Venta del cuidado de piel de Life Extension

Revista de Life Extension

Life Extension revista julio de 2009
Informes

Montel Williams
Tomando la responsabilidad de la vivir bien

Por Donna Caruso
Montel Williams

Nadie, absolutamente nadie, dice a Montel Williams qué hacer. Ni siquiera un doctor. Y especialmente no un doctor que le lo dice tiene esclerosis múltiple (ms) y debe comenzar a prepararse para morir.

Es cerca de 10 años desde Williams, 52, recibió su diagnosis del ms. En ese tiempo, él no sólo ha transformado su vida con el uso de los suplementos, hormonas del reemplazo, una dieta sana, ejercicio, y las prácticas espirituales, él también continúa llevando una vida excepcionalmente activa. Williams es verdad un modelo no sólo para ésos con el ms, pero para cualquier persona que hace frente a un problema de la enfermedad seria o de salud. Su método en pocas palabras: ¡infórmese y defiéndase!

En el proceso, Williams, presentador de un programa de entrevistas premiado del premio Emmy renombrado por 17 años, ha ampliado su carrera para hacer autor, abogado de la atención sanitaria, y un ejemplo de vida de lo que puede lograr el ser su propia persona. Su nuevo libro, viviendo bien emocionalmente (la nueva biblioteca americana, 2009), una continuación a la vida con mejores ventas anterior bien, explora la conexión potente entre la mente y el cuerpo, señalando la manera a una forma de vida más positiva, más sana.

“El día peor de mi vida”

En una entrevista con la revista de Life Extension, Williams habla qué él llama el “día peor de mi vida,” del día en 1999 en que él recibió la diagnosis del ms. “El doctor me miraba en la cara,” recuerda a Williams, “y dijo que estaría probablemente en una silla de ruedas en menos de tres años y que debo parar el trabajar, abandonan ejercicio y todo agotador en mi vida porque, mientras que él lo puso, “usted apenas tiene que hacerle frente, mi PAL, éste es como cuál usted será. “Casi smacked lo en la cara!”

El día peor de mi vida

Pero Williams es un hombre con una mente aguda, una voluntad fuerte, y una naturaleza inquisitiva que, después de que este choque inicial, comenzó a analizar la situación. Lo pegó que aunque el doctor le conocía apenas, él supuso que él podría resumir fácilmente el resto de la vida de su paciente. “Salí tan aprender que todo podría sobre mi enfermedad,” dice a Williams. “Comencé a ver a doctores por todo el mundo, a partir del uno de los primeros expertos en el ms en el instituto de Karolinska en Suecia a los expertos en las Facultades de Medicina de Harvard y de Johns Hopkins.” Hoy, Williams tiene un equipo de doctores que él confía en y que trabaja con, pero acentúa que él sigue siendo mucho responsable.

“Realicé que solo soy responsable de mi salud,” a Williams explico, “y tanto como tenemos gusto de creer que los doctores conocen todo, no hacen. Somos responsables de conocer tanto sobre qué está entrando encendido en nosotros como cualquier doctor.”

Williams también reconoció que él había estado teniendo probablemente síntomas del ms por 20 años sin realizarlo y sin nunca la recepción de una diagnosis apropiada. Como oficial de inteligencia naval anterior adornado, Williams, graduado de la Academia Naval, recuerda ser uno de cientos hombres que recibieron un tiro difteria-tifoideo culpable en 1980 que accidentalmente le dio 20 a 30 veces la dosis prescrita.

“Hice inmediatamente enfermo,” él dice, “y fue llevado el hospital. Fui las persianas en mi ojo izquierdo y era espástico en mi pierna izquierda,” pero ninguna del ms sospechoso los doctores, que en aquel momento era probablemente principalmente una enfermedad de mujeres caucásicas sobre 30. Sus síntomas redujeron, pero durante las dos décadas próximas, Williams continuó experimentando combates del dolor, de la debilidad, de moverse, y de problemas de la visión, ningunos cuyo nunca fue diagnosticado correctamente. Hoy, se sabe que los 250.000 a 350.000 americanos estimados tienen el ms, más quién se diagnostican entre las edades de 20 y 40. Pero es todavía desconocido si el tiro Williams recibido está conectado directamente con su condición.

Un plan para la salud óptima

Williams describe su régimen de la salud como “Extensión-tipo programa de la vida.” Incluye un menú de suplementos cuidadosamente elegidos, de hormonas del reemplazo, de ricos de una dieta en frutas y verduras, de un programa vigoroso del ejercicio, y de esfuerzos conscientes diarios de cultivar pensamientos y acciones positivos. Los resultados han sido apenas cortos de milagroso.

Un plan para la salud óptima

“Sucedo al suplemento,” explico a Williams, “porque he aprendido que hay suplementos que necesito equilibrar mi cuerpo. Hay bastante material anecdótico y escrito ahí fuera sobre los efectos de alguno en enfermedad neurológica, así que voy a tomarlo.” Los suplementos de Williams incluyen la vitamina D3, magnesio, DHEA, vitamina B12, hierro, cinc, áloe Vera, pregnenolone, DHA, y AMORTIGUAN.

“He estado en este régimen del suplemento por cerca de nueve años,” Williams dice, “y me siento bien. Siempre que sea necesario, lo ajuste, lo pellizco, yo estoy buscando constantemente maneras de hacerlo mejor.” Su programa incluye análisis de sangre cada 45 a 90 días para determinar niveles nutritivos; él y su doctor realizan cambios cuando está autorizado.

Williams también toma dos tiros hormonales diarios del reemplazo, junto con un tercer tiro de una medicación costosa de la prescripción que él siente le está ayudando. “He decidido asegurarme de que mi arsenal es lleno con cada tipo de arma que puedo utilizar para luchar esta guerra,” lo explico, añadiendo que él preferiría evitar la medicación, pero siento que él necesita éste ahora.

Su suplemento y programas hormonales se atan de cerca a los cambios dietéticos dramáticos que Williams ha realizado desde su diagnosis. Un comedor típico antes del ms, Williams de la comida basura es meticuloso ahora sobre todo que él pone en su cuerpo. Él comienza su día con una bebida verde, junto con una mezcla de diversas verduras y frutas orgánicas, incluyendo manzanas, naranjas, zanahorias, espinaca, col rizada, el cantalupo, el bróculi, los verdes de la col com n, y las remolachas, se giran que. Él dice la bebida lo activa y restaura, proporcionando los antioxidantes, los phytochemicals, la fibra, los flavonoides, y los polifenoles que reducen enfermedad crónica y hacen que usted siente “spectacular.”

Hacia 1990, Williams comenzó cambios dietéticos cuando un profesor le dijo que él “comía la basura,” y entonces enseñado le cómo comer para una mejor salud. Un culturista serio en ese entonces, Williams continuó comiendo esta manera cuando él experimentó resultados positivos. Dentro de poco, él había abandonado la harina blanca, azúcar, sal de tabla, y carne roja, y había cambiado al pan y cereal entero del grano, ensalada, los pescados, y aceite de oliva. Después de 1999, Williams añade, “yo cayó en amor con las comidas crudas,” descubriendo que aliviaron la depresión a menudo profunda que había fijado adentro después de su diagnosis.

Pero como con todo en su vida, la dieta de Williams es obras en fase de creación y hoy, él dice, “estoy en una dieta que sea comida de 60 a del 65% y alimento cocido licuados, emulsionados del 25%. He añadido muchas comidas crudas y muchas altas comidas antioxidantes. Y aquí estoy, 52 años, tengo el ms, estoy caminando, estoy prosperando, estoy trabajando cada día, y creo que esto es qué lo hace para mí.”

Tomando la responsabilidad de la vivir bien

Williams ha sido “un drogadicto del ejercicio” para mucha de su vida, y era su programa vigoroso del ejercicio que los doctores culpados a menudo por lo que él ahora cree eran síntomas del ms. “Era una clase de culturista,” él explica, “un weightlifter muy grande, y pesé cerca de 230 libras durante algún tiempo y utilizado para ponerse en cuclillas alrededor 520 libras. Tan cuando vi a un doctor y hablé de problemas del nervio, él me miraría y diría, ` bien, mirada en todo el peso que usted está levantando. El es cuál es incorrecto con usted, 'y él lo amortizaría a ése, así que hice, también.”

