Venta estupenda del análisis de sangre de Life Extension

Revista de Life Extension

Life Extension revista julio de 2011
Como lo vemos

Una epidemia de la negación

Por William Faloon
Circulaciones sanguíneas crónico hinchadas un culpable de la obesidad

Circulaciones sanguíneas crónico hinchadas un culpable de la obesidad

Otro culpable implicado en aumento de peso relativo a la edad es que nuestras circulaciones sanguíneas llegan a ser crónico hinchadas con glucosa, insulina, y triglicéridos.60-64 una razón de esto es que la gente de envejecimiento pierde su sensibilidad a la insulina.

Mientras que la glucosa acumula en la circulación sanguínea, el páncreas secreta la insulina para reducir la glucosa en sangre. (Tipo - 2 resultados de la diabetes cuando el páncreas puede producir no más bastante insulina para controlar niveles de azúcar de sangre mientras que las células en el cuerpo pierden sensibilidad a la insulina.) En presencia de la alta insulina de ayuno (hyperinsulinemia), la pérdida de peso continua puede llegar a ser difícil de alcanzar.

Una dieta alta en grasas malsanas y carbohidratos simples da lugar a niveles crónico elevados del triglicérido de la sangre. Estos triglicéridos más futuros empeoran sensibilidad de la insulina y contribuyen al dysregulation de la glucosa y a los niveles elevados de la insulina.65

La prolongada posición de Life Extension es que la prevención de la diabetes y de la obesidad comienza comiendo menos calorías. Futhermore, bloqueando el impacto negativo de exceso de cantidades de calorías simples del carbohidrato y de la grasa tomando los ciertos alimentos y/o drogas antes de que las comidas pesadas puedan también reducir la carga de la caloría.

Otros pasos para mejorar sensibilidad sistémica de la insulina pueden dar lugar a una revocación de los trastornos metabólicos asociados a obesidad, incluyendo la resistencia a la insulina observada en la mayoría de pacientes con el tipo - diabetes 2 mellitus.

Los temas del estudio que tomaban el nuevo extracto dual de la planta mostraron reducciones en niveles de sangre del triglicérido y de la glucosa.50 que esto indica que estas plantas están funcionando a través de un espectro amplio de actividades biológicas para corregir los desequilibrios metabólicos que son la base que predisponen a seres humanos del envejecimiento al aumento de peso.

Médicos impulsados reconocer epidemia de hoy de la obesidad

Pues escribía este editorial, un comentario apareció en el diario de American Medical Association (JAMA) que discutía las dificultades de examinar a pacientes obesos debido a la capa gruesa de tejido (gordo) adiposo que envuelve sus tejidos vitales. Sugirió que los médicos mejores se eduquen para asegurar el buen cuidado de pacientes obesos.67

El artículo del JAMA abierto indicando, “la noción del estándar el paciente de 70 kilogramos (154 libras) es anticuada.”

El hecho triste es que esta epidemia mortal se está separando a través de todas las edades incluyendo una mitad de 9-month-olds que sean ya obesos o gordos.68

Una nueva arma potente…

Según el Ministerio de Agricultura de los E.E.U.U., los americanos consumieron un suplemento 331 calorías cada día en el año 2006, comparado con 1978. Eso traduce a áspero 34 libras de grasas de cuerpo almacenadas.66

Virtualmente todo el mundo consume exceso de las calorías que podrían cortar sin la privación ellos mismos. No es irrazonable que un doctor pida que un paciente gordo determine qué calorías son las lo más menos posible importantes y suprimir éstos de su dieta normal. Los ejemplos están eliminando el pan y la mantequilla antes de una comida o de un postre después de una comida si éstos no son vitales a alcanzar de saciedad. Una vez que uno se acostumbra a las calorías del corte que no son ésa importante, es fácil permanecer lejos de ellas en el largo plazo. Un artículo en el problema de este mes de los fundadores del programa de la manera del CR vierte la nueva luz en las ventajas múltiples que ocurren cuando los seres humanos reducen sus cargas de la caloría.

Un problema en la cara del mundo occidental es más que consumen demasiadas calorías incluso cuando intentan recortar. Esta es la razón por la cual es tan importante para cualquier persona que intenta perder el peso (y vivir más de largo) para reducir el número de calorías injeridas que lo hagan en la circulación sanguínea. Afortunadamente, hay los alimentos y las medicaciones seguras que neutralizan las enzimas en el aparato digestivo que analizan la comida para la absorción rápida en la circulación sanguínea. Impulsamos a cualquier miembro gordo tomar los alimentos y/o las medicaciones antes de las comidas que impiden la absorción de la caloría para bajar la glucosa en sangre, la insulina, y los triglicéridos.

