Venta del cuidado de piel de Life Extension

Revista de Life Extension

LE Magazine diciembre de 1999

ACTUALIZACIONES MÉDICAS
Los estudios en el mundo entero de esa ayuda de la poder usted vive más de largo

Haga clic aquí para tener acceso a los archivos médicos completos de la actualización.

Haga clic aquí para tener acceso a los extractos científicos completos en línea.



En diciembre de 1999
Contenido
 
  1. Proteína de soja, lípidos y densidad del hueso adentro
    mujeres posmenopáusicas
  2. Colesterol-baja del efecto de la proteína de soja
  3. Efectos de los isoflavonas de la soja sobre ateroesclerosis
  4. La soja previene lesiones colónicas precancerosas
  5. Genistein: potencial para la prevención del cáncer de seno
  6. Predicción de la progresión en cáncer de próstata

  1. Proteína de soja, lípidos y densidad del hueso en mujeres posmenopáusicas

    Fuente completa: Diario americano de Nutrition clínica, 1998, vol. 68, Iss 6, Suppl. S, pp 1375S-1379S

    Los efectos de la proteína de soja (40 g/day) sobre perfiles gordos de la sangre, ARN de mensajero mononuclear del receptor de la célula LDL, y la densidad mineral del hueso (BMD) y el contenido fueron investigados en 66, mujeres posmenopáusicas con rico en colesterol durante un período de 6 meses. Siguieron una dieta baja en grasa, baja en colesterol. Dieta del grupo I: 40 proteínas/día de g obtenido de la caseína (proteína de leche) y de la leche seca sin materias grasas; Dieta del grupo II: 40 proteínas/día de g de la proteína con proteínas aislada 1,39 del magnesio isoflavones/g de la soja, y dieta del grupo III: 40 proteínas/día de g de la proteína con proteínas aislada del magnesio isoflavones/g de la soja 2,25. Los resultados mostraron que el colesterol de LDL para ambos grupos II e III fue reducido comparó con el colesterol del grupo I. HDL creciente de ambos grupos II e III. Los aumentos significativos ocurrieron en contenido mineral y densidad del hueso en la espina dorsal lumbar solamente para el grupo III comparado con el grupo de control (grupo I). Así, la toma de la proteína de soja en ambas concentraciones del isoflavona por 6 meses puede disminuir los factores de riesgo asociados a enfermedad cardiovascular en mujeres posmenopáusicas. Solamente el producto isoflavona-que contiene más alto protegido contra pérdida espinal del hueso.

    Nota de redactores: Este estudio requirió que 40 gramos de polvo concentrado de la proteína de soja estén injeridos para obtener el magnesio 90 de los isoflavonas activos. Apenas dos cápsulas minúsculas de extracto de MegaSoy proporcionan el magnesio 110 del genistein, del diadzein y del glycitein de los isoflavonas de la soja. La mayoría de la gente prefiere el tomar de pequeñas cápsulas de proteína de soja en vez de cucharas de sopa consumidoras de polvo.



  2. Colesterol-baja del efecto de la proteína de soja

    Fuente completa: Diario americano de Nutrition clínica, 1998, vol. 68, Iss 6, Suppl. S, pp 1380S-1384S

