Venta del cuidado de piel de Life Extension

Revista de Life Extension

LE Magazine enero de 2008
Informe

El DHA apoya a Brain Development y protege la función neurológica

Por Russell L. Blaylock, Doctor en Medicina

El DHA apoya a Brain Development y protege la función neurológica

Una de las unidades de creación principales del cerebro, el ácido docosahexaenoic del ácido graso omega-3 (DHA) es crítica para la salud y la función óptimas del cerebro en todas las edades de la vida. Los investigadores ahora están encontrando que el DHA proporciona ventajas de cerebro-impulso en niños y adultos de envejecimiento.

Reconociendo el papel crucial del DHA en el desarrollo neurológico y visual en niños, los fabricantes están acometiendo para incorporar el DHA en fórmulas infantiles y alimentos para niños. Semejantemente, los adultos que intentan stave apagado dolencias psiquiátricas y neurológicas tales como depresión, trastorno por estrés postraumático, y enfermedad de Alzheimer ahora están prestando la atención cuidadosa a su toma del DHA. Aquí, discutiremos el papel integral del DHA en asegurar salud cognoscitiva y neurológica óptima.

Ventajas múltiples de los aceites Omega-3

La mayoría de los científicos y de las autoridades médicas están de acuerdo que una toma más alta de los aceites omega-3 es importante para la buena salud. Esto se basa en un gran número de estudios bien dirigidos en seres humanos y los animales, que han mostrado que los aceites omega-3 mejoran la función del cerebro, disminuyen la inflamación, reducen la incidencia de los ataques del corazón fatales y de los movimientos isquémicos, mejoran el resultado de enfermedades autoinmunes, y mejoran la visión.

Del interés particular son los efectos beneficiosos de los aceites omega-3 sobre la protección neurológica de la función y del cerebro. Por ejemplo, varios estudios han mostrado que tomas más altas de los aceites omega-3 reducen perceptiblemente la incidencia de la enfermedad de Alzheimer así como de la demencia vascular, y mejoran calidad de vida y memoria en ésos afectados por la demencia.1

Aunque haya acuerdo general sobre las subsidios por enfermedad de los aceites omega-3, pocos aprecian las diferencias en sus diversos componentes llamados el ácido de Eico-sapentaenoic (EPA) y el ácido docosahexaeonic (DHA). Estos dos componentes componen el bulto de los aceites omega-3. El ratio de EPA y de DHA puede variar considerablemente en productos comerciales, sin embargo, la mayoría cuyo tenga concentraciones mucho más altas de EPA, principalmente porque es menos costoso fabricar y tiene un olor menos a pescado que el DHA. Con todo, los estudios han mostrado que la mayor parte de las ventajas neurológicas de los aceites omega-3 están derivadas del componente del DHA bastante que el componente de EPA.

Ventajas múltiples de los aceites Omega-3

En los estudiosde Chicago 2 y de Rotterdam,3 investigadores encontraron una reducción del 60% en la incidencia de la enfermedad de Alzheimer en ésos que comían por lo menos una comida pescado-que contenía a la semana. En el estudio de Chicago, el DHA ejerció un efecto protector fuerte, que no fue considerado con EPA. Además, este estudio encontró esa toma omega-3 del ácido graso planta-derivado, ácido alfa-linolenic, fue asociado a una reducción en el riesgo de enfermedad de Alzheimer en los temas que llevaban el gen APOE4, que es un indicador potente de la enfermedad.

La gente con la enfermedad de Alzheimer tiene dramáticamente niveles inferiores del DHA en las neuronas de su hipocampo, un área del cerebro afectado seriamente en la enfermedad. Esta área es vital a crear las memorias recientes (supuesta memoria de trabajo o memoria declarativa).4 Prasad y compañeros de trabajo de la universidad de Kentucky encontraron que los fosfolípidos tales como fosfatidil-etanolamina (PE), que contienen normalmente los niveles más altos de DHA, son agotados seriamente en esas regiones del cerebro más afectado por la enfermedad de Alzheimer.5

DHA y Brain Development

La suplementación del DHA no sólo mejora memoria en casos de enfermedad de Alzheimer pero también se ha mostrado para mejorar pérdida de memoria relativa a la edad también.6 estudios animales han mostrado que las dietas DHA-complementadas pueden contrarrestar dificultades de aprendizaje cuando amiloide-beta soluble (la forma más perjudicial de amiloide Alzheimer-asociado) se infunde en los cerebros de los animales.7

Los estudios animales, en ratones y primates no humanos, también muestran que las dietas DHA-agotadas empeoran el aprendizaje y la memoria, y que re-alimentando DHA-conteniendo reveses de las dietas estas ratas de alimentación impairments.8-9 las dietas arriba en el DHA mejoran memoria de trabajo (memoria muy a corto plazo) y la memoria de la referencia (más a largo plazo) en animales viejos y jovenes.8,10,11

Reisbick y los compañeros de trabajo en la universidad de las ciencias de la salud de Oregon encontraron que los macacos de la India alimentaron una dieta del largo plazo omega-3-deficient comenzaron a mostrar comportamientos estereotipados durante vida temprana.12 éstos son el tipo de comportamientos repetidores vistos con la privación social y autismo.

Claramente, omega-3 engrasa por ejemplo papeles esenciales del juego del DHA en el aprendizaje, la memoria, y el comportamiento. Después, miraremos su papel en el apoyo del desarrollo de sistema nervioso.

DHA y Brain Development

Un número creciente de estudios en ambos niños humanos y los animales están mostrando una correlación fuerte entre la toma omega-3 de los aceites, especialmente DHA, y función cognoscitiva, agudeza visual, y desarrollo total del cerebro.13-15 en el niño humano, el desarrollo del cerebro experimenta su crecimiento más rápido y más complejo durante el trimestre pasado del embarazo y los primeros dos años después del nacimiento. Esto significa que durante este período el desarrollo neurológico eventual del niño es altamente dependiente en su ingestión dietética de alimentos esenciales, especialmente omega-3 engrasa.

Porque el cerebro fetal e infantil no puede convertir bastante aceite alfa-linolenic (un aceite omega-3 encontrado en algunos aceites vegetales) en el DHA, el bebé depende casi totalmente de su madre para su fuente.16 hay buenas pruebas que la placenta toma selectivamente el DHA para asegurar una fuente adecuada para el bebé creciente.17,18 algunos 70% de suministro de energía durante el desarrollo fetal se dedica al desarrollo del cerebro, y los lípidos componen 50 al 60% de la estructura del cerebro, con el DHA componiendo el 30% del cerebro y el 50% de la estructura de la retina. Sin embargo, puesto que el bebé depende de la madre para su fuente de DHA, las deficiencias omega-3 en la madre pueden llevar a los aumentos en deficiencia del DHA en el cerebro infantil con cada nacimiento sucesivo. Los estudios han mostrado que la deficiencia del cerebro DHA está limitada al cerca de 30% con la primera generación, pero por la tercera generación, los niveles del cerebro DHA pueden caer cerca tanto como el 85%.19

La toma media del DHA y de EPA combinada en los E.E.U.U. es cerca de 100-200 mg/día, lejos debajo del magnesio 650 del DHA más EPA que los expertos recomienden para los individuos sanos.20 además, se ha mostrado que después de nacimiento, los niveles del DHA caen entre las edades de 6 y 12 meses sobre todo de debido al contenido bajo del DHA en la mayoría de los alimentos para niños y de las fórmulas,21 cuál puede tener un efecto profundo sobre el desarrollo postnatal del cerebro. Un estudio que midió el impacto del DHA en el desarrollo visual en niños de 6 meses encontró que la maduración de la corteza retiniana y visual fue mejorada grandemente en los niños que recibían la yema de huevo DHA-enriquecida contra los niños del control que eran deficientes en el DHA. De hecho, los investigadores encontraron que incluso en niños criados al pecho, los niveles del DHA cayeron, mientras que los niveles aumentaron en un el 34% en los niños complementados.21

