Liquidación de la primavera de Life Extension

Extractos

LE Magazine noviembre de 2008
Extractos

Estrógeno

Estrógenos y trombosis vascular.

PIPA: La incidencia de trombosis entre mujeres jovenes ha aumentado con el uso extenso de los contraceptivos orales (OCs) debido al riesgo thromboembolic significativo de estrógeno. Los estrógenos intervienen en el vascular, la plaqueta, y los niveles del plasma en función de variaciones hormonales en el ciclo menstrual, aumentando el aggregability de las plaquetas y de las plaquetas, acelerando la formación de coágulos, y disminuyendo la cantidad de la antitrombina III. Los estrógenos se utilizan en medicina para tratar cánceres del pecho y de próstata y en ginecología para tratar dysmenorrhea, durante la menopausia, y en la contracepción. El fumar, la enfermedad y la hipertensión cardiovascular, la hipercolesterolemia, y la diabetes son contraindicators al uso del estrógeno. La trombosis refiere a bloqueo de un vaso sanguíneo por un coágulo o un trombo. Antes de que se prescriban los estrógenos, una historia de la flebitis, de la obesidad, de la hiperlipidemia, o de las várices significativas debe ser eliminada. Una historia de la trombosis venosa, el hyperlipoproteinemia, los nódulos del pecho, la condición seria del hígado, las alergias a la progesterona, y algunas enfermedades oculares del origen vascular eliminan definitivo el tratamiento con estrógenos. Los antecedentes familiares del infarto, la embolia, la diabetes, el cáncer, o los accidentes vasculares en un joven envejecen señales una necesidad de la mayor vigilancia paciente. Todos los pacientes que reciben los estrógenos deben ser observados cuidadosamente para las muestras de la hipertensión, de la hipercolesterolemia, del hypercoagulability, o de la diabetes. Las enfermeras tienen un papel a jugar en cuidadosamente sacar la historia de paciente de fumar, de problemas médicos personales y de la familia, y de resultados anteriores y actuales del laboratorio, así como en la información de los pacientes los riesgos y los efectos secundarios posibles de OCs, especialmente para los que fumen. Las enfermeras deben educar a los pacientes que reciben los estrógenos, especialmente ésos con historias de problemas circulatorios, para evitar colocarse en 1 posición por períodos prolongados, evitar el calor que es un vasodilatador, evitan obesidad, ejercitan regularmente, llevan footgear apropiado, y siguen otras prácticas de la buena salud.

Soins Gynecol Obstet Pueric Pediatr. El 1982 de sept; (16): 39-41

Estradiol del suero y riesgo de movimiento en hombres mayores.

OBJETIVO: Para determinar si los niveles de estradiol y de testosterona del suero pueden predecir el movimiento en una muestra sobre la base de la población de hombres mayores. MÉTODOS: El estradiol y la testosterona del suero 17beta fueron medidos en 2.197 hombres envejecidos 71 a 93 años que participaron en el estudio del envejecimiento de Honolulu-Asia a partir de 1991 a 1993. Todos estaban libres de movimiento frecuente, de enfermedad cardíaca coronaria, y de cáncer. Siguieron a los participantes a finales de 1998 para los eventos thromboembolic y hemorrágicos. RESULTADOS: Durante el curso de la continuación, 124 hombres desarrollaron un movimiento (9.1/1,000 personas-año). Después del ajuste de la edad, los hombres en el quintile superior del estradiol del suero (> o =125 pmol/L [34,1 pg/mL]) experimentaron doble exceso de un riesgo de movimiento contra los hombres cuyos niveles del estradiol eran más bajos (14,8 contra 7.3/1,000 personas-año, p < 0,001). Entre los quintiles más bajos, había pequeñas diferencias en el riesgo de movimiento. Los hallazgos eran también significativos y comparables para el estradiol bioavailable y para los eventos thromboembolic y hemorrágicos. Después del ajuste adicional para la hipertensión, la diabetes, la adiposidad, las concentraciones del colesterol, la fibrilación atrial, y otras características, hombres en el quintile superior del estradiol del suero continuo para tener un riesgo más alto del movimiento contra los cuyo estradiol nivela eran más bajas (los peligros relativos = 2,2; El 95% ci = 1,5 a 3,4, p < 0,001). La testosterona no fue relacionada con el riesgo de movimiento. CONCLUSIONES: Los niveles del estradiol del suero se pueden asociar a un riesgo elevado de movimiento en hombres mayores.

