Venta estupenda del análisis de sangre de Life Extension

Revista de Life Extension

Life Extension revista septiembre de 2010
Informes

Huesos frágiles y arterias endurecidas: El vínculo ocultado

Por Julius Goepp, Doctor en Medicina
Huesos frágiles y arterias endurecidas: El vínculo ocultado

¿Sus arterias están dando vuelta en el hueso? Muy bien pueden ser, en este mismo momento. . .

Esto es solamente una exageración leve basada en un hecho médico poco conocido: las células que alinean sus arterias (células endoteliales) pueden dar vuelta en las células de hueso mientras que usted envejece.1-3 conocido como osteoblasts, estas células regulan normalmente la formación del hueso.

El descubrimiento inesperado de osteoblasts en la guarnición endotelial de individuos con enfermedad arterial fue hecho en 1993.4 marcó un avance importante en nuestra comprensión de la enfermedad vascular y del hueso. Este hallazgo destapó un vínculo previamente desconocido entre la ateroesclerosis, que implica la calcificación del tejido vascular, y la osteoporosis, que implica la descalcificación del tejido del hueso.

Este hallazgo ganó la validación cuando los investigadores confirmaron que las víctimas de la osteoporosis son también más probables exhibir la calcificación aterosclerótica (endurecimiento de las arterias) — mientras que ésos con ateroesclerosis son más probables tener huesos más débiles, más frágiles y riesgo creciente de fractura.5-8

Mientras que los mecanismos exactos detrás de la transformación de células endoteliales en osteoblasts de hueso-formación siguen siendo confusos, sabemos del específico, las intervenciones naturales que aseguran fuerza del hueso y salud vascular en individuos del envejecimiento.

La investigación punta señala al papel fundamental de dos alimentos dominantes para asegurar la calcificación óptima de sus huesos mientras que previene la calcificación patológica de sus arterias: vitaminas D y K.

En este artículo, usted aprenderá de los mecanismos subyacentes que regulan el calcio en el cuerpo. Usted descubrirá el papel vital de las vitaminas D y K en mantener fuerza óptima del hueso y salud vascular. Usted también descubrirá cómo los niveles óptimos de estos dos alimentos vitales actúan sinérgico para combatir osteoporosis y ateroesclerosis, dos de los látigos mas comunes enfrentando a seres humanos del envejecimiento.

D y K: Vital Interplay en salud del hueso y del corazón

Según parece, su cardiólogo está inconsciente que la calcificación arterial subyacente de los mecanismos se asemeja de cerca al proceso de la nueva formación del hueso, implicando muchas de las mismas células (osteoblasts incluyendo), las proteínas, y los cytokines (moléculas de la señalización).9

D y K: Vital Interplay en salud del hueso y del corazón
Osteoporosis

La gente con osteoporosis es más probable exhibir la calcificación aterosclerótica en sus vasos sanguíneos. Y ésos con ateroesclerosis son más probables poseer Massachusetts más bajo del hueso. ¿Qué estos grupos tienen en campo común? Ambos exhiben niveles escasos de la vitamina K.5-8

Los investigadores han delineado desde entonces el proceso complejo por el cual el cuerpo maneja la absorción, la distribución, y la deposición del calcio.5 muchos de los mismos factores que regulan calcio sano nivela en huesos también se implican en la acumulación destructiva de calcio en arterias.10 entre esos factores están las proteínas específicas llamadas las proteínas de Gla, encontradas en tejido del hueso y en las paredes vasculares, que requieren la vitamina K para su función apropiada.5 otros descomponen en factores crucial a la ateroesclerosis y la prevención de la osteoporosis es modulada por la vitamina D. Éstos incluyen cytokines inflamatorios gordo-derivados.5,11

La osteoporosis y la ateroesclerosis, es decir ambas implican escaseces de D y del K.

Vitamina D

El papel de la d de la vitamina en la formación y el mantenimiento del hueso sano estructuran y la función se ha establecido por décadas. Es un cofactor vital en la mineralización del hueso con la absorción del calcio y del fósforo. La deficiencia severa de D puede llevar así a raquitismo, a una enfermedad de la niñez caracterizada por crecimiento impedido y a la deformidad de los huesos largos del cuerpo.

Más recientemente, su importancia definitiva en la optimización de salud cardiovascular ha emergido. La vitamina D inhibe la calcificación vascular bloqueando el lanzamiento de cytokines y de moléculas inflamatorios de la adherencia y previniendo cambios anormales en células musculares lisas en paredes del buque.13 por consiguiente, los niveles bajos de la vitamina D se asocian al riesgo creciente para el desarrollo de las calcificaciones arteriales coronarias consideradas en ateroesclerosis.14

La deficiencia de la vitamina D también se asocia a los factores de riesgo múltiples para cardiovascular enfermedad-incluyendo la hipertensión, diabetes, grueso creciente de los intima-medios de la arteria carótida, así como ataque y movimiento del corazón.15 la vitamina D también reduce la expresión génica de las células de hueso-formación anormalmente presentes en las aortas de animales de experimento con enfermedad de riñón crónica.16

Una encuesta sobre la salud del nacional 2009 encontró “una relación fuerte y independiente de la deficiencia de la vitamina D con enfermedad cardiovascular frecuente en un representante grande de la muestra de la población del adulto de los E.E.U.U.”17 niveles bajos de la vitamina D también se han implicado en insuficiencia cardiaca congestiva (CHF).18

El relleno de los niveles bajos de la vitamina D proporciona medios simples y eficaces de invertir muchos de estos riesgos. Para tomar un ejemplo, un estudio 2009 examinó el efecto de las inyecciones mensuales de 300.000 IU de la vitamina D3 en un grupo de temas deficientes sin síntomas públicos de la enfermedad cardiovascular.11 al inicio del estudio, los temas tenían dilatación flujo-mediada baja de sus arterias, un índice dominante de la salud endotelial. Después de solamente 3 meses de la suplementación, la mejora significativa en la dilatación flujo-mediada fue observada, con medidas disminuidas del posts-tratamiento de la tensión oxidativa también.

Estos hallazgos han sido complementados por la investigación reciente en los mecanismos dependientes sobre la vitamina K para los salud-mecanismos óptimos del corazón y del hueso a los cuales actúe el paralelo y con la vitamina D.

Vitamina K

La vitamina K no es un solo alimento, sino denota bastante varios compuestos alimenticios relacionados. Éstos se pueden producir dentro del cuerpo humano pero no por el cuerpo.La flora de 19 tripas (bacterias intestinales beneficiosas) genera el cerca de 75% del su cuerpo de la vitamina K absorbe cada día, con el otro 25% viniendo de fuentes dietéticas.20 apenas como importantemente, la vitamina K no se almacena en el cuerpo, subrayando la necesidad de la toma diaria.21

Ocurre en naturaleza en dos formas primarias: K1 o phylloquinone y K2 o menaquinone. La vitamina K es un cofactor requerido para convertir el glutamato del aminoácido en gamma-carboxyglutamate, o Gla-proteínas.22 Gla-proteínas regulan los procesos fisiológicos controlados por el calcio. Éstos incluyen la mineralización de la coagulación (coagulación) y del hueso de sangre.

Por consiguiente, las Gla-proteínas son críticas a la formación y al relleno del tejido del hueso. A menos que estas proteínas sean modificadas por la vitamina K, no pueden formar correctamente la matriz en la cual el calcio y el fósforo vinculan para hacer el hueso sólido, bien-mineralizado. La vitamina K se ha mostrado para estimular la nueva formación del hueso y para reducir la incidencia de fracturas vertebrales.23,24

El osteocalcin de la Gla-proteína, normalmente presente en hueso, se ha encontrado en lesiones ateroscleróticas calcificadas de la placa, y la producción de esta proteína upregulated patológico en gente con ateroesclerosis.25-28

Al mismo tiempo, otra Gla-proteína K-dependiente de la vitamina conocida como MGP (para la “Gla-proteína de la matriz "), encontrado normalmente en paredes arteriales sanas, es un inhibidor fuerte de la calcificación vascular.29,30 es decir aumentando la Gla-proteína de la matriz en las paredes arteriales, la vitamina K protege contra los efectos de calcificación-inducción del osteocalcin.