Una nueva arma potente…

Usted puede ser que piense que esa parte posterior que corta un pedazo en cuánto usted come y el impedimiento de la absorción de grasas y de carbohidratos inducirían considerable pérdida de peso. Para algunos individuos, la pérdida de peso significativa ocurrirá. Para los individuos más gordos y más obesos, sin embargo, necesitan mejorar la utilización de la caloría en el nivel celular y movilizar sus tiendas gordas de sobra para alcanzar un peso corporal seguro.

Afortunadamente, se ha desarrollado una tecnología dual nueva del extracto de la planta que funciona para inhibir el desarrollo de adipocytes hinchados, disfuncionales, para impedir la absorción de ácidos grasos en adipocytes, y para facilitar la avería de lípidos almacenados en adipocytes existentes.

El extracto dual de la planta descrito en el primer artículo en el problema de este mes proporciona una nueva arma potente para ésas que intentan alcanzar un peso corporal más sano, especialmente cuando se trata de reducir la grasa visceral obstinada que acumula en los vientres de tan muchos individuos del envejecimiento.

Para una vida más larga,

Para una vida más larga

William Faloon

Referencias

1. Disponible en: http://www.usatoday.com/news/health/2003-05-13-obesity-usat_x.htm. 21 de abril de 2011 alcanzado.

2. Disponible en: http://www.harrisinteractive.com/NewsRoom/HarrisPolls/tabid/447/mid/1508/articleId/558/ctl/ReadCustom%20Default/Default.aspx.
11 de abril de 2011 alcanzado.

3. La incidencia de Reeves GK, de Pirie K, de Beral V, y otros del cáncer y la mortalidad en relación con índice de masa corporal en millón de mujeres estudian: estudio ficticio. BMJ. 1 de diciembre 2007; 335(7630): 1134.

4. Calle EE, Kaaks R. Overweight, obesidad y cáncer: pruebas epidemiológicas y mecanismos propuestos. Nat Rev Cancer. El 2004 de agosto; 4(8): 579-91.

5. Schapira DV, Kumar NOTA, Lyman GH. Estimación de la reducción del riesgo del cáncer de seno con pérdida de peso. Cáncer. 15 de mayo 1991; 67(10): 2622-5.

6. Lorincz, Sukumar S. Molecular liga entre la obesidad y el cáncer de seno. Cáncer de Endocr Relat. 2006;13:279–92.

7. Cacerola SY, DesMeules M, Morrison H, interruptor de Wen. Obesidad, toma de la alta energía, falta de actividad física, y el riesgo de cáncer del riñón. Biomarkers Prev de Epidemiol del cáncer. DEC 2006; 15(12): 2453-60.

8. Ahrens W, Timmer A, Vyberg M, y otros factores de riesgo para el carcinoma biliar extrahepático de la zona en hombres: dolencias y forma de vida: resultados de un estudio multicentro europeo del caso-control. EUR J Gastroenterol Hepatol. El 2007 de agosto; 19(8): 623-30.

9. Ceschi M, Gutzwiller F, Moch H, Eichholzer M, Probst-Hensch nanómetro. Epidemiología y patofisiología de la obesidad como causa del cáncer. Suizo Med Wkly. 2007;137:50–6.

10. Obesidad de Despres JP, de Lemieux I. Abdominal y síndrome metabólico. Naturaleza. 14 de diciembre 2006; 444(7121): 881-7.

11. Hirani V, Zaninotto P, Primatesta P. Generalised y obesidad y riesgo abdominales de co-morbosidad de la diabetes, de la hipertensión y de la hipertensión-diabetes en Inglaterra. Salud pública Nutr. 2008 mayo; 11(5): 521-7.

12. Meisinger C, Doring A, Thorand B, Heier M, distribución de las grasas de cuerpo de Lowel H. y riesgo del tipo - diabetes 2 en la población en general: ¿hay diferencias entre los hombres y las mujeres? El estudio ficticio de MÓNICA KORA Augsburg. J Clin Nutr. El 2006 de sept; 84(3): 483-9.

13. Kenchaiah S, Evans JC, recaudación D, y otros obesidad y el riesgo de paro cardíaco. MED de N Inglés J. 1 de agosto 2002; 347(5): 305-13.

