Venta del cuidado de piel de Life Extension

Revista de Life Extension

LE Magazine enero de 2006
imagen

Estrategias para prevenir osteoporosis en hombres

Por Julius G. Goepp, Doctor en Medicina

Suplementos de la proteína

Hasta hace poco tiempo, fue pensado que las dietas de alto valor proteico pueden causar la resorción creciente del calcio del hueso, porque los niveles elevados del calcio fueron encontrados en la orina de ésos con una alta toma de la proteína. Estudios más recientes han demostrado apenas el contrario: que los niveles crecientes del calcio de la orina parecen ser el resultado de la absorción intestinal creciente del calcio, que por supuesto significa que hay más, no menos, calcio disponible para la mineralización del hueso. Dietas más poco proteínicas fueron encontradas para disminuir la absorción del calcio.30 esto pueden explicar porqué conocen a la gente que habitual consume dietas poco proteínicas para tener densidad disminuida del hueso y pérdida creciente del hueso.

La suplementación de la proteína de soja se ha sabido para ser protectora del hueso en mujeres. En 2002, este hallazgo fue ampliado a los hombres. Un estudio de más viejos hombres sanos (con una edad media de 60) mostró que los que complementaron el diario con 40 gramos de proteína de soja por tres meses perceptiblemente aumentaron sus niveles insulina-como del factor de crecimiento 1 (IGF-1) comparado a los hombres que complementaron con la proteína de leche. IGF-1 se asocia a índices más altos de formación del hueso. Mientras que los marcadores de la formación y de la resorción del hueso no eran diferentes entre los dos grupos, los autores concluyeron que los suplementos de la proteína de soja pueden influenciar positivamente el hueso en hombres. Se encendieron sugerir que un estudio de la largo-duración está autorizado para demostrar este efecto.70

Phytoestrogens e isoflavonas

Ha estado creciendo interés en cómo otro componente- de la soja isoflavona-puede ayudar a prevenir y a manejar enfermedad cardíaca, osteoporosis, y el cáncer. Los isoflavonas de la soja son phytoestrogens, o los compuestos planta-basados que se asemejan al estrógeno en el nivel molecular. Los estudios de dietas tradicionales en poblaciones grandes demuestran que las comidas que contienen phytoestrogens pueden ofrecer la protección contra muchos cánceres hormona-relacionados, y que añadiendo las comidas phytoestrogen-ricas a las ayudas de la dieta mantenga la densidad del hueso en gente con osteoporosis.71 particularmente puesto que la publicación de la advertencia preliminar de la salud de las mujeres contra el uso del estrógeno en la terapia de reemplazo hormonal,14 que la importancia de los phytoestrogens del isoflavona ha crecido.

La prueba científica directa de isoflavonas en osteoporosis es abundante. En 2001, un comentario de 74 artículos importantes concluyó que las pruebas de las subsidios por enfermedad de phytoestrogens aumentaban.72 un ensayo clínico seleccionado al azar, placebo-controlado publicado en 2004 demostraron un aumento significativo en densidad mineral del hueso de la lumbar-espina dorsal y una reducción del 37% en marcadores urinarios del volumen de ventas del hueso en pacientes con la osteoporosis posmenopáusica que complementó con los isoflavonas.73

Los efectos beneficiosos de isoflavonas sobre salud esquelética se han atribuido a sus estructuras orgánicas únicas.74 isoflavonas pueden actuar diferentemente en diversos tejidos, a beneficio de la gente que la consume. Por ejemplo, en tejido del hueso, los isoflavonas actúan como débiles estrógeno-como las hormonas en las células del osteoblast del hueso-edificio, promoviendo la nueva formación del hueso. Estrógeno-como efecto en hueso también causa un aumento en las proteínas de la célula-señalización que pueden inhibir la actividad de hueso-absorción de las células osteoclastas. En tejidos reproductivos, sin embargo, los isoflavonas funcionan como antagonistas débiles del estrógeno, así que no producen los efectos feminizing del estrógeno sí mismo. Muchos de estos mecanismos moleculares se asemejan de cerca a las acciones atribuidas a DHEA.69

Ningún ensayo de isoflavonas en hombres con osteoporosis todavía ha aparecido en la literatura, pero hay fundamento de creer que serán por lo menos tan eficaces como en mujeres. Las diferencias dadas de las maneras que deshuesan pérdida ocurren en hombres y las mujeres, es posible que el efecto osteoblast-estimulante de isoflavonas dará lugar aún más a aumento en densidad del hueso en hombres.