Esto puede explicar la aparición de las pruebas que obligan de la vitamina K como factor clave en salud total del corazón. Para tomar un ejemplo, un estudio grande de más de 4.800 temas seguidos por 7-10 años en los Países Bajos demostró que la gente en el una mitad más alto de toma de la vitamina K2 tenía una reducción del 57% en el riesgo de muerte de enfermedad cardiovascular, comparado a ésos con la toma más baja. Y su riesgo de tener calcificación aórtica severa cayó en picado por el 52%— una demostración clara de los efectos protectores de la vitamina.31 otro estudio del mismo grupo mostraron que la toma de la vitamina K2 fue asociada a un riesgo disminuido el 20% de calcificación de la arteria coronaria.32

Qué usted necesita conocer: Vitaminas D y K
  • Vitaminas D y K
    Los científicos han descubierto que las células del vaso sanguíneo pueden transformar en las células de hueso-formación.
  • Este hallazgo inesperado confirmó un vínculo poco conocido entre la ateroesclerosis y la osteoporosis.
  • La toma escasa de D y de K miente en la juntura de estas dos condiciones relativas a la edad mortales.
  • Actúan sinérgico para optimizar la mineralización del hueso y para prevenir depósitos del calcio en tejido vascular.
  • La vitamina baja D se liga a pérdida arterial de la calcificación y del hueso.
  • La vitamina K estimula la formación del hueso y modifica las proteínas específicas (Gla) que aseguran flexibilidad arterial.

Otro estudio sugiere que la vitamina K2 pueda trabajar sinérgico con las drogas de la anti-osteoporosis llamadas los bisphosphonates, calcificación arterial de inhibición y producción de la inducción de una proteína importante en la elasticidad de los buques que mantienen.33

La escasez de la vitamina K explica así la supuesta “paradoja de la calcificación” por el que más viejos adultos sufran una pérdida concurrente de calcio de sus huesos y aumentos anormales del calcio en sus arterias.34

Las pruebas que obligan revelan la escasez extensa de la vitamina K entre individuos del envejecimiento. La investigación (epidemiológica) reciente del población-nivel revela que incluso en gente al parecer sana, una proporción sustancial de Gla-proteínas no exhibe los cambios K-dependientes de la vitamina que requieren para actividad-sugerir que la mayoría de esta gente sea vitamina deficiente en K.35,36

Estos estudios más futuros indican que la cantidad de la vitamina K necesaria para la función óptima del tejido del hueso resulta ser más alta que lo necesario para la formación sana del coágulo. Es decir la gente con los niveles de K adecuados para la coagulación normal puede todavía ser deficiente cuando se trata de salud del hueso.37

Una combinación sinérgica

El cuerpo de las pruebas clínicas que apoya mutuamente el refuerzo de la interacción entre las vitaminas D y K en salud del hueso y del corazón está creciendo en un paso constante.

Una combinación sinérgica

En un estudio de más viejas mujeres con la enfermedad y la osteoporosis de Parkinson, por ejemplo, todos los pacientes fueron encontrados para ser deficiente en las vitaminas K y D al principio.38 después de 12 meses de la suplementación con el magnesio 45 por el día de la vitamina K2, deshuese la densidad mineral en las manos crecientes comparadas perceptiblemente con los beneficiarios del placebo. Al mismo tiempo, niveles de sangre de marcadores del deterioro del hueso, así como calcio, caído perceptiblemente, indicando que el K2 hacía su trabajo de generar las Gla-proteínas vitales y de cerrar el calcio en el hueso. ¡El obligar de todos, mujeres en el grupo del placebo era casi 12 veces más probablemente de sostener una fractura como ésas en el grupo de la vitamina K!

La terapia combinada continua con las vitaminas K2 y D3 se ha mostrado para aumentar perceptiblemente la masa vertebral del hueso en mujeres posmenopáusicas mientras que mantiene parámetros normales de la coagulación de sangre.39 y la combinación, con la suplementación añadida del calcio, contribuyó a una reducción 7.5-fold en el riesgo de fracturas en mujeres mayores con la enfermedad de Alzheimer.40

Incluso en ausencia de la suplementación del calcio, un régimen K2/D3 sostuvo densidad mineral del hueso en un grupo de mujeres posmenopáusicas tempranas con el ejemplo típico del volumen de ventas-uno altamente activo del hueso de las ventajas de la prevención temprana.41

La combinación de K1 con la vitamina D y el calcio también se ha mostrado para ser eficaz en el retraso de pérdida del hueso en mujeres posmenopáusicas entre los suplementos de la vitamina K2 de las edades 50y 60. 42 por otra parte, mejora notable producida en marcadores de la Gla-proteína de la mineralización del hueso ya desde 2 semanas después de comenzar el tratamiento.La suplementación 43 K2 también inhibió la pérdida en un grupo de pacientes tratados con las drogas esteroides, un grupo del hueso en de alto riesgo para las fracturas patológicas.El magnesio 44 y 45 por el día de K2 más el magnesio 1.500 por el día de calcio produjo un aumento significativo en densidad mineral del hueso en las columnas vertebrales de mujeres posmenopáusicas con osteoporosis.45 elocuentemente, ese estudio también mostró una disminución significativa del nivel de las Gla-proteínas incompleto transformadas45— una medida directa de eficacia de la vitamina K2 replicada en otros estudios.42,46,47

