Venta estupenda del análisis de sangre de Life Extension

Extractos

LE Magazine mayo de 2008
Extractos

Dieta mediterránea

La adherencia a la dieta mediterránea se asocia inverso a circular interleukin-6 entre hombres de mediana edad: un estudio gemelo.

FONDO: La dieta mediterránea es protectora contra enfermedad cardiovascular; un mecanismo propuesto está con una reducción en la inflamación sistémica. Es desconocido en qué medida la asociación entre la dieta y la inflamación mediterráneas es debido factores genéticos o a los otros familiares. MÉTODOS Y RESULTADOS: Administramos el cuestionario de la frecuencia de la comida de Willett a 345 gemelos masculinos de mediana edad y evaluamos adherencia a la dieta mediterránea usando una cuenta publicada de la adherencia. Los niveles de ayuno del plasma de interleukin-6, de proteína C-reactiva, y de factores de riesgo cardiovasculares sabidos fueron medidos. los análisis de regresión del Mezclado-efecto fueron utilizados para examinar la relación entre la cuenta de la dieta y los biomarkers inflamatorios después de factores de riesgo cardiovasculares sabidos que explicaban. La adherencia a la dieta mediterránea fue asociada a los niveles reducidos de interleukin-6 (P<0.001) solamente de la proteína C-no reactiva (P=0.10) después del ajuste para la toma de la energía total, otros factores alimenticios, los factores de riesgo cardiovasculares sabidos, y el uso de suplementos y de medicaciones. Cuando la asociación total de la adherencia a la dieta con los niveles interleukin-6 fue dividida en efectos en medio y de los dentro-pares, el efecto de los entre-pares no era significativo (P=0.9) y el efecto de los dentro-pares era altamente significativo (P<0.0001). Una 1 diferencia absoluta de los dentro-pares de la unidad en la cuenta de la dieta fue asociada a un nivel más bajo interleukin-6 del 9% (ci del 95%, 4,5 a 13,6). CONCLUSIONES: Los factores ambientales y genéticos compartidos son poco probables desempeñar un papel principal en la asociación entre la adherencia a la dieta mediterránea y la inflamación sistémica. Estos resultados apoyan la hipótesis que redujo la inflamación es un mecanismo importante que ligaba dieta mediterránea al riesgo cardiovascular reducido.

Circulación. 15 de enero 2008; 117(2): 169-75

La relación entre la adherencia a la dieta mediterránea y el pronóstico del severidad y a corto plazo de los síndromes coronarios agudos (ACS): El estudio griego de ACS (El GREECS).

FONDO: Aunque la adherencia a la dieta mediterránea se haya asociado de largo a una incidencia más baja de diversas enfermedades crónicas entre individuos al parecer sanos, su relación con el pronóstico de la severidad y del cortocircuito (30 d) de pacientes con enfermedad cardiovascular se ha investigado raramente. OBJETIVO: Intentamos evaluar la asociación entre la adherencia a la dieta mediterránea y a la severidad y el pronóstico de síndromes coronarios agudos. MÉTODOS: De octubre de 2003 a septiembre de 2004, una muestra de 6 hospitales situados en varias regiones griegas urbanas y rurales fue seleccionada, y casi todos los supervivientes después de que un síndrome coronario agudo fuera alistado en el estudio (incluyeron a 2.172 pacientes en el estudio; los 76% eran hombres y mujeres del 24%). La adherencia a la dieta mediterránea fue evaluada por una cuenta de la dieta que incorporó las características inherentes de esta dieta. Valores más altos de la cuenta (gama 0-55) estaban más cercano a la dieta mediterránea. Los índices bioquímicos del daño del miocardio también eran considerados. RESULTADOS: La cuenta de la dieta fue correlacionada inverso con valores de entrada de la troponina cardiaca I (rho = -0,19, P < 0,001), de la fosfocinasa de creatina (rho = -0,09, P < 0,001), y de fosfocinasa-MB de la creatina (rho = -0,09, P < 0,001). Un incremento en la cuenta de la dieta fue asociado a la disminución significativa de la troponina I y de los niveles del fosfocinasa-MB de la creatina (P < 0,01) después de ajustar según diversos factores de confusión potenciales. Por otra parte, la cuenta de la dieta fue asociada a más poco arriesgado de los eventos periódicos (ratio de las probabilidades de = el intervalo de confianza 0,81, del 95% 0.61-0.98). Sin embargo, esta asociación llegó a ser insignificante cuando la diagnosis de la descarga de los pacientes fue tenida en cuenta. CONCLUSIÓN: Los hábitos dietéticos del fondo cerca de la dieta mediterránea parecen ser asociados a una severidad más baja de la enfermedad cardíaca coronaria.

