Liquidación de la primavera de Life Extension

Revista de Life Extension

LE Magazine diciembre de 1999


imagen
 



El permanecer joven para siempre 

EL PERMANECER JOVEN PARA SIEMPRE

Poner nuevos hallazgos de la investigación en práctica


por Karin Granstrom Jordan, M.D Ph. D.


Los científicos creen que hacen los seres humanos para una vida de aproximadamente 120 años. ¿Por qué así que pocos de nosotros alcanzan este potencial? ¿Y querríamos ser ése viejo de todos modos?

El conseguir más viejo no es el problema real que las enfermedades del envejecimiento son lo que tememos. Hasta ahora, la medicina moderna ha hecho relativamente poco para prevenir los desordenes subyacentes que tienden a acelerar el proceso del envejecimiento y a traer la vulnerabilidad, el dolor, y el sufrimiento que asociamos al envejecimiento.

El envejecimiento implica una amplia variedad de factores: genética, ambiente, nutrición, carga de la tensión y forma de vida total. Ahora sabemos que el envejecimiento se puede acelerar, retrasar o aún invertir dependiendo de estos factores.

La investigación de la longevidad ha descubierto que el envejecimiento es acelerado por la producción energética celular decreciente, el daño del radical libre, el “bronceado” de proteínas por la glucosa (glycation), y defensas inmunes empeoradas. Examinaremos una cierta investigación reciente fascinadora sobre los compuestos dominantes que tienen un potencial fuerte para influenciar estos procesos y mantenerle joven.


Prevención de decaimiento mitocondrial

Las mitocondrias son estructuras minúsculas dentro de las células que convierten los alimentos en energía con el proceso de la respiración celular. Mitocondrial decaimiento-y la disminución consiguiente en energía celular producción-puede ser una de las causas más importantes de la disminución celular en el envejecimiento.

Esta disfunción mitocondrial asociada edad parece en gran parte ser debido al daño acumulativo del radical libre así como a una falta de microalimentos importantes en la célula. Un cofactor que es crítico para el transporte de proteínas en las mitocondrias es un fosfolípido llamado cardiolipin. La coenzima Q10 es otro cofactor que participa directamente en la producción energética. Disminución mitocondrial de ambos cofactores con la edad (Hagen TM y otros, 1997).

La producción energética celular sí mismo produce los radicales libres que pueden dañar las estructuras de célula, incluyendo las mitocondrias, y llevan en última instancia a las diversas enfermedades si la capacidad antioxidante natural del cuerpo es inadecuada. la Acetilo-L-carnitina y el ácido lipoico son (naturalmente presente en el cuerpo) los antioxidantes endógenos que se han mostrado para restaurar la función mitocondrial y para reducir daño del radical libre. (Hagen TM y otros, 1998; Lyckesfeldt J y otros, 1998). Así como la coenzima Q10, trabajan para mantener la función de las mitocondrias.

la Acetilo-L-carnitina aumenta la producción energética facilitando el transporte de ácidos grasos en las unidades de la producción de energía en las células. En dos estudios animales de la Universidad de California en la acetilo-L-carnitina de Berkeley (Hagen TM y otros, 1998) invirtió perceptiblemente decaimiento mitocondrial edad-asociado. Aumentó la respiración, el potencial de la membrana y niveles celulares del cardiolipin.

la Acetilo-L-carnitina se ha mostrado para mejorar la producción energética dentro de las neuronas y se considera un agente neuroprotective debido a su la acción y efectos estabilizadores antioxidantes de la membrana. Varios estudios clínicos controlados en Europa muestran que la acetilo-L-carnitina retrasa el curso natural de la enfermedad de Alzheimer en muchos respectos importantes. (Calvani M y otros, 1992)

Notable, un estudio 1995 de la acetilo-L-carnitina proporcionó la primera demostración que cualquier droga o suplemento podría causar a mejoras clínicas y neuroqu3imicas en pacientes con la enfermedad de Alzheimer (Pettegrew JW y otros, 1995). Los pacientes dados la acetilo-L-carnitina (3g/day por 1 año) se fueron perceptiblemente mejor que pacientes del control en las escalas de alimentación de ADAS (escala de la evaluación de la enfermedad de Alzheimer) y del MMS (situación Mini-mental). Los investigadores utilizaron la espectroscopia de resonancia magnética para medir actividad neuroqu3imica en los cerebros de los pacientes. Encontraron que esa acetilo-L-carnitina normalizó los niveles de neurochemicals dominantes implicados en metabolismo energético de los nervios de la función y de la membrana (los fosfatos de alta energía y los phosphomonoesters).