14. Logue J, HM de Murray, Galés P, y otros obesidad se asocia a enfermedad cardíaca coronaria fatal independientemente de factores y de la privación tradicionales de riesgo. Corazón. El 2011 de abril; 97(7): 564-8.

15. Arnlov J, Ingelsson E, Sundstrom J, Lind L. Impact del índice de masa corporal y del síndrome metabólico en el riesgo de enfermedad cardiovascular y de muerte en hombres de mediana edad. Circulación. 19 de enero 2010; 121(2): 230-6.

16. Wong CY, O'Moore-Sullivan T, Leano R, Byrne N, Beller E, TH de Marwick. Las alteraciones de características del miocardio ventriculares izquierdas se asociaron a obesidad. Circulación. 9 de noviembre 2004; 110(19): 3081-7.

17. Safar YO, Czernichow S, Blacher J. Obesity, tiesura arterial, y riesgo cardiovascular. J Soc Nephrol. El 2006 de abril; 17 (4 Suppl 2): S109-11.

18. Calabro P, Yeh Y. Adiposidad intrabdominal, inflamación, y riesgo cardiovascular: nueva penetración en riesgo cardiometabolic global. Representante de Curr Hypertens. El 2008 de febrero; 10(1): 32-8.

19. Suk SH, Sacco RL, Boden-Albala B, y otros obesidad y riesgo abdominales de movimiento isquémico: el estudio septentrional del movimiento de Manhattan. Movimiento. El 2003 de julio; 34(7): 1586-92.

20. Yatsuya H, Folsom AR, Yamagishi K, KE del norte, Brancati FL, Stevens las asociaciones de J. Race- y propio de cada sexo de las medidas de la obesidad con incidencia isquémica del movimiento en el riesgo de la ateroesclerosis en las comunidades (ARIC) estudia. Movimiento. El 2010 de marcha; 41(3): 417-25.

21. O'Donnell MJ, Javier D, factores de Liu L, y otros de riesgo para el movimiento aemorrhagic isquémico e intracerebral en 22 países (el estudio de INTERSTROKE): un estudio del caso-control. Lanceta. 10 de julio 2010; 376(9735): 112-23.

22. Kurth T, Gaziano JM, Berger K, y otros índice de masa corporal y el riesgo de movimiento en hombres. MED del interno del arco. 9-23 de diciembre 2002; 162(22): 2557-62.

23. Bosnar-Pureti M, Basi-KES V, Jurasi MJ, Zavoreo I, Demarin V. La asociación de la obesidad y de la enfermedad cerebrovascular en adultos jovenes--un estudio experimental. Croata de Clin del acta. El 2009 de sept; 48(3): 295-8.

24. Disponible en: http://www.wfaa.com/news/health/Study-75-percent-of-Americans-will-be-overweight-by-2020-103639534.html. 21 de abril de 2011 alcanzado.

25. Disponible en: http://www.unitedhealthgroup.com/hrm/UNH_WorkingPaper5_FactSheet.pdf. 12 de abril de 2011 alcanzado.

26. Krotkiewski M, Bjorntorp P, Sjostrom L, Smith U. Impact de la obesidad en metabolismo en hombres y mujeres. Importancia de la distribución regional del tejido adiposo. J Clin invierte. El 1983 de sept; 72(3): 1150-62.

27. Arner E, Westermark PO, Spalding kilolitro, y otros volumen de ventas de Adipocyte: importancia a la morfología humana del tejido adiposo. Diabetes. El 2010 de enero; 59(1): 105-9.

28. Karlsson EA, Beck mA. La carga de la obesidad en enfermedad infecciosa. MED del Biol del Exp (Maywood). DEC 2010; 235(12): 1412-24.

29. Smith AG, PA de Sheridan, arpa JB, Beck mA. los ratones obesos Dieta-inducidos han aumentado mortalidad y han alterado inmunorespuestas cuando están infectados con el virus de gripe. J Nutr. 2007 mayo; 137(5): 1236-43.

30. Louie JK, Acosta M, Samuel bujía métrica, y otros. Un factor de riesgo nuevo para un virus nuevo: obesidad y 2009 gripe pandémica A (H1N1). Clin infecta el SID. El 2011 de febrero; 52(3): 301-12.

31. Karlsson EA, PA de Sheridan, Beck mA. la obesidad Dieta-inducida empeora la respuesta de la memoria del linfocito T a la infección del virus de gripe. J Immunol. 15 de marzo 2010; 184(6): 3127-33.