Hoy, Williams comienza su día con 60 a 90 minutos en el gimnasio. Él levanta pesos, monta una bici inmóvil, nadadas, funcionamientos, hace artes marciales, y recientemente, ha llegado a ser devoto a la snowboard. Combinado con suplementos y dieta, él dice, “el resultado es que he transformado mi cuerpo y he rejuvenecido mi alcohol, y ahora me realizo en un mucho de alto nivel de la intensidad en todas las áreas de mi vida.” Él también indica ese, “el modelo dietético correcto combinado con ejercicio es un combatiente potente, potente de la enfermedad,” citando lo que él demanda, “podría ser el artículo más importante que usted leerá nunca: ” “Efectos del ejercicio y de la dieta sobre enfermedad crónica,” por Christian K. Roberts, el doctorado y R. James Barnard, doctorado publicado en una aplicación 2005 el diario de la fisiología aplicada y accesible en línea.

Finalmente, Williams acredita sus esfuerzos para cambiar el suyo que piensa como parte esencial de su batalla para permanecer bien. Aunque él utilice un programa de 21 días del cambio en sus libros, Williams dice los estudios lo muestran que tarda solamente 17 días para cambiar un hábito, incluso uno que sea profundamente arraigado. “Usted puede cambiar un hábito en su cerebro,” Williams señala, “y comienzo para cambiar la manera que usted piensa negativamente y que da vuelta a eso al pensamiento positivamente.”

Su deseo de compartir los resultados dramáticos sus los propio cambió el pensamiento llevado a su libro actual, viviendo bien emocionalmente. Su tema: “Usted crea su propia felicidad por cómo usted piensa y lo que usted hace.” Por naturaleza, Williams es un transmisor, un hombre con una penetración afilada en gente, y un deseo potente de ayudarle para vivir mejores vidas. En este nuevo libro, su meta es ayudar a gente a dar vuelta a la epidemia americana de la depresión y de la tristeza en felicidad y a una perspectiva positiva el vida. “Usted es el amo de su destino emocional,” él observa, impulsándonos ir más allá de la psicología freudiana a cosechar las ventajas de la terapia cognoscitiva, un acercamiento que implique el cambiar de su pensamiento y ha sido acertado con muchos que sufren de la depresión.

La depresión de Williams después de su diagnosis está comprensible-en el hecho, él es dura imaginarse a cualquier persona que no sería revestimiento deprimido un futuro tan difícil. Pero Williams ha encontrado terapia cognoscitiva un favor y dice que él hace esfuerzos conscientes fuertes cada día para cambiar cualquier pensamiento negativo en positivo unos.

“Aquí está lo que hago,” él dice. “Cada noche antes de que vaya a dormir, pienso en lo que hice ese día que vale el hablar mañana. Pienso en tres buenas cosas que lo hice. Como cuando caminé en un edificio y esa mujer groseramente topados en mí, no reaccioné, sostuve la puerta para ella y déjela entra.” Él también los abogados que guardan un diario de la gratitud en el cual usted anote cosas usted es agradecido para cada día. Y él habla de hacer una “visita de la gratitud, apenas de caminar para arriba a los amigos y de darles una tarjeta o un papel con 10 o 20 frases que les dicen cuánto usted las aprecia, agradeciéndolas por ser una parte de su vida. Esas pequeñas solas cosas tienen gusto de eso,” él dice, “son las cosas que hacen a una persona que torcería en espiral normalmente en un espiral del abismo se retire.”

¿Pero por qué está siendo agradable a otros bueno para su salud física? Porque, dice a Williams, sus emociones afectan directamente a su cuerpo, negatividad y la tensión debilita su sistema inmune. La “gente puede tener un gran día pero si sucede una cosa negativa, el es lo que él se enfoca encendido,” él dice. Y si usted se centra en negatividad y lleva esa carga alrededor con usted todo el tiempo, “comienza a afectar todo de su latido del corazón a su tarifa respiratoria a su presión arterial,” él observa.

¿La solución? Sea bueno, sea compasivo, intento ayudar a otros. “Cuando usted ayuda al alguien diferente, algo va a volver a usted tiene gusto de usted nunca creería,” dice a Williams. “Lo creo, yo vivo él, yo lo siento, yo lo entiendo. El es qué me está ayudando a caminar, el es qué me está ayudando a luchar la espasticidad en mis piernas, eso es qué me está ayudando a luchar moverse en la noche. Porque cuanto más feliz soy, más soy emocionalmente libre de la tensión y mejor me ocupo de cada aspecto de mi vida.”

Williams dice que su programa polifacético también aumenta longevidad y eso él ha sentido una diferencia dramática en la severidad de sus síntomas, con menos malos días, menos dolor, y lejos más energía.

Continuado en la página 2 de 2

  • Página
  • 1
  • 2