Neurología. 20 de febrero 2007; 68(8): 563-8

Estradiol en hombres mayores.

El papel de estrógenos en la fisiología masculina se ha puesto más de manifiesto, como consecuencia del descubrimiento de modelos humanos de la deficiencia del estrógeno tales como resistencia del estrógeno o deficiencia del aromatase. En varones, la testosterona es la fuente principal de estradiol del plasma, el estrógeno biológicamente activo principal, sólo el 20% cuyo es secretado por los testículos. La estrona del plasma, el 5% cuyo se convierte al estradiol del plasma, origina de la aromatización de, principalmente suprarrenal, androstenediona del tejido. La concentración del plasma de estradiol en varones es 2-3 ng/dl y su tasa de producción en sangre es 25-40 micrograms/24 h; ambos valores son perceptiblemente más altos que en mujeres posmenopáusicas. Los niveles del plasma de estradiol no reflejan necesariamente actividad del tejido-nivel mientras que el estradiol periféricamente formado se metaboliza parcialmente in situ; así, no todo incorpora la circulación general, con una fracción siguiendo siendo solamente localmente active. De los factores que influencian niveles del estradiol del plasma, la testosterona del plasma es un determinante importante. Sin embargo, la disminución edad-asociada de niveles de la testosterona se refleja apenas de niveles del estradiol del plasma, como resultado de actividad cada vez mayor del aromatase con edad y del aumento edad-asociado en Massachusetts gordo. Los niveles libres y bioavailable del estradiol disminuyen modesto con edad al igual que el ratio de testosterona libre libera estradiol, la última declaración a la aromatización creciente edad-asociada de la testosterona. Los niveles de Estradiol se relacionan altamente perceptiblemente positivamente con la masa de las grasas de cuerpo y más concretamente con la grasa abdominal subcutánea, pero no con la grasa (omental) visceral. De hecho, la actividad del aromatase en grasa omental es solamente un décimo de la actividad en grasa glútea. Los estrógenos en varones desempeñan un papel importante en la regulación de la reacción de la gonadotropina, varias funciones del cerebro, maduración del hueso, regulación de la resorción del hueso y en metabolismo de lípido. Por otra parte, afectan a metabolismo de la piel y son un factor importante que determinan interés del sexo en hombre.

Varón del envejecimiento. El 2002 de junio; 5(2): 98-102

La testosterona baja del suero y el alto estradiol del suero se asocian a enfermedad arterial periférica de una extremidad más baja en hombres mayores. El estudio de MrOS en Suecia.

OBJETIVOS: Este estudio intentó determinar si los niveles del suero de testosterona y de estradiol se asocian a la enfermedad arterial periférica de una extremidad más baja (COJÍN) en una cohorte sobre la base de la población grande de hombres mayores. FONDO: Pocos estudios han explorado la relación entre los esteroides del sexo del suero y bajan el COJÍN de la extremidad en hombres. MÉTODOS: El brazo sueco del estudio de MrOS (fracturas Osteoporotic en hombres) (n = 3.014; edad media 75,4 años) de índice tobillo-braquial evaluado (ABI) y COJÍN más bajo definido de la extremidad como ABI <0.90. El radioinmunoanálisis midió niveles del suero de testosterona total, de estradiol, y de globulina hormona-obligatoria del sexo, y calculábamos la testosterona libre y niveles libres del estradiol de las ecuaciones de la acción total. RESULTADOS: Un modelo de regresión linear incluyendo edad, fumar actual, fumar anterior, diabetes, la hipertensión, el índice de masa corporal, la testosterona libre, y el estradiol libre mostró que testosterona libre se asocia independientemente y positivamente a ABI (p < 0,001), mientras que estradiol libre se asocia independientemente y negativamente a ABI (p < 0,001). Los análisis de regresión logísticos mostraron esa testosterona libre en la cuartila más baja (contra las cuartilas 2 a 4; ratio de las probabilidades [O] 1,65, intervalo de confianza del 95% [ci] 1,22 a 2,23, p = 0,001) y estradiol libre en la cuartila más alta (contra las cuartilas 1 a 3; O 1,45, ci 1,09 a 1,94, p del 95% = 0,012) independientemente socio con un COJÍN más bajo de la extremidad. CONCLUSIONES: Este estudio transversal muestra por primera vez que la testosterona baja del suero y los altos niveles del estradiol del suero se asocian a un COJÍN más bajo de la extremidad en hombres mayores. Los estudios anticipados e interventional futuros son necesarios establecer relaciones causales posibles entre los esteroides del sexo y el desarrollo de un COJÍN más bajo de la extremidad en hombres.

