Liquidación de la primavera de Life Extension

Revista de Life Extension

LE Magazine agosto de 1999


imagen



Antioxidantes y envejecimiento



Antioxidantes y envejecimiento

por Carmia Borek Ph. D


El envejecimiento es parte de vida. Pero consolide al cuerpo con una dieta y la forma de vida que promueve salud y previene daño de célula y usted pueden retrasar el envejecer y ampliar una vida sana.

“Usted no puede dejar de conseguir más viejo sino que usted no tiene que conseguir viejo,” dijo a George Burns, que vivió bien en sus años noventa. Para estar seguras, las influencias genéticas y ambientales múltiples afectan al envejecimiento.

Los genes en nuestras células determinan los aspectos hereditarios de la vida, incluyendo susceptibilidad a la enfermedad. Los factores ambientales, tales como dieta y forma de vida modifican modelos genéticos. Entre las muchas teorías que intentan explicar porqué envejecemos, la teoría del radical libre del envejecimiento es principal. Su concepto básico es que las sustancias tóxicas llamaron los radicales libres que se producen en nuestro cuerpo, pueden dañar componentes de la célula de las maneras que llevan en un cierto plazo al envejecimiento y a la enfermedad.


¿Cuáles son radicales libres?

Los radicales libres se producen en metabolismo normal cuando el oxígeno se utiliza para quemar la comida para la energía. Los radicales libres también se producen en ciertos estados de la enfermedad y en respuesta a las toxinas y a trauma. Un radical libre es una molécula con un electrón desparejado. Esta característica hace un radical libre inestable y altamente reactivo, intentando capturar un electrón que lo estabilice. Capturando electrones de las moléculas cerca, el radical libre convierte otras moléculas a los radicales libres, de tal modo iniciando una reacción en cadena destructiva. Produciendo daño oxidativo en la DNA, los radicales libres pueden producir las mutaciones que, pueden llevar en un cierto plazo al cáncer.

Los cambios oxidativos en las grasas (lípidos) y las proteínas hieren las membranas celulares, debilitan los vasos sanguíneos, afectan a las células inmunes, modifican las enzimas protectoras - entre otros - y dañan muchas otras moléculas. Estas lesiones alteran funciones de la célula y aumentan el riesgo de enfermedad de la enfermedad cardíaca , del movimiento , del cáncer y de cerebro. La oxidación de la lipoproteína de la baja densidad (LDL), el “mún” colesterol, lo hace pegarse más fácilmente a las paredes del vaso sanguíneo, facilitando la formación de placas en arterias, llevando a la ateroesclerosis. Si las placas separan como coágulos y viaje en la circulación que pueden bloquear los buques en el corazón, causando un ataque del corazón, o en el cerebro, causando el movimiento. El daño vascular y otras formas de daño del oxidante a las neuronas se asocian a la enfermedad de Alzheimer. Lesión del radical libre aumenta el riesgo de arrugas, de cataratas, de ceguera y de artritis.

Los radicales libres más importantes hechos en células son superóxido, radical de hidróxido y óxido nítrico. Otras especies reactivas del oxígeno que no son radicales libres son oxígeno de la camiseta - de la luz ultravioleta - los peróxidos del hidrógeno y del lípido, y el ozono del contaminante del aire que es alto en niebla con humo.

Los niveles del radical libre suben en el cuerpo durante ejercicio riguroso y de la exposición a los agentes contaminadores, a la radiación, a la luz UV y a fumar. Durante la infección y la inflamación crónica, las cantidades masivas de radicales del óxido nítrico y del superóxido forman en células inmunes para luchar bacterias y virus apagado invasores. Hecho superior, estos oxidantes pueden dañar y combinar para formar otra sustancia química tóxica que produzca daño adicional en la DNA y las neuronas.


La fuerza de defensa antioxidante

Los antioxidantes son las sustancias químicas que donan un electrón al radical libre y lo convierten a una molécula inofensiva. De esta manera, los antioxidantes interceptan radicales libres y protegen las células contra el daño oxidativo que ése lleva al envejecimiento y a la enfermedad. Los antioxidantes evitan lesión a las membranas del vaso sanguíneo, ayudando a optimizar el flujo de sangre al corazón y el cerebro, la defienden contra daño cancerígeno de la DNA, y ayudan más bajo al riesgo de enfermedad cardiovascular y de demencia, incluyendo enfermedad de Alzheimer.