Nutrición. 2006 julio-agosto; 22 (7-8): 722-30

Modelo y predicción dietéticos mediterráneos de la mortalidad por todas causas en una población de los E.E.U.U.: resultados del estudio de la dieta y de la salud de NIH-AARP.

FONDO: La dieta mediterránea se ha sugerido para desempeñar un papel beneficioso de la salud y de la longevidad. Sin embargo, a nuestro conocimiento, ningún estudio anticipado de los E.E.U.U. ha investigado el modelo dietético mediterráneo en relación con mortalidad. MÉTODOS: Estudie a los participantes incluidos 214.284 hombres y 166.012 mujeres en los institutos de la salud nacionales (NIH) - dieta de AARP (conocido antes como la asociación americana de personas jubiladas) y estudio de la salud. Durante la continuación para la mortalidad por todas causas (1995-2005), 27.799 muertes fueron documentadas. En los primeros 5 años de continuación, 5.985 muertes del cáncer y 3.451 muertes de la enfermedad cardiovascular (CVD) fueron divulgadas. Utilizamos una cuenta de 9 puntos para evaluar conformidad con el modelo dietético mediterráneo (verduras incluidas de los componentes, legumbres, frutas, nueces, granos enteros, pescado, ratio gordo gordo-saturado monounsaturated, alcohol, y carne). Calculábamos los ratios del peligro (horas) y los intervalos de confianza del 95% (CIs) usando edad y multivariante-ajustamos los modelos de $cox. RESULTADOS: La dieta mediterránea fue asociada a mortalidad por todas causas y causa-específica reducida. En hombres, las horas multivariantes que comparaban arriba a la conformidad baja para por todas causas, el CVD, y la mortalidad del cáncer eran 0,79 (ci del 95%, 0.76-0.83), 0,78 (ci del 95%, 0.69-0.87), y 0,83 (ci del 95%, 0.76-0.91), respectivamente. En mujeres, una asociación inversa fue considerada con alta conformidad con este modelo: riesgos disminuidos que se extendieron a partir de la 12% para la mortalidad del cáncer hasta el 20% para la mortalidad por todas causas (P = .04 y P < .001, respectivamente, para la tendencia). Cuando nunca restringimos nuestros análisis a los fumadores, las asociaciones eran virtualmente sin cambios. CONCLUSIÓN: Estos resultados proporcionan la prueba evidente para un efecto beneficioso de una conformidad más alta del modelo dietético mediterráneo sobre el riesgo de muerte de todas las causas, incluyendo las muertes debido al CVD y al cáncer, en una población de los E.E.U.U.

MED del interno del arco. 10 de diciembre 2007; 167(22): 2461-8

Efecto de una dieta mediterránea tradicional sobre la oxidación de la lipoproteína: un ensayo controlado seleccionado al azar.