En bebés que se convierten, niveles más altos de niveles del DHA son necesarios para el crecimiento de células neuronales que otras estructuras del cerebro.22 la composición de las membranas de células de los nervios está bajo reconstrucción constante, y puede cambiar drástico con los cambios en dieta. Se ha mostrado que mientras que la otra meseta de los ácidos grasos en el nacimiento, niveles del DHA dobla realmente, principalmente durante períodos de desarrollo intenso de la célula nerviosa, es decir, durante crecimiento intenso del cerebro.

Las pruebas abrumadoras de las ventajas del DHA vienen de un comentario reciente de unos 50 estudios, que concluyeron que un DHA más alto en las dietas de los bebés traduce a una mejor función del cerebro, especialmente para la función cognoscitiva y visual.Otras pruebas 23 que el DHA puede promover el desarrollo de sistema nervioso sano vienen de un estudio reciente en el cual los investigadores dividieron 53 normales, niños sanos en esos exclusivamente criados al pecho y a ésos criados con biberón exclusivamente con una fórmula que no contenía ningún DHA. Usando evaluaciones de la opinión visual, auditiva, y sensorial, encontraron anormalidades definidas en las tres pruebas en los bebés criados con biberón en un año de edad.24

Una consecuencia devastadora de la situación baja del DHA es su impacto en el desarrollo de anormalidades neurológicas. En otro estudio, los investigadores midieron el DHA, los ácidos grasos esenciales, los ácidos grasos del transporte, y los niveles del ácido araquidónico en la arteria y la vena umbilicales de niños. Encontraron que los niños con anormalidades neurológicas en el nacimiento tenían perceptiblemente niveles inferiores del ácido araquidónico y DHA y niveles más altos del ácido graso del transporte.25 en cambio, los niños con un ácido araquidónico más alto, el DHA, y los niveles esenciales del ácido graso tenían función neurológica más normal. La nota de redactor: Mientras que exceso de los niveles de ácido araquidónico contribuyen a la inflamación crónica en seres humanos del envejecimiento, el ácido araquidónico es una unidad de creación crítica a los cerebros que se convierten.

En otra prueba del desarrollo cognoscitivo en infancia, los investigadores encontraron que los niveles maternales y fetales del DHA midieron en el nacimiento correlacionado con la atención y el factor de distracción en 12 y 18 meses, con ésos teniendo carenado más alto de los niveles del DHA mejor que ésos con los niveles bajos.26 es también interesante observar que el DHA juega un papel principal en la función de músculo y la coordinación en niños que se convierten. Un estudio reciente usando los babuinos recién nacidos reveló que los niveles más altos de DHA están encontrados en las áreas de control de motor del cerebro,27 que también desempeñan un papel principal en memoria, el desarrollo social, y el comportamiento.

Vemos tan que el DHA adecuado en la dieta de la madre es crítico para el desarrollo normal del cerebro en sus bebés, y ése con el primer bebé, su nivel del DHA bajará aún más porque la placenta extraerá preferencial el DHA de la madre para el bebé. Esto significa que los bebés subsiguientes tendrán incluso niveles más bajos del DHA como el DHA de la madre se agota más a fondo.

¿La pregunta grande son, pueden los problemas de desarrollo accionados por los niveles bajos del DHA ser invertidos? Las pruebas parecen indicar, sí. Por ejemplo, en un estudio, las ratas alimentadas las dietas bajo-DHA para tres generaciones del nacimiento (que produce deficiencias severas en niveles del cerebro DHA) y después alimentadas una dieta DHA-aumentada por seis semanas alcanzaron el mismo nivel en la prueba del aprendizaje espacial como los animales mantenidos en una dieta de omega-3-adequate para tres generaciones.28 una dieta DHA-enriquecida por menos de seis semanas no tenían ningún efecto.