Ipriflavone, un isoflavona sintético, ha atraído mucha atención e investigación, especialmente en Europa, en donde ahora se utiliza como droga en tratar osteoporosis.75 se ha mostrado para inhibir con eficacia la resorción del hueso y para aumentar la formación del hueso en mujeres y hombres.76 un estudio de doble anonimato, placebo-controlado del ipriflavone en 255 mujeres posmenopáusicas encontraron que la densidad mineral del hueso del antebrazo seguía siendo constante por dos años en el grupo del tratamiento mientras que disminuía perceptiblemente en el grupo del placebo. Los marcadores del volumen de ventas del hueso eran más altos en el grupo del placebo que en el grupo tratado.77

Los mismos investigadores descubrieron resultados virtualmente idénticos en un ensayo más grande de 453 mujeres posmenopáusicas. En el grupo ipriflavone-tratado, deshuese ahorrar de entre 1,6% y 3,5% ocurridos, y el volumen de ventas del hueso fue reducido.78 resultados similares se han divulgado en muchos otros estudios.79-82 la seguridad de Ipriflavone también ha sido establecida, con los efectos secundarios primarios siendo trastorno gastrointestinal suave; estos efectos parecían ocurrir con frecuencia igual en grupos del ipriflavone y del placebo en todos los ensayos.83

Como los isoflavonas naturales, el ipriflavone aumenta el efecto del estrógeno sobre el hueso sin la actuación como hormona de sexo femenino,76 de modo que pueda tener mucho menos de los efectos feminizing indeseables del estrógeno y de las drogas relacionadas. Estos efectos estrogenic débiles de isoflavonas y del ipriflavone se piensan para considerar no sólo su capacidad demostrada de aumentar densidad mineral del hueso y de prevenir osteoporosis, pero también de explicar los datos encouraging sobre su efecto en la reducción de riesgo de cáncer de próstata. Estos datos vienen de estudios del roedor y de experiencia humana limitada.84 modelos del roedor proporcionan hasta ahora los únicos datos interventional directos sobre el papeles de estas sustancias en varones.

Los datos de los modelos animales del ipriflavone en varones son muy encouraging. Dos estudios de los efectos de los ipriflavone sobre las ratas masculinas encontraron que los huesos de animales en el grupo tratado tenían el 23% una mayor capacidad media de soportar la tensión, y el casi 50% requerido más energía para causar una fractura, comparada a los animales en los grupos no tratados.85 las proporciones de calcio, de fósforo, y de magnesio en los huesos no diferenciaron entre los grupos, sugiriendo que no había anormalidades en la composición mineral total o la estructura cristalina del hydroxyapatite en los huesos más fuertes.86

Resumen

Para los hombres, la buena salud del hueso que mantiene comienza con visitas regulares del doctor a defender para la densidad del hueso y el cáncer de próstata minerales. El otro esencial es regular, ejercicio del peso-transporte, sano, la moderado-proteína adieta, y los suplementos incluyendo la vitamina D, el calcio, el magnesio, y los isoflavonas para ayudar a prevenir pérdidas del mineral del hueso. Los hombres en riesgo de cánceres hormona-dependientes deben discutir siempre planes de la suplementación con sus médicos para asegurarse de que los suplementos y las medicaciones están trabajando juntos para el mejor efecto.

Referencias

1. Gennari L, Merlotti D, Martini G, y otros asociación longitudinal entre los niveles de hormona de sexo, pérdida del hueso, y volumen de ventas del hueso en hombres mayores. J Ciin Endocrinol Metab. El 2003 de nov; 88(11): 5327-33.

2. Kamel HK. Osteoporosis masculina: nuevas tendencias en diagnosis y terapia. Envejecimiento de las drogas. 2005;22(9):741-8.

3. Imponga P, recaudación E, Audran M, y otros. El coste de osteoporosis en hombres: la situación francesa. Hueso. El 2002 de abril; 30(4): 631-6.

4. Duan Y, fragilidad de Seeman E. Bone en hombres asiáticos y caucásicos. Ann Acad Med Singapore. El 2002 de enero; 31(1): 54-66.

5. Seeman E. Unresolved publica en osteoporosis en hombres. Rev Endocr Metab Disord. El 2001 de enero; 2(1): 45-64.

6. Moyad mA. Terapias para reducir el riesgo de osteoporosis en los pacientes que reciben luteinizing hormona-lanzando el tratamiento hormonal/orchiectomy complementarios para el cáncer de próstata: un comentario y una evaluación de la necesidad de más investigación. Urología. El 2002 de abril; 59 (4 Suppl 1): 34-40.

7. CS de Higano. Gestión de la pérdida del hueso en hombres con el cáncer de próstata. J Urol. DEC 2003; 170 (6 pintas 2): S59-S63.

8. Khosla S, Melton LJ, III, Riggs BL. Osteoporosis: diferencias y semejanzas de género. Lupus. 1999;8(5):393-6.

9. Jalava T, Sarna S, Pylkkanen L, y otros asociación entre la fractura vertebral y la mortalidad creciente en pacientes osteoporotic. Minero Res del hueso de J. El 2003 de julio; 18(7): 1254-60.

10. Haentjens P, Johnell O, Kanis JA, y otros pruebas de búsquedas de los datos y de análisis de la tabla de vida para las diferencias relativas a las diferencias entre los sexos en el riesgo absoluto de fractura de la cadera después de Colles o de la fractura de la espina dorsal: La fractura de Colles como marcador temprano y sensible de la fragilidad esquelética en los hombres blancos. Minero Res del hueso de J. DEC 2004; 19(12): 1933-44.

11. Siqueira FV, LA de Facchini, PC de Hallal. La carga de fracturas en el Brasil: un estudio sobre la base de la población. Hueso. El 2005 de agosto; 37(2): 261-6.

12. Seeman E. La base estructural de la fragilidad del hueso en hombres. Hueso. El 1999 de julio; 25(1): 143-7.

13. RA de Hijazi, Cunningham GR. Andropause: ¿la terapia del reemplazo del andrógeno se indica para el varón del envejecimiento? Annu Rev Med. 2005;56:117-37.

14. Skouby ASÍ PUES, al-Azzawi F, Barlow D, y otros medicina climatérica: Menopausia y sociedad europeas de Andropause (EMAS) declaraciones de 2004/2005 posición sobre peri y terapia de reemplazo hormonal posmenopáusica. Maturitas. 16 de mayo 2005; 51(1): 8-14.

15. Cherrier milímetro, Asthana S, Plymate S, y otros suplementación de la testosterona mejora memoria espacial y verbal en más viejos hombres sanos. Neurología. 10 de julio 2001; 57(1): 80-8.

16. Genazzani AR, Inglese S, Lombardi I, y otros terapia a largo plazo del reemplazo del dehydroepiandrosterone de la bajo-dosis en varones del envejecimiento con deficiencia parcial del andrógeno. Varón del envejecimiento. El 2004 de junio; 7(2): 133-43.

17. Orwoll E, Ettinger M, Weiss S, y otros Alendronate para el tratamiento de la osteoporosis en hombres. MED de N Inglés J. 2000 31 de agosto; 343(9): 604-10.

18. Morales A. Andropause (o hipogonadismo sintomático del tarde-inicio): hechos, ficción y controversias. Varón del envejecimiento. DEC 2004; 7(4): 297-303.

19. Dovio A, Perazzolo L, Osella G, y otros caída inmediata de la formación del hueso y aumento transitorio de la resorción del hueso en el curso de la alto-dosis, terapia glucocorticoide a corto plazo en pacientes jovenes con esclerosis múltiple. J Clin Endocrinol Metab. El 2004 de oct; 89(10): 4923-8.

20. Kannisto S, Laatikainen A, Taivainen A, y otros concentración del sulfato del dehydroepiandrosterone del suero como indicador de la supresión adrenocortical durante terapia esteroide inhalada en pacientes asmáticos adultos. EUR J Endocrinol. 2004 mayo; 150(5): 687-90.

21. Conde FA, Aronson WJ. Factores de riesgo para la osteoporosis masculina. Urol Oncol. El 2003 de sept; 21(5): 380-3.

22. Hussain SA, Weston R, Stephenson RN, George E, Parr NJ. La radiografía dual inmediata de la energía absorptiometry revela una alta incidencia de la osteoporosis en pacientes con el cáncer de próstata avanzado antes de la manipulación hormonal. BJU internacional. El 2003 de nov; 92(7): 690-4.