Algunos antioxidantes se hacen en nuestras células e incluyen las enzimas y el pequeño glutatión de las moléculas, el ácido úrico, la coenzima Q10 y el ácido lipoico. Otros antioxidantes esenciales tales como vitamina C, E y selenio se deben obtener de nuestra dieta. Las frutas, las verduras y los granos son fuentes ricas de vitaminas, de minerales y de phytochemicals antioxidantes (botanicals).


Enzimas antioxidantes

Las dismutasas del superóxido de la enzima (CÉSPED) convierten radicales del superóxido en el peróxido de hidrógeno, que es convertido en el agua por la catalasa de las enzimas o la peroxidasa del glutatión. Los mecanismos de defensa contra los cambios oxidativos en la peroxidación del lípido que dañan seriamente las membranas dependen pesadamente del glutatión, de un limpiador eficiente del radical libre, y de la peroxidasa del glutatión y de otras peroxidasas que destruyen los peróxidos.

Un estudio nuevamente divulgado en gusanos sugiere que la catalasa puede ayudar a aumentar longevidad. Cuando los gusanos fueron modificados genético en el laboratorio para perder la función de la catalasa los gusanos murieron anterior que ésos con la catalasa normal. El trabajo muestra que la catalasa, que destruye el peróxido de hidrógeno en el cuerpo y lo defiende contra daño oxidativo, redujo el envejecimiento en los gusanos y amplió sus vidas.


Vitaminas y minerales antioxidantes

Las vitaminas y los minerales no se pueden producir por nuestras células y se obtienen de la comida que comemos y los suplementos tomamos. Las vitaminas E y C, la provitamina A (betacaroteno) y el selenio son la tubería que antioxidante-se necesitan en cantidades más altas durante los aumentos del nivel del radical libre que ocurren, por ejemplo, durante ejercicio vigoroso, la exposición a la luz del sol o fumar. Los fumadores requieren dos a tres veces ḿas vitamina C de alcanzar los mismos niveles de sangre como no fumadores. La toma creciente del betacaroteno añade la protección contra los efectos dañinos de la luz del sol sobre piel. En una más vieja gente, la absorción de alimentos del sistema digestivo en la circulación de sangre retrasa y una toma más alta de antioxidantes es necesaria. La importancia de vitaminas y de minerales en el envejecimiento es también debido a las acciones que están sin relación a la actividad antioxidante. Por ejemplo, la vitamina C es esencial para producir el colágeno en huesos, juntas y piel. El betacaroteno convierte a la vitamina A que es necesaria para muchas funciones, incluyendo la visión.

Los minerales antioxidantes son cofactores de enzimas antioxidantes. Selenio para la peroxidasa del glutatión; cinc y cobre para el CÉSPED en células; manganeso para el CÉSPED en mitocondrias; hierro para la catalasa y algunas peroxidasas. Estos minerales tienen funciones metabólicas adicionales.


Vitamina C

La vitamina C (ácido ascórbico) es necesaria para la mayoría de las funciones metabólicas corporales. Es abundante en las frutas y verduras, especialmente altas en fruta cítrica y la familia de la col. Con excepción de prevenir daño oxidativo a la DNA y a otras moléculas, la vitamina C bloquea la producción de nitrosaminas cancerígenas en el estómago. Los estudios epidemiológicos muestran que las dietas ricas en frutas y verduras disminuyeron la incidencia de algunos cánceres, incluyendo cáncer de estómago, por mitad. Las frutas y verduras son ricas en otros antioxidantes protectores incluyendo los phytochemicals del carotenoide y del flavonoide, los elementos que pudieron también haber contribuido a los efectos anticáncer observados.

Los estudios se han conducido en el papel de la vitamina C en ateroesclerosis y enfermedad cardíaca, y algunos de sus resultados muestran un efecto protector. La vitamina C es soluble en agua y no se almacena en las células, requiriendo una ingestión dietética diaria mantener la suficiente protección en el cuerpo.


