Venta estupenda del análisis de sangre de Life Extension

Revista de Life Extension

LE Magazine enero de 2007
imagen

Abastecimiento de las defensas antioxidantes del cuerpo del envejecimiento

Por Laurie Barclay, Doctor en Medicina

Wolfberry impulsa actividad del CÉSPED para luchar el envejecimiento biológico

El análisis del laboratorio ha mostrado que una fruta exótica conocida como wolfberry es una de las fuentes concentradas de la naturaleza de antioxidantes. Por otra parte, la investigación emergente sugiere que las propiedades antioxidantes de los wolfberry pueden ser atribuibles a su capacidad de aumentar la disponibilidad del CÉSPED en el cuerpo.

Por casi 2.000 años, wolfberry se ha utilizado en medicina china tradicional para mejorar la función de sistema, la visión, la circulación, y la producción inmunes de la esperma, así como para desintoxicar y para proteger el hígado. La medicina china tradicional se sostiene que wolfberry puede también mejorar la vida, la energía sexual, el vigor, y la fuerza muscular, mientras que reduce dolor y protégelo contra cáncer, la inflamación, e infección viral.6

La abundancia de alimentos y los antioxidantes llenos en el wolfberry minúsculo incluyen los antioxidantes polifenólicos planta-derivados; carotenoides tales como betacaroteno, zeaxantina, luteína, beta-criptoxantina, y licopeno; vitaminas C, B1, B2, y niacina; más de 30 esenciales y remontan los minerales, incluyendo el cinc, el hierro, el cobre, el calcio, el selenio, y el fósforo; polisacáridos; y 18 aminoácidos tales como isoleucina, triptófano, leucina, y arginina.

La actividad antioxidante de Wolfberry es probablemente atribuible en parte a sus carotenoides, resinas fenólicas, y vitamina C.44 comparado a otros antioxidantes altamente potentes derivados de las hierbas del chino tradicional, wolfberry es aún más eficaz en radicales del superóxido del barrido y la prevención de su formación. De acuerdo con estas observaciones, los científicos creen que los suplementos dietéticos wolfberry representan una fuente importante de toma antioxidante diaria.45

Los efectos antioxidantes potentes de Wolfberry, sin embargo, pueden también presentarse de su capacidad de impulsar la actividad del CÉSPED en el cuerpo. Wolfberry acelera el índice de reacciones bioquímicas que permitan al CÉSPED realizar su función esencial de apagar la tensión oxidativa. Puesto que el CÉSPED desarma el radical peligroso del superóxido para luchar la inflamación y las enfermedades degenerativas, wolfberry puede tener efectos terapéuticos similares, la protección contra la diabetes, la disfunción sexual, y los efectos del envejecimiento.

Un equipo de investigación probó los efectos de los wolfberry en temas oxígeno-privados. Los que recibieron actividad más alta demostrada wolfberry del CÉSPED y capacidad antioxidante que hicieron ésos privados del oxígeno en ausencia de wolfberry.7 Wolfberry aparece así proteger contra los efectos perjudiciales de la isquemia (suministro de oxígeno escaso).

El CÉSPED protege contra un anfitrión de enfermedades degenerativas

Mientras que el CÉSPED se ha ligado a la juventud, a la longevidad, y a la protección contra enfermedades crónicas, la producción del cuerpo de CÉSPED cae dramáticamente con edad de avance.2 condiciones asociadas al daño libre-radical que puede beneficiarse de niveles crecientes del CÉSPED incluyen un anfitrión de enfermedades inflamatorias y degenerativas:

  • Ninguna parte es las muestras del envejecimiento más visibles que en la piel, donde los efectos del daño libre-radical acumulan y producen muestras visibles del envejecimiento de la piel. El CÉSPED puede ayudar a proteger contra la piel relativa a la edad que arruga arrestando la avería del colágeno, una proteína esencial que entone y consolide la piel.22
  • Una enfermedad crónica con muchas complicaciones serias, diabetes se asocia a la tensión oxidativa creciente. Los niveles cada vez mayores del CÉSPED pueden ayudar a luchar el inicio y la progresión de la diabetes.23
  • Las propiedades antioxidantes potentes del CÉSPED podían tener usos terapéuticos importantes en cáncer de prevención y de manejo.24-26 los científicos ahora creen que las deficiencias genético basadas del CÉSPED están ligadas a una susceptibilidad creciente de cierta gente al pecho y a los cánceres pancreáticos.24,25 niveles adecuados del CÉSPED que aseguran pueden ayudar a proteger contra estas malignidades potencialmente mortales.
  • Blindando el cuerpo de radicales del superóxido, el CÉSPED puede ayudar a prevenir el celular y el daño tisular asociados a enfermedad cardiovascular.27-29 mientras que la medicina de la corriente principal promueve rico en colesterol como el culpable primario en ateroesclerosis y enfermedad cardiovascular, los niveles bajos del CÉSPED y otros antioxidantes pueden ser los factores aún más importantes en la elevación de riesgo cardiovascular.30 proveer del cuerpo la ayuda antioxidante óptima podía proteger contra la causa principal de América de la muerte prematura.
  • El sistema nervioso es altamente susceptible a la tensión oxidativa. Debido a su capacidad de proteger contra radicales del superóxido, el CÉSPED puede guardar contra el celular y el daño tisular atado a la enfermedad neurológica.27 enfermedades neurológicas específicas ligadas a las anormalidades en CÉSPED incluyen la esclerosis múltiple31 y las enfermedades de Alzheimer y de Parkinson.32-34
  • Los radicales del superóxido ayudan a perpetuar el dolor crónico asociado a la inflamación. La capacidad del CÉSPED de neutralizar radicales del superóxido se asocia al alivio del dolor,35 con las ventajas potenciales para las condiciones numerosas, incluyendo fibromyalgia, una fuente crónica de dolor muscular.36
  • Los radicales del superóxido también son la base del dolor y de la inflamación de la artritis. La investigación demuestra que los pacientes con artritis reumatoide tienen niveles dietéticos más bajos y actividad reducida del CÉSPED y de la peroxidasa del glutatión (una enzima antioxidante relacionada) que hace los temas sanos.37 víctimas de la artritis reumatoide también exhiben niveles inferiores del CÉSPED en las células del cartílago junta-que amortiguan conocidas como chondrocytes, saliendo de estas células vulnerables a los efectos perjudiciales de los radicales del óxido nítrico y del oxígeno.38,39 estos hallazgos sugieren que los niveles agotados de antioxidantes críticos tales como CÉSPED perpetúen artritis reumatoide que lisia.
  • Los científicos han ligado la inflamación a muchas enfermedades crónicas que acompañan el envejecimiento. En las células crecidas en el laboratorio y en animales vivos, el CÉSPED mejoró la función de los glóbulos blancos del sistema inmune conocido como macrófagos. Aunque los macrófagos sujetados a la tensión oxidativa liberen el compuesto inflamatorio llamado factor de necrosis de tumor, ésos tratados con la liberación del CÉSPED el cytokine antiinflamatorio interleukin-10 (IL-10) en lugar de otro.14
  • Los estudios han mostrado que esa gente que alcanzan la edad de 90 o 100 tenga altos niveles de sangre de IL-10, que puede protegerlo contra los estragos del envejecimiento y contra cáncer que se convierte reduciendo la inflamación.40 promoviendo el lanzamiento de IL-10, el CÉSPED puede ayudar al cuerpo a rechazar la inflamación, de una forma similar a ésa vista en los individuos que sobreviven mismo a una edad avanzada.
  • Otros estudios sugieren semejantemente que el CÉSPED pueda ser un determinante importante de la vida y de la longevidad. Entre diversa especie del mamífero, los que producen un tejido más alto y los niveles vive del suero de CÉSPED más de largo que los que no lo hacen.41,42 este los hallazgos sugieren que eso los niveles de impulso del CÉSPED puedan ser una estrategia importante para extender la vida humana sana.

En suma, una gran cantidad de prueba científica indica que eso los niveles óptimos del CÉSPED pueden ayudar a evitar las muchas enfermedades asociadas a la inflamación y al envejecimiento,43 incluyendo la diabetes, enfermedad cardíaca, condiciones neurológicas, el cáncer, el envejecimiento de la piel, y la artritis.

Continuado en la página 3 de 3