Venta del cuidado de piel de Life Extension

Extractos

Life Extension revista febrero de 2012
Extractos

Glucosa de sobremesa

Las bayas modifican la respuesta de sobremesa de la glucosa del plasma a la sucrosa en temas sanos.

La sucrosa aumenta concentraciones de sobremesa de la glucosa en sangre, y las dietas con una alta respuesta glycaemic se pueden asociar al riesgo creciente de obesidad, de tipo - la diabetes 2 y de CVD. Los estudios anteriores han sugerido que los polifenoles pueden influenciar la digestión del carbohidrato y absorción y glycaemia de tal modo de sobremesa. Las bayas son fuentes ricas de diversos polifenoles y los productos de la baya se consumen típicamente con sucrosa. Investigamos el efecto glycaemic de un puré de la baya hecho de arándanos, de grosellas negras, de arándanos y de fresas, y azucarado con sucrosa, con respecto a la sucrosa con el ajuste de carbohidratos disponibles. Un total de doce temas sanos (once mujeres y un hombre, envejecidos 25-69 años) con glucosa de ayuno normal del plasma injirieron 150 g del puré de la baya con sucrosa de 35 g o de una carga de la sucrosa del control en un diseño de cruce seleccionado al azar, controlado. Después del consumo de la comida de la baya, las concentraciones de la glucosa del plasma eran perceptiblemente más bajas en 15 y 30 mínimos (P < 0,05, P < 0,01, respectivamente) y perceptiblemente más altos en el minuto 150 (P < 0,05) comparado con la comida del control. La concentración máxima de la glucosa fue alcanzada en el minuto 45 después de la comida de la baya y en el minuto 30 después de la comida del control. El aumento máximo de la línea de fondo era 1,0 mmol/l más pequeño (P = 0,002) después de la ingestión de la comida de la baya. No había diferencia estadístico significativa en el área de 3 h debajo de la curva de respuesta de la glucosa. Estos resultados muestran que las bayas ricas en polifenoles disminuyen la respuesta de sobremesa de la glucosa de la sucrosa en temas sanos. La respuesta glycaemic retrasada y atenuada indica la digestión y/o la absorción reducidas de la sucrosa de la comida de la baya.

Br J Nutr. El 2010 de abril; 103(8): 1094-7

Una dieta MUFA-rica mejora la glucosa, el lípido y las respuestas posprandial GLP-1 en temas insulina-resistentes.

OBJETIVO: Para estudiar los efectos de tres dietas del peso-mantenimiento con diversa composición macronutrient sobre el carbohidrato, el metabolismo de lípido, la insulina y niveles del incretin en temas insulina-resistentes. MÉTODOS: Un estudio anticipado fue realizado en once (7 W, M) el descendiente 4 de obeso y tipo - 2 pacientes de la diabetes. Los temas tenían BMI > 25 Kg/m2, circunferencia de la cintura (hombres/mujeres) > 102/88, HBA1c < 6,5% y fueron mirados como insulina-resistente después de un OGTT (Matsuda ISIm <4). Fueron divididos aleatoriamente en tres grupos y experimentaron tres períodos dietéticos cada uno de 28 días en un diseño de cruce: a) adiete arriba en la grasa saturada (SAT), b) los ricos de la dieta en la grasa monounsaturated (MUFA; Dieta mediterránea) y c) ricos de la dieta en el carbohidrato (CHO). RESULTADOS: Los gastos energéticos del peso corporal y de reclinación hicieron no cambiado durante los tres períodos dietéticos. Las concentraciones de ayuno de la glucosa del suero bajaron durante MUFA-rico y las dietas CHO-ricas comparadas con el alto-SAT adietan (5,02 +/- 0,1, 5,03 +/- 0,1, 5,50 +/- 0,2 mmol/L, respectivamente. Anova < 0,05). La dieta MUFA-rica mejoró sensibilidad de la insulina, según lo indicado por una resistencia más baja de la análisis-insulina del modelo del homeostasis (HOMA-ir), comparada con CHO-rico y las dietas alto-SAT (2,32 +/- 0,3, 2,52 +/- 0,4, 2,72 +/- 0,4, respectivamente, Anova < 0,01). Después de un MUFA-rico y de un alto-SAT desayuna (443 kcal) el área integrada de sobremesa debajo de la curva (AUC) de la glucosa y la insulina fue bajada comparó con el desayuno CHO-rico isocalórico (7,8 +/- 1,3, 5,84 +/- 1,2, mmol 11,9 +/- 2,7. 180 min/L, Anova < 0,05; y 1004 +/- 147, 1253 +/- 140, pmol 2667 +/- 329. 180 min/L, Anova <0.01, respectivamente); mientras que el integrado glucagón-como la respuesta peptide-1 aumentó con los desayunos de MUFA y del SAT comparados con las comidas CHO-ricas isocalóricas (4,22 +/- 0,7, 4,34 +/- 1,1, 1,85 +/- 1,1, respectivamente, Anova < 0,05). El ayuno y las concentraciones de sobremesa del colesterol de HDL subieron con dietas MUFA-ricas, y el AUCs del triacilglicerol bajó con la dieta CHO-rica. La concentración semejantemente de ayuno del proinsulin (pi) bajó, mientras que el ratio estimulado PI/I no fue cambiado por dieta MUFA-rica. CONCLUSIONES: El mantenimiento del peso con una dieta MUFA-rica mejora el HOMA-ir y niveles de ayuno del proinsulin en temas insulina-resistentes. La ingestión de un desayuno a base de aceite verde oliva virginal disminuyó concentraciones de sobremesa de la glucosa y de la insulina, y las concentraciones crecientes HDL-C y GLP-1 con respecto a dieta CHO-rica.

J Coll Nutr. El 2007 de oct; 26(5): 434-44

Niveles mediterráneos de la sensibilidad de la dieta y de la insulina, del perfil del lípido y de presión arterial, en gente gorda y obesa; el estudio de la Atica.

FONDO: Apuntamos investigar si los adultos gordos y obesos “cercanos” a una mejor insulina del presente mediterráneo de la dieta, lípidos perfilan y mejoran niveles de la presión, comparado a los individuos cerca de una dieta occidentalizada. MÉTODOS: El estudio de la Atica es una cohorte sobre la base de la población que ha alistado aleatoriamente 3042 hombres y mujeres adultos, estratificados por la edad - género, de la mayor área de Atenas, durante 2001-2002. De ellos, en este trabajo eran han estudiado a 1762 participantes con exceso del peso corporal, significando el exceso de peso (BMI: 25-29.9 kg/m2) y obeso (BMI>30 kg/m2). 1064 eran hombres y 698 mujeres (20-89 años). La adherencia a la dieta mediterránea fue evaluada a través de una dieta-cuenta que fue basada en un cuestionario validado de la comida-frecuencia. La presión arterial fue medida y glucosa, insulina y los lípidos también de ayuno de la sangre. La sensibilidad de la insulina también fue evaluada por el acercamiento de la evaluación del modelo del homeostasis (HOMA) (glucosa x insulin/22.5). RESULTADOS: Los individuos con exceso de peso del cuerpo en el tertile más alto de la cuenta de la dieta, eran más insulina sensible que ésos en el tertile más bajo (11,4% HOMA más bajos, p = 0,06), tenían niveles inferiores del 13% del colesterol total (p = 0,001) y disminución de 3 mmHg de los niveles de presión arterial sistólicos (p < 0,001), cuando estaban ajustada según edad, sexo y BMI. El análisis multivariante después de tener en cuenta varios factores de confusión demostró que la sensibilidad de la insulina, el colesterol total y la presión arterial sistólica fueron correlacionados independientemente pero solamente modesto con dieta mediterránea en gente con exceso de peso del cuerpo. CONCLUSIÓN: La adherencia a la dieta mediterránea se asocia modesto a una mejor sensibilidad de la insulina, a los niveles inferiores del colesterol total y a los niveles inferiores de la presión arterial sistólica en temas gordos y obesos. Esto puede sugerir eso comparada a la población en general, el efecto beneficioso de esta dieta en el sistema cardiovascular de exceso de gente del peso corporal es limitado.