Vitamina E

De las ocho formas de la vitamina E encontradas en naturaleza como los tocoferoles y tocotrienols, el tocoferol alfa es el limpiador principal del radical libre en los tejidos grasos y la defensa principal contra la oxidación de lípidos. En contraste con vitamina C, la vitamina E se almacena en el cuerpo, en membranas. Las fuentes más ricas de la vitamina E son aceites, nueces y granos. Porque una alta toma de la vitamina E de fuentes de las tesis requeriría una alta dieta calórica, que no se recomienda, oferta de los suplementos de la vitamina E una buena alternativa.

La vitamina E se ha mostrado a protege contra enfermedad cardíaca. Un estudio de 87.000 enfermeras mostró que una toma diaria de 200 IU de la vitamina E, por más de dos años, redujo enfermedad cardíaca por el 41%. Otros hombres del estudio en 2002 encontraron que ésos con la enfermedad cardíaca existente que tomó 400-800 IU/day de la vitamina E redujeron su riesgo de ataques del corazón no fatales por el 77%.

Los suplementos de la vitamina E pueden aumentar algunas funciones inmunes en los ancianos. Capaz de destruir el oxígeno reactivo de la luz del sol y de los contaminantes del aire, vitamina E tiene un efecto protector sobre la piel y guarda contra cataratas y la degeneración macular. Similar a la vitamina C, vitamina E bloquea la formación de la nitrosamina. La toma baja de la vitamina E correlaciona con un riesgo creciente de pulmón, de estómago, de pecho y de cáncer de cuello del útero. En el estudio de las mujeres de Iowa, la suplementación con la vitamina E redujo riesgo de cáncer de colon. Un ensayo clínico de seis años grande (el ensayo de ATBC) en 29.133 fumadores masculinos finlandeses, que se prepusieron investigar los efectos del betacaroteno y de la vitamina E (50IU/day) de la bajo-dosis sobre cáncer de pulmón, mostró que los suplementos no redujeron el cáncer de pulmón en estos grupos de alto riesgo, solamente la vitamina E redujo el riesgo de cáncer de próstata por el 34%.


Selenio

Los niveles del selenio en plantas dependen de contenido del suelo. El selenio puede ser alto en el ajo comparado a otras verduras. Otras fuentes son mariscos y carnes.

El selenio se ha conocido de largo como alimento anticáncer en modelos del animal y de la célula. El selenio alimentado a las células previene su conversión a las células cancerosas por la radiación, pues aumenta niveles de catalasa y de peroxidasa del glutatión y destruye los peróxidos. La deficiencia del selenio en seres humanos correlaciona con altas tasas de cáncer de los dos puntos, del pecho, del ovario, de la próstata, del pulmón, de la vejiga y de la piel. La prueba de la capacidad del selenio de prevenir el cáncer en seres humanos vino de un ensayo clínico, divulgado del centro del cáncer de Arizona. El ensayo de cinco años siguió a 1312 más viejas personas, que tenían una vez cáncer de piel. Cuando son determinados 200 microgramas de selenio de diario (cerca de cinco veces más arriba que el periodo consumido por la mayoría de los americanos) y comparado a la gente que tomaba un placebo, selenio cortaron el acontecimiento del cáncer total por el 42% y bajaron el acontecimiento del cáncer del pulmón, de los dos puntos y de próstata. El selenio protegió contra cánceres de piel en la gente que tenía cáncer de piel en el pasado. Esto muestra la importancia del selenio en la prevención del inicio de la enfermedad. En otro estudio clínico de la intervención en cáncer de próstata, los hombres que recibieron 200 microgramas de selenio un día tenían una mitad del acontecimiento comparado al placebo.


CoQ10

CoQ10, coenzima Q10 o ubiquinona, se encuentra en las mitocondrias de las células, y tiene dos funciones sabidas. CoQ10 transporta electrones en la producción energética y es también un antioxidante que protege contra los radicales libres formados durante metabolismo.

CoQ10 disminuye en algunos tejidos, con edad. El corazón, el cerebro y los músculos, que son altos en mitocondrias, pueden ser los más afectados por los niveles que caen de CoQ10. En los estudios animales, las dosis suplementales de CoQ10 fueron introducidas en los cerebros de animales más viejos y aumentadas a los mismos niveles encontrados en los cerebros de los jóvenes. Los resultados mostraron que la suplementación CoQ10 prolongó vida en los animales que tenían mitocondrias defectuosas y habrían muerto de otra manera. Estos hallazgos sugieren que la suplementación CoQ10 pueda restaurar CoQ10 en los tejidos que tienen niveles inferiores.

