Liquidación de la primavera de Life Extension

Extractos

LE Magazine agosto de 2007
imagen

Statins

Disminución de lípidos intensiva con atorvastatin en pacientes con enfermedad coronaria estable.

FONDO: Los ensayos anteriores han demostrado que la baja de niveles de colesterol de la lipoproteína de baja densidad (LDL) debajo de niveles actualmente recomendados es beneficiosa en pacientes con síndromes coronarios agudos. Evaluamos anticipado la eficacia y la seguridad de bajar niveles de colesterol de LDL debajo del magnesio 100 por el decilitro (mmol 2,6 por litro) en pacientes con la enfermedad cardíaca coronaria estable (CHD). MÉTODOS: Asignaron a la terapia de doble anonimato y recibieron un total de 10.001 pacientes con los niveles de colesterol clínico evidente de CHD y de LDL menos del magnesio de 130 por el decilitro (mmol 3,4 por litro) aleatoriamente 10 el magnesio o el magnesio 80 del atorvastatin por día. Siguieron a los pacientes para un punto medio de 4,9 años. La punto final primaria era el acontecimiento de un primer evento cardiovascular importante, definido como muerte de CHD, del infarto del miocardio no-procedimiento-relacionado no fatal, de la resucitación después de fallo cardiaco, o del movimiento fatal o no fatal. RESULTADOS: Los niveles de colesterol malos de LDL eran el magnesio 77 por el decilitro (mmol 2,0 por litro) durante el tratamiento con el magnesio 80 el magnesio del atorvastatin y 101 por el decilitro (mmol 2,6 por litro) durante el tratamiento con el magnesio 10 del atorvastatin. La incidencia de elevaciones persistentes en niveles de la aminotransferasa del hígado era el 0,2 por ciento en el grupo dado el magnesio 10 del atorvastatin y el 1,2 por ciento en el grupo dado el magnesio 80 del atorvastatin (P<0.001). Un evento primario ocurrió en 434 pacientes (8,7%) que recibían el magnesio 80 del atorvastatin, con respecto a 548 pacientes (10,9%) que recibían el magnesio 10 del atorvastatin, representando una reducción absoluta en el índice de eventos cardiovasculares importantes de 2,2% y una reducción del pariente del 22% en el riesgo (ratio del peligro, 0,78; intervalo de confianza del 95%, 0,69 a 0,89; P<0.001). No había diferencia entre los dos grupos del tratamiento en mortalidad total. CONCLUSIONES: La terapia intensiva de la disminución de lípidos con el magnesio 80 del atorvastatin por día en pacientes con CHD estable provee de la ventaja clínica significativa más allá de eso permitida por el tratamiento el magnesio 10 del atorvastatin por día. Esto ocurrió con una mayor incidencia de los niveles elevados de la aminotransferasa.

MED de N Inglés J. 7 de abril 2005; 352(14): 1425-35

atorvastatin de la Alto-dosis después del movimiento o del ataque isquémico transitorio.