Resumen

En la base de esta conexión es la toma escasa de D y de K

El descubrimiento notable que las células del vaso sanguíneo pueden transformar en las células de hueso-formación confirmó el vínculo poco conocido entre la ateroesclerosis y la osteoporosis. En la base de esta conexión es la toma escasa de D y de K. Estos alimentos vitales actúan en sinergia para optimizar la mineralización del hueso y para prevenir depósitos del calcio en tejido vascular. La vitamina baja D se liga a enfermedad arterial y la pérdida del hueso, mientras que la vitamina K estimula la formación del hueso y modifica las proteínas específicas (Gla) esa ayuda protege contra la calcificación arterial.

Las dosis más altas admitidas D de la vitamina (5,000-10,000 IU/day) han llegado a ser populares durante los dos años pasados basados en los hallazgos que mostraban que esta potencia está requerida para alcanzar niveles de sangre óptimos (sobre 50 ng/mL 25 del hydroxyvitamin D). Relativamente pocos complementan a tomadores, sin embargo, entienda la necesidad crítica de envejecer a seres humanos también para tomar un suplemento diario de la vitamina K. Afortunadamente, informaron a los miembros de Life Extension en 1999 sobre la necesidad crítica de incluir la vitamina K en su régimen del suplemento.

Si usted tiene cualesquiera preguntas sobre el contenido científico de este artículo, entre en contacto con por favor a un consejero de la salud de Extension® de la vida en 1-866-864-3027.

Referencias

1. SG de Massry, Smogorzewski M. Management de la calcificación vascular en pacientes de la CKD. Semin Nephrol. El 2006 de enero; 26(1): 38-41.

2. Detrano RC, Doherty TM, Davies MJ, Stary HC. Eventos coronarios que predicen con calcio coronario: problemas patofisiológicos y clínicos. Curr Probl Cardiol. El 2000 de junio; 25(6): 374-402.

3. Doherty TM, Asotra K, LA de Fitzpatrick, y otros calcificación en ateroesclerosis: deshuese la biología y la inflamación crónica en los cruces arteriales. Proc Acad nacional Sci los E.E.U.U. 30 de septiembre 2003; 100(20): 11201-6.

4. Boström K, Watson KE, cuerno S, Wortham C, Herman IM, Demer LL. Deshuese la expresión morfogenética de la proteína en lesiones ateroscleróticas humanas. J Clin invierte. El 1993 de abril; 91(4): 1800-9.

5. Tintut Y, Demer LL. Avances recientes en la regulación multifactorial de la calcificación vascular. Curr Opin Lipidol. El 2001 de oct; 12(5): 555-60.

6. Jie KS, Bots ml, Vermeer C, Witteman JC, Grobbee DE. Niveles de la toma y del osteocalcin de la vitamina K en mujeres con y sin ateroesclerosis aórtica: un estudio sobre la base de la población. Ateroesclerosis. El 1995 de julio; 116(1): 117-23.

7. Jie kilogramo, Bots ml, Vermeer C, Witteman JC, Grobbee DE. La situación y el hueso de la vitamina K se forman en mujeres con y sin ateroesclerosis aórtica: un estudio sobre la base de la población. Tejido internacional de Calcif. El 1996 de nov; 59(5): 352-6.

8. Hmamouchi I, Allali F, Khazzani H, y otros densidad mineral del hueso bajo se relaciona con la ateroesclerosis en mujeres marroquíes posmenopáusicas. Salud pública de BMC. 2009;9:388.

9. CF de Danilevicius, medios galopes JB, RM de Pereira. Metabolismo del hueso y calcificación vascular. Braz J Med Biol Res. El 2007 de abril; 40(4): 435-42.

10. Tintut Y, Morony S, Demer LL. La hiperlipidemia promueve el potencial osteoclastic de las células de la médula ex vivo. Biol de Arterioscler Thromb Vasc. El 2004 de febrero; 24(2): e6-10.

11. Maetani M, Maskarinec G, Franke AA, Cooney rv. Asociación del leptin, 25 del hydroxyvitamin D, y de la hormona paratiroides en mujeres. Cáncer de Nutr. 2009;61(2):225-31.

