Venta del cuidado de piel de Life Extension

Extractos

LE Magazine enero de 2007
imagen

CoQ10

El papel emergente de la coenzima Q-10 en el envejecimiento, el neurodegeneration, la enfermedad cardiovascular, el cáncer y la diabetes mellitus.

La coenzima Q (ubiquinona, 2 methyl-5,6-dimethoxy-1,4-benzoquinone), quinina gorda natural soluble, es crucial a la función biológica óptima. La molécula de la coenzima Q tiene propiedades (bifásicas) anfipáticas debido al anillo hidrofílico de la benzoquinona y a la cadena lateral polivinílica lipofílica del isoprenoid. La nomenclatura de la coenzima Q-n se basa en la cantidad de unidades del isoprenoid atadas a la posición 6 respecto al anillo de la benzoquinona. Fue demostrado que la coenzima Q, además de su papel en transporte del electrón y transferencia de protón en la respiración mitocondrial y bacteriana, actúa en su forma reducida (ubiquinol) como antioxidante. La coenzima Q-10 funciona como una fluidez de regulación antioxidante de la membrana del lípido, reciclando formas radicales de vitamina C y de E, y protegiendo los fosfolípidos de la membrana contra la peroxidación. La propiedad antioxidante, el alto nivel de hydrophobicity y el acontecimiento universal en sistema biológico, sugieren un papel importante de la ubiquinona y ubiquinol en defensa celular contra daño oxidativo. La coenzima Q-10 es un antioxidante lípido-soluble ubicuo y endógeno encontrado en todos los organismos. Los desordenes de Neurodegenerative, el cáncer, las enfermedades cardiovasculares y la diabetes mellitus y especialmente el envejecimiento y el objeto expuesto de la enfermedad de Alzheimer alteraron los niveles de ubiquinona o de ubiquinol, indicando su probable papel crucial en la patogenesia y los mecanismos celulares de estas dolencias. Este comentario se adapta para discutir el efecto biológico de la coenzima Q con énfasis en su impacto en la iniciación, la progresión, el tratamiento y la prevención de enfermedades neurodegenerative, cardiovasculares y carcinógenas.

Curr Neurovasc Res. DEC 2005; 2(5): 447-59

La mejora de funciones y de alteraciones visuales del fondo en la degeneración macular relativa a la edad temprana trató con una combinación de acetilo-L-carnitina, de los ácidos grasos n-3, y de la coenzima Q10.

El objetivo de esto seleccionada al azar, ensayo clínico de doble anonimato, placebo-controlado era determinar la eficacia de una combinación de acetilo-L-carnitina, de los ácidos grasos n-3, y de la coenzima Q10 (Phototrop) en las funciones de la representación visual y las alteraciones del fondo en la degeneración macular relativa a la edad temprana (AMD). Seleccionaron al azar a cientos y seis pacientes con una diagnosis clínica de AMD temprano a los grupos tratado o de control. La variable primaria de la eficacia era el cambio en el defecto del medio del campo de visión (VFMD) de la línea de fondo a 12 meses del tratamiento, con parámetros secundarios de la eficacia: agudeza visual (carta de Snellen y carta de ETDRS), sensibilidad foveal según lo medido por alteraciones perimetry, y del fondo según lo evaluado según los criterios del sistema internacional de la clasificación y de clasificación para AMD. El cambio malo en los cuatro parámetros de funciones visuales mostró la mejora significativa en el grupo tratado para el final del período del estudio. Además, en el grupo tratado casos de solamente 1 de 48 (el 2%) mientras que en el de 53 del grupo 9 del placebo (el 17%) mostró clínico (DB >2.0) el empeoramiento significativo en VFMD (p = 0,006, ratio de las probabilidades: 10.93). La disminución del área drusen-cubierta de ojos tratados era también estadístico significativa con respecto a placebo cuando o los ojos más afectados (p = 0,045) o menos los ojos afectados (p = 0,017) eran considerados. Estos hallazgos sugirieron fuertemente que una combinación apropiada de compuestos que afecten a metabolismo de lípido mitocondrial, pueda mejorar y estabilizar posteriormente funciones visuales, y puede también mejorar alteraciones del fondo en los pacientes afectados por AMD temprano.

Ophthalmologica. 2005 mayo-junio; 219(3): 154-66

Niveles bajos de la coenzima Q10 del plasma como factor pronóstico independiente para la progresión del melanoma.