FONDO: Los Statins reducen la incidencia de movimientos entre pacientes en el riesgo creciente para la enfermedad cardiovascular; si reducen el riesgo de movimiento después de que siga habiendo un movimiento reciente o un ataque isquémico transitorio (TIA) ser establecido. MÉTODOS: Asignamos aleatoriamente a 4.731 pacientes que habían tenido un movimiento o un TIA en el plazo de un a seis meses antes de entrada del estudio, tenían niveles de colesterol de la lipoproteína de baja densidad (LDL) del magnesio 100 a 190 por el decilitro (2,6 al mmol 4,9 por litro), y no tenían ninguna enfermedad cardíaca coronaria sabida al tratamiento de doble anonimato con el magnesio 80 del atorvastatin por día o placebo. La punto final primaria era un primer movimiento no fatal o fatal. RESULTADOS: El nivel de colesterol malo de LDL durante el ensayo era el magnesio 73 el magnesio por el decilitro (mmol 1,9 por litro) entre los pacientes que recibían atorvastatin y 129 por el decilitro (mmol 3,3 por litro) entre los pacientes que recibían placebo. Durante una continuación mediana de 4,9 años, 265 pacientes (11,2%) que recibían atorvastatin y 311 pacientes (13.1%t) que recibían placebo tenían un movimiento fatal o no fatal (reducción absoluta de cinco años en el riesgo, 2,2%; ratio ajustado del peligro, 0,84; intervalo de confianza del 95%, 0,71 a 0,99; P=0.03; P=0.05 sin ajustar). El grupo del atorvastatin tenía 218 movimientos isquémicos y 55 movimientos hemorrágicos, mientras que el grupo del placebo tenía 274 movimientos isquémicos y 33 movimientos hemorrágicos. La reducción absoluta de cinco años en el riesgo de eventos cardiovasculares importantes era el 3,5 por ciento (ratio del peligro, 0,80; intervalo de confianza del 95%, 0,69 a 0,92; P=0.002). La tasa de mortalidad total era similar, con 216 muertes en el grupo del atorvastatin y 211 muertes en el grupo del placebo (P=0.98), al igual que los índices de eventos adversos serios. Los valores elevados de la enzima del hígado eran mas comunes en los pacientes que tomaban atorvastatin. CONCLUSIONES: En pacientes con el movimiento reciente o TIA y sin enfermedad cardíaca coronaria sabida, el magnesio 80 del atorvastatin por día redujo la incidencia total de movimientos y de eventos cardiovasculares, a pesar de un pequeño aumento en la incidencia del movimiento hemorrágico.

MED de N Inglés J. 10 de agosto 2006; 355(6): 549-59

Seguridad del Statin: un comentario sistemático.

Un comentario sistemático de los estudios ficticios, de los ensayos aleatorizados, de las notificaciones voluntarias a las autoridades reguladoras nacionales, y de los informes publicados del caso fue emprendido para evaluar la incidencia y las características de efectos nocivos en los pacientes tratados con 3 inhibidores de la reductasa de la coenzima A (HMG-CoA) de hydroxy-3-methylglutaryl, o statins. Para los statins con excepción del cerivastatin, la incidencia del rhabdomyolysis en 2 estudios ficticios era 3,4 (1,6 a 6,5) por 100.000 personas-año, una estimación apoyada por datos a partir del 20 seleccionó al azar ensayos controlados. La fatalidad del caso era el 10%. La incidencia era cerca de 10 veces mayor cuando el gemfibrozil fue utilizado conjuntamente con los statins. La incidencia era más alta (4,2 por 100.000 personas-año) con lovastatin, el simvastatin, o el atorvastatin (que son oxidados por el citocromo P450 3A4 [CYP3A4], que es inhibido por muchas drogas) que el pravastatin o el fluvastatin (que no son oxidados por CYP3A4). En las personas que tomaban el simvastatin, el lovastatin, o el atorvastatin, el 60% de casos implicó las drogas sabidas para inhibir CYP3A4 (los antifungals especialmente de la eritromicina y del azole), y el 19% implicaron los fibrates, principalmente gemfibrozil. La incidencia de myopathy en los pacientes tratados con los statins, estimados de los estudios ficticios apoyados por ensayos aleatorizados, era 11 por 100.000 personas-año. Para la enfermedad del higado, los ensayos aleatorizados divulgaron menos desordenes hepatobiliary en statins asignados los pacientes que en ésos placebo asignado. El índice de la notificación de insuficiencia hepática a las autoridades reguladoras era cerca de 1 por millón de personas-año de uso del statin. Los ensayos aleatorizados no muestran ningún exceso de enfermedad renal o de proteinuria en participantes statin-asignados, y la disminución en índice de filtrado glomerular era más pequeña con statins que con placebo. Las pruebas a partir de 4 estudios ficticios e informes del caso sugieren que los statins causen la neuropatía periférica, pero el riesgo atribuible es pequeño (12 por 100.000 personas-año). No se encontró ningún cambio en la función cognoscitiva en ensayos aleatorizados de statins en pacientes mayores.

J Cardiol. 17 de abril 2006; 97 (8A): 52C-60C

El efecto de la coenzima q10 sobre síntomas myopathic en pacientes trató con statins.