    La enfermedad cardíaca cardiovascular es un problema de salud importante en los Estados Unidos. El colesterol elevado de la sangre se ha mostrado para aumentar perceptiblemente el riesgo de enfermedad cardíaca cardiovascular. La proteína de soja se ha mostrado a un colesterol más bajo, particularmente en ésas con rico en colesterol. Se ha mostrado que la proteína de soja dietética, comparada con la caseína (proteína principal de la leche), reduce el colesterol de la sangre LDL y aumenta concentraciones del colesterol de HDL en mujeres y hombres sanos. La proteína de soja se ha mostrado a un colesterol más bajo, particularmente en ésas con rico en colesterol. Trece hombres envejecieron 20-50 con colesterol normal y 13 con los hombres ricos en colesterol fueron alimentados una dieta de la proteína de soja o la dieta animal de la proteína por 5 semanas. Después de 1 mes de consumir cada dieta, las concentraciones del colesterol de HDL fueron aumentadas en la dieta de la proteína de soja. En 5 individuos, la proteína de soja redujo concentraciones malas del colesterol de LDL por el 26%, mientras que el colesterol de HDL aumentó en el 11%. En 3 otros individuos, la proteína de soja aumentó el colesterol malo de HDL en el 17%, pero no bajó LDL. El colesterol que bajaba el efecto de la proteína de soja fue encontrado para ser independiente de la edad, del peso corporal, de las concentraciones gordas de la sangre del tratamiento previo, y de la secuencia de tratamiento dietético. Los investigadores identificaron 3 tipos de respuestas de exceso de lípidos en la sangre al de la proteína de soja dietética, que todos implicaron una reducción en LDL atherogenic y aumento en HDL antiatherogenic. Los resultados indicaron que la proteína de soja aumenta el colesterol que baja efecto en hombres con normal y rico en colesterol.



  3. Efectos de los isoflavonas de la soja sobre ateroesclerosis

    Fuente completa: Diario americano de Nutrition clínica, 1998, vol. 68, Iss 6, Suppl. S, pp 1390S-1393S

    Se ha reconocido de largo que las tarifas coronarias de la enfermedad cardíaca son más bajas en Japón, donde está común el consumo de la soja, que en países occidentales. Los estudios han demostrado la reducción en ateroesclerosis en los animales alimentados las dietas que contenían la proteína de soja comparada con la proteína animal. Este estudio evaluó el efecto de la proteína de soja contra la proteína de soja con los isoflavonas extraídos, sobre enfermedad cardiovascular y sus factores de riesgo. Los monos fueron alimentados las dietas que contuvieron cualquier 1) caseína (proteína de leche) como la fuente de proteína, 2) el aislante de la proteína de soja del cual los isoflavonas fueron extraídos, o 3) la proteína de soja isoflavona-intacta. El grupo 3 tenía mejoras significativas en colesterol de LDL y colesterol de HDL. El colesterol de HDL fue mejorado perceptiblemente en el grupo 2 comparado con el grupo de la caseína. El grupo de la caseína tenía la mayoría de la ateroesclerosis, el grupo 3 tenía el lo menos, y el grupo 2 era intermedio pero no diferenció perceptiblemente del grupo de la caseína. Los mecanismos potenciales por los cuales los isoflavonas de la soja pudieron prevenir ateroesclerosis incluyen un efecto beneficioso sobre concentraciones del lípido de la sangre, efectos antioxidantes, efectos antiproliferativos y antimigratory sobre las células musculares lisas, efectos sobre la formación del trombo (una masa sólida formada en vasos sanguíneos), y mantenimiento de la reactividad vascular normal.



  4. La soja previene lesiones colónicas precancerosas

    Fuente completa: Diario americano de Nutrition clínica, 1998, vol. 68, Iss 6, Suppl. S, pp 1394S-1399S

    Este estudio intentado para determinar si las dietas que contienen productos de la soja inhibirían los primeros tiempos del cáncer de colon. Los objetivos adicionales eran determinar si el almidón de alimentación en vez de la sucrosa, alimentando el calcio adicional (0,5% comparado con 0,1%), o alimentando una fórmula pulverizada bajo-fibra influenciaría el cáncer de colon temprano. Iniciaron al cáncer de colon artificial y un período dietético del tratamiento de 12 semanas fue comenzado. Los resultados mostraron que las lesiones precancerosas de los dos puntos eran 133 usando el concentrado de soja (concentración baja de phytochemicals), 111 (almidón substituido para la sucrosa), 98 [las escamas de grasa natural de la soja (las sojas enteras)], 87 (harina de soja desengrasada), 77 (0,015% genistein), y 70 (0,5% Ca). La harina de soja y las dietas de grasa natural de la escama de la soja contuvieron 0,049% derivados del genistein (sobre todo glucósidos), pero eran menos eficaces en la inhibición de la formación de lesiones precancerosas de los dos puntos que la dieta que contenía 0,015% genistein. Así, el uso del genistein suplemental de las sojas puede reducir los primeros tiempos del cáncer de colon más con eficacia que otras preparaciones de la soja.



