Venta del cuidado de piel de Life Extension

Extractos

Life Extension revista noviembre de 2013
Extractos

Lactasa

Intolerancia de la lactosa y de la leche: implicaciones clínicas.

Estudiamos a 166 pacientes masculinos hospitalizados para determinar la importancia clínica de la “intolerancia a la lactosa tolerancia-prueba-resuelta,” asumido para afectar la mayor parte de a los adultos del mundo. Las pruebas anormales de la tolerancia de lactosa fueron encontradas en el 81% de 98 negros, el 12% de 59 blancos de la extracción europea escandinava o del noroeste, y tres de nueve blancos no europeos. El setenta y dos por ciento de los temas “intolerantes a la lactosa” había realizado previamente que la consumición de la leche podría inducir síntomas abdominales y del intestino. Doscientos y cuarenta mililitros de leche baja en grasa produjeron gaseousness o los calambres en el 59% de 44"” los hombres intolerantes a la lactosa, y los 68% eran sintomáticos con la cantidad equivalente de lactosa. Ninguno de 18"” los hombres tolerantes a la lactosa observó síntomas con leche o lactosa. La denegación para beber 240 ml de leche baja en grasa sirvió con las comidas correlacionadas perceptiblemente con “intolerancia a la lactosa”: 31,4% contra 12,9% entre pacientes “tolerantes a la lactosa”. La “intolerancia a la lactosa” es común en adultos y es un problema clínico relevante.

MED de N Inglés J. 29 de mayo 1975; 292(22): 1156-9

Crítica: intolerane de la lactosa en práctica-mitos y realidades clínicos.

FONDO: El aproximadamente 70% de la población de mundo tiene hypolactasia, que sigue siendo undiagnosed y tiene a menudo el potencial para causar una cierta morbosidad. Sin embargo, no todo el mundo tiene intolerancia a la lactosa, pues varios factores alimenticios y genéticos influencian tolerancia. OBJETIVOS: Para revisar práctica clínica actual e identificarla publicaron la literatura en la gestión de la intolerancia a la lactosa. MÉTODOS: PubMed fue buscado usando la lactosa, la lactasa y la dieta de los términos para encontrar la investigación y comentarios originales. Los artículos relevantes y la experiencia clínica proporcionaron la base para este comentario. RESULTADOS: La lactosa se encuentra solamente en leche mamífera y es hidrolizada por la lactasa en el intestino delgado. El gen de la lactasa se ha identificado recientemente. el “Salvaje-tipo” es caracterizado por el nonpersistence de la lactasa, llevando a menudo a la intolerancia a la lactosa. Dos polimorfismos genéticos responsables de persistencia se han identificado, con su distribución concentrada en noreuropeos. Los síntomas de la intolerancia a la lactosa incluyen dolor, el hinchazón, la flatulencia y la diarrea abdominales. La diagnosis está lo más comúnmente posible al lado de la prueba de respiración del hidrógeno de la lactosa. Sin embargo, la mayoría de la gente con hypolactasia, si consejo apropiado dado, puede tolerar algunas comidas con lactosa sin síntomas. CONCLUSIÓN: En práctica clínica, algunas personas con intolerancia a la lactosa pueden consumir la leche y los productos lácteos sin síntomas que se convierten, mientras que otras necesitarán la restricción de la lactosa.

Alimento Pharmacol Ther. 15 de enero 2008; 27(2): 93-103

Una comparación de síntomas después del consumo de leche o de leche lactosa-hidrolizada de la gente con intolerancia a la lactosa severa uno mismo-divulgada.