El tratamiento de la hipercolesterolemia con los statins (3-hydroxy-3-methylglutaryl inhibidores de la reductasa de la coenzima A) es eficaz en la prevención primaria y secundaria de la enfermedad cardiovascular. Sin embargo, el uso del statin se asocia a menudo a una variedad de síntomas o de myopathies músculo-relacionados. Myopathy se puede relacionar en parte con la inhibición del statin de la síntesis endógena de la coenzima Q10, un cofactor esencial para la producción energética mitocondrial. El objetivo de este estudio es determinar si la suplementación de la coenzima Q10 reduciría el grado de dolor muscular asociado al tratamiento del statin. Asignaron los pacientes con síntomas myopathic aleatoriamente en un protocolo doble-cegador al tratamiento con la coenzima Q10 (100 mg/día, n = 18) o la vitamina E (400 IU/day, n = 14) por 30 días. Interferencia del dolor muscular y del dolor con actividades diarias fue evaluada antes y después del tratamiento. Después de una intervención de 30 días, la severidad del dolor disminuyó por el 40% (p <0.001) e interferencia del dolor con actividades diarias disminuyó por el 38% (p <0.02) en el grupo tratado con la coenzima Q10. En cambio, no se observó ningunos cambios en la severidad del dolor (el +9%, p = NS) o interferencia del dolor con actividades diarias (- el 11%, p = NS) en el grupo tratado con la vitamina E. en conclusión, los resultados sugieren que la suplementación de la coenzima Q10 puede disminuir el dolor muscular asociado al tratamiento del statin. Así, la suplementación de la coenzima Q10 puede ofrecer una alternativa a parar el tratamiento con estas drogas vitales.

J Cardiol. 15 de mayo 2007; 99(10): 1409-12

Statins que provocan síndrome de MELAS. Un informe del caso.

FONDO: Los Statins inhiben la producción de 2,3 dimethoxy, el parabenzoquinone 5-methyl, 6-polyisoprene también conocido como ubiquinona o la coenzima Q10 (CoQ10), que se requieren para el transporte mitocondrial del electrón. Las deficiencias idiopáticas o primarias CoQ10 se han sabido para causar encephalomyopathy mitocondrial. MÉTODOS: Presentamos el caso de un paciente con síndrome mitocondrial, consistiendo en encephalomyopathy mitocondrial, acidosis láctica y movimiento-como los episodios (MELAS), cuyos síntomas fueron relacionados temporal con la terapia del statin. CONCLUSIÓN: Los Statins pueden provocar los síntomas relacionados con MELAS en individuos susceptibles.

EUR Neurol. 2007;57(4):232-5

El uso clínico de los inhibidores de la CoA-reductasa de HMG y el agotamiento asociado de la coenzima Q10. Un comentario de las publicaciones animales y humanas.

El agotamiento del alimento esencial CoQ10 por el colesterol cada vez más popular que bajaba las drogas, inhibidores de la reductasa del CoA de HMG (statins), ha crecido de un nivel que concierne uno de la alarma. Con potencias y dosificaciones siempre más altas del statin, y con un colesterol constantemente cada vez más pequeño de la blanco LDL, el predominio y la severidad de la deficiencia CoQ10 está aumentando perceptiblemente. 36 millones de americanos estimados ahora son candidatos a medicación del statin. el agotamiento Statin-inducido CoQ10 está bien documentado en los estudios animales y del ser humano con consecuencias cardiacas perjudiciales en los modelos animales y los ensayos humanos. Esta deficiencia nutritiva inducida por las drogas es relativa a la dosis y más notable en ajustes de la deficiencia preexistente CoQ10 por ejemplo en los ancianos y en paro cardíaco. la deficiencia Statin-inducida CoQ10 es totalmente evitable con CoQ10 suplemental sin impacto adverso en la baja del colesterol o propiedades antiinflamatorias de las drogas del statin. Estamos actualmente en medio de una epidemia de la insuficiencia cardiaca congestiva en los Estados Unidos, la causa o las causas cuyo sea confuso. Como médicos, es nuestro deber a ser absolutamente cierto que no estamos haciendo inadvertidamente daño a nuestros pacientes creando una deficiencia extensa de un alimento críticamente importante para la función normal del corazón.

Biofactors. 2003;18(1-4):101-11

El tratamiento de los efectos nocivos del statin con la coenzima suplemental Q10 y el statin drogan la discontinuación.