23. Rashid Mh, Chaudhary UB. Terapia intermitente de la privación del andrógeno para el cáncer de próstata. Oncólogo. 2004;9(3):295-301.

24. Consideraciones de Dawson-Hughes B. Racial /ethnic en la fabricación de las recomendaciones para la vitamina D para los hombres y las mujeres adultos y mayores. J Clin Nutr. DEC 2004; 80 (6 Suppl): 1763S-6S.

25. Monier-Faugere bujía métrica, Mawad H, Qi Q, RM de Friedler, Malluche HH. Alto predominio del volumen de ventas bajo del hueso y acontecimiento de la osteomalacia después del trasplante de riñón. J Soc Nephrol. El 2000 de junio; 11(6): 1093-9.

26. ¿Dodidou P, Bruckner T, Hosch S, y otros más vale tarde que nunca? Experiencia con el tratamiento intravenoso del pamidronate en pacientes con la masa del hueso o el siguiente de las fracturas cardiaco o el trasplante bajo del hígado. Osteoporos internacional. El 2003 de enero; 14(1): 82-9.

27. Kapoor D, TH de Jones. El fumar y hormonas en salud y desordenes de la endocrina. EUR J Endocrinol. El 2005 de abril; 152(4): 491-9.

28. Wawrzynska L, Tomkowski WZ, Przedlacki J, Hajduk B, Torbicki A. Changes en densidad del hueso durante la administración a largo plazo de heparinas o del acenocoumarol de poco peso molecular para la profilaxis secundaria del thromboembolism venoso. Pathophysiol Haemost Thromb. El 2003 de marcha; 33(2): 64-7.

29. Wong SY, EM de Lau, Lau WW, Lynn HS. ¿Es el asesoramiento dietético eficaz en el aumento calcio, proteína y toma dietéticos de la energía en pacientes con fracturas osteoporotic? Un ensayo clínico controlado seleccionado al azar. Dieta de Nutr del ronquido de J. El 2004 de agosto; 17(4): 359-64.

30. Kerstetter JE, knock-out de O'Brien, Insogna kilolitro. Proteína dietética, metabolismo del calcio, y homeostasis esquelético nuevos. J Clin Nutr. El 2003 de sept; 78 (3 Suppl): 584S-92S.

31. Haderslev kilovoltio, Tjellesen L, Sorensen ha, Staun M. Effect de la terapia intravenosa cíclica del clodronate sobre densidad mineral del hueso y de marcadores del volumen de ventas del hueso en los pacientes que reciben la nutrición parenteral casera. J Clin Nutr. El 2002 de agosto; 76(2): 482-8.

32. Asociación de Robbins J, de Hirsch C, de Whitmer R, de Cauley J, de Harris T. The de la densidad mineral del hueso y depresión en una más vieja población. J Geriatr Soc. El 2001 de junio; 49(6): 732-6.

33. Geusens págs. Comentario de las instrucciones para probar y tratamiento de la osteoporosis. Representante de Curr Osteoporos. El 2003 de sept; 1(2): 59-65.

34. Heidenreich A. Bisphosphonates en la gestión del cáncer de próstata metastático. Oncología. 2003; 65 Suppl 15-11.

35. DY de Graham, HM de Malaty. Úlceras gástricas de Alendronate. Alimento Pharmacol Ther. El 1999 de abril; 13(4): 515-9.

36. Marshall JK, Rainsford KD, James C, derecho de la caza. Un ensayo controlado seleccionado al azar para evaluar lesión alendronate-asociada del aparato gastrointestinal superior. Alimento Pharmacol Ther. El 2000 de nov; 14(11): 1451-7.

37. RM de Francisco. Ausencia de respuesta al tratamiento de la osteoporosis. Menopausia Soc del Br de J. El 2004 de junio; 10(2): 76-80.

38. Papaioannou A, Giangregorio L, Kvern B, y otros. El hueco del cuidado de la osteoporosis en Canadá. BMC Musculoskelet Disord. 6 de abril 2004; 511.

39. Pavo real M, Liu G, Carey M, y otros efecto de la suplementación dietética del calcio o 25OH de la vitamina D3 sobre pérdida del hueso en la cadera en hombres y mujeres sobre la edad de 60. J Clin Endocrinol Metab. El 2000 de sept; 85(9): 3011-9.