Ácido lipoico

Las ayudas ácidas lipoicas alfa analizan los azúcares para poder producir la energía de ellos con la respiración celular. Además, la investigación reciente ha descubierto que el ácido lipoico alfa desempeña verdad un papel fundamental en defensa antioxidante. Puede un antioxidante del espectro extraordinario amplio apagar una amplia gama de radicales libres en ámbitos (gordos) acuosos (agua) y del lípido. ¡Por otra parte, tiene la capacidad notable de reciclar varios otros antioxidantes importantes incluyendo las vitaminas C y E, glutatión y la coenzima Q10, así como sí mismo! Por estas razones, el ácido lipoico alfa se ha llamado el antioxidante universal.

Además de la porción como el eje de la red antioxidante del cuerpo, el ácido lipoico es el único antioxidante que puede impulsar el nivel de glutatión intracelular, un antioxidante celular de la enorme importancia. Además de ser el agente antioxidante del cuerpo y principal soluble en agua primario de la desintoxicación, glutatión es absolutamente esencial para el funcionamiento del sistema inmune. Los científicos han sabido por una década que mantener un alto nivel celular de glutatión es crítico para la vida y crucial para la salud.

El aumento de niveles del glutatión se ha mostrado para alterar el equilibrio del cytokine a favor de un modo de la inmunorespuesta Th1 (el modo anticáncer y antivirus del inmune defensa-ve barra lateral, “el sistema inmune”). (Peterson JD y otros, 1998). Los agentes que agotan el glutatión, tal como etanol, se han mostrado para empeorar la defensa inmune del cuerpo. TNF-a (alfa del factor de necrosis de tumor), creciente de muchas enfermedades del envejecimiento, se ha mostrado para ser implicado en el agotamiento del glutatión celular. (Despegue y otros, 1995 de Phelps). Pues veremos más adelante en este artículo, TNF-a es probablemente factor principal en la disminución inmune asociada al envejecimiento.

La gente con enfermedades crónicas por ejemplo AYUDA, cáncer y las enfermedades autoinmunes tienen generalmente niveles muy bajos del glutatión. Los glóbulos blancos son particularmente sensibles a los cambios en niveles del glutatión, e incluso los cambios sutiles pueden tener efectos profundos sobre la inmunorespuesta. Fue mostrado que la deficiencia del glutatión en individuos VIH-infectados correlaciona con la supervivencia disminuida (LA y otros, 1997 de Herzenberg).

El problema práctico para los que deseen mantener niveles saludables del glutatión es ése que toma el glutatión sí mismo como un suplemento no impulsa niveles celulares del glutatión, puesto que el glutatión analiza en el aparato digestivo antes de que alcance las células. Por lo tanto, el descubrimiento que el ácido lipoico puede impulsar con eficacia niveles del glutatión tiene implicaciones muy importantes en la prevención y el tratamiento de enfermedades numerosas.

En varios estudios experimentales y clínicos, el ácido lipoico ahora se ha mostrado para ser útil en el tratamiento de las condiciones tales como la diabetes, el daño de la isquemia-reperfusión, el neurodegeneration, el envenenamiento de metales pesados, el daño de radiación y la infección VIH y puede ofrecer la protección significativa contra el movimiento, la enfermedad cardíaca y las cataratas (embalador L y otros, 1995). Es probable que mucho del efecto beneficioso del ácido lipoico se pueda atribuir a su capacidad de aumentar niveles de glutatión, de quelatar los metales (tales como hierro y cobre), de apagar radicales libres diversos, y de reciclar los antioxidantes.


Glycation de inhibición

Glycation es el nombre de un proceso en el cual la glucosa reaccione con la proteína de una manera indeseada, dando por resultado los productos finales avanzados llamados azúcar-dañados del glycation de las proteínas (similares a broncear la comida en el horno!) (EDAD). La formación de EDAD sucede en todo el mundo y es factor principal en el proceso del envejecimiento sí mismo. Estas proteínas dañadas pueden llevar a las muestras prematuras del envejecimiento (las arrugas y manchas marrones) y a largo plazo a los efectos perjudiciales sobre la mayoría de los sistemas del órgano dentro del cuerpo. Las reacciones de Glycation se aceleran en el paciente diabético y contribuyen al desarrollo de complicaciones diabéticas.