Varios ensayos clínicos muestran las ventajas de CoQ10 para los pacientes con problema de corazón. En un estudio, dieron 73 pacientes, que habían sufrido un ataque del corazón severo, 120mg CoQ10 por el día por 28 días, mientras que 71 pacientes sirvieron como los placebos. CoQ10 protegió el corazón de los pacientes que habían sufrido un ataque del corazón de síntomas adicionales. Además, redujeron a los peróxido-marcadores del lípido de oxidativo tensión-en la sangre del grupo CoQ10 y las vitaminas antioxidantes E y C fueron aumentadas. El estudio concluyó que si se da CoQ10 tres días después de que el inicio de síntomas a los pacientes que habían experimentado previamente un ataque del corazón, protección cardiaca rápida se alcanza.


Ácido lipoico

El ácido lipoico es necesario para la función mitocondrial y es también un antioxidante. Se hace en nuestras células y participa como cofactor en la conversión de carbohidratos a la energía. Como ácido antioxidante, lipoico es inusual porque es agua y soluble en la grasa. Puede eliminar radicales libres en el compartimiento del agua de la célula, similar a la vitamina C, y protege la oxidación de los lípidos otra vez, similar a las experiencias con animales de la vitamina E. muestre que el ácido lipoico protege los animales deficientes en la vitamina E y las ayudas compensan niveles reducidos de vitamina C en tejidos animales de envejecimiento.


Folato y vitamina B12

Los altos niveles de sangre de homocisteina, un aminoácido con sulfuro, se ligan a la enfermedad relativa a la edad. La homocisteina genera los radicales libre de oxígeno que desempeñan un papel en algunos de sus efectos dañinos. Con la ayuda de la vitamina B12, del miembro del folato-uno de la homocisteina de los familia-convertidos de la vitamina de B a la metionina, de un aminoácido esencial necesario para la proteína y la síntesis de la DNA. La deficiencia del folato da lugar a homocisteina creciente, a daño de la DNA y a un riesgo más alto de la enfermedad cardíaca, del movimiento y del cáncer, incluyendo cáncer de colon. Un estudio de 16 años de 88.818 mujeres mostró que las mujeres que bebieron el alcohol (magnesio 15 al día, cerca de 6 onzas del vino) redujeron su riesgo de cáncer de seno por mitad cuando tomaron 600 microgramas/día de folato.

La deficiencia del folato y de la vitamina B12 se liga a la demencia, a la pérdida en la función cognoscitiva y a la depresión, especialmente en los ancianos. La deficiencia del folato es una causa que contribuye en enfermedad de Alzheimer. Un estudio reciente en 164 pacientes con la enfermedad de Alzheimer mostró que los pacientes tenían un de alto nivel de la homocisteina y de los niveles bajos del folato, comparados a los controles.

Los niveles del folato son altos en verduras frondosas verdes, hígado, riñón, germen de trigo y habas. Para asegurar la toma adecuada, los suplementos diarios de 400 microgramas se recomiendan. La vitamina B12 está presente en el pienso - los vegetarianos deben obtenerlo en forma suplemental.


Phytochemicals

Phytochemicals es las sustancias químicas de la planta que son ni vitaminas ni minerales, con todo tienen salud-aumento de efectos: los phytochemicals ayudan a proteger contra cáncer, enfermedad y demencia cardiovascular, y ayuda en la prevención de cataratas y de la degeneración macular. Muchos phytochemicals son antioxidantes, incluyendo los carotenoides y los flavonoides. Entre los flavonoides, los isoflavonoids en soja y otras legumbres tienen estrógeno-como efectos. Algunos phytochemicals, tales como isothiocyanates en los compuestos de la familia de la col y de azufre del organo en ajo, bloquean la acción carcinógena de agentes carcinógenos químicos ayudando al cuerpo disponen de ellos.


Flavonoides

Los flavonoides son los compuestos fenólicos que dan las verduras, frutas, granos, semillas, hojas, flores y raspan sus colores. Las uvas, el jugo de uva y el vino contienen una gran cantidad de flavonoides incluyendo catecol, antocianina y el resveratrol. En animales, el resveratrol actúa como anti-agente carcinógeno y bloquea la producción de sustancias inflamatorias.