12. Calcificación y osteoporosis--de la observación clínica hacia la comprensión molecular. Osteoporos internacional. El 2007 de marcha; 18(3): 251-9.

13. Zittermann A, Schleithoff SS, Koerfer R. Vitamin D y calcificación vascular. Curr Opin Lipidol. El 2007 de febrero; 18(1): 41-6.

14. de Boer IH, Kestenbaum B, Shoben AB, Michos ED, Sarnak MJ, Siscovick DS. 25 niveles del hydroxyvitamin D se asocian inverso al riesgo para desarrollar la calcificación de la arteria coronaria. J Soc Nephrol. El 2009 de agosto; 20(8): 1805-12.

15. Gouni-Berthold I, corona W, Berthold HK. Vitamina D y enfermedad cardiovascular. Curr Vasc Pharmacol. El 2009 de julio; 7(3): 414-22.

16. Mathew S, Lund RJ, Chaudhary LR, Geurs T, KA de Hruska. Los activadores del receptor de la vitamina D pueden proteger contra la calcificación vascular. J Soc Nephrol. El 2008 de agosto; 19(8): 1509-19.

17. Kendrick J, Targher G, Smits G, deficiencia de Chonchol M. 25-Hydroxyvitamin D se asocia independientemente a enfermedad cardiovascular en la tercera encuesta sobre nacional el examen de la salud y de la nutrición. Ateroesclerosis. El 2009 de julio; 205(1): 255-60.

18. Szabo B, Merkely B, Takacs I. El papel de la vitamina D en el desarrollo del fracaso cardiaco. Orv Hetil. 26 de julio 2009; 150(30): 1397-402.

19. Mueller RL, Scheidt S. History de las drogas para la enfermedad trombótica. Descubrimiento, desarrollo, y direcciones para el futuro. Circulación. El 1994 de enero; 89(1): 432-49.

20. Miggiano GA, dieta K-controlada de Robilotta L. Vitamin: problemas y perspectivas. Clin Ter. 2005 enero-abril; 156 (1-2): 41-6.

21. Israels LG, Israels ED, SP de Saxena. La criba del déficit de la vitamina K1 en el recién nacido. Semin Perinatol. El 1997 de febrero; 21(1): 90-6.

22. Askim M. Vitamin K en la dieta y la osteoporosis noruegas. Tidsskr ni Laegeforen. 20 de septiembre 2001; 121(22): 2614-6.

23. Iwamoto J, Takeda T, Sato Y. Effects de la vitamina K2 en osteoporosis. DES de Curr Pharm. 2004;10(21):2557-76.

24. Iwamoto J, Takeda T, Sato Y. Role de la vitamina K2 en el tratamiento de la osteoporosis posmenopáusica. Saf de la droga de Curr. El 2006 de enero; 1(1): 87-97.

25. Vermeer C, esquilador MJ, Zittermann A, y otros. Más allá de deficiencia: ventajas potenciales de tomas crecientes de la vitamina K para el hueso y la salud vascular. EUR J Nutr. DEC 2004; 43(6): 325-35.

26. LA de Braam, Dissel P, Gijsbers BL, y otros análisis para la proteína humana del gla de la matriz en suero: usos potenciales en el campo cardiovascular. Biol de Arterioscler Thromb Vasc. 2000 mayo; 20(5): 1257-61.

27. Shanahan cm, Proudfoot D, Farzaneh-Far A, Weissberg PL. El papel de las proteínas de Gla en la calcificación vascular. Rev Eukaryot Gene Expr de Crit. 1998;8(3-4):357-75.

28. Recaudación RJ, Gundberg C, Scheinman R. La identificación del osteocalcin K-dependiente de la proteína del hueso de la vitamina como una de las proteínas conteniendo ácido de la gamma-carboxyglutamic presentes en placa aterosclerótica calcificada y válvulas de corazón mineralizadas. Ateroesclerosis. El 1983 de enero; 46(1): 49-56.

29. HM de Schurgers LJ, de Dissel PE, de Spronk, y otros papel de la vitamina K y proteínas K-dependientes de la vitamina en la calcificación vascular. Z Kardiol. 2001; 90 3:57 del Suppl - 63.

30. Shoji S. Vitamin K y calcificación vascular. Calcio de Clin. El 2002 de agosto; 12(8): 1123-8.

31. Geleijnse JM, Vermeer C, Grobbee DE, y otros ingestión dietética del menaquinone se asocia a un riesgo reducido de enfermedad cardíaca coronaria: el estudio de Rotterdam. J Nutr. El 2004 de nov; 134(11): 3100-5.