  5. Genistein: potencial para la prevención del cáncer de seno

    Fuente completa: Diario americano de Nutrition clínica, 1998, vol. 68, Iss 6, Suppl. S, pp 1400S-1405S

    Las mujeres y los hombres asiáticos que consumen un alto tradicional de la dieta en productos de la soja tienen incidencias bajas de los cánceres del pecho y de próstata, respectivamente. Con todo, los asiáticos que inmigran a los Estados Unidos y adoptan una dieta occidental pierden esta protección. Los investigadores investigaron el potencial del genistein, un componente de la soja, para proteger contra cáncer de seno y para causar toxicidad reproductiva y de desarrollo. El estudio mostró que las inyecciones del genistein en ratas durante el período prepubertal dieron lugar a una reducción del 50% del crecimiento mamario químicamente inducido del tumor. La exposición de Genistein dio lugar a menos brotes terminales del extremo y más lóbulos mecanografían a LI en glándulas mamarias. La proliferación de célula con el genistein era menos que eso en animales de control. Los estudios de toxicidad reproductivos y de desarrollo no encontraron alteraciones significativas al siguiente un de los: fertilidad, número de descendiente masculino y femenino, peso corporal, distancia anogenital, abertura vaginal, pendiente de los testículos, ciclo del estro, o desarrollo folicular. La conclusión era que las dosis farmacológicas del genistein dadas a las ratas no maduras aumentan la diferenciación de la glándula mamaria (diversificación progresiva de células embrionarias), dando por resultado una glándula perceptiblemente menos proliferativa que no está como susceptible al cáncer mamario. La especulación era que la protección del cáncer de seno en las mujeres asiáticas que consumen dietas soja-que contienen tradicionales, en parte, está derivada de la exposición temprana a la soja genistein-que contiene. Por lo tanto, los eventos programados tempranos son esenciales para las ventajas de la protección del cáncer.



  6. Predicción de la progresión en cáncer de próstata

    Fuente completa: Diario americano de Pathology quirúrgica, 1998, vol. 22, Iss 12, pp 1491-1500

    El resultado clínico es variable en enfermos de cáncer de la próstata con la metástasis regional del ganglio linfático. Este estudio miraba a 269 pacientes que tenían metástasis regional del ganglio linfático a la hora de la prostatectomía radical (retiro de la próstata) y de lymphadenectomy pélvico (retiro de ganglios linfáticos) en Mayo Clinic entre enero de 1987 y diciembre de 1992. Doscientos cincuenta y tres pacientes (del 94%) recibieron terapia de la privación del andrógeno (hormona masculina) en el plazo de 90 días de prostatectomía radical. Los pacientes se extendieron en edad a partir del 47 a 79 años. La continuación mediana era 6,1 años. La “progresión sistémica” de la enfermedad fue definida como la “presencia de metástasis distante” documentada por biopsias o exámenes radiográficos. La supervivencia progresión-libre de cinco años era el 90%. El análisis resultante mostró una correlación entre el volumen del nodo del cáncer, el número de nodos positivos, la longitud colectiva de metástasis, y el diámetro del nodo más grande del cáncer. (Las figuras de la correlación eran 0,37, 0,63, 0,96, y 0,95, respectivamente). Los datos indican que el volumen de los nodos del cáncer era el determinante más significativo de la progresión nodal a la metástasis distante en enfermos de cáncer nodo-positivos de la próstata de la linfa. Los autores recomiendan que el diámetro de la metástasis más grande esté evaluado en pacientes con las metástasis, porque esto es un calculador más potente del resultado paciente que los métodos actuales, que recomiendan la simple cuenta del número de nodos positivos.