Los catecoles son los antioxidantes más activos del té verde y negro. El alto consumo de té verde puede explicar en parte porqué los hombres japoneses que fuman más los hombres que americanos tienen tarifas más bajas del cáncer de pulmón. Los catecoles en té protegen contra la peroxidación del lípido en células y suprimen el crecimiento de muchos tipos de cánceres producidos por las sustancias químicas y la radiación, incluyendo luz UV. Los estudios epidemiológicos en los efectos preventivos del cáncer del té en seres humanos no son concluyentes. Un informe preliminar que muestra en 1995 que el cáncer del esófago reducido consumo diario del té por el 50% tiene todavía ser confirmado.

Las sojas contienen los isoflavonas que tienen actividades- estrogenic débiles estudiadas lo más activamente posible son genistein. En Japón, los índices de cánceres del pecho y de próstata son más bajos que en el oeste y son probablemente en parte debido al alto consumo de productos de la soja en Japón. Varios estudios epidemiológicos muestran una asociación entre una alta toma de la soja y el riesgo de cáncer reducido incluyendo cáncer de seno.

El ajo contiene los flavonoides, una sustancia del azufre del organo con la actividad antioxidante que hace que las propiedades y las ayudas anti-carcinógenas protejan contra enfermedad cardiovascular. Las observaciones epidemiológicas en Italia y China han mostrado una asociación entre el alto consumo de ajo y de cebolla y los índices bajos de cáncer de estómago.

La col, el bróculi y otras verduras crucíferas son altos en la vitamina C y los flavonoides antioxidantes, y contienen los indoles y los isocianatos que en animales bloquean actividad cancerígena. Los estudios epidemiológicos y experimentales muestran constantemente que el consumo de verduras crucíferas protege contra varias formas de cáncer, incluyendo cáncer de colon.

El biloba del Ginkgo se ha sabido en China para los millares de años y sus extractos de la hoja usados para mejorar la función del cerebro. En Europa, es ampliamente utilizado mejorar la circulación de sangre. El Ginkgo contiene los flavonoides incluyendo la quercetina y los ginkgolides que, como otros antioxidantes, protegen contra daño del oxidante.

Los estudios recientes han mostrado que el ginkgo puede ayudar a restaurar algunas funciones cognoscitivas en gente con demencia. El extracto del biloba del Ginkgo fue dado a 202 pacientes con la demencia severa, algo con la enfermedad de Alzheimer, en las dosis diarias de 120 miligramos, por 52 semanas. Los pacientes que recibían el ginkgo mejoraron el funcionamiento social comparado a los efectos del placebo- que duraron seis meses a un año son probablemente debido a los efectos antioxidantes del ginkgo.


Carotenoides

Los carotenoides son los colores solubles en la grasa en frutas y verduras y son una familia de más de 600 antioxidantes. Betacaroteno, que es rico en zanahorias y otras verduras y frutas amarillas/anaranjadas, convertidos a la vitamina A cuando el cuerpo carece bastante de la vitamina. El caroteno alfa es alto en zanahorias y las habas verdes, licopeno, arriba en tomates y luteína y zeaxantin son altas en espinaca y otros verdes de la oscuridad.

Similar a la vitamina E, carotenoides atrape las especies reactivas del oxígeno de la luz del sol, rompa las reacciones en cadena de radical libre y prevenga el daño oxidativo. No hay acuerdo en las ventajas del betacaroteno en la protección contra enfermedad cardíaca. En seres humanos sanos, el consumo de frutas y verduras que son altas en betacaroteno ha mostrado el riesgo reducido de cáncer, de enfermedad cardíaca y de movimiento, pero de ensayos clínicos no ha sido concluyente en mostrar que el betacaroteno sí mismo puede prevenir ataques del corazón. La suplementación combinada protegió contra algunas formas de cáncer. En un estudio de seis años en Lixian, China, 29.584 adultos dados suplementos diarios de 50 microgramas de selenio, de la vitamina E (tocoferol alfa) de 30 miligramos y del betacaroteno de 15 miligramos tenía una reducción del 21% en cáncer de estómago y una reducción del 42% en cáncer del esófago.