J Coll Cardiol. 11 de septiembre 2007; 50(11): 1070-6

Hormonas de sexo endógenas y proteína C-reactiva en mujeres posmenopáusicas sanas.

Antecedentes. La terapia oral del reemplazo del estrógeno aumenta niveles de la proteína C-reactiva (CRP). CRP es un calculador fuerte establecido de eventos cardiovasculares. Es desconocido si los niveles endógenos del estrógeno están asociados a CRP. Por lo tanto estudiamos la relación entre las hormonas de sexo endógenas y CRP en las mujeres posmenopáusicas sanas que acentuaban el papel de la composición del cuerpo pues la grasa periférica es una fuente principal de producción del estrógeno después de menopausia y un tejido endocrino con actividades inflamatorias. Temas y métodos. La población del estudio comprendió a 889 mujeres que participaban en el estudio de la PERSPECTIVA, un estudio ficticio sobre la base de la población en curso. La información sobre factores de riesgo fue recogida por los cuestionarios y el examen clínico. Los niveles de hormona endógenos de sexo y CRP fueron medidos con el análisis inmuno de la radio doble del anticuerpo (RIA) de muestras de ayuno del plasma. En este estudio transversal, las asociaciones entre los factores de riesgo y el lnCRP fueron estudiados usando modelos de regresión linear. Resultados. Los aumentos en estrona y los niveles libres del estradiol y el índice libre del andrógeno fueron relacionados con un aumento en el lnCRP del magnesio 1,19, 1,23 y 1,21 DL (- 1) respectivamente. El índice de masa corporal (BMI), la circunferencia de la cintura y la actividad física fueron relacionados fuertemente con los niveles de CRP, la independiente de la edad y otros factores de riesgo cardiovasculares. Los niveles de todos los esteroides del sexo pero el dehydroepiandrostenedione disminuyeron con edad. En análisis edad-ajustados, un aumento en circunferencia de la cintura o BMI por una cuartila fue asociado a un aumento de 1,28 dobleces y de 1,26 dobleces en CRP. La relación entre las hormonas endógenas y CRP fue atenuada pero seguía siendo modesto altamente significativa después del ajuste para la composición del cuerpo, la actividad física y otros factores de riesgo cardiovasculares tradicionales. Conclusiones. Nuestros hallazgos muestran que ése en niveles posmenopáusicos de las mujeres de los esteroides estrógenos y androgénicos endógenos del sexo coincide con los altos niveles de CRP. Esto fue explicada solamente en parte por los marcadores de la composición del cuerpo o de la grasa intrabdominal.

MED del interno de J. 12 de marzo 2008

Una paradoja potencial en la progresión de la adenocarcinoma de la próstata: estrógeno como el conductor de iniciación.

Uno en 10 hombres en el mundo desarrollado presentará con el cáncer de próstata (casquillo), y en un envejecimiento de la población las estrategias que se convierten para su chemoprevention o el tratamiento está de significación. Por décadas, la ablación del andrógeno ha seguido siendo el tratamiento de la frente para el casquillo que órgano-se confina y se juzga no más así quirúrgico inoperable. El Orchidectomy o la reducción inducida por las drogas de los niveles de la testosterona del suero con el retiro consiguiente de efectos animadores del crecimiento en la próstata es el análisis razonado de conducción para este régimen. Sin embargo, la resistencia se convierte a menudo dentro de algunos meses a los años y los tumores andrógeno-insensibles se convierten. Estos últimos años, ha habido un foco cada vez mayor en el chemoprevention con los agentes tales como finasteride que era empleado para reducir el riesgo de desarrollar el casquillo. Perceptiblemente, tales estrategias del chemoprevention también se basan en la inhibición 5alpha-reductase que reduce así niveles intraprostatic del dihydrotestosterone. Aunque pueda haber una reducción total en incidencia del casquillo en cohortes usando tal chemoprevention, a un subconjunto de usuarios que se conviertan esta patología allí da lugar una enfermedad más agresiva, más de alto grado. También ha habido sugerencias con respecto al papel protector de andrógenos contra el casquillo de alto grado. Esto lleva a la noción intrigante que 17beta-oestradiol (E2) puede ser un conductor de iniciación del casquillo; de hecho, en viejos estudios en que capsule fue inducido en roedores, E2 aceleró a menudo el efecto del agente carcinógeno. ¿Pudieron las ciertas estrategias del chemoprevention o ablación del andrógeno dar lugar a un bucle de retroalimentación sistémico en síntesis o metabolismo de la hormona? Si es así los niveles elevados del suero E2 podían dar lugar a su conversión creciente a los estrógenos genotóxicos del catecol en tejidos de la blanco tales como la próstata. Paradójico, si E2 eran ser un factor de iniciación en casquillo, los anti-estrógenos pudieron ser una estrategia pasada por alto del tratamiento o del chemoprevention.

Cáncer del EUR J. 2008 mayo; 44(7): 928-36

Quinonas del catecol de estrógenos en la iniciación del pecho, de la próstata, y de otros cánceres humanos: conferencia principal.

Los estrógenos se pueden convertir a los metabilitos electrofílicos, particularmente el catecol estrogen-3,4-quinones, estrona (estradiol) - 3,4-quinone [E (1) (E (2)) - 3,4-Q], que reaccionan con la DNA a las aducciones depurinating de la forma. Estas aducciones se lanzan de la DNA para generar sitios apurinic. La reparación falible de este daño lleva a las mutaciones que pecho iniciado, próstata, y otros tipos de cáncer. La reacción de E (1) (E (2)) - 3,4-Q con la DNA forma las aducciones depurinating 4-hydroxyE (1) (E (2)) - 1-N3adenine [4-OHE (1) (E (2)) - 1-N3Ade] y de 4-OHE (1) (E (2)) - 1-N7guanine (Gua). Estas dos aducciones constituyen el >99% de las aducciones totales de la DNA formadas. La E (1) (E (2)) - 2,3-Q forma pequeñas cantidades del 2-OHE depurinating (1) (E (2)) - 6-N3Ade aduce. La reacción de las quinonas con la DNA ocurre más abundante cuando el metabolismo del estrógeno es desequilibrado. Tal desequilibrio es el resultado del énfasis excesivo de estrógeno-activar las enzimas y/o la expresión deficiente de desactivar las enzimas (protectoras). Formación excesiva de E (1) (E (2)) - 3,4-Q es el resultado de este desequilibrio. La oxidación de catecoles a los semiquinones y a las quinonas es un mecanismo de la iniciación del tumor no sólo para los estrógenos endógenos, pero también para los estrógenos sintéticos tales como hexestrol y dietilestilbestrol, un agente carcinógeno humano. Este mecanismo también es implicado en la iniciación de la leucemia por el benceno, los tumores olfativos de la rata por la naftalina, y las enfermedades neurodegenerative tales como enfermedad de Parkinson por la dopamina. De hecho, la quinona de la dopamina reacciona con la DNA semejantemente a la E (1) (E (2)) - 3,4-Q, formando aducciones depurinating análogas de N3Ade y de N7Gua. Las aducciones depurinating que emigran de las células y se pueden encontrar en fluídos corporales pueden también servir como biomarkers del riesgo de cáncer. De hecho, un de alto nivel de las aducciones estrógeno-DNA se ha encontrado en la orina de hombres con el cáncer de próstata y en mujeres con el cáncer de seno comparado a los controles sanos. Este mecanismo de la unificación del origen del cáncer y de otras enfermedades sugiere las estrategias preventivas basadas en el nivel de depurinating las aducciones de la DNA que generan el primer paso crítico en la iniciación de enfermedades.

Ana N Y Acad Sci. El 2006 de nov; 1089:286-301

El papel de estrógenos y de receptores del estrógeno en crecimiento normal y enfermedad de la próstata.