Sin embargo, el índice de recuperación del cerebro DHA varía entre estudios, dependiendo del modelo del animal de experimento y de otras variables. En otro estudio, los perritos de la rata en los cuales fueron alimentados las dietas DHA-agotadas para dos generaciones seguidas por un principio de la dieta de omega-3-containing 15 días después de que el nacimiento comenzó a recuperar el DHA en cerebro esencial estructura en el plazo de un día, solamente la recuperación completa tardaron un mes.29 esta recuperación lenta en ratas fueron confirmados por otros científicos.30 en el macaco de la India, la recuperación del cerebro DHA puede tomar mientras 12 semanas.31

Además, el cerebro recupera sus tejidos que periféricos más lentos perdidos del DHA. En un estudio, el índice de recuperación del cerebro DHA fue a partir de la 19% en una semana, hasta el 35% en dos semanas, y hasta el 80% en ocho semanas en ratas. En la retina, que tiene un contenido incluso más alto del DHA que el cerebro, la recuperación era más rápida que el cerebro, alcanzando el 72% en cuatro semanas, y fue recuperada completamente en ocho semanas.La recuperación 32 del DHA por el cerebro adulto, sin embargo, es más lenta y menos completa que el cerebro infantil.33

DHA y el cerebro adulto

Mientras que el DHA es esencial para el desarrollo apropiado del cerebro infantil, también desempeña un papel vital en la estructura y la función en curso del cerebro adulto. Es un componente de varios fosfolípidos importantes en el cerebro, con los niveles más altos de DHA que es encontrado en el phosphatidylethanolamine (PE) y la fosfatidilserina (picosegundo).34,35 niveles inferiores existen en las fosfatidilcolinas (PC). Estructural, el DHA comprende 22 carbonos y seis enlaces dobles, haciéndole el ácido graso más no saturado de membranas celulares y de un ingrediente importante en el aumento de la fluidez de las membranas celulares.

El cambio de la fluidez de las membranas celulares altera sus propiedades físicas, tales como permeabilidad y actividad de la proteína. Este cambio puede alterar drástico la señalización de la célula y desempeña un papel principal en la permeabilidad de membrana cada vez mayor de células cancerosas, haciéndolas más susceptibles a la matanza inmunológica y quimioterapéutica.36 EPA, sin embargo, tienen mucho menos efecto sobre fluidez de la membrana que el DHA.37

También se ha mostrado que una mayor incorporación del DHA en las membranas celulares da lugar dramáticamente a menos susceptibilidad a la peroxidación del lípido y a la tensión oxidativa en células, especialmente las neuronas.38

Aunque muchos vean el cerebro como estructura estable que cambie poco después de adolescencia, está de hecho siempre en un estado del flujo, no sólo formando millones de nuevas conexiones de nervio, pero también substituyendo y alterando su maquillaje bioquímico, especialmente los lípidos de la membrana. Están conectadas con este volumen de ventas constante de los lípidos del cerebro las enzimas de la fosfolipasa, que pueden lanzar el ácido araquidónico y el DHA de la membrana celular.39 cambios dietéticos pueden por lo tanto alterar drástico los lípidos del cerebro, que pueden alterar perceptiblemente la función del cerebro, incluso empeorando desordenes neuropsiquiátricos.40

Además, hay evidencia de que como envejecemos, la distribución del DHA en el cerebro cambia.41 por ejemplo, durante infancia los niveles más altos se encuentran en el striatum (asociado a control de motor) y son más bajos en el hipotálamo (ligando los sistemas nerviosos y endocrinos) y el hipocampo (asociado a memoria). En adultos, los niveles más altos están en la corteza (esencial para la cognición) y el más bajo de la médula (crucial para la función autonómica). Con el envejecimiento, los niveles más altos están en la corteza y el cerebelo (implicados en control de motor). Un ejemplo de esta especificidad regional fue considerado en un estudio reciente cuando los científicos restauraron el DHA dietético a las ratas que habían sido privadas del alimento. Encontraron que todas las áreas del cerebro DHA fueron restauradas después de 12 semanas, a excepción de la médula, que recuperó el solamente 62% de su DHA.41 estos hallazgos por lo tanto proporcionan pruebas abundantes que la consumo de bastante DHA puede ser esencial para el mantenimiento del cerebro adulto.