Aunque el betacaroteno es el carotenoide estudiado, es de ninguna manera el antioxidante más eficiente. El licopeno, encontrado en abundancia en tomates y responsable de su color rojo, es por lo menos diez veces más eficaz como antioxidante comparado al betacaroteno. Una dieta alta en tomates y productos del tomate protegidos contra cáncer de próstata. Luteine y el zeaxantin, encontrados en niveles en espinaca, protegen el ojo contra la degeneración macular del radical libre que causa ceguera.


Fabricación del mejor de él

Los efectos protectores de la salud de una dieta baja en grasa, antioxidante-rica se reconocen bien. El daño del oxidante comienza en el nacimiento. Es un factor de riesgo acumulativo para envejecer y la enfermedad. La tensión, las infecciones, la inflamación y la exposición a los agentes contaminadores y a la luz del sol, que producen radicales libres y agotan los antioxidantes protectores en el cuerpo, aumentan el peligro de la tensión del oxidante y del daño de célula. Además, como la gente envejece, las vitaminas y los minerales se absorben menos eficientemente en el cuerpo. Por lo tanto, los antioxidantes del plasma disminuyen con edad, pavimentando la manera para envejecer y las enfermedades relativas a la edad.

Una dieta alta en frutas, verduras y el grano, que proporciona las vitaminas, los minerales y los phytochemicals antioxidantes variados, es importante continuar defensas. Las poblaciones que consumen dietas arriba en frutas, verduras y granos tienden a tener niveles más altos del plasma de vitaminas E, C, carotenoides y ciertos flavonoides. Están en más poco arriesgado del cáncer que se convierte y de la enfermedad cardiovascular. Una dieta diaria que contenía 29 flavonoides-uno del magnesio llano obtenidos consumiendo manzanas y cebollas y bebiendo vino-era más eficaz en la reducción de enfermedad cardíaca que la gente que tomaba el magnesio 0-19 al día.

Aunque cada antioxidante tiene sus medidas de protección específicas, cuando están combinados aumentan su eficacia como red protectora aumentando acciones de cada uno. La vitamina E es sinérgica con selenio. El betacaroteno se une a fuerzas preservando el estado antioxidante de la vitamina E, y la vitamina C hace lo mismo para el betacaroteno. Phytochemicals en nuestra dieta, muchos de ellos los antioxidantes, añade la protección que complementa los efectos de las vitaminas y de los minerales.

La gente con riesgos más poco prósperos tiende a vivir más de largo y a tener menos incapacidades. Una manera sana de ayuda de la vida y de la dieta extiende el palmo de la salud para hacer juego la vida útil.



