Venta del cuidado de piel de Life Extension

Revista de Life Extension

LEF revista mayo de 1998

imagen


Dirija del JAMA


imagen Aquí está el extracto que resume el estudio en el impacto de la vitamina B6 y del ácido fólico en enfermedad cardíaca, según lo publicado en el diario del 4 de febrero de 1998 de American Medical Association. Es acompañado por una nota del JAMA.

“Folato y vitamina B6 de la dieta y de suplementos en relación con riesgo de enfermedad cardíaca coronaria entre mujeres.” Eric B. Rimm, Sc.D.; Walter C. Willett, M.D., Dr.PH.; Frank B. Hu, M.D., Ph.D.; Laura Sampson, M.S.; Graham A. Colditz, M.B., B.S., Dr.PH.; JoAnn E. Manson, M.D., Dr.PH.; Charles Hennekens, M.D., Dr.PH.; Meir J. Stampfer, M.D., el Dr. PH., JAMA. 1998; 279:359-364

Contexto. Hyperhomocysteinemia es causado por influencias genéticas y de la forma de vida, incluyendo tomas bajas del folato y de la vitamina B6. Sin embargo, los datos anticipados que se relacionan la toma de estas vitaminas con el riesgo de la enfermedad cardíaca coronaria (CHD) no están disponibles. Objetivo. Para examinar tomas del folato y de la vitamina B6 en relación con la incidencia del infarto del miocardio no fatal (MI) y de CHD fatal. Diseño. Estudio ficticio anticipado.

Ajuste y pacientes. En 1980, un total de 80.082 mujeres del estudio de la salud de las enfermeras sin historia anterior de la enfermedad cardiovascular, el cáncer, la hipercolesterolemia, o la diabetes terminaron un cuestionario detallado de la frecuencia de la comida del cual derivamos la toma usual del folato y de la vitamina B6. Medida principal del resultado. MI no fatal y CHD fatal confirmados por criterios de la Organización Mundial de la Salud.

Resultados. Durante 14 años de continuación, documentamos 658 casos del incidente del MI no fatal y 281 casos de CHD fatal. Después de controlar para los factores de riesgo cardiovasculares, incluyendo fumar y la hipertensión, y de la toma del alcohol, de la fibra, de la vitamina E, y de la grasa saturada, poliinsaturada, y del transporte, los riesgos relativos (RRs) de CHD entre los quintiles extremos eran 0,69 (el intervalo de confianza del 95 por ciento [ci]), 0.55-0.87 para el folato (toma mediana, 696 µg/d contra 158 µg/d) y 0,67 (ci del 95 por ciento, 0.53-0.85) para la vitamina B6 (toma mediana, 4,6 mg/d contra 1,1 mg/d). Controlando para las mismas variables, el RR era 0,55 (ci del 95 por ciento, 0.41-0.74) entre mujeres en el quintile más alto del folato y de la toma de la vitamina B6, comparado con el extremo opuesto. El riesgo de CHD fue reducido entre las mujeres que utilizaron regularmente las vitaminas múltiples (RR=0.76; ci del 95 por ciento, 0.65-0.90), la fuente principal del folato y de la vitamina B6, y después excepto usuarios múltiples de la vitamina, entre ésos con ingestiones dietéticas más altas del folato y de la vitamina B6.

En un análisis del subgrupo, comparado con los no bebedores, la asociación inversa entre una dieta del alto-folato y CHD eran los más fuertes entre las mujeres que consumieron hasta 1 bebida alcohólica por el día (RR=0.69; ci del 95 por ciento, 0.49-0.97) o más de 1 bebida por el día (RR=0.27; ci del 95 por ciento, 0.13-0.58).

Conclusión. Estos resultados sugieren que la toma del folato y de la vitamina B6 sobre la corriente recomendara el permiso dietético pueda ser importante en la prevención primaria de CHD entre mujeres.

La nota de redactor. Aunque los pedazos separados del camino que conectan el folato y la vitamina B6 con la enfermedad de la arteria coronaria vía metabolismo de la homocisteina se hayan estudiado bien en laboratorio e investigaciones epidemiológicas, este artículo es el primer para examinar el camino entero en un estudio epidemiológico. Usando datos de la salud de las enfermeras estudie, los autores aparecen confirmar la hipótesis que aumentó la toma de estos alimentos puede prevenir enfermedad de la arteria coronaria. Sin embargo, al igual que la limitación usual de estudios epidemiológicos, la asociación necesita la investigación adicional definir las interacciones que delinean más lejos a los pacientes en quienes la asociación es particularmente fuerte. La interacción con la toma del alcohol es particularmente intrigante, y si está confirmada, puede complicar la aplicación el establecimiento de tomas nutritivas diarias recomendadas.

- David H. Mark, M.D., M.P.H.,
Editor colaborador