FONDO: Ingestión de una dosis grande de la lactosa del azúcar de leche--por ejemplo, la carga de 50 g en 1 litro de leche--causa síntomas tales como dolor, diarrea, hinchazón, y flatulencia abdominales en la mayoría de gente con la mala absorción de la lactosa. Es incierto si la ingestión de dosis mas comunes de la lactosa, tales como la cantidad en 240 ml (8 onzas) de leche, causa síntomas. Algunas personas insisten que incluso cantidades más pequeñas de leche, tales como la cantidad usada con el cereal o el café, causen la desolación gastrointestinal severa. MÉTODOS: En haber seleccionado al azar, de doble anonimato, ensayo de la cruce, evaluamos síntomas gastrointestinales en 30 personas (edad media, 29,4 años; gama, 18 a 50) quién divulgó intolerancia a la lactosa severa y dijo él tenía constantemente síntomas después de injerir menos de 240 ml de leche. La capacidad de digerir la lactosa fue evaluada midiendo la concentración fin-alveolar del hidrógeno de los temas después de que injirieran 15 g de lactosa en 250 ml de agua. Los temas entonces recibieron 240 ml de ml gordos o 240 con leche lactosa-hidrolizados del 2% del 2% con leche gordo y azucarado con aspartamo para aproximar el gusto de la leche lactosa-hidrolizada; cada tipo de leche fue administrado diariamente con el desayuno por un período de una semana. Usando una escala estandardizada, los temas valoraron el acontecimiento y la severidad del hinchazón, del dolor abdominal, de la diarrea, y del flato y registraron cada paso del flato. RESULTADOS: Clasificaron a veintiuno participantes como teniendo la mala absorción y nueve de la lactosa como pudiendo absorber la lactosa. Durante los períodos del estudio, los síntomas gastrointestinales eran mínimos (las cuentas malas de la síntoma-severidad para hinchar, el dolor abdominal, la diarrea, y el flato entre 0,1 y 1,2 [1 indicó síntomas triviales; y 2, síntomas suaves]). Cuando los períodos fueron comparados, no había diferencias estadístico significativas en la severidad de estos cuatro síntomas gastrointestinales. Para el grupo de la lactosa-mala absorción, (+/- SEM) la diferencia mala en episodios del flato por día era 2,5 +/- 1,1 (el intervalo de confianza del 95%, 0,2 a 4,8). Los expedientes dietéticos diarios indicaron un alto nivel de conformidad, sin las fuentes adicionales de lactosa divulgadas. CONCLUSIONES: Gente que se identifica como seriamente intolerante a la lactosa puede atribuir equivocadamente una variedad de síntomas abdominales a la intolerancia a la lactosa. Cuando la toma de la lactosa se limita al equivalente de 240 ml de leche o menos un día, los síntomas son probables ser insignificantes y el uso de las ayudas lactosa-digestivas innecesarias.

MED de N Inglés J. 6 de julio 1995; 333(1): 1-4

Gestión y tratamiento de la mala absorción de la lactosa.

La mala absorción de la lactosa es una condición muy común caracterizada por deficiencia intestinal de la lactasa. La mala absorción primaria de la lactosa es un déficit heredado presente en la mayoría de la población de mundo, mientras que el hypolactasia secundario puede ser la consecuencia de una enfermedad intestinal. La presencia de lactosa malabsorbed en el lumen colónico causa síntomas gastrointestinales. La condición se conoce como intolerancia a la lactosa. En pacientes con nonpersistence de la lactasa, el tratamiento debe ser considerado exclusivamente si los síntomas de la intolerancia están presentes. En ausencia de instrucciones, el acercamiento terapéutico común tiende a excluir la leche y los productos lácteos de la dieta. Sin embargo, esta estrategia puede tener desventajas alimenticias serias. Varios estudios se han realizado para encontrar enfoques alternativos, tales como beta-galactosidasa exógena, yogur y estrategias farmacológicas y no farmacológicas del probiotics para su actividad bacteriana de la lactasa, que pueden prolongar tiempo del contacto entre la enzima y substrato que retrasan tiempo de tránsito gastrointestinal, e ingestión crónica de la lactosa para aumentar la adaptación colónica. En este comentario que la utilidad de éstos se acerca se discute y proponen una gestión terapéutica con un organigrama.