32. SG de Leveille, cc pequenito, Iezzoni LI. Tendencias en obesidad y artritis entre los nacidos en el baby boom y sus precursores, 1971-2002. Salud pública de la J. El 2005 de sept; 95(9): 1607-13.

33. Voigt LF, Koepsell TD, Nelson JL, CE de Dugowson, JR de Daling. El fumar, obesidad, consumo del alcohol, y el riesgo de artritis reumatoide. Epidemiología. El 1994 de sept; 5(5): 525-32.

34. EM de Badley, Ansari H. Arthritis y limitaciones artritis-atribuibles de la actividad en los Estados Unidos y el Canadá: una comparación fronteriza. Cuidado Res (Hoboken) de la artritis. El 2010 de marcha; 62(3): 308-15.

35. Disponible en: http://www.cdc.gov/mmwr/pdf/wk/mm5939.pdf. 12 de abril de 2011 alcanzado.

36. O'Shea D, Cawood TJ, O'Farrelly C, células de asesino naturales de Lynch L. en obesidad: función empeorada y susceptibilidad creciente a los efectos del humo del cigarrillo. PLoS uno. 25 de enero 2010; 5(1): e8660.

37. Disponible en: http://www.nature.com/oby/journal/v17/n3/full/oby2008565a.html. 13 de abril de 2011 alcanzado.

38. Disponible en: http://endo.endojournals.org/cgi/reprint/149/7/3370.pdf. 13 de abril de 2011 alcanzado.

39. Cubo H, Beutel G, Kielstein JT. inmunodeficiencia Obesidad-relacionada en pacientes con la gripe pandémica H1N1. La lanceta infecta el SID. El 2011 de enero; 11(1): 14-5.

40. Centros para el control y prevención de enfermedades (CDC). Pacientes hospitalizados con la infección nueva del virus de la gripe A (H1N1) - California, abril-mayo de 2009. Representante mortal de MMWR Morb Wkly. 22 de mayo 2009; 58(19): 536-41.

41. Critique a CY, Gao Y, Chen JW, y otros eficacia del acarbose en temas chinos con tolerancia empeorada de la glucosa. Diabetes Res Clin Pract. El 2003 de sept; 61(3): 183-90.

42. Hauner H. El impacto de la farmacoterapia en la gestión del peso en el tipo - diabetes 2. Internacional J Obes Relat Metab Disord. El 1999 de junio; 23 Suppl 7: S12-7.

43. Golay A. Metformin y peso corporal. Internacional J Obes (Lond). El 2008 de enero; 32(1): 61-72.

44. Desilets AR, Dhakal-Karki S, Dunican kc. Papel del metformin para la gestión del peso en pacientes sin el tipo - diabetes 2. Ann Pharmacother. El 2008 de junio; 42(6): 817-26.

45. Paolisso G, Amato L, Eccellente R, y otros efecto del metformin sobre toma de comida en temas obesos. El EUR J Clin invierte. El 1998 de junio; 28(6): 441-6.

46. Fontbonne A, Charles mA, I Juhan-vago, y otros. El efecto del metformin sobre las anormalidades metabólicas se asoció a la distribución de las grasas de cuerpo superior. Resultados del ensayo de BIGPRO 1. Cuidado de la diabetes. El 1996 de sept.; 19:920-6.

47. Berrington de Gonzalez A, JR de Hartge P, de Cerhan, y otros índice de masa corporal y mortalidad entre 1,46 millones de adultos blancos. MED de N Inglés J. 2 de diciembre 2010; 363(23): 2211-9.

48. Guo W, Pirtskhalava T, Tchkonia T, y otros envejeciendo da lugar a susceptibilidad paradójica de los progenitores de la célula gorda al lipotoxicity. J Physiol Endocrinol Metab. El 2007 de abril; 292(4): E1041-51.

49. Resultados basados en el análisis inicial de los datos inéditos de la investigación.

50. Lau FC, Golakoti T, Krishnaraju sistema de pesos americano, Sengupta K, Bagchi D. Efficacy y tolerabilidad de Merastin™- A seleccionada al azar, estudio de doble anonimato, placebo-controlado. FASEB J. abril de 2011; 25: (Haciendo frente al suplemento abstracto) 601,9. Presentado en la biología experimental 2011, Washington, DC. 10 de abril de 2011. No. 601,9, cartel no A278 del programa.

51. Yamauchi T, Kamon J, Waki H, y otros. El adiponectin gordo-derivado de la hormona invierte la resistencia a la insulina asociada a lipoatrofia y a obesidad. Nat Med. 2001;7:941-6.

