudidas de la proteína. “Soy bastante bueno con él, porque sé hace que siente mejor,” ella dice sobre sus hábitos dietéticos. “Si hay una cosa yo han aprendido de esto que es que usted tiene que escuchar su cuerpo. Nunca hacía que-Yo sería agotado a fondo y acabo de hacerme que guarda el ir.”

Shapiro es un gran creyente en myristoleate cetílico, un tratamiento que se tome típicamente pues una curación de una sola vez y se recomienda a menudo para la gente que lucha con el FMS o la artritis. Shapiro, por ejemplo, tomó seis cápsulas por día durante un período de 30 a 40 días el invierno pasado. “No trabajó eso rápidamente,” ella recuerda. “Solamente tenía mucho más síntomas que las otras personas y él me tomaron un rato para realizar que no era adentro tanto dolor.” (Ella volvió recientemente en él.) Shapiro también hizo un un rato restricción de 30 días en NADH5, que se puede también adquirir una base diaria, para ayudar a pérdida de memoria del tronco y para impulsar su nivel de energía.

Como parte de su rutina diaria, las vueltas de Shapiro dos veces al día a las dosis de una vitamina multi mega, toman un casquillo del gel de ácidos grasos esenciales y cuatro tabletas de spriluna dos veces al día a estar seguro que ella está consiguiendo sus verdes. Entonces hay calcio porque “no puede dañar” - y el magnesio dos o tres del ácido málico por un día, que se recomienda altamente para los síntomas del FMS. Porque su metabolismo más o menos cerró estos últimos años, Shapiro utiliza arrancadores de la tiroides. (Los estudios muestran que los pacientes del FMS sufren de hipotiroidismo a una tarifa mucho más arriba que la población en general.) Ella comenzó recientemente a tomar MSM para ayudar con los síntomas de la artritis y ella toma el diario de la hierba de San Juan para guardar los azules en la bahía.

“Hago pocos paquetes de la píldora y no voy dondequiera sin ellos,” ella dice. El elemento final en el régimen de la salud de Shapiro es resto. Ella continúa poniendo un día a un lado a la semana para dormir, encontrando que la rejuvenece no sólo de su enfermedad, pero también a partir de sus 12 días normales de -14 horas lejos del hogar. Por los dos años pasados ella ha servido como vicepresidente para la oficina del Fort Lauderdale de una compañía hipotecaria y es orgullosa observar que “no ha habido un día en mucho tiempo” cuando ella ha estado demasiado enferma ir a trabajar.

Una vida profesional agitada es ciertamente un cambio agradable a partir de los días vacíos de últimos años en que Shapiro estaba demasiado enfermo lejano a aventurar fuera de hogar-a menos que estuviera a la oficina del doctor. “Usted un poco se saca sociedad,” ella dice. “Usted no puede hacer planes porque usted nunca conoce que lo que usted va a sentir como, así que usted pierden tacto con la gente y sus amigos consiga cansado de oírle dice cómo el enfermo usted es cuando usted mira muy bien.”

No sólo Shapiro terminó tacto para arriba que perdía con la mayor parte de sus amigos, pero los exámenes médicos y los experimentos constantes con nuevos tratamientos la rompieron casi financieramente. Como consecuencia ella golpeó el fondo, físicamente y emocionalmente, sobre hace dos y la mitad de años. “Estaba en un punto bajo por alrededor de un año,” ella recuerdo. “Pero por otra parte tuve que sacarme él. Su vida tiene que cambiar. Usted comienza a partir de cero otra vez.”

Una cosa que ha ayudado a Shapiro a conseguir más allá del trauma de la enfermedad es la ocasión de ayudar a otras víctimas del FMS a beneficiarse de su experiencia. “Si usted está realmente enfermo y no conoce cuál hacer, usted necesita alguien hablar con quién ha estado con la misma cosa,” ella dice, añadiendo que ella no importa de si la gente llama sus withquestions. Ella quisiera dejarlos saber que pueden reclamar también sus vidas. “No estoy diciendo que estoy allí todavía, pero soy mucho mejor que era,” ella dice. “Mi vida giró alrededor de esta enfermedad para el awhile-now, yo tiene realmente una vida.”

- Ramita Mowatt

Dana Shapiro puede ser alcanzada por el email dlssource1@aol.com. Las investigaciones de la ayuda y de la información con respecto a su experiencia personal con fibromyalgia son agradables.