DHA y señalización de la célula

En el pasado, mucha atención se ha prestado a los efectos de los aceites omega-3 sobre las propiedades de la membrana, que son muy importantes para el funcionamiento sano del cerebro. Con todo las membranas regulan la entrada en la función de la célula así como del receptor del control, que facilita la comunicación celular. Más recientemente, sin embargo, los investigadores han descubierto que omega-3 engrasa, especialmente el componente del DHA, también afectan a la señalización de la célula.

DHA y señalización de la célula

Los centenares, si no los millares, de moléculas especiales están implicados en la señalización de la célula, que controlan no sólo la comunicación interna de la célula con el exterior, pero también la comunicación dentro de la célula. Un grupo de moléculas especiales de la transcripción permite que las células comuniquen con los genes también.

El arsenal extenso de moléculas de la célula-señalización permite que cambiaas las señales sean ajustadas y alternativamente a un surtido de función-tal como la regulación de energía celular vía las mitocondrias, activar o silenciar los genes, generando las proteínas especializadas, regulación del ion, y regulando a mediadores inflamatorios (véase el cuadro 1 en la página 50). La complejidad de acciones dentro de una célula por lo tanto es regulada cuidadosamente por las moléculas de la célula-señalización.

Las enzimas numerosas, tales como ciclasa de adenil y cinasa de proteína A implicadas en la regulación de energía, upregulated por el DHA. El DHA omega-3 también reduce a mediadores proinflammatory tales como prostaglandina E2, tromboxanos, y leukotrienes, y aumenta la producción de compuestos antiinflamatorios tales como lipoxins y resolvin junto con las sustancias que protegen a las neuronas llamadas los neuroprotectins (véase el cuadro 3 en la página 51).42

El DHA también mantiene la actividad de una ATpasa llamada la enzima dominante de la membrana celular Na+/K+ que extraiga energía del ATP para conducir la bomba celular del sodio, que controla las células eléctricas de los betweens de los impulsos.

El DHA también mantiene la actividad de una ATpasa llamada la enzima dominante de la membrana celular Na+/K+ que extraiga energía del ATP para conducir la bomba celular del sodio, que controla las células eléctricas de los betweens de los impulsos. Por ejemplo, se ha mostrado que la alimentación de ratas una dieta DHA-deficiente baja la actividad de la ATpasa de Na+/K+ por el 40%.43 que esta enzima también se liga hasta el 60% de la energía consumida por el cerebro.44 niveles de energía celular que mantienen son particularmente importantes en la prevención de excitotoxicity (un proceso patológico que los daños o mata a las células nerviosas), puesto que la energía baja puede aumentar dramáticamente sensibilidad a este proceso destructivo.

Otro proceso cognoscitivo esencial controlado por el DHA está regulando la concentración del cerebro de fosfatidilserina (picosegundo), que es también vital para la supervivencia de la célula.45 dietas bajas en el DHA reducen el cerebro picosegundo, que afecta a la señalización de la célula para la supervivencia a través de las enzimas incluyendo la absorción de la ATpasa y del calcio de Na+/K+. El calcio es uno de los sistemas mas comunes y más versátiles de la célula-señalización. El DHA, pero no EPA, se ha mostrado para ser un regulador importante de las oscilaciones del calcio (ondas dentro de las células),46 cuál regula un arsenal extenso de funciones celulares, incluyendo lanzamiento del neurotransmisor, la función mitocondrial, la activación del gen, la migración oxidativa de la tensión, y, en el cerebro, de la neurona y la maduración que se convierten.47 niveles bajos del DHA también se saben para bajar el cerebro y factores de crecimiento celulares, tales como factor de crecimiento cerebro-derivado.

Otro efecto perjudicial del DHA bajo es aumentar muerte neuronal. Una observación de esto fue considerada en un estudio de laboratorio, que reveló un aumento espectacular en la fragmentación de la DNA de neuronas DHA-agotadas en cultivo celular. El enriquecimiento de este medio celular con el DHA protegió las neuronas,48 un efecto que aparecía actuar a través de la fosfatidilserina (picosegundo) vía sus acciones en caminos de la supervivencia de la célula-señalización.

Así como las neuronas de la matanza, las dietas bajas en el DHA disminuyen niveles del picosegundo en la región hippocampal del cerebro, asociada a la consolidación de la memoria, que puede explicar, en parte, la mejora en la cognición y la memoria considerada en estudios de la suplementación del picosegundo en pacientes con demencia.

Así como las neuronas de la matanza, las dietas bajas en el DHA disminuyen niveles del picosegundo en la región hippocampal del cerebro, asociada a la consolidación de la memoria, que puede explicar, en parte, la mejora en la cognición y la memoria considerada en estudios de la suplementación del picosegundo en pacientes con demencia.49 DHA es el componente principal del aceite omega-3 del sistema nervioso central y acumula particularmente en el picosegundo. La deficiencia Omega-3 se ha correlacionado con la reducción aproximadamente 30-35% en niveles del picosegundo en las células neuronales dominantes durante períodos prenatales y postnatales.96

Uno de los caminos principales de la célula-señalización afectados por EPA y el DHA es los receptores proliferator-activados peroxisome, o PPARs. Cuando está activado, este camino inhibe la producción proinflammatory del cytokine, así grandemente reduciendo la inflamación, sistémico y en el cerebro. Esto podía desempeñar un papel principal en la reducción del daño generado por un anfitrión de desordenes tales como diabetes, ateroesclerosis, enfermedades autoinmunes, envejecimiento del cerebro, autismo, y los desordenes neuro-degenerativos.

Los estudios han mostrado que EPA y el DHA activan PPARs, que a su vez suprimen el factor-kappab nuclear (N-F-kb), el sistema principal de la transcripción que activa la inflamación.50 así, el DHA, que es más potente que EPA en activar PPARs, puede tener implicaciones importantes para reducir la inflamación en el cerebro. Una alta toma del DHA y de EPA también reduce la inflamación desplazando el ácido araquidónico (un precursor proinflammatory) y el colesterol de la membrana celular, reduciendo la materia prima usada para hacer a mediadores inflamatorios. Además, el DHA inhibe la producción inflamatoria del eicosanoid inducida por el lanzamiento del ácido araquidónico de las membranas celulares. Mientras que envejecemos, la inflamación del cerebro aumenta progresivamente, pero una dieta más arriba en el DHA en relación con otros ácidos grasos puede reducir esta inflamación relativa a la edad del cerebro.

Qué usted necesita conocer

DHA

  • El ácido docosahexaenoic del ácido graso omega-3 (DHA) es crucial para la estructura y la función sanas del cerebro. Una toma óptima del DHA es especialmente esencial para que las madres embarazadas y de oficio de enfermera aseguren el desarrollo adecuado del cerebro en sus niños.

  • El DHA es esencial para el cerebro adulto, donde afecta los sistemas de la estructura y de la señalización del cerebro.

  • Las ayudas del DHA promueven el desarrollo de sistema nervioso y la función de memoria óptima.

  • La deficiencia del DHA se ha ligado a muchos desordenes psiquiátricos tales como depresión, comportamiento suicida, cólera, y hostilidad.

  • Las pruebas sugieren que la toma adecuada del DHA pueda ayudar a prevenir la disminución y la enfermedad de Alzheimer relativas a la edad de la memoria.

Continuado en la página 2 de 2

  • Página
  • 1
  • 2