FONDO: A pesar de la riqueza en antioxidantes de la dieta mediterránea, a nuestro conocimiento, ningunos ensayos controlados seleccionados al azar han evaluado su efecto sobre in vivo la oxidación de la lipoproteína. MÉTODOS: Un total de 372 temas en el alto riesgo cardiovascular (210 mujeres y 162 hombres; el rango de edad, 55-80 años), que fueron reclutados en un grande, multicentro, seleccionado al azar, controlados, ensayo clínico del paralelo-grupo (el estudio de Dieta Mediterránea [PREDIMED] de la estafa) de Prevención dirigido en la prueba de la eficacia de la dieta mediterránea tradicional (TMD) en la prevención primaria de la enfermedad cardíaca coronaria, fueron asignados a una dieta baja en grasa (n = 121) o a uno de 2 TMDs (TMD + aceite de oliva virginal o TMD + las nueces). Los participantes de TMD recibieron la educación alimenticia y aceite de oliva virginal libre para toda la familia (1 L/wk) o las nueces libres (30 g/d). Las dietas estaban ad libitum. Los cambios en marcadores oxidativos de la tensión fueron evaluados en 3 meses. RESULTADOS: Después de las intervenciones de tres meses, (intervalos de confianza del 95%) de los niveles oxidados malos de la lipoproteína de baja densidad (LDL) disminuidos en TMD + aceite de oliva virginal (- 10,6 U/L [- 14,2 a -6,1]) y TMD + grupos de las nueces (- 7,3 U/L [- 11,2 a -3,3]), sin cambios en el grupo de la dieta baja en grasa (- 2,9 U/L [- 7,3 a 1,5]). Cambie en niveles oxidados de LDL en TMD + significación alcanzada grupo virginal del aceite de oliva contra el del grupo bajo en grasa (P = .02). Los cambios del malondialdehído en células mononucleares fueron paralelo a los de LDL oxidado. No se observó ningunos cambios en actividad de la peroxidasa del glutatión del suero. CONCLUSIONES: Los individuos en el alto riesgo cardiovascular que mejoró su dieta hacia un modelo de TMD mostraron reducciones significativas en niveles de lípido celulares y la oxidación de LDL. Los resultados proporcionan otras pruebas para recomendar el TMD como herramienta útil contra los factores de riesgo para CHD.

MED del interno del arco. 11 de junio 2007; 167(11): 1195-203

Un estudio experimental de un Mediterráneo-tipo intervención de la dieta en los pacientes femeninos con artritis reumatoide que viven en áreas de la privación social en Glasgow.

FONDO: Un Medite-rranean-tipo ricos de la dieta en los pescados, fruta y verdura y bajo en grasas saturadas se ha asociado a las subsidios por enfermedad, incluyendo perfil y ventaja cardiovasculares mejorados en RA. OBJETIVO: Para superar obstáculos a la consumición sana por una intervención basada en la Comunidad que promueve un Mediterráneo-tipo dieta en los pacientes con RA que viven en áreas social privadas de Glasgow. MÉTODOS: 130 pacientes femeninos con RA envejecieron 30-70 años (punto medio 55), duración de la enfermedad que 8 años fueron reclutados a partir de tres sitios del hospital. El grupo de la intervención (n = 75) asistió a las sesiones de dos horas semanales por 6 semanas en la comunidad local, incluyendo las clases de cocina con manos sostenidas con la información escrita. Dieron el grupo de control (n = 55) la información escrita dietética solamente. Ambos grupos terminaron los cuestionarios de la frecuencia de la comida (FFQs), y clínico y las medidas del laboratorio fueron evaluadas en 3 y 6 los meses de la línea de fondo. RESULTADOS: La ventaja significativa fue mostrada en el grupo de la intervención comparado con los controles para la evaluación global paciente en 6 meses (p = 0,002), la cuenta del dolor en 3 y 6 meses (p = 0,011 y 0,049), la tiesura de la madrugada en 6 meses (p = 0,041) y la cuenta del cuestionario de la evaluación de la salud en 3 meses (p = 0,03). El análisis del FFQs mostró aumentos significativos en fruta, verdura y consumo y mejora totales semanales de la legumbre en el ratio de monounsaturated: consumo de grasa saturado y BP sistólico en el grupo de la intervención solamente. Las clases de cocina fueron recibidas positivamente por los pacientes y los profesores particulares; el coste/el paciente para el curso de 6 semanas era 84 libras (euro 124). CONCLUSIONES: Los resultados demuestran que una intervención de 6 semanas puede mejorar el consumo de comidas más sanas. Si le está ejecutado puede probar más extensamente un adjunto popular, barato y útil al otro tratamiento del RA.

Ann Rheum Dis. El 2007 de sept; 66(9): 1239-43

Hay muchas dietas mediterráneas.

El interés en dieta mediterránea comenzó hace 30 años, cuando Ancel Keys publicó los resultados de los siete países famosos estudia, desde 1945, casi 1,3 millones de personas de ha venido a Australia de países mediterráneos como nuevos colonos. Hay 18 países con las costas en el mar Mediterráneo: España, Francia meridional, Italia, Malta, Croacia, Bosnia, Albania, Grecia, Chipre, Turquía, Siria, Líbano, Egipto, Libia, Malta, Túnez, Argelia, y Marruecos. Este estudio del cual este informe deriva objetivos para investigar la influencia de los hábitos alimentarios de inmigrantes de países mediterráneos en toma de comida australiana. Aquí miramos los hábitos alimentarios “tradicionales” de los países mediterráneos antedichos según lo dicho por 102 personas que nos entrevistamos con en Sydney, que vino a partir de 18 países mediterráneos a Sydney. La mayor parte de los informadores eran mujeres, su edad se extendieron a partir del 35 a 55 años. La entrevista era indefinido y sostenida en el hogar del informador. Duró generalmente horas de alrededor 1 1/2. La entrevista tenía tres porciones. La información personal fue obtenida, las preguntas referente a los hábitos alimentarios de esta gente detrás en sus países mediterráneos originales y cómo su toma y hábitos de comida han cambiado en Australia también pedida. De las entrevistas, hemos obtenido una imagen amplia de hábitos alimentarios “tradicionales” en diversos países mediterráneos. Los datos de la entrevista fueron comprobados con los libros de las recetas para saber si hay los países diferentes. Mientras que había semejanzas entre los países, hay también diferencias importantes en los hábitos alimentarios de los países mediterráneos. Los hábitos alimentarios de los países vecinos están más cercanos que ésos en los lados opuestos del mar Mediterráneo. Sugerimos que estos hábitos alimentarios se puedan poner en cuatro grupos. Los datos aquí refieren a los hábitos alimentarios en países mediterráneos hace 20 o 30 años, como se recuperaban de la Segunda Guerra Mundial. Hay dieta mediterránea no ideal. Los nutricionistas que utilizan el concepto deben calificar el país y el tiempo en historia de su dieta modelo de Mediterranean.

Asia Pac J Clin Nutr. 2001;10(1):2-9

La asociación de la bebida de consumición del modelo y del alcohol mecanografía con el predominio del síndrome metabólico, de la diabetes, de la enfermedad cardíaca coronaria, del movimiento, y de la enfermedad arterial periférica en una cohorte mediterránea.

El propósito de este estudio era investigar la relación entre el consumo del alcohol y el predominio del síndrome metabólico (Mets), el tipo - enfermedad cardíaca mellitus (DM), coronaria de la diabetes 2 (CHD), movimiento, enfermedad arterial periférica (COJÍN), y enfermedad cardiovascular total (CVD) en una cohorte mediterránea. Consistió en un análisis seccionado transversalmente de una muestra representativa de adultos griegos (n = 4.153) clasificados como nunca, ocasionales, suaves, moderados, o pesados bebedores. Los casos con CHD público, el movimiento, o el COJÍN fueron registrados. En nuestra población, los 17% nunca estaban, los 23% ocasionales, los 27% suaves, el moderado del 24%, y los bebedores pesados del 9%. El consumo moderado del alcohol fue asociado a una tendencia más baja para el predominio del Mets (P = .0001), del DM (P < .0001), de CHD (P = .0002), del COJÍN (P = .005), y del CVD total (P = .001) pero no del movimiento comparado sin uso del alcohol. La consumición pesada fue asociada a un aumento en el predominio de todos estos estados de la enfermedad. El consumo del vino fue asociado a un efecto levemente mejor que la cerveza o el consumo de las bebidas espirituosas sobre el predominio del CVD total, y el consumo de la cerveza fue asociado a un mejor efecto que el consumo de las bebidas espirituosas. La toma del alcohol fue relacionada positivamente con el peso corporal, los niveles de colesterol de la lipoproteína de alta densidad, y la hipertensión. El consumo moderado del alcohol se asocia a un predominio más bajo del Mets, del DM, del COJÍN, del CHD, y del CVD total pero no del movimiento comparados sin uso del alcohol en una población mediterránea. La consumición pesada fue asociada a un aumento en el predominio de todos estos estados de la enfermedad. El consejo sobre el consumo del alcohol debe tener como objetivo probablemente principalmente el reducir de la consumición pesada.

Angiology. 2007 Dec-2008 enero; 58(6): 689-97

La asociación entre la adherencia a la dieta mediterránea y los índices de ayuno del homoeostasis de la glucosa: ATTICA Study.

OBJETIVO: Investigamos la asociación entre la adherencia a la dieta mediterránea y los índices de ayuno del homoeostasis de la glucosa, en una población adulta griega. MÉTODOS: Durante 2001-2002 alistamos aleatoriamente 1.514 hombres y a 1.528 mujeres (18-89 años) sin la historia del CVD, del área de la Atica. La glucosa de ayuno mellitus (tipo - 2) y empeorada de la diabetes (IFG) fue definida según los criterios establecidos del ADA. La resistencia a la insulina fue evaluada por HOMA-IR. Los hábitos dietéticos fueron evaluados a través de un cuestionario validado de la frecuencia de la comida y una cuenta de la dieta (gama 0-55) fue desarrollada (valores más altos significan mayor adherencia a la dieta mediterránea). RESULTADOS: El predominio total del tipo de la diabetes - 2 eran 7,9% en hombres y 6,0% en mujeres (P = 0,05). La cuenta mala de la dieta era 26,3 +/- 6,8 en normoglycemic, 25,7 +/- 6,4 en IFG y 22,2 +/- 5,8 en temas diabéticos (p < 0,001). En los temas normoglycemic que estaban en la parte superior tertile de la cuenta de la dieta observamos una glucosa más baja del 7% (p < 0,05), una insulina más baja del 5% (p < 0,05) y niveles más bajos del 15% HOMA-IR (p < 0,01) comparados a los temas en el tertile más bajo de la cuenta de la dieta. Además, en los participantes de diabetic/IFG que donde en la parte superior tertile de la cuenta de la dieta observamos una glucosa más baja del 15% (p < 0,05), una insulina más baja del 15% (p < 0,05) y niveles más bajos del 27% HOMA-IR (p < 0,01) compararon a ésos en el tertile más bajo. Sin embargo, el análisis de regresión múltiple, ajustado según edad, sexo, BMI, ratio de la cintura-a-cadera, actividad física, situación que fumaba, y presencia de hipertensión y de hipercolesterolemia, confirmó las asociaciones anteriores en normoglycemic, pero no en gente de diabetic/IFG. CONCLUSIÓN: Una asociación inversa fue observada entre la adherencia a la dieta mediterránea y los índices del homeostasis de la glucosa, solamente en gente normoglycemic.

J Coll Nutr. El 2007 de febrero; 26(1): 32-8

Asociación entre el predominio de la obesidad y la adherencia a la dieta mediterránea: el estudio de la Atica.

OBJETIVO: Evaluamos el predominio de la obesidad en relación con adherencia a una dieta mediterránea. MÉTODOS: Condujimos una encuesta seccionada transversalmente que alistó aleatoriamente 1.514 hombres (18 a 87 y viejos) y a 1.528 mujeres (18 a 89 y viejos) sin historia de la enfermedad cardiovascular. Los índices antropométricos fueron medidos y la frecuencia de las diversas comidas consumidas durante una semana usual fue registrada. La adherencia a una dieta mediterránea fue evaluada por una cuenta de la dieta que incorporó las características inherentes de esta dieta. RESULTADOS: Los predominios del exceso de peso y obesidad eran los 53% y los 20% en hombres y los 31% y el 15% en mujeres. Una relación inversa fue observada entre la cuenta de la dieta, el ratio de la cintura-a-cadera (r = -0,31, P < 0,001), y el índice de masa corporal (r = -0,4, P < 0,001) después de ajustar según sexo y edad. La mayor adherencia a la dieta mediterránea (es decir, el tertile más alto) fue asociada a probabilidades un 51% más bajas de ser probabilidades obesas (ratio de las probabilidades el intervalo de confianza de 0,49, del 95% 0,42 a 0,56) y un 59% más bajas del tener obesidad central (ratio de las probabilidades la confianza 0,35 a 0,47 de 0,41, del 95%) comparada con una dieta no-mediterránea (es decir, el tertile más bajo) después de controlar para la edad, el sexo, la situación de actividad física, el metabolismo, y otras variables. CONCLUSIÓN: Observamos una relación inversa entre la adherencia a un modelo y a un predominio dietéticos mediterráneos de la obesidad en una libre-consumición, la muestra sobre la base de la población de hombres y las mujeres, con independencia de diversos factores de confusión potenciales.