FONDO: Los niveles anormalmente bajos del plasma de la coenzima Q10 (CoQ10) se han encontrado en pacientes con el cáncer del pecho, del pulmón, o del páncreas. OBJETIVO: Un estudio anticipado de pacientes con el melanoma fue conducido para evaluar la utilidad de los niveles del plasma CoQ10 en predecir el riesgo de metástasis y la duración del intervalo metástasis-libre. MÉTODOS: Entre enero de 1997 y agosto de 2004, los niveles del plasma CoQ10 fueron medidos con cromatografía líquida de alto rendimiento en 117 pacientes consecutivos del melanoma sin clínico o las pruebas instrumentales de la metástasis según la comisión mixta americana sobre criterios del cáncer y en 125 voluntarios hechos juego sin el sospechoso pigmentaron clínico lesiones. Excluyeron a los pacientes que tomaban CoQ10 o colesterol-que bajaban medicaciones y ésas con una diagnosis de la diabetes mellitus del estudio. Los métodos estadísticos múltiples fueron utilizados para evaluar diferencias entre los pacientes y los temas del control y entre los pacientes que lo hicieron (32,5%) y no lo hicieron (67,5%) desarrollan metástasis durante la continuación. RESULTADOS: Los niveles CoQ10 eran perceptiblemente más bajos en pacientes que en los temas del control (prueba de t: P < .0001) y en los pacientes que desarrollaron metástasis que en el subgrupo metástasis-libre (prueba de t: P < .0001). El análisis de regresión logístico indicó que los niveles del plasma CoQ10 eran un calculador significativo de la metástasis (P = .0013). El ratio de las probabilidades para la enfermedad metastática en pacientes con los niveles CoQ10 que eran menos de 0,6 mg/l (el valor inferior de la gama medida en una población normal) eran 7,9, y el intervalo metástasis-libre eran casi dobles en pacientes con los niveles CoQ10 0,6 mg/l o más arriba (análisis de Kaplan-Meier: P < .001). LIMITACIONES: Un estudio con una muestra más grande, que se está reclutando actualmente, y una continuación más larga aumentará el poder estadístico y permitirá sin duda alguna a estadísticas de la supervivencia ser obtenido. CONCLUSIONES: El análisis de nuestros hallazgos sugiere que los niveles del plasma CoQ10 de la línea de fondo sean un factor pronóstico potente y independiente que se puede utilizar para estimar el riesgo para la progresión del melanoma.

J Acad Dermatol. El 2006 de febrero; 54(2): 234-41

Un aumento de la coenzima oxidada Q-10 ocurre en el plasma de los pacientes esporádicos del ALS.

Hemos comparado la situación redox del plasma de la coenzima Q-10 en 20 pacientes esporádicos de la esclerosis lateral amiotrófica (sales) con ésas en 20 edades sanas/controles sexo-hechos juego. Un aumento significativo en la forma oxidada de la coenzima Q-10 (sALS=109.3+/-95.2 nanómetro; controls=23.3+/-7.5 nanómetro, P=0.0002) y en el ratio de la forma oxidada de la coenzima Q-10 para sumar la coenzima Q-10 (%CoQ-10) (el sALS=12.0+/-9.3%; los controls=3.2+/-0.9%, P<0.0001) fueron observados. Por otra parte, %CoQ-10 correlacionó perceptiblemente con la duración de la enfermedad (rho=0.494, P=0.0315). Nuestro hallazgo sugiere la tensión oxidativa sistémica en la patogenesia de sales.

J Neurol Sci. 15 de enero 2005; 228(1): 49-53

Tolerancia de la coenzima Q10 de la alto-dosis (3.000 mg/día) en el ALS.

Un ensayo de la dosis-escalada de la abierto-etiqueta fue realizado para evaluar la seguridad y la tolerabilidad de altas dosis de la coenzima Q10 (CoQ10) en el ALS. CoQ10, un cofactor en transferencia mitocondrial del electrón, puede mejorar la disfunción mitocondrial en el ALS. En este estudio, CoQ10 era seguro y tolerado bien en 31 temas tratados con las dosis de hasta 3.000 mg/día por 8 meses.

Neurología. 13 de diciembre 2005; 65(11): 1834-6

Biopsia del músculo en enfermedad de Alzheimer: hallazgos morfológicos y bioquímicos.

Las pruebas recientes de un factor genético de la predisposición asociado a la enfermedad de Alzheimer (DAT) sugieren que las alteraciones importantes se pueden expresar en tejidos con excepción del cerebro. Presentamos estudios morfológicos y bioquímicos en el músculo obtenido a partir de diez pacientes con controles de la enfermedad de Alzheimer y del coeval. El examen de la biopsia del músculo mostró una actividad oxidativa mitocondrial subsarcolemmal creciente en tres pacientes. Los estudios bioquímicos mostraron una actividad enzimática oxidativa creciente solamente en el grupo del DAT. El nivel CoQ10, estudiado hasta ahora en tres pacientes del DAT, fue reducido grandemente (el aproximadamente 50%) comparado con controles. Discutirán los nuevos marcadores periféricos posibles en enfermedad de Alzheimer.

Clin Neuropathol. 1991 julio-agosto; 10(4): 171-6.

Continuado en la página 2 de 5