Venta del cuidado de piel de Life Extension

Extractos

Life Extension revista diciembre de 2011
Extractos

Radioterapia

radioterapia Órgano-escasamente para el cáncer de cabeza y cuello.

Para mejorar el tumor locorregional controle y la supervivencia en pacientes con el cáncer de cabeza y cuello localmente avanzado (HNC), terapia se intensifica usando radioterapia alterada del fraccionamiento o la quimioterapia concomitante. Sin embargo, la intensificación de la terapia se ha asociado a efectos tóxicos agudos y últimos crecientes. Se espera que el uso de las técnicas avanzadas de la radiación, tales como radioterapia conformal 3D y radioterapia modulada en función de la intensidad, mejore el índice terapéutico de la radioterapia para HNC limitando la dosis a los órganos críticos y posiblemente aumentando control locorregional del tumor. Hasta la fecha, las críticas han cubierto la prevención y el tratamiento del xerostomia y de la disfagia inducidos por radiación, pero pocos artículos han discutido la prevención de la pérdida de oído, de la necrosis del cerebro, de la parálisis del nervio craneal y del osteoradionecrosis de la mandíbula, que son todos complicaciones potenciales de la radioterapia para HNC. Este comentario describe los esfuerzos para prevenir complicaciones terapia-relacionadas presentando las pruebas avanzadas con respecto a tecnología avanzada de la radioterapia como acercamiento órgano-escasamente.

Nat Rev Clin Oncol. 26 de julio 2011.

Implicaciones clínicas de la radio-necrosis al cirujano de la cabeza y del cuello.

La necrosis de la radiación es una de las complicaciones más serias del tratamiento de las malignidades de la cabeza y del cuello. Mientras que la radioterapia se utiliza más con frecuencia como modalidad primaria y conjuntamente con la quimioterapia y la cirugía, el cirujano de la cabeza y del cuello necesita poder prevenir y reconocer las muestras y los síntomas a menudo sutiles de la necrosis de la radiación. Los síntomas de la necrosis pueden imitar la repetición del cáncer, que presenta un dilema de diagnóstico, porque la biopsia quirúrgica agresiva puede empeorar necrosis y contribuir a la formación de una fístula. Este comentario proporciona una breve discusión de las opciones del diagnóstico y del tratamiento para el osteoradionecrosis y chondroradionecrosis en la cabeza y el cuello.

Cuello Surg de la cabeza de Curr Opin Otolaryngol. El 2003 de abril; 11(2): 103-6.

Riesgo creciente de movimiento isquémico después de la radioterapia en el cuello en años más jovenes de los pacientes de 60.

PROPÓSITO: Para estimar el riesgo de movimiento isquémico en los pacientes irradiados para la cabeza y cuello tumors.PATIENTS Y MÉTODOS: La incidencia del movimiento isquémico fue determinada en 367 pacientes con los tumores de la cabeza y del cuello (162 carcinomas de la laringe, 114 adenomas pleomórficos, y 91 carcinomas parótidos) que habían sido tratados con la radioterapia local (RT) en años más jovenes de una edad de 60. El riesgo relativo (RR) de movimiento isquémico era resuelto en comparación con tarifas de la población de un registro de la movimiento-incidencia, ajustado según sexo y edad. Otros factores de riesgo para el movimiento (hipertensión, el fumar, hipercolesterolemia, diabetes mellitus [DM]) fueron registrados. El tiempo mediano de la continuación después de que el RT fuera 7,7 años (3.011 personas-año de continuación). RESULTADOS: Catorce casos de movimiento ocurrieron (esperado, 2,5; RR, 5,6; intervalo de confianza del 95% [ci], 3,1 a 9,4): ocho en pacientes con el carcinoma laríngeo (esperado, 1,56; RR, 5,1; Ci del 95%, 2,2 a 10,1), cuatro en los pacientes pleomórficos del adenoma (esperados, 0,71; RR, 5,7; Ci del 95%, 1,5 a 14,5), y dos en los pacientes parótidos del carcinoma (esperados, 0,24; RR, 8,5, ci del 95%, 1,0 a 30,6). Cinco de seis movimientos en los pacientes irradiados para un tumor parótido ocurrieron en el lado ipsolateral. El análisis de otros factores de riesgo para la enfermedad cerebrovascular mostró la hipertensión y el DM para causar un aumento del RR después del RT. Después de que la continuación de más de 10 años, el RR fuera 10,1 (ci del 95%, 4,4 a 20,0). El riesgo acumulativo de 15 años de movimiento después de que el RT en el cuello fuera 12,0% (ci del 95%, 6,5% a 21,4%). CONCLUSIÓN: Éste es el primer estudio para demostrar un riesgo creciente de movimiento después del RT en el cuello. Durante la continuación médica, las medidas preventivas se deben tomar para reducir el impacto de los factores de riesgo para la enfermedad cerebrovascular, para disminuir el movimiento en estos pacientes.