Evaluaron a cincuenta nuevos pacientes consecutivos de la clínica de la cardiología que estaban en medicación del statin (para una media de 28 meses) en su visita inicial para los efectos adversos posibles del statin (mialgia, cansancio, disnea, pérdida de memoria, y neuropatía periférica). Todos los pacientes interrumpieron la terapia del statin debido a los efectos secundarios y comenzaron CoQ suplemental (10) en una media de 240 mg/día sobre visita inicial. Han seguido a los pacientes para una media de 22 meses con el 84% de los pacientes ahora seguidos por más de 12 meses. El predominio de síntomas pacientes en visita inicial y en la continuación más reciente demostró una disminución del cansancio a partir de la 84% hasta el 16%, mialgia a partir de la 64% hasta el 6%, disnea a partir de la 58% hasta el 12%, pérdida de memoria a partir de la 8% hasta el 4% y la neuropatía periférica a partir de la 10% hasta el 2%. Había dos muertes del cáncer de pulmón y una muerte de la estenosis aórtica sin movimientos o infartos del miocardio. Las medidas de la función del corazón mejoraron o seguían siendo estables en la mayoría de pacientes. Concluimos que los efectos secundarios statin-relacionados, incluyendo la cardiomiopatía del statin, son lejos mas comunes que publicados previamente y somos reversibles con la combinación de la discontinuación del statin y de CoQ suplemental (10). No vimos ninguna consecuencia adversa de la discontinuación del statin.

Biofactors. 2005;25(1-4):147-52

Efecto de diversos agentes antilipidemic y de dietas sobre mortalidad: un comentario sistemático.

FONDO: Las instrucciones para la prevención y el tratamiento de la hiperlipidemia se basan a menudo en ensayos usando puntos clínicos combinados del extremo. Los datos de la mortalidad son los datos más confiables para evaluar la eficacia de intervenciones. Apuntamos evaluar eficacia y la seguridad de diversas intervenciones de la disminución de lípidos basadas en datos de la mortalidad. MÉTODOS: Condujimos una búsqueda sistemática de los ensayos controlados seleccionados al azar publicados hasta junio de 2003, comparando cualquier intervención de la disminución de lípidos con placebo o dieta usual en cuanto a mortalidad. Las medidas del resultado eran mortalidad todos, cardiacas, y noncardiovascular de causas. RESULTADOS: Un total de 97 estudios cumplieron criterios de la elegibilidad, con 137.140 individuos en la intervención y 138.976 individuos en grupos de control. Comparado con los grupos de control, los ratios del riesgo para la mortalidad total eran 0,87 para los statins (intervalo de confianza del 95% [ci], 0.81-0.94), 1,00 para los fibrates (ci del 95%, 0.91-1.11), 0,84 para las resinas (ci del 95%, 0.66-1.08), 0,96 para la niacina (ci del 95%, 0.86-1.08), 0,77 para los ácidos grasos n-3 (ci del 95%, 0.63-0.94), y 0,97 para la dieta (ci del 95%, 0.91-1.04). Comparado con los grupos de control, los ratios del riesgo para la mortalidad cardiaca indicaron la ventaja de los statins (0,78; Ci del 95%, 0.72-0.84), resinas (0,70; Ci del 95%, 0.50-0.99) y ácidos grasos n-3 (0,68; Ci del 95%, 0.52-0.90). Los ratios del riesgo para la mortalidad noncardiovascular de cualquier intervención no indicaron ninguna asociación en comparación con grupos de control, a excepción de los fibrates (ratio del riesgo, 1,13; Ci del 95%, 1.01-1.27). CONCLUSIONES: Los Statins y los ácidos grasos n-3 son las intervenciones más favorables de la disminución de lípidos con riesgos reducidos de mortalidad total y cardiaca. Cualquier reducción potencial en mortalidad cardiaca de fibrates es compensada por un riesgo creciente de muerte de causas noncardiovascular.

MED del interno del arco. 11 de abril 2005; 165(7): 725-30

Reducción de los niveles ubiquinol-10 y ubiquinone-10 del suero por atorvastatin en pacientes hipercolesterolémicos.