Los estrógenos tienen efectos directos e indirectos significativos sobre el desarrollo y el homeostasis de la glándula de próstata y se han sospechado de largo en desempeñar un papel en la etiología de enfermedades prostáticas. Los efectos directos se median a través de la alfa prostática de los receptores del estrógeno (ERalpha) y beta (ERbeta) con los niveles de la expresión que cambian en un cierto plazo y con la progresión de la enfermedad. El actual comentario examina las pruebas de un papel de estrógenos y los receptores específicos del estrógeno en estados del crecimiento, de la diferenciación y de la enfermedad de la próstata incluyendo prostatitis, la hiperplasia prostática benigna (BPH) y el cáncer y discute las estrategias terapéuticas potenciales para la regulación del crecimiento vía estos caminos.

Esteroides. El 2008 de marcha; 73(3): 233-44

Funciones importantes de estrógenos en hombre-brecha en medicina contemporánea.

Estradiol (E2) se reconoce tradicionalmente como la hormona de sexo femenino. Puesto que el descubrimiento de estrógenos en los años 40 tempranos XX del siglo él se ha creído, ese estas hormonas causaron la debilitación de la función gonadal en hombres o no ejercieron ninguna influencia. Los nuevos estudios son contradictorios, pero indican también una implicación posible de estrógenos en la patogenesia de algunas enfermedades sistémicas de hombres. La fuente principal de E2 en hombres es tejido adiposo y el cerebro. E2 también se produce en las glándulas suprarrenales, hígado, glándulas mamarias, pelo y en las gónadas masculinas. La producción diaria y el nivel de sangre de E2 en hombres son más altos que ésas en mujeres posmenopáusicas. En 1988 éramos los primeros para demostrar que E2 es una señal hormonal importante para la iniciación de la espermatogénesis. La opinión tradicional sobre el papel poco importante o inhibitorio de E2 en la fisiología masculina era gracias finalmente refutados al descubrimiento de los receptores del estrógeno en varones. En los ratones transgénicos medios 90ties con la falta de receptor del estrógeno (golpe de gracia del ER) o de aromatase de la enzima, de que permita la conversión de la testosterona en E2, fueron producidos. Observaciones de hombres con las mutaciones heredadas de estos genes, considerablemente ampliadas nuestro conocimiento sobre el papel estimulante de E2 en hombres en la formación de tejido conectador del hueso, inhibición de su crecimiento linear, metabolismo de lípidos y maduración sexual, los efectos que fueron atribuidos a la acción de la testosterona hasta hoy. Los nuevos datos indican el papel de estrógenos y del ER en la función del sistema cardiovascular. Su vínculo con el desarrollo de la arteriosclerasis parece, sin embargo, ser bipolar. En solos casos divulgados de hombres con las mutaciones que desactivan de los genes de ERalpha o del aromatase, se observa una arteriosclerasis precoz. Del otro sitio, los hombres homocigóticos para la variante más común del gen de ERalpha (ESR1c.454-397cc) tienen un riesgo perceptiblemente creciente de infracción del miocardio. Los estrógenos son los factores de riesgo en cáncer prostático y su aumento local del tejido en enfermedades autoinmunes está conectado con la agravación de las complicaciones proliferativas de estos desordenes.

Leks de Przegl. 2005;62(9):908-15

Estrógenos y salud del hueso en hombres.