Nutrición. 2006 mayo; 22(5): 449-56

Niveles mediterráneos de la sensibilidad de la dieta y de la insulina, del perfil del lípido y de presión arterial, en gente gorda y obesa; el estudio de la Atica.

FONDO: Apuntamos investigar si los adultos gordos y obesos “cercanos” a una mejor insulina del presente mediterráneo de la dieta, lípidos perfilan y mejoran niveles de la presión, comparado a los individuos cerca de una dieta occidentalizada. MÉTODOS: El estudio de la Atica es una cohorte sobre la base de la población que ha alistado aleatoriamente 3.042 hombres y mujeres adultos, estratificados por la edad - género, de la mayor área de Atenas, durante 2001-2002. De ellos, en este trabajo eran han estudiado a 1.762 participantes con exceso del peso corporal, significando el exceso de peso (BMI: 25-29.9 kg/m2) y obeso (BMI>30 kg/m2). 1.064 eran hombres y 698 mujeres (20-89 años). La adherencia a la dieta mediterránea fue evaluada a través de una dieta-cuenta que fue basada en un cuestionario validado de la comida-frecuencia. La presión arterial fue medida y glucosa, insulina y los lípidos también de ayuno de la sangre. La sensibilidad de la insulina también fue evaluada por el acercamiento de la evaluación del modelo del homeostasis (HOMA) (glucosa x insulin/22.5). RESULTADOS: Los individuos con exceso de peso del cuerpo en el tertile más alto de la cuenta de la dieta, eran más insulina sensible que ésos en el tertile más bajo (11,4% HOMA más bajos, p = 0,06), tenían niveles inferiores del 13% del colesterol total (p = 0,001) y disminución de 3 mmHg de los niveles de presión arterial sistólicos (p < 0,001), cuando estaban ajustada según edad, sexo y BMI. El análisis multivariante después de tener en cuenta varios factores de confusión demostró que la sensibilidad de la insulina, el colesterol total y la presión arterial sistólica fueron correlacionados independientemente pero solamente modesto con dieta mediterránea en gente con exceso de peso del cuerpo. CONCLUSIÓN: La adherencia a la dieta mediterránea se asocia modesto a una mejor sensibilidad de la insulina, a los niveles inferiores del colesterol total y a los niveles inferiores de la presión arterial sistólica en temas gordos y obesos. Esto puede sugerir eso comparada a la población en general, el efecto beneficioso de esta dieta en el sistema cardiovascular de exceso de gente del peso corporal es limitado.

Salud SID de los lípidos. 19 de septiembre 2007; 6:22

Dieta mediterránea y el síndrome metabólico.

El síndrome metabólico (también designado el síndrome X o el síndrome de la resistencia a la insulina) ha emergido como racimo importante de factores de riesgo para la enfermedad aterosclerótica. Los pacientes con el síndrome también están en el riesgo creciente para desarrollar el tipo - diabetes 2 mellitus. Las características comunes son obesidad, resistencia a la insulina, hipertensión, y dyslipidemia (abdominales) centrales. La perdida de peso merece la primera prioridad en individuos con obesidad abdominal y el síndrome metabólico. La perdida de peso y el mantenimiento de un peso más bajo se alcanzan mejor por una combinación de la aportación calórica reducida y de la actividad física creciente. Asocian los modelos dietéticos cerca de la dieta mediterránea y a los ricos en fruta y verdura, y arriba en grasas monounsaturated negativamente a las características del síndrome metabólico. Algunos estudios recientes que se ocupaban específicamente del efecto de intervenciones sobre la resolución del síndrome metabólico han demostrado una reducción el 25% neta en el predominio de los cambios de siguiente de la forma de vida del síndrome basados principalmente en recomendaciones alimenticias. Los índices similares de resolución se han obtenido con las drogas, tales como rosiglitazone y rimonabant. El ratio favorable de la ventaja/peligro hace las dietas del Mediterráneo-estilo que prometen particularmente reducir la carga cardiovascular asociada al síndrome metabólico.

Mol Nutr Food Res. El 2007 de oct; 51(10): 1268-74

Prevención mediterránea de la dieta y de la osteoporosis.

Como resultado del cambio demográfico hacia un envejecimiento de la población, todos los países industrializados hacen frente a un predominio cada vez mayor de condiciones relativas a la edad crónicas, particularmente osteoporosis. Esta enfermedad polifacética se define como “desorden esquelético sistémico” caracterizado por la masa baja del hueso y el deterioro micro-arquitectónico del tejido del hueso, que da lugar a fragilidad y a susceptibilidad crecientes del hueso a la fractura. Se han sugerido dos categorías principales: osteoporosis posmenopáusica y senil. La prevención de la osteoporosis con medios dietéticos es especialmente desafiadora en sociedades tecnológico avanzadas. De hecho, dentro de Europa, las diferencias visibles se encuentran en la severidad de la osteoporosis, la incidencia más baja que es divulgada en la cuenca mediterránea. El efecto beneficioso se atribuye principalmente al modelo específico de la consumición. Estos alimentos contienen un arsenal complejo de moléculas bioactivas naturales con las propiedades antioxidantes, antiinflamatorias y alkalinising, que pueden contribuir al efecto hueso-escasamente de la dieta mediterránea.

Med Sci (París). 2007 agosto-septiembre; 23 (8-9): 756-60

Dieta mediterránea en relación con ratio del índice de masa corporal y de la cintura-a-cadera.

OBJETIVO: La dieta mediterránea es rica en grasa y almidón, y por lo tanto se puede relacionar con el exceso de peso. Por lo tanto investigamos la relación entre la adherencia a una dieta mediterránea y el índice de masa corporal (BMI) y el ratio de la cintura-a-cadera (WHR). DISEÑO Y AJUSTE: Los datos fueron obtenidos del grupo de control de una red de los estudios del caso-control en el cáncer conducido en la enseñanza importante y Hospitales Generales en cuatro áreas italianas entre 1991 y 2002. Un cuestionario validado entrevistador-administrado de la comida-frecuencia de 78 artículos fue utilizado para obtener la información sobre la dieta habitual de los temas. La información sobre factores socioeconómicos, hábitos de la forma de vida y medidas antropométricas también fue recogida. Una cuenta mediterránea de la dieta (MDS) fue derivada en base de ocho características de la dieta mediterránea. TEMAS: Los temas eran 6.619 pacientes (3.090 hombres, 3.529 mujeres) admitidos al hospital para una amplia gama de condiciones agudas, no-neoplásticas, de factores de riesgo sabidos sin relación para el cáncer y de modificaciones del largo plazo de la dieta. RESULTADOS: En los modelos de regresión linear múltiples ajustados según edad, centro del estudio, la educación, el consumo de tabaco, la actividad física profesional y la toma de la energía total, los MDS no fueron relacionados con BMI (= 0,05 beta para los hombres y -0,04 para las mujeres) o WHR (= 0,000 y 0,001 beta, respectivamente) en ambos sexos. CONCLUSIONES: La adherencia a las características principales de la dieta mediterránea está sin relación a BMI y a WHR, confirmando datos anteriores de Grecia y de España.

Salud pública Nutr. El 2008 de febrero; 11(2): 214-7

Continuado en la página 2 de 4