La reducción de los niveles de colesterol de suero con terapia del statin disminuye el riesgo de enfermedad cardíaca coronaria. La inhibición de la reductasa HMG-CoA por el statin da lugar a la síntesis disminuida del colesterol y de otros productos río abajo desde el mevalonate, que puede producir efectos nocivos en terapia del statin. Estudiamos las reducciones de los niveles ubiquinol-10 y ubiquinone-10 del suero en los pacientes hipercolesterolémicos tratados con atorvastatin. Trataron a catorce pacientes con 10 mg/día del atorvastatin, y el lípido del suero, los niveles ubiquinol-10 y ubiquinone-10 fueron medidos antes y después de 8 semanas del tratamiento. Los niveles totales del colesterol y del LDL-colesterol del suero disminuyeron perceptiblemente. Todos los pacientes mostraron reducciones definidas de los niveles ubiquinol-10 y ubiquinone-10 del suero, y de los niveles del medio del suero ubiquinol-10 y los niveles ubiquinone-10 disminuyeron perceptiblemente a partir de 0,81 +/- 0,21 a 0,46 +/- 0,10 microg/ml (p < 0,0001), y a partir de 0,10 +/- 0,06 a 0,06 +/- 0,02 microg/ml (p = 0,0008), respectivamente. Las reducciones del por ciento de ubiquinol-10 y de los del colesterol total mostraron una correlación positiva (r = 0,627, p = 0,0165). Pues el atorvastatin reduce el suero ubiquinol-10 así como niveles de colesterol de suero en todos los pacientes, es imprescindible que previenen los médicos sobre los riesgos asociados al agotamiento ubiquinol-10.

J Atheroscler Thromb. 2005;12(2):111-9

Prescripción de statins a los pacientes dyslipidemic afectados por enfermedades del higado: un equilibrio sutil entre los riesgos y las ventajas.

AIM: Los Statins reducen morbosidad y mortalidad cardiovasculares en la población en general con un perfil excelente de la riesgo-ventaja. Los eventos adversos más frecuentes son myopathy y aumento en aminotransferasas hepáticas. En este comentario, consideramos el papel del hígado en el metabolismo de statins, de su toxicidad hepática potencial y de las instrucciones para su prescripción en los pacientes afectados por diversas enfermedades del higado. SÍNTESIS DE LOS DATOS: toxicidad hepática Statin-inducida: i) ocurre en 1-3% de pacientes; ii) es caracterizado por los niveles crecientes de la aminotransferasa; iii) es relativo a la dosis; iv) es con frecuencia asintomático; v) invierte generalmente después de la reducción de la dosificación o del retiro del tratamiento. Finalmente, después de la recuperación, un rechallenge con lo mismo u otros statins puede no dar lugar a aminotranferases crecientes. CONCLUSIONES: La precaución es necesaria cuando los statins que prescriben a los pacientes con enfermedad del higado, y toxicidad del hígado se deben supervisar siempre durante el tratamiento del statin. Particularmente, i) la toxicidad hepática potencial requiere el control frecuente de los parámetros bioquímicos relacionados con la citólisis y la colestasis hepáticas en todos los pacientes en los statins; ii) la administración de statins counterindicated en pacientes con la enfermedad del higado parenquimal avanzada o de la fase final debido a la debilitación relevante de su metabolismo; iii) los desordenes cholestatic con dyslipidemia secundario no requieren el tratamiento del statin incluso si las alteraciones relevantes del modelo del lípido se detectan; iv) los pacientes con enfermedad del higado aguda de la etiología viral o alcohólica no deben recibir los statins hasta la normalización de las enzimas de la citólisis; v) los pacientes crónicos de la hepatitis pueden ser tratados por los statins si se eleva su riesgo cardiovascular y a condición de que la continuación cuidadosa se realiza para reconocer rápidamente el inicio del daño hepático adicional; ) los beneficiarios del trasplante del hígado VI afectados por el dyslipidemia inducido por terapia inmunosupresiva pueden ser tratados con statins bajo control clínico cuidadoso; vii) las ventajas de los statins debe superar probablemente los riesgos en la gran mayoría de pacientes dyslipidemic afectados por hepatosteatosis sin alcohol, una enfermedad diagnosticados con frecuencia en temas insulina-resistentes.

Nutr Metab Cardiovasc SID. El 2004 de agosto; 14(4): 215-24