Salud SID de los lípidos. 19 de septiembre 2007; 6:22

La adherencia a la dieta mediterránea atenúa proceso de la inflamación y de la coagulación en adultos sanos: ATTICA Study.

OBJETIVOS: Estudiamos el efecto de la dieta mediterránea sobre los niveles de la proteína C-reactiva (CRP), cuentas de glóbulo blancas, interleukin (IL) - 6, factor de necrosis de tumor (TNF) del plasma - alfa, el amiloide A, fibrinógeno, y homocisteina. FONDO: Según mi entender, los mecanismos por los cuales la dieta mediterránea reduce riesgo cardiovascular no están bien entendidos. MÉTODOS: Durante el 2001 a 2002 período, alistamos aleatoriamente 1.514 años de los hombres (18 a 87) y 1.528 años de las mujeres (18 a 89) del área de la Atica de Grecia (de éstos, el 5% de hombres y el 3% de mujeres fueron excluidos debido a una historia de la enfermedad cardiovascular). Entre varios factores, la adherencia a la dieta mediterránea fue evaluada por una cuenta de la dieta que incorporó las características inherentes de esta dieta. Valores más altos de la cuenta significaron una adherencia más cercana a la dieta mediterránea. RESULTADOS: Los participantes que estaban en el tertile más alto de la cuenta de la dieta tenían, por término medio, niveles más bajos del 20% CRP (p = 0,015), niveles más bajos IL-6 del 17% (p = 0,025), niveles más bajos de la homocisteina del 15% (p = 0,031), cuentas de glóbulo blancas más bajas del 14% (p = 0,001), y niveles más bajos el fibrinógeno del 6% (p = 0,025), con respecto a ésos en el tertile más bajo. Los hallazgos seguían siendo significativos incluso después los diversos ajustes fueron hechos. Las asociaciones de la frontera fueron encontradas con respecto TNF-alfa (p = 0,076), niveles del amiloide A (p = 0,19), y a cuenta de la dieta. CONCLUSIONES: La adherencia a la dieta mediterránea tradicional fue asociada a una reducción en las concentraciones de marcadores de la inflamación y de la coagulación. Esto puede explicar en parte las acciones beneficiosas de esta dieta en el sistema cardiovascular.

J Coll Cardiol. 7 de julio 2004; 44(1): 152-8

Efectos nocivos de la fructosa dietética.

El consumo de fructosa, sobre todo del jarabe de maíz de alto grado de fructosa (HFCS), ha aumentado considerablemente de los Estados Unidos durante el último varias décadas. La toma de HFCS puede ahora exceder el del otro edulcorante calórico principal, sucrosa. Algunos nutricionistas creen que la fructosa es una forma más segura de azúcar que la sucrosa, particularmente para la gente con la diabetes mellitus, porque no afecta al contrario a la regulación de la glucosa en sangre, por lo menos a corto plazo. Sin embargo, la fructosa tiene efectos potencialmente dañinos sobre otros aspectos del metabolismo. Particularmente, la fructosa es un azúcar reductor potente que promueve la formación de productos finales avanzados tóxicos del glycation, que aparecen desempeñar un papel en el proceso del envejecimiento; en la patogenesia de las complicaciones vasculares, renales, y oculares de la diabetes; y en el desarrollo de la ateroesclerosis. La fructosa también se ha implicado como la causa principal de síntomas en algunos pacientes con diarrea crónica u otros disturbios funcionales del intestino. Además, el consumo excesivo de la fructosa puede ser responsable en la parte del predominio cada vez mayor de la obesidad, la diabetes mellitus, y la enfermedad del higado grasa sin alcohol. Aunque los efectos a largo plazo del consumo de la fructosa no se hayan estudiado adecuadamente en seres humanos, las pruebas disponibles sugieren que pueda ser más dañino que se reconoce generalmente. El grado al cual una persona pudo ser afectada al contrario por la fructosa dietética depende de la cantidad consumida y de tolerancia individual. Con algunas excepciones, las pequeñas cantidades de fructosa que ocurren naturalmente en frutas y verduras son relativamente poco probables tener efectos perjudiciales, y este comentario no se significan desalentar el consumo de estas comidas saludables.

Altern Med Rev. DEC 2005; 10(4): 294-306