J Clin Oncol. 1 de enero 2002; 20(1): 282-8.

La mortalidad de la enfermedad de la arteria coronaria en pacientes trató para la linfoma de Hodgkin.

Los autores condujeron un estudio complementario de la asociación entre la irradiación, la quimioterapia, y la mortalidad mediastínicas de la enfermedad de la arteria coronaria en 4665 pacientes tratados para la linfoma de Hodgkin. Los temas del estudio fueron seguidos después de la diagnosis de la linfoma de Hodgkin hasta muerte o de la fecha límite del estudio. La duración media de la continuación era 7 años; 2415 pacientes murieron, y 124 casos de enfermedad de la arteria coronaria fueron identificados de partidas de defunción, incluyendo 68 casos de infarto del miocardio agudo. Los riesgos relativos edad-ajustados (RR) de muerte con cualquier enfermedad de la arteria coronaria después de que irradiación mediastínica y después de que la quimioterapia fuera 1,87 (el intervalo de confianza del 95% [ci], 0,92 a 3,80) y 1,28 (ci, 0,77 a 2,15), respectivamente. Un riesgo perceptiblemente creciente de muerte en el infarto del miocardio de la subcategoría fue observado después de la irradiación mediastínica (RR, 2,56; Ci, 1,11 a 5,93) pero no después de la quimioterapia (RR, 0,97; Ci, 0,53 a 1,77). Estos resultados apoyan la hipótesis que la radioterapia al mediastino aumenta el riesgo de enfermedad de la arteria coronaria.

Cáncer. 1 de marzo 1992; 69(5): 1241-7.

Las complicaciones a largo plazo se asociaron a cirugía y a radioterapia de la pecho-protección.

FONDO: la cirugía de la Pecho-protección más la radioterapia se ha convertido en la asistencia estándar para el cáncer de seno de la temprano-etapa; evaluamos sus complicaciones a largo plazo. MÉTODOS: Seleccionamos a los pacientes tratados con cirugía y radioterapia entre enero de 1990 y diciembre de 1992 (una era en la cual las dosificaciones estándar de la radiación fueron utilizadas) con la continuación por lo menos 1 año. Supervisaron a los pacientes anticipado para las complicaciones tratamiento-relacionadas. El tiempo mediano de la continuación era 89 meses. RESULTADOS: Un total de 294 pacientes cumplieron los criterios de selección. El grado 2 o últimas complicaciones más altas fue identificado en 29 pacientes y el edema incluido en 13 pacientes, fibrosis del brazo de la piel del pecho en 12, disminuyó la gama del movimiento en 4, neumonitis en 2, neuropatía en 2, necrosis gorda en 1, y la fractura de la costilla en 1. edemas del brazo era más común después de lumpectomy más la disección del nodo axilar que después de lumpectomy solamente. Arme el edema ocurrió en el 18% de los pacientes que experimentaron cirugía más la irradiación de los ganglios linfáticos y el 10% quién experimentó cirugía sin irradiation.CONCLUSIONS nodal: la cirugía de la Pecho-protección más la radioterapia fue asociada al grado 2 o a complicaciones más altas en solamente 9,9% de pacientes. La mitad de estas complicaciones era atribuible a la disección axilar, él se espera que tarifas de complicación más bajas se pueden alcanzar con biopsia del ganglio linfático del centinela. la cirugía y la radioterapia de la Pecho-protección se asocia al grado 2 o a mayores complicaciones en solamente 9,9% de pacientes. Casi la mitad de estas complicaciones es atribuible a la disección axilar.

Ann Surg Oncol. El 2002 de julio; 9(6): 543-9.

Riesgo de lymphoedema que sigue el tratamiento del cáncer de seno.

La incidencia del lymphoedema fue estudiada en 200 pacientes que seguían una variedad de tratamientos para el cáncer de seno operable. Lymphoedema fue evaluado de dos maneras: subjetivo (paciente más la impresión del observador) y objetivo (medida física). La medida 15 cm del volumen del brazo sobre el epicondyle lateral era el método más exacto de evaluar diferencias de tamaño del brazo actuado y normal. Las medidas de la circunferencia del brazo eran inexactas. El lymphoedema subjetivo estaba presente en el centavo del 14% mientras que el lymphoedema objetivo (una diferencia en el volumen mayores de 200 ml del miembro) estaba presente en 25,5%. Los factores de riesgo independientes que contribuían al desarrollo del último lymphoedema subjetivo eran el grado de la cirugía axilar (P menos de 0,05), la radioterapia axilar (P menos de 0,001) y la situación nodal patológica (P menos de 0,10). El riesgo de desarrollar último lymphoedema estaba sin relación envejecer, situación menopáusica, uso de las manos, lymphoedema temprano, las complicaciones quirúrgicas y radiotherapeutic, dosis total de la radiación, intervalo de tiempo desde la presentación, medicación, cirugía al pecho, radioterapia al pecho y etapa del tumor T. La incidencia del último lymphoedema subjetivo era similar después del muestreo solo (8,3%), axilar axilar de la radioterapia más la radioterapia (9,1%) y de la liquidación axilar solamente (7,4%). La incidencia después de que la liquidación axilar más la radioterapia fuera perceptiblemente mayor (38,3%, P menos de 0,001). La radioterapia axilar se debe evitar en los pacientes que han tenido una liquidación axilar total.

Br J Surg. El 1986 de julio; 73(7): 580-4.

Enfermedad de la arteria coronaria inducida por radiación.

La enfermedad cardíaca inducida por radiación se debe considerar en cualquier paciente con la sintomatología cardiaca que tenía irradiación mediastínica anterior. La radiación puede afectar a todas las estructuras en el corazón, incluyendo el pericardio, el miocardio, las válvulas y el sistema de la conducción. Además de estas patologías, la enfermedad de la arteria coronaria que sigue la radioterapia mediastínica es la patología cardiaca más real pues puede causar las emergencias cardiacas que requieren intervenciones cardiológicas o quirúrgicas interventional. Encajone A que admitieron al hombre de 36 años a la clínica con angina de pecho inestable de una duración del mes. El paciente no tenía ningún factor de riesgo de la enfermedad de la arteria coronaria. La historia del paciente reveló que él tenía radioterapia mediastínica debido a la linfoma de Hodgkin en de diez años de la edad. La arteriografía coronaria mostró la obstrucción total de la arteria descendente anterior izquierda y la estenosis del 70% de la arteria coronaria derecha próxima. Ambas arterias se dilatan con la colocación de dos stents. La arteriografía coronaria del control en el final del primer año mostró que la evidencia de ambos stents y del paciente está libre de síntomas. La radioterapia anterior al mediastino se debe considerar como factor de riesgo para el desarrollo de la enfermedad de la arteria coronaria prematura. La angioplastia coronaria transluminal percutánea con la colocación del stent o la revascularización quirúrgica es los métodos de tratamiento preferidos. La evaluación preoperativa de arterias torácicas internas se debe considerar antes de cirugía. Pues la radioterapia es actualmente el tratamiento estándar para varias malignidades mediastínicas, la investigación rutinaria de estos pacientes y la prevención cardiaca óptima durante la radioterapia son las únicas formas de minimizar la incidencia de la enfermedad cardíaca inducida por radiación.

Z Kardiol. El 2003 de agosto; 92(8): 682-5.

Complicaciones de la disección axilar del ganglio linfático para el carcinoma del pecho: un informe basado en una encuesta paciente.