52. BI de Shand, Scott RS, PA de la anciano, George P.M. Adiponectin del plasma en individuos gordos, nondiabetic con o sin resistencia a la insulina. Diabetes Obes Metab. El 2003 de sept; 5(5): 349-53.

53. Yamamoto Y, Hirose H, Saito I, Nishikai K, Saruta T. Adeponectin, una proteína adipocyte-derivada, predice la resistencia a la insulina futura: estudio complementario de dos años en la población japonesa. J Clin Endocrinol Metab. El 2004 de enero; 89(1): 87-90.

54. Ryo M, Nakamura T, Kihara S, y otros Adeponectin como biomarker del síndrome metabólico. Circ J. el 2004 de nov; 68(11): 975-81.

55. Fasshauer M, Paschke R, Stumvoll M. Adeponectin, obesidad, y enfermedad cardiovascular. Biochimie. El 2004 de nov; 86(11): 779-84.

56. Pischon T, Girman CJ, Hotamisligil GS, Rifai N, Hu FB, Rimm EB. Niveles del adiponectin del plasma y riesgo de infarto del miocardio en hombres. JAMA. 7 de julio 2004; 292(1): 40.

57. Han SH, Quon MJ, Kim JA, KOH KK. Adeponectin y enfermedad cardiovascular: respuesta a las intervenciones terapéuticas. J Coll Cardiol. 6 de febrero 2007; 49(5): 531-8.

58. Kumada M, Kihara S, Sumitsuji S, y otros asociación del hypoadiponectinemia con enfermedad de la arteria coronaria en hombres. Biol de Arterioscler Thromb Vasc. 1 de enero 2003; 23(1): 85-9.

59. Okui H, Hamasaki S, Ishida S, y otros Adeponectin es un mejor calculador de la función endotelial de la arteria coronaria que HOMA-R, índice de masa corporal, la insulina immunoreactive, o los triglicéridos. Internacional J Cardiol. 7 de mayo 2008; 126(1): 53-61.

60. Ribeiro RT, Afonso RA, P.M. de Guarino, P.M. de Macedo. Pérdida de sensibilización de sobremesa de la insulina durante el envejecimiento. J Gerontol un Biol Sci Med Sci. El 2008 de junio; 63(6): 560-5.

61. Preuss hectogramo. Efectos de las perturbaciones de la glucosa/de la insulina sobre el envejecimiento y de los trastornos crónicos del envejecimiento: las pruebas. J Coll Nutr. El 1997 de oct; 16(5): 397-403.

62. Godsland SI, ladrón D, Walton C, Wynn V, Oliverio frecuencia intermedia. Influencia de la resistencia a la insulina, de la secreción, y de la liquidación en el colesterol de suero, los triglicéridos, el colesterol de la lipoproteína, y la presión arterial en hombres sanos. Arterioscler Thromb. El 1992 de sept; 12(9): 1030-5.

63. Ginsberg HN, Zhang YL, Hernández-Ono A. Regulation de los triglicéridos del plasma en resistencia a la insulina y diabetes. Arco Med Res. 2005 mayo-junio; 36(3): 232-40.

64. Simental-Mendía LE, Rodriguez-Moran M, Guerrero-Romero F. El producto de la glucosa y de los triglicéridos de ayuno como sustituto para identificar resistencia a la insulina en temas al parecer sanos. Metab Syndr Relat Disord. DEC 2008; 6(4): 299-304.

65. Chalkley SM, Hettiarachchi M, Chisholm DJ, Kraegen guerra electrónica. La alimentación de alto grado en grasas a largo plazo lleva a la resistencia a la insulina severa pero no a la diabetes en las ratas de Wistar. J Physiol Endocrinol Metab. El 2002 de junio; 282(6): E1231-8.

66. Disponible en: http://blogs.wsj.com/health/2010/05/12/white-house-obesity-report-suggests-more-pe-is-not-enough/. 13 de abril de 2011 alcanzado.

67. Seda AW, McTigue kilómetro. Reexamen del examen físico para los pacientes obesos.
JAMA. 12 de enero 2011; 305(2): 193-4.

68. Musgo BG, Yeaton WH. Trayectorias del peso de los niños jovenes y factores de riesgo asociados: resultados de la cohorte longitudinal del Estudio-nacimiento de la niñez temprana. Salud Promot de la J. 2011 enero-febrero; 25(3): 190-8.

  • Página
  • 1
  • 2