40. Siffledeen JS, Fedorak RN, Siminoski K, y otros ensayo aleatorizado del etidronate más el calcio y vitamina D para el tratamiento de la densidad mineral del hueso bajo en la enfermedad de Crohn. Clin Gastroenterol Hepatol. El 2005 de febrero; 3(2): 122-32.

41. Cortet B, Vasseur J, Grardel B, y otros gestión de la osteoporosis masculina. Espina dorsal común del hueso. 2001 mayo; 68(3): 252-6.

42. Kubodera N, Tsuji N, Uchiyama Y, K. Endo. Un nuevo análogo activo de la vitamina D, ED-71, causas aumenta de masa del hueso con efectos preferenciales sobre el hueso en pacientes osteoporotic. Bioquímica de la célula de J. 1 de febrero 2003; 88(2): 286-9.

43. Moyad mA. Promover salud general durante la terapia de la privación del andrógeno (ADT): un comentario del paso del rapid 10 para sus pacientes. Urol Oncol. El 2005 de enero; 23(1): 56-64.

44. Resch H, Gollob E, Kudlacek S, Pietschmann P. Osteoporosis en el hombre. Wien Med Wochenschr. 2001;151(18-20):457-63.

45. Elliott YO, RM de Farrah, Binkley NC, Carnes ml, Gudmundsson A. Management de la osteoporosis glucocorticoide-inducida en los veteranos masculinos. Ann Pharmacother. DEC 2000; 34(12): 1380-4.

46. Devogelaer JP, Goemaere S, Boonen S, y otros instrucciones Prueba-basadas para la prevención y tratamiento de la osteoporosis glucocorticoide-inducida: un documento del consenso del club belga del hueso. Osteoporos internacional. 11 de octubre 2005.

47. Boonen S, Rizzoli R, meunier PJ, y otros. La necesidad de la dirección clínica en el uso del calcio y de la vitamina D en la gestión de la osteoporosis: un informe de consenso. Osteoporos internacional. El 2004 de julio; 15(7): 511-9.

48. Reginster JY, Zegels B, Lejeune E, y otros influencia de la suplementación diaria del calcio y de la vitamina D del régimen en la secreción paratiroides de la hormona. Tejido internacional de Calcif. El 2002 de febrero; 70(2): 78-82.

49. Ringe JD, Dorst A, Kipshoven C, Rovati LC, Setnikar I. Avoidance de fracturas vertebrales en hombres con osteoporosis idiopática por una terapia de tres años con calcio y monofluorofostato intermitente de la bajo-dosis. Osteoporos internacional. 1998;8(1):47-52.

50. Erlacher L, Kettenbach J, Kiener H, y otros calcitonina y calcio de color salmón en el tratamiento de la osteoporosis masculina: el efecto sobre densidad del mineral del hueso. Wien Klin Wochenschr. 25 de abril 1997; 109(8): 270-4.

51. von Bothmer MI, diferencias de género de Fridlund B. en hábitos de la salud y en la motivación para una forma de vida sana entre estudiantes universitarios suecos. Salud Sci de Nurs. El 2005 de junio; 7(2): 107-18.

52. ¿Patel A, Coates picosegundo, Nelson JB, y otros la densidad y el conocimiento minerales del hueso influencia comportamientos relativos a la salud de hombres mayores en riesgo de osteoporosis? J Clin Densitom. 2003;6(4):323-30.

53. Bisse E, Epting T, Beil A, y otros valores de referencia para el silicio del suero en adultos. Bioquímica anal. 1 de febrero 2005; 337(1): 130-5.

54. Oligoelementos de Hayter J.: implicaciones para cuidar. Adv Nurs de J. an o 80 enero; 5(1): 91-101.

55. Pérez-Granados, P.M. del Vaquero. Silicio, aluminio, arsénico y litio: implicaciones de la esencialidad y de la salud humana. Envejecimiento de la salud de J Nutr. 2002;6(2):154-62.

56. Jugdaohsingh R, Tucker kilolitro, Qiao N, y otros toma dietética del silicio se asocia positivamente a densidad mineral del hueso en hombres y mujeres premenopausal de la cohorte del descendiente de Framingham. Minero Res del hueso de J. El 2004 de febrero; 19(2): 297-307.