Mundo J Gastroenterol . 14 de enero 2006; 12(2): 187-91

Terapia del reemplazo de la enzima para la deficiencia adulta primaria de la lactasa. Reducción eficaz de la intolerancia de la mala absorción y de la leche de la lactosa por la adición directa de beta-galactosidasa a ordeñar en la hora de comer.

La adición de beta-galactosidasas microbianas directamente a la leche en la hora de comer representa “una terapia potencial del reemplazo de la enzima” para la deficiencia primaria de la lactasa. Utilizamos la prueba de respiración del hidrógeno como el índice de la absorción incompleta del carbohidrato para evaluar la eficacia de dos enzimas--uno de la levadura, del lactis de Kluyveromyces (LactAid), y del otro del aspergillus niger fungoso (lactasa N)--para ayudar a la hidrólisis de 18 g de lactosa en 360 ml (12 onzas) de leche entera cuando es consumido por un malabsorber adulto de la lactosa. Las cantidades calificadas de la lactasa N produjeron, en el mejor de los casos, una reducción del pariente del 53% en la excreción del hidrógeno de la respiración, mientras que la eliminación cuantitativa de exceso de la excreción del hidrógeno fue producida por 1 y 1,5 g de LactAid. Un de doble anonimato, controlado, ensayo de la cruce fue realizada posteriormente en 50 sanos, los adultos mexicanos no seleccionados, a quienes 360 ml de la leche de vaca fueron presentados en las tres formas en una orden seleccionada al azar: leche intacta, leche prehydrolyzed, y la leche a la cual 1 g de LactAid fue añadida inmediatamente antes del consumo. Entre los 25 temas con la absorción incompleta del carbohidrato con leche intacta, añadiendo la enzima minuto de 5 antes de que consumo produjeron una reducción del 62% en la excreción del hidrógeno de la respiración, y los síntomas de la intolerancia fueron reducidos perceptiblemente. La viabilidad de la terapia eficaz del reemplazo de la enzima con una beta-galactosidasa del lactis del K. se demuestra.

Gastroenterología. El 1984 de nov; 87(5): 1072-82

Alergia de la leche de vaca contra intolerancia de la leche de vaca.

FONDO: Aunque la alergia de la leche de vaca (CMA) y la intolerancia de la leche de vaca (CMI) sean dos diversos términos, son de uso frecuente alternativamente, dando por resultado la confusión en práctica clínica y en informes de la investigación. OBJETIVO: Para promover el uso diferenciado apropiado de los términos CMA y CMI. MÉTODOS: Destacar las diferencias en hallazgos clínicos y del laboratorio entre CMA y CMI. La información fue derivada de revisar la literatura en estos dos temas, complementados por la experiencia clínica del autor. RESULTADOS: CMA es una reacción inmunológico mediada a las proteínas de la leche de vaca que pueden implicar el aparato gastrointestinal, la piel, las vías respiratorias, o los sistemas múltiples, IE, anafilasis sistémica. Su predominio en la población en general es probablemente 1 al 3%, siendo el más alto de niños y el más bajo de adultos. Aunque puede causar morbosidad e incluso fatalidad severas, la eliminación dietética se asocia a buen pronóstico. Sin embargo, CMI debe referir a reacciones nonimmunologic a la leche de vaca (cm), por ejemplo desordenes de la digestión, de la absorción, o del metabolismo de ciertos componentes del cm. La causa más común de CMI es la deficiencia de la lactasa, que se adquiere sobre todo durante última niñez o edad adulta. Tiene alta predilección racial, siendo el más alto en poblaciones de piel morena y el más bajo en europeos septentrionales. La intolerancia a la lactosa es generalmente una condición benigna, con los síntomas limitados al aparato gastrointestinal, con todo el tipo adquirido primario dura para un curso de la vida. Los síntomas pueden ser mejorados bien reduciendo la toma del cm o usando a agentes de lactosa-hidrolización. CONCLUSIONES: Las reacciones adversas al cm se deben distinguir en inmunológico (CMA) y nonimmunologic (CMI). Este último sigue siendo un término general que comprende varias condiciones y requiere la diferenciación adicional.