32. Beulens JW, Bots ml, Atsma F, y otros alta toma dietética del menaquinone se asocia a la calcificación coronaria reducida. Ateroesclerosis. El 2009 de abril; 203(2): 489-93.

33. Saito E, Wachi H, Sato F, Sugitani H, Seyama Y. Treatment con la vitamina k (2) combinado con los bisphosphonates inhibe sinérgico la calcificación en células musculares lisas cultivadas. J Atheroscler Thromb. DEC 2007; 14(6): 317-24.

34. Adams J, J. Pepping Vitamin K en el tratamiento y la prevención de la osteoporosis y de la calcificación arterial. Sistema Pharm de la salud de la J. 1 de agosto 2005; 62(15): 1574-81.

35. EC de Cranenburg, Schurgers LJ, Vermeer C. Vitamin K: la vitamina de la coagulación que llegó a ser omnipotente. Thromb Haemost. El 2007 de julio; 98(1): 120-5.

36. Kaneki M. Genomic se acerca para deshuesar y para articular enfermedades. Nuevas penetraciones en los mecanismos moleculares que son la base de efectos protectores de la vitamina K sobre salud del hueso. Calcio de Clin. El 2008 de febrero; 18(2): 224-32.

37. Ronden JE, Groenen-furgoneta Dooren milímetro, Hornstra G, Vermeer C. Modulation de la tendencia arterial de la trombosis en ratas por la vitamina K y sus cadenas laterales. Ateroesclerosis. 11 de julio 1997; 132(1): 61-7.

38. Sato Y, Honda Y, Kaji M, y otros mejoramiento de la osteoporosis por menatetrenone en los pacientes femeninos mayores de la enfermedad de Parkinson con deficiencia de la vitamina D. Hueso. El 2002 de julio; 31(1): 114-8.

39. Ushiroyama T, Ikeda A, Ueki M. Effect de la terapia combinada continua con la vitamina K (2) y vitamina D (3) en densidad del hueso y la función minerales del coagulofibrinolysis en mujeres posmenopáusicas. Maturitas. 25 de marzo 2002; 41(3): 211-21.

40. Sato Y, Kanoko T, Satoh K, Iwamoto J. Menatetrenone y la vitamina D2 con suplementos del calcio previenen fractura nonvertebral en mujeres mayores con la enfermedad de Alzheimer. Hueso. El 2005 de enero; 36(1): 61-8.

41. Yasui T, Miyatani Y, Tomita J, y otros efecto del tratamiento de la vitamina K2 sobre la carboxilación del osteocalcin en mujeres posmenopáusicas tempranas. Gynecol Endocrinol. El 2006 de agosto; 22(8): 455-9.

42. El LA de Braam, Knapen Mh, Geusens P, y otros suplementación de la vitamina K1 retrasa pérdida del hueso en mujeres posmenopáusicas entre 50 y 60 años de edad. Tejido internacional de Calcif. El 2003 de julio; 73(1): 21-6.

43. Miki T, Nakatsuka K, Naka H, y otros vitamina K (2) (el menaquinone 4) reduce el nivel undercarboxylated suero del osteocalcin ya desde 2 semanas en mujeres mayores con osteoporosis establecida. Minero Metab del hueso de J. 2003;21(3):161-5.

44. Sasaki N, Kusano E, Takahashi H, y otros vitamina K2 inhibe pérdida glucocorticoide-inducida del hueso en parte previniendo la reducción del osteoprotegerin (OPG). Minero Metab del hueso de J. 2005;23(1):41-7.

45. Purwosunu Y, Muharram, Rachman IA, Reksoprodjo S, tratamiento de Sekizawa A. Vitamin K2 para la osteoporosis posmenopáusica en Indonesia. J Obstet Gynaecol Res. El 2006 de abril; 32(2): 230-4.

46. Hirao M, Hashimoto J, Ando W, Ono T, Yoshikawa H. Response del suero carboxylated y undercarboxylated osteocalcin a la monoterapia del alendronate y combinó terapia con la vitamina K2 en mujeres posmenopáusicas. Minero Metab del hueso de J. 2008;26(3):260-4.

47. Koitaya N, Ezaki J, Nishimuta M, y otros efecto de la suplementación baja de la vitamina K2 (MK-4) de la dosis sobre bio-índices en mujeres japonesas posmenopáusicas. J Nutr Sci Vitaminol (Tokio). El 2009 de febrero; 55(1): 15-21.