57. Chapuy bujía métrica, meunier PJ. Prevención y tratamiento de la osteoporosis. Envejecimiento (Milano.). El 1995 de agosto; 7(4): 164-73.

58. Tucker kilolitro. Situación de la ingestión dietética y del hueso con el envejecimiento. DES de Curr Pharm. 2003;9(32):2687-704.

59. Hott M, de PC, Modrowski D, Marie PJ. Efectos a corto plazo del silicio orgánico sobre el hueso trabecular en ratas ovariectomized maduras. Tejido internacional de Calcif. El 1993 de sept; 53(3): 174-9.

60. Rico H, Gallego-Lago JL, Hernández ER, y otros efecto del suplemento del silicio sobre el osteopenia inducido por la ovariectomía en ratas. Tejido internacional de Calcif. El 2000 de enero; 66(1): 53-5.

61. Lang KJ, Nielsen BD, Waite kilolitro, GM de la colina, Orth MW. El silicio suplemental aumenta concentraciones del silicio del plasma y de la leche en caballos. J Anim Sci. El 2001 de oct; 79(10): 2627-33.

62. Eisinger J, Clairet D. Effects del silicio, del fluoruro, del etidronate y del magnesio sobre densidad mineral del hueso: un estudio retrospectivo. Magnes Res. El 1993 de sept; 6(3): 247-9.

63. Jugdaohsingh R, Anderson SH, Tucker kilolitro, y otros toma del silicio y absorción dietéticas. J Clin Nutr. 2002 mayo; 75(5): 887-93.

64. SR. de Spector TD, de Callome, Anderson S, y otros efecto sobre volumen de ventas del hueso y BMD del silicio oral de la bajo-dosis como adjunto al calcio/a la vitamina D3 en un ensayo seleccionado al azar, placebo-controlado. El 2005 de sept; Washington, DC, los E.E.U.U.: Sociedad americana para el hueso y la investigación mineral; 2005.

65. Dimai HP, Porta S, Wirnsberger G, y otros suplementación oral diaria del magnesio suprime volumen de ventas del hueso en varones adultos jovenes. J Clin Endocrinol Metab. El 1998 de agosto; 83(8): 2742-8.

66. Disponible en: www.pdrhealth.com. 27 de octubre de 2005 alcanzado.

67. Plaza SM, Lamson DW. Vitamina K2 en metabolismo y osteoporosis del hueso. Altern Med Rev. El 2005 de marcha; 10(1): 24-35.

68. Despegue de Villareal. Efectos del dehydroepiandrosterone sobre densidad mineral del hueso: ¿qué implicaciones para la terapia? Invitación Endocrinol. 2002;1(6):349-57.

69. Yanase T, Suzuki S, K indicada, Nawata H, Takayanagi R. DHEA y metabolismo del hueso. Calcio de Clin. El 2003 de nov; 13(11): 1419-24.

70. Khalil DA, Lucas EA, Juma S, Smith BJ, Payton YO, Arjmandi BH. La suplementación de la proteína de soja aumenta el suero insulina-como factor-Yo del crecimiento en hombres jovenes y viejos pero no afecta a los marcadores del metabolismo del hueso. J Nutr. El 2002 de sept; 132(9): 2605-8.

71. CD de Humfrey. Phytoestrogens y efectos sobre la salud humanos: pesaje encima de las pruebas actuales. Nat Toxins. 1998;6(2):51-9.

72. Vidriero MG, arquero mA. Un comentario de las pruebas del uso de phytoestrogens como reemplazo para la terapia de reemplazo de estrógeno tradicional. MED del interno del arco. 14 de mayo 2001; 161(9): 1161-72.

73. Harkness LS, Fiedler K, Sehgal AR, Oravec D, resorción del hueso de Lerner E. Decreased con la suplementación del isoflavona de la soja en mujeres posmenopáusicas. Salud para mujer de J (Larchmt.). El 2004 de nov; 13(9): 1000-7.

74. Chen X, Anderson JJ. Isoflavonas y hueso: pruebas animales y humanas de la eficacia. J Musculoskelet neuronal obra recíprocamente. El 2002 de junio; 2(4): 352-9.

75. Messina M, Messina V. Soyfoods, isoflavonas de la soja, y salud del hueso: una breve descripción. J Ren Nutr. El 2000 de abril; 10(2): 63-8.

76. KA principal. Ipriflavone: un isoflavona importante del hueso-edificio. Altern Med Rev. El 1999 de febrero; 4(1): 10-22.