FONDO: La disección axilar del ganglio linfático se realiza comúnmente como parte de la gestión primaria del carcinoma del pecho. Han preguntado su gestión el hospitalizado del valor, sin embargo, recientemente. Pocos estudios existen que las complicaciones del largo plazo del documento. MÉTODOS: Cuatrocientos treinta y dos pacientes con la etapa I o II carcinoma del pecho que estaban libres de la repetición 2-5 años después de que la cirugía fue identificada. Una encuesta seccionada transversalmente fue conducida para determinar el predominio de síntomas a largo plazo y de complicaciones según lo percibido por el paciente, y los factores del paciente y del tratamiento que pudieron haber predicho complicaciones eran resueltos. Trescientos treinta de los 432 (el 76%) terminaron un cuestionario enviado, uno mismo-administrado. Además, los informes médicos de los 330 pacientes fueron revisados. Analizaban al paciente y los factores del tratamiento con la regresión logística. RESULTADOS: El entumecimiento fue divulgado por el 35% de pacientes a la hora de la encuesta. El dolor fue observado en el 30%, la hinchazón del brazo en el 15%, y la limitación del movimiento del brazo en el 8%. El ocho por ciento divulgó episodios de la infección o de la inflamación en algún momento desde la diagnosis del carcinoma del pecho. La mayoría de síntomas era suave e interferida como mínimo con actividades diarias. Una edad más joven (P=0.001) fue asociada a una información más frecuente del dolor. El entumecimiento era más común en pacientes más jovenes (P=0.004) así como en ésos con una historia de fumar (P=0.012). Había una asociación positiva de la limitación del movimiento del brazo con la terapia complementaria del tamoxifen (P=0.016). La hinchazón del brazo fue asociada a una edad más joven (P=0.004) y a la superficie del mayor cuerpo (P=0.008). La radioterapia fue asociada a una frecuencia más alta de la infección o de la inflamación en el brazo y/o el pecho (P=0.001). CONCLUSIONES: Los síntomas suaves, especialmente dolor y entumecimiento, son 2-5 años comunes después de la disección axilar del ganglio linfático. La frecuencia de la inflamación o de la infección en los pacientes tratados con la radiación a la pared del pecho o de pecho después de que una disección axilar del ganglio linfático pueda ser mayor que apreciada previamente. Las complicaciones o los síntomas severos que tienen un impacto importante en actividades diarias son infrecuentes. Estos hallazgos deben ayudar a proveedores de asistencia sanitaria y a sus pacientes con carcinoma del pecho a pesar los pros - y - contra de la disección axilar del ganglio linfático.

Cáncer. 1 de octubre 1998; 83(7): 1362-8.

¿Las muertes en el plazo de 1 mes de cirugía cáncer-dirigida se atribuyen al cáncer?

FONDO: La mortalidad del cáncer debe incluir no sólo muertes del cáncer pero también muertes del tratamiento contra el cáncer. Por el convenio, las muertes en el plazo de 30 días de un procedimiento quirúrgico se consideran las muertes tratamiento-relacionadas en el cálculo del operario mortalidad-que es, la ocasión de la muerte de cirugía. Cómo la causa de la muerte se atribuye en los pacientes que mueren en el plazo de 1 mes de cirugía cáncer-dirigida es desconocido. MÉTODOS: Los datos del Instituto Nacional del Cáncer del programa de la vigilancia, de la epidemiología, y de los resultados finales (ADIVINO) a partir de 1994 a 1998 fueron utilizados para examinar la causa de la muerte en los pacientes diagnosticados con uno de 19 tumores sólidos comunes que habían muerto en el plazo de 1 mes de la diagnosis y también habían recibido cirugía cáncer-dirigida. Determinamos la proporción de muertes no atribuidas al cáncer y a la magnitud del undercount en mortalidad cáncer-específica. RESULTADOS: Entre 4.135 pacientes con solamente un cáncer que murió en el plazo de 1 mes de la diagnosis y cáncer-dirigió cirugía, la proporción de muertes no atribuidas al cáncer cifrado era el 41% (1,714/4,135), extendiéndose a partir de la 13% (1/8) para el cáncer de cuello del útero hasta el 81% (13/16) para el cáncer laríngeo. Los valores intermedios seleccionados incluyen el 25% (14/56) para el cáncer del esófago, el 34% (177/525) para el cáncer de pulmón, el 42% (719/1695) para el cáncer colorrectal, el 59% (110/186) para el cáncer de seno, y el 75% (80/106) para el cáncer de próstata. La restricción del análisis a las muertes después de los procedimientos importantes específicos (e.g., esophagectomy, pneumonectomy, extirpación del intestino grueso) tenía poco efecto sobre los hallazgos. Si todas las muertes en el plazo de 1 mes de cirugía cáncer-dirigida fueran atribuidas al cáncer, la mortalidad del cáncer subiría el cerca de 1%. CONCLUSIÓN: Algunas muertes que se atribuyen convencionalmente a la cirugía no se están atribuyendo al cáncer para el cual la cirugía fue realizada. Aunque el efecto estimado de esta clasificación errónea sobre mortalidad total del cáncer sea modesto, puede ser indicativo de una confusión más extensa sobre cómo cifrar muertes tratamiento-relacionadas de pacientes con el cáncer.

Cáncer nacional Inst de J. 17 de julio 2002; 94(14): 1066-70.