Se ha observado que producción de proteínas glycated 50 radicales más libres del doblez que las proteínas nonglycated. Como resultado de esto, la EDAD ejerce efectos perjudiciales múltiples en el cuerpo. Por ejemplo, los radicales libres inducidos EDAD activan el cytokine proinflammatory TNF-a (alfa del factor de necrosis de tumor), conocido para ser elevado en los ancianos. TNF-a se ha mostrado para ser particularmente alto en enfermedades inflamatorias del sistema nervioso central (enfermedad de Alzheimer, esclerosis múltiple e isquemia) y se considera promover el neurodegeneration (Venters HD y otros, 1999).

La formación de la EDAD se aumenta bajo condiciones de la tensión oxidativa, tales como agotamiento del glutatión que se pueda por ejemplo encontrar en el nigra del substantia en el cerebro de pacientes con la enfermedad de Parkinson. El glutatión se sugiere para ser el factor decisivo que acciona la formación de cuerpos de Lewy en casos presintomáticos de esta enfermedad.

El carnosine del aminoácido es un inhibidor natural de la EDAD encontrado en altas concentraciones en el cerebro, el tejido del músculo y la lente del ojo humano. También se sabe para ser un antioxidante capaz de proteger las membranas celulares y otras estructuras de célula. Los estudios ines vitro demostraron que el carnosine inhibe el glycosylation y la reticulación de las proteínas inducidas por los aldehinos reactivos, y que sea eficaz en la reducción de la formación de la EDAD compitiendo con las proteínas para atar con los azúcares. Los autores sugieren que este compuesto no tóxico sea explorado en el tratamiento de las condiciones tales como las complicaciones diabéticas, los desordenes inflamatorios, la enfermedad del higado alcohólica y posiblemente la enfermedad de Alzheimer (Hipkiss AR y otros, 1998).

Muchas funciones adicionales para el carnosine se han sugerido, por ejemplo immunomodulator, neurotransmisor, quelador del ion del metal e hieren al agente curativo. En una serie de los estudios animales fue demostrado que el carnosine era eficaz en la superación de cansancio del músculo, la baja de la presión arterial, la reducción de la tensión y de la hiperactividad y la inducción del sueño (banda y otros, 1992 de Quinn). El carnosine fue mostrado más recientemente a la senectud del retraso en los fibroblastos humanos cultivados (McFarland GA y otros, 1994).

En un estudio animal en el efecto del carnosine en el cerebro isquémico, el carnosine tenía un efecto protector, preservando las células nerviosas del daño y de la muerte, sugiriendo que este aminoácido pudo ser un tratamiento prometedor para los pacientes con el movimiento (Stvolinsky, SL y otros, 1998). En otros estudios el carnosine fue mostrado para ser eficaz en el tratamiento de cataratas seniles en perros, sugiriendo el uso posible del carnosine en la prevención y el tratamiento de cataratas en los seres humanos (Halliwell B y otros, 1985).

Junto con carnosine, el ácido lipoico se ha mostrado para controlar la formación de EDAD y para reducir daño de la proteína del glycation en seres humanos y animales. Esto ha demostrado estar de valor especial en la prevención y tratar de la neuropatía diabética, que es creída para ser debida en parte a la oxidación del glycation y de la proteína por la glucosa (glycoxidation). El ácido lipoico ha sido un tratamiento aprobado para esta condición en Alemania por 25 años.


Prevención de senectud relativa a la edad
del sistema inmune

El sistema inmune es una red compleja de componentes que obran recíprocamente. Su función básica es discriminar y eliminar entidades extranjeras e indeseadas en el cuerpo. Bacterianas, los virus así como las células cancerosas y los estupendo-antígenos (toxinas) son las blancos para el sistema inmune.

Las funciones inmunológicas se saben para disminuir con edad, mientras que la incidencia de diverso enfermedad-tal edad-asociado como infecciones, cáncer, intestino inflamatorio y los enfermedad-aumentos vasculares (McGee W, 1993). Se ha observado que las personas mayores que tienen más largo vivo fiable de los sistemas inmunes (Samsoni P y otros, 1993). ¿Qué podemos hacer para apoyar el sistema inmune y para prevenir su disminución?