Ann Allergy Asthma Immunol. DEC 2002; 89 (6 Suppl 1): 56-60

Base estructural de la especificidad en b-galactosidasa tetramérica del lactis de Kluyveromyces.

La b-galactosidasa o la lactasa es una enzima muy importante en la industria alimentaria, siendo ésa del lactis de Kluyveromyces de la levadura el más ampliamente utilizado. Aquí divulgamos su estructura tridimensional en el estado libre y complexed con la galactosa del producto. El monómero dobla en cinco ámbitos en un modelo conservado con las enzimas del prokaryote de la familia GH2, aunque dos inserciones largas en los ámbitos 2 y 3 sean únicas y relacionadas a la oligomerización y a la especificidad. La enzima tetramérica es un dimero de dimeros, con una energía de disociación más alta para los dimeros que para su asamblea. Dos centros activos están situados en el interfaz dentro de cada dimero en un canal estrecho. La inserción en el ámbito 3 resalta en este canal y hace vínculos supuestos con la mitad de la aglucona de lactosa atracada. A pesar de características estructurales comunes se relacionó con la función, los determinantes del mecanismo de la reacción propuesto para la b-galactosidasa de Escherichia Coli no se encuentran en el sitio activo de la enzima del lactis del K. Ésta es la estructura cristalina de la primera radiografía para una b-galactosidasa usada en la transformación de los alimentos.

Biol de J Struct. El 2012 de febrero; 177(2): 392-401

Manipulación dietética de la fermentación colónica de sobremesa de la lactosa: II. Adición de beta-galactosidasas exógenas, microbianas en la hora de comer.

La viabilidad y la eficacia de añadir las enzimas microbianas de la beta-galactosidasa directamente a la leche a la hora del consumo fueron exploradas en lactosa-malabsorbers adulta. La prueba de respiración del hidrógeno, y en una ocasión, la subida de la glucosa en sangre, fue utilizada como índices de lo completo de la hidrólisis del intraintestinal y de la absorción de la lactosa de la leche. Cuando está añadido a 360 ml de la vaca 18 con leche g de la lactosa, dosificaciones empíricas de tres beta-galactosidasas--uno de Kluyveromyces (levadura) y dos del aspergillus (fungicida)--tenía cierta eficacia en la reducción de la excreción de sobremesa H2, aunque no hay in vivo tratamiento en las dosificaciones elegidas tan eficaz como la preincubación de la leche in vitro. La enzima de la levadura también redujo frecuencia del síntoma con respecto a la leche intacta y aumentó subidas de sobremesa de la glucosa en sangre. La terapia del reemplazo con beta-galactosidasas exógenas, de categoría alimenticia puede proporcionar una intervención útil para reducir intolerancia de la mala absorción y de la leche de la lactosa en individuos con deficiencia primaria de la lactasa.

J Clin Nutr. El 1985 de febrero; 41(2): 209-21

La relación entre los resultados de la prueba de la tolerancia de lactosa y los síntomas de la intolerancia a la lactosa.