Se ha sostenido generalmente que el estrógeno y la testosterona son los esteroides principales del sexo que regulan metabolismo del hueso en mujeres y hombres, respectivamente. Sin embargo, la descripción de varios “experimentos de la naturaleza” llevó a una reconsideración de esta noción. Así, un varón que llevaba mutaciones homocigóticas en el gen de la ER-alfa y dos varones con mutaciones homocigóticas en el gen del aromatase tenía osteopenia, las epífisis sin fundir, y índices elevados del volumen de ventas del hueso. Aunque estos hallazgos indicaron que el estrógeno desempeña un papel en la regulación del esqueleto masculino, salieron sin resolver de la aplicación si el estrógeno actuaba en el esqueleto masculino principalmente para aumentar la adquisición total del hueso durante crecimiento y la maduración, o si también actuaba para retrasar pérdida del hueso en individuos del envejecimiento. Para abordar este problema, varios estudios de observación seccionados transversalmente se han relacionado la densidad mineral del hueso (BMD) con los esteroides del sexo en hombres mayores, y encontraron que el estrógeno correlacionó mejor que la testosterona con el BMD. Además, los estudios longitudinales recientes de nuestro grupo indican que el estrógeno bioavailable correlacionó mejor que la testosterona con el aumento en el BMD en hombres jovenes y con la pérdida de BMD en hombres mayores. Estos estudios de observación, sin embargo, no prueban la causalidad, que requiere estudios interventional directos. Así, eliminamos la producción endógena de la testosterona y del estrógeno en 59 hombres mayores (edad media 68 años), estudiados les primero bajo condiciones del reemplazo fisiológico de la testosterona y del estrógeno, y después evaluados el impacto en el volumen de ventas del hueso de retirar la testosterona y el estrógeno, retirando solamente la testosterona, solamente estrógeno, o continuando ambos. Encontramos que el estrógeno desempeñó el papel principal en la resorción de regulación del hueso en estos hombres, y que el estrógeno y la testosterona eran importantes en la formación del hueso que mantenía. Colectivamente entonces, estos hallazgos indican que el estrógeno desempeña un papel dominante en la regulación del esqueleto masculino.

Tejido internacional de Calcif. El 2001 de oct; 69(4): 189-92

Estradiol, testosterona, y el riesgo para las fracturas de la cadera en hombres mayores del estudio de Framingham.

FONDO: El estradiol bajo del suero se ha asociado más fuertemente a densidad mineral del hueso bajo en hombres mayores que la testosterona, pero su asociación con fractura de la cadera del incidente es desconocida. Examinamos si el estradiol bajo aumenta el riesgo para la fractura futura de la cadera entre hombres y exploramos si los niveles de la testosterona influencian este riesgo. MÉTODOS: Examinamos a 793 hombres (edad media = 71 años) evaluados entre 1981 y 1983, que tenían medidas del estradiol y ninguna historia de la fractura de la cadera, y seguidos hasta finales de 1999. El estradiol y la testosterona totales fueron medidos entre 1981 y 1983. Las fracturas de la cadera fueron identificadas y confirmado a través de informes médicos revise hasta finales de 1999. Creamos a 3 grupos de hombres basados en niveles del estradiol y realizamos los peligros $cox-proporcionales modelamos para examinar el riesgo para la fractura de la cadera del incidente, ajustado según edad, índice de masa corporal, altura, y la situación que fumaba. Realizamos los análisis similares basados en niveles de la testosterona, y después basados en niveles del estradiol y de la testosterona juntos. RESULTADOS: Había 39 hombres que sostuvieron una fractura atraumática de la cadera sobre la continuación. Las tarifas de incidencia para la fractura de la cadera (por 1000 personas-año) eran 11,0, 3,4, y 3,9 para los grupos del punto bajo (2.0-18.1 pg/mL [7-67 pmol/L]), medios (18.2-34.2 pg/mL [67-125 pmol/L]), y altos (> o =34.3 pg/mL [> o =126 pmol/L]) del estradiol, respectivamente. Con el ajuste para la edad, el índice de masa corporal, la altura, y la situación que fuma, los ratios ajustados del peligro para los hombres en el estradiol bajo y medio agrupa, en relación con el alto grupo, eran 3,1 (el intervalo de confianza del 95% [ci], 1.4-6.9) y 0,9 (ci del 95%, 0.4-2.0), respectivamente. En análisis ajustados similares la evaluación de hombres por su testosterona nivela, nosotros encontró el riesgo creciente no significativo para la fractura de la cadera. Sin embargo, en los análisis en los cuales agrupamos a hombres por los niveles del estradiol y de la testosterona, encontramos que los hombres con estradiol bajo y los niveles bajos de la testosterona tenían el riesgo más grande para la fractura de la cadera (ratio ajustado del peligro: ci de 6,5, del 95%, 2.9-14.3). CONCLUSIÓN: Los hombres con los niveles bajos del estradiol están en un riesgo creciente para la fractura futura de la cadera. Los hombres con estradiol bajo y los niveles bajos de la testosterona parecen estar en el riesgo más grande para la fractura de la cadera.

MED de la J. 2006 mayo; 119(5): 426-33