Referencias

  • Bloquee G, Patterson B, Subar A. Fruit, las verduras y la prevención de cáncer: Un comentario de las pruebas epidemiológicas. Nutr. Cáncer. 1992; 18: 1-29
  • Mancha blanca /negra, WJ y otros 1993. Ensayos de la intervención de la nutrición en Linxian, China: Suplementación con la vitamina específica/combinaciones, incidencia del cáncer y specificmortality minerales de la enfermedad en la población en general. 1993. J. Nacional. Cancr Inst. 85:1483-1492
  • Antioxidantes de Borek C. Maximize Your Health-Span With, la guía del nacido en el baby boom, nuevo Canaan, Connecticut, publicación de Keats; 1995
  • Borek C. Antioxidants y cáncer. Ciencia y medicina. 1997; 4: 51-61
  • Mecanismos de Borek C. Molecular en la inducción y la prevención del cáncer. Rodee las perspectivas 1993 de la salud; 101: 237-245
  • RM de Bostick. Riesgo reducido de cáncer de colon con la alta toma de la vitamina E: El estudio de la salud de las mujeres de Iowa. Cáncer Res 1993; 53:4230-4237
  • Clark L y otros efectos de la suplementación del selenio para la prevención de cáncer en pacientes con el carcinoma de la piel. JAMA 1996; 276: 1957-1963
  • Folato de Clarke R y otros, vitamina B12, y niveles totales de la homocisteina del suero en enfermedad de Alzheimer confirmada. Arco Neurol 1998; 55: 1445-1455
  • Gey KF. Retrospectiva de diez años en la hipótesis antioxidante de la ateroesclerosis. Bioquímica 1995 de la nuez de J; 6: 206-236
  • Efectos protectores de Gillman M y otros de verduras sobre el desarrollo del movimiento en hombres. JAMA 1995; 1113-1116
  • Toma de Givannucci E y otros de carotenoides y del retinol en relación con el riesgo de cáncer de próstata. J Nat Cancer Inst 1995; 87: 1767-1776
  • Halliwell B, Gutteridge JMC. Radicales libres en el 3ro ed de la biología y de la medicina. Universidad de Oxford. Presione, 1999
  • Implicación radical de Harman D. Free en el envejecimiento. Patofisiología e implicaciones clínicas. Envejecimiento de las drogas. 1993; 3: 60-80
  • Falta de Hennekens HH y otros de efecto de la suplementación a largo plazo con el betacaroteno sobre la incidencia de neoplasmas malos y de la enfermedad cardiovascular. El nuevo inglés J del MED. 1996; 334:1145-1149
  • Flavonoides dietéticos de los antioxidantes de Hertog MGL y otros y el riesgo de enfermedad cardíaca coronaria: el estudio de los ancianos de Zutphen. Lanceta 1993; 342: 1007-1011
  • Antioxidantes dietéticos del Jama JW y otros y funciones cognoscitivas en una muestra sobre la base de la población de más viejas personas. J Epidemiol 1996; 144: 275-280
  • Le Bars PL y otros. Un ensayo aleatorizado de doble anonimato placebo-controlado de un extracto de biloba del Ginkgo para la demencia. JAMA 1997; 1327-1332
  • Disminución Edad-asociada de Lykkesfeld J y otros en la concentración, el reciclaje, y la biosíntesis del ácido ascórbico en la hepatocito-revocación de la rata con la suplementación ácida lipoica alfa de R. FASEB J. 1998; 12: 1183-9
  • Suplementación de la vitamina E del SN de Meydani y otros e inmunorespuesta in vivo en temas sanos. JAMA 1997; 227: 1380-1386
  • Richardson SJ. Radicales libres en la génesis de la enfermedad de Alzheimer. Anuncio. NY Acad. Sci 1993; 695: 73-76
  • Robertson J y otros. Un papel posible de las vitaminas C y E en la prevención de la catarata. Nuez suppl 1991 de la J Clin; 53: 346S-351S
  • RM de Russel, Suter P.M. Requisitos de la vitamina de personas mayores. Una actualización. J. Clin Nut. 1991; 1: 9-18
  • La administración de la coenzima Q10 de Russel T y otros aumenta la concentración mitocondrial del cerebro y ejerce efectos neuroprotective. Proc. Nacional. Acad. Sci. 1998; 95: 8892-8897
  • Carotenoides dietéticos de Seddon M y otros, vitaminas A, degeneración macular de C, y de E y relativa a la edad. Grupo de estudio del control de caso de la enfermedad ocular. JAMA 1994; 272: 1413-1420
  • El RB de Singh y otros seleccionó al azar el ensayo placebo-controlado de doble anonimato de la coenzima CoQ10 en pacientes con el infarto del miocardio agudo. Cardiovasc droga Ther 1998; 12:347-353
  • NG de Stephens, ensayo del control de A. Randomized de los párrocos de la vitamina E en pacientes con enfermedad coronaria: Lanceta antioxidante 1996 del estudio del corazón de Cambridge (CAOS); 374: 781-786
  • Taub J, Chalfie M. Una catalasa cytosolic es necesaria extender la vida en dat-c de los elegans de C y ckl-1mutants. Naturaleza 1999; 399: 162-166
  • RB de Vita A, de Terry, Huberto H y fritadas JF. Envejecimiento, riesgo para la salud e incapacidad acumulativa. N. Engl.J. MED 1998; 338: 1035- 41
  • Weisburger WH. Té y salud: los mecanismos subyacentes. MED 1999 del Biol de Proc Soc Exp; 220:271-275
  • Wei Z, Lau BHS. El ajo inhibe la generación del radical libre y aumenta actividad enzimática antioxidante en células endoteliales vasculares. Nutr. Res. 1998; 18: 61-70
  • El estudio de Yoshikawa K y otros del selenio prediagnosed nivela en uñas del pie y el riesgo de cáncer de próstata avanzado. Cáncer nacional Inst 1998 de J; 90: 1219-24
  • Zhanf S y otros. Un estudio anticipado de la toma del folato y el riesgo de cáncer de seno. JAMA 1999; 17:1632-1637