77. Adami S, Bufalino L, Cervetti R, y otros Ipriflavone previene pérdida radial del hueso en mujeres posmenopáusicas con la masa baja del hueso durante 2 años. Osteoporos internacional. 1997;7(2):119-25.

78. Gennari C, Adami S, Agnusdei D, y otros efecto del tratamiento crónico con ipriflavone en mujeres posmenopáusicas con Massachusetts bajo del hueso. Tejido internacional de Calcif. 1997; 61 Suppl 1S19-S22.

79. Agnusdei D, Crepaldi G, Isaia G y otros. Un ensayo de doble anonimato, placebo-controlado del ipriflavone para la prevención de la pérdida espinal posmenopáusica del hueso. Tejido internacional de Calcif. El 1997 de agosto; 61(2): 142-7.

80. Valente M, Bufalino L, Castiglione GN, y otros efectos del tratamiento de un año con ipriflavone sobre el hueso en mujeres posmenopáusicas con Massachusetts bajo del hueso. Tejido internacional de Calcif. 1994 mayo; 54(5): 377-80.

81. Kovacs AB. Eficacia del ipriflavone en la prevención y el tratamiento de la osteoporosis posmenopáusica. Acciones de los agentes. El 1994 de marcha; 41 (1-2): 86-7.

82. Passeri M, Biondi M, Costi D, y otros efecto del ipriflavone sobre masa del hueso en mujeres osteoporotic mayores. Minero del hueso. El 1992 de oct; 19 Suppl 1S57-S62.

83. Agnusdei D, Bufalino L. Efficacy del ipriflavone en osteoporosis y seguridad establecidas del largo plazo. Tejido internacional de Calcif. 1997; 61 Suppl 1S23-7.

84. Messina MJ. Legumbres y sojas: descripción de sus perfiles y efectos sobre la salud alimenticios. J Clin Nutr. El 1999 de sept; 70 (3 Suppl): 439S-50S.

85. Civitelli R, bbasi-Jarhomi SH, Halstead LR, Dimarogonas A. Ipriflavone mejora densidad del hueso y propiedades biomecánicas de los huesos de la rata del varón adulto. Tejido internacional de Calcif. El 1995 de marcha; 56(3): 215-9.

86. Ghezzo C, Civitelli R, Cadel S, y otros Ipriflavone no altera la estructura cristalina de la apatita del hueso en ratas del varón adulto. Tejido internacional de Calcif. DEC 1996; 59(6): 496-9.

87. SR. de Smith, McGovern FJ, Fallon mA, Schoenfeld D, Kantoff picovatio, Finkelstein JS. Densidad mineral del hueso bajo en hombres hormona-ingenuos con carcinoma de la próstata. Cáncer. 15 de junio 2001; 91(12): 2238-45.

88. SB del rasgueo, Scholz bujía métrica. Tomografía automatizada cuantitativa en cáncer de próstata. J Urol. 2003 (sometido).

89. Bolotin HH. Las inexactitudes inherentes en densitometría mineral in vivo del hueso absorptiometry de la radiografía de la dual-energía pueden estropear interpretaciones osteopenic/osteoporotic y engañar la evaluación de la eficacia antiresorptive de la terapia. Hueso. 2001 mayo; 28(5): 548–55.

90. Frahm C, vínculo J, Hakelberg K, y otros densitometría en osteoporosis preclínica sospechosa: tomografía automatizada cuantitativa contra el roentgen dual de la energía absorptiometry. Bildgebung. DEC 1994; 61(4): 256-62.

91. von Stremple A, Prokopp M, Flindt C. Una comparación de dos métodos no invasores de la medida para determinar la osteoporosis central que toma en la consideración el contenido de ceniza. Aktuelle Radiol. El 1993 de enero; 3(1): 31–6.

92. Meirelles ES, Borelli A, Camargo DE OP. SYS. La influencia de la actividad de la enfermedad y la cronicidad en el hueso ankylosing del spondylitis forman pérdida. Clin Rheumatol. 1999;18(5):364–8.

93. von der Recke P, Hansen mA, Overgaard K, Christiansen C. El impacto de condiciones degenerativas en la espina dorsal en densidad mineral del hueso y la fractura arriesgan la predicción. Osteoporos internacional. 1996;6(1):43–9.