OBJETIVO: Un estándar para la evaluación de la mala absorción de la lactosa no existe. Según lo medido por las pruebas de la tolerancia de lactosa, el aumento escaso en glucosa en sangre o la excreción creciente del hidrógeno de la respiración (H2) después de la ingestión de la lactosa se mira como patológica. En este estudio, hemos intentado aclarar la relación entre los resultados de la prueba de la tolerancia de lactosa y los síntomas después de que un desafío de la lactosa. Esta relación pudo ser un indicador para la validez de la prueba. MÉTODOS: En un estudio anticipado, 309 pacientes consecutivos con la mala absorción sospechosa de la lactosa experimentaron una prueba de la tolerancia de lactosa. Después del consumo de 50 g de lactosa, las concentraciones de la glucosa en sangre y de la respiración H2 fueron medidas. Durante la prueba (minuto 240), la severidad del hinchazón, la flatulencia, la distensión abdominal, y la diarrea fueron anotadas semiquantitativo como 0, 1, o 2. La suma individual de estas cuatro cuentas era calculada y denotó como la cuenta total del síntoma (TSS). Todos los temas fueron clasificados según sus TSS para comparar síntomas con la concentración máxima breath-H2 y para cambiar en la concentración de la glucosa en sangre, respectivamente. RESULTADOS: La respuesta de la glucosa y de la respiración H2 era patológica en 51,1 y 39,5% de casos, respectivamente. Un aumento de manera gradual en TSS de 1 punto fue asociado a un aumento significativo (p < 0,05) en la concentración mala del pico H2. Sin embargo, un incremento perceptiblemente más bajo de la glucosa comparado con los pacientes con los TSS de 0 fue encontrado solamente en pacientes con los TSS de 2 o 4. La cuenta mala del síntoma diferenció perceptiblemente entre las pruebas de respiración positivas y negativas (p < 0,001), pero no diferenció entre los resultados positivos y negativos de la respuesta de la glucosa. CONCLUSIONES: Este estudio muestra que los síntomas del SOLDADO ENROLLADO EN EL EJÉRCITO después de un desafío de la lactosa están asociados fuertemente a la cantidad de la excreción H2. La relación entre el aumento en la concentración de la glucosa y los síntomas después de una carga de la lactosa es menos evidente. Así, la prueba de respiración H2 parece ser superior a la medida del incremento de la glucosa en sangre como herramienta de diagnóstico en la mala absorción de la lactosa, aunque el valor profético verdadero de esta prueba solamente pueda ser resuelto después de un período de tratamiento dietético.

J Gastroenterol. El 1997 de junio; 92(6): 981-4

La abajo-regulación genético programada de la lactasa en niños.

FONDO Y OBJETIVOS: La actividad intestinal de la lactasa es alta en todos los bebés humanos sanos, pero en adultos que un polimorfismo genético, que actúa en cis al gen de la lactasa, determina la expresión y la actividad altas o bajas del ARN de mensajero (mRNA) (persistencia y nonpersistence de la lactasa, respectivamente). Nuestro objetivo era investigar el inicio de la expresión de este polimorfismo en niños. MÉTODOS: Las actividades eran analizadas en relación con edad en especímenes normales de la biopsia de una colección de 20 años de especímenes de diagnóstico. En un sistema más pequeño de 32 muestras, envejecido 2-132 meses, el ARN fue extraído para la reacción en cadena semiquantitativa de polimerasa de la reverso-transcripción. Los polimorfismos del marcador fueron utilizados para determinar el origen alélico de las transcripciones del mRNA de la lactasa. RESULTADOS: El análisis de 866 niños mostró a pruebas que el polimorfismo de la persistencia/del nonpersistence de la lactasa comenzó antes de 5 años de edad. Los 32 niños probados tenían la alta lactasa mRNA y actividad. Seis niños envejecieron 2-16 meses mostraron la expresión igual de dos alelos, 2 niños envejecidos 7 y 14 meses mostraron la expresión levemente asimétrica, y 7 niños envejecieron 22-132 meses mostrados la expresión muy asimétrica, el segundo alelo que era imperceptible en el de 11 años, según lo visto previamente en adultos lactasa-persistentes del heterocigoto. CONCLUSIONES: La abajo-regulación genético programada del gen de la lactasa es perceptible en niños a partir del segundo año de vida, aunque el inicio y el grado sean algo variables.

Gastroenterología. El 1998 de junio; 114(6): 1230-6