La glándula de timo es de importancia crítica para la función inmune. Esta glándula modula muchos aspectos de la inmunidad, especialmente el desarrollo de las células de “T” (timo-derivado). Una disminución en la función tímica comienza, sin embargo, a la hora de la pubertad, que da lugar a una capacidad limitada para la regeneración del linfocito T ya desde edad adulta joven. Los seres humanos adultos con el agotamiento severo del linfocito T por lo tanto deben regenerar las T-células sobre todo vía caminos ineficaces de la tímico-independiente. Una indicación de esta disminución fue demostrada en un estudio en el cual la recuperación del linfocito T numera después de que la exposición a la tensión del tratamiento de quimioterapia fuera retrasada en más viejos individuos comparados con los más jovenes (Mackall CL y otros, 1995).

Un culpable inesperado en la disminución inmune puede ser estrógeno. En experimentos, los estrógenos se han mostrado para ser mielotóxicos, es decir suprimen la médula (PESO frito y otros, 1974), para reducir la actividad de la célula de asesino natural (lustre MI y otros, 1984), para aumentar la incidencia de la enfermedad autoinmune (Ahmed SA, 1990), para alterar el desarrollo del linfocito T (Screpanti I y otros, 1989) y para inducir la atrofia tímica (Seiki K y otros, 1997). El timo aparece ser una de las blancos principales del estrógeno en el sistema inmune.

La nueva investigación sugiere que pueda la disminución pronunciada de la función tímica en edad avanzada desequilibrio los mecanismos delicados de la regulación del inmune-neuroendocrine que se han presumido para accionar los procesos del envejecimiento (Goya RG y otros, 1999). Los cambios afortunadamente relativos a la edad en la estructura y la función del timo se pueden corregir parcialmente por la suplementación oral suave del cinc. Así la preservación de la función tímica podía tener consecuencias de gran envergadura para la longevidad.

El envejecimiento del sistema inmune es caracterizado no sólo por la degeneración tímica y la disminución consiguiente en T-células de funcionamiento, pero también por los niveles crecientes de alfa del factor de necrosis de tumor (TNF-a) en la corriente de la sangre. TNF-a es un supuesto cytokine, una proteína del mensajero implicada en la regulación de respuestas inflamatorias e inmunológicas. Con el envejecimiento, TNF-a llega a estar cada vez más implicado en la muerte de T-células. Se ha mostrado recientemente que las T-células de seres humanos envejecidos tienen una susceptibilidad creciente al apoptosis TNF-uno-mediado (suicidio programado de la célula de la muerte celular) con respecto a las células de los temas jovenes (Aggarwal S y otros, 1999).

Desempeñando un papel principal en la muerte de los T-linfocitos (Aggarwal S y otros, 1998) esta molécula del mensajero tiene un impacto potente en el desarrollo de diversas clases de enfermedades. TNF-a, por ejemplo, se conoce para hacer una parte en artritis, la enfermedad de Chron, la esclerosis múltiple, la réplica del VIH, la malaria, la sepsia y el síndrome que pierde (caquexia) asociado al cáncer. También se divulga para desempeñar un papel fundamental en el desarrollo del cáncer como promotor endógeno del tumor (Gelin J y eléctrico, 1991; Wu S y otros, 1993; Orosz P y otros, 1993).

Los resultados de un estudio del cultivo celular (Suganuma M y otros, 1996) mostraron por primera vez que la inhibición de TNF-a trabaja como preventivo del cáncer. Los autores sugieren fuertemente esos inhibidores específicos, no tóxicos de TNF-a serán eficaces no sólo en la prevención de cáncer pero en el tratamiento de las enfermedades relacionadas con los niveles elevados de TNF-a. Un estudio reciente de los ratones deficientes de TNF-a mostró a pruebas que TNF-a está requerido para el desarrollo del cáncer. Después de la exposición a una sustancia química cancerígena potente, estos ratones probaron resistente al desarrollo de los tumores de piel benignos y malos (Moore R y otros, 1999).

¿Algunas drogas experimentales se saben para inhibir TNF-a, pero están allí cualquier inhibidor natural, no tóxico de TNF-a?

 



 






  • Página
  • 1
  • 2