Venta del cuidado de piel de Life Extension

Revista de Life Extension

LE Magazine abril de 2006
imagen

Qué hace al superior gamma del tocoferol a Alpha Tocopherol

Por Lyle MacWilliam, MSc, punto de congelación

Mientras que la forma alfa del tocoferol de la vitamina E se ha valorado de largo como antioxidante potente, su primo poco conocido, tocoferol gamma, puede ser igualmente importante en promover salud y la protección contra enfermedad. Encontrado en las nueces, semillas, y los aceites vegetales, el tocoferol gamma explica el cerca de 70% de la vitamina E en la dieta norteamericana.

A diferencia del tocoferol alfa, el tocoferol gamma es un defensor potente en contra compuestos de enfermedad-causa en el cuerpo conocido como óxidos de nitrógeno reactivos. Además, el tocoferol gamma se ha encontrado para reducir la inflamación,1 regula los factores que guardan contra ciertos cánceres,2-5 y activa los genes implicados en la protección contra enfermedad de Alzheimer.6,7

La última investigación debe obligar a todos los adultos salud-conscientes que hechen una ojeada a una mirada más atenta el tocoferol gamma, miembro previamente subestimado de la familia de la vitamina E.

Más allá de Alpha Tocopherol

El consumo regular de la vitamina natural E se ha pretendido de largo para bajar el riesgo de enfermedad degenerativa. Las pruebas y los datos del laboratorio de estudios epidemiológicos y retrospectivos muestran que la ingestión dietética abundante de la vitamina E puede ayudar a rechazar la enfermedad cardíaca8-11 y a guardar varios cánceres en la bahía.12-14 mientras que muchos estudios publicados examinan los efectos de la forma alfa del tocoferol de la vitamina E, los científicos están dando vuelta cada vez más a su atención al tocoferol gamma.

El tocoferol gamma tiene propiedades químicas distintivas que lo distingan del tocoferol alfa y puedan explicar las diferencias observadas en los efectos biológicos de estas dos formas de la vitamina E. Una de estas diferencias hace tocoferol gamma una trampa más eficaz para los óxidos de nitrógeno reactivos,15,16 compuestos tóxicos que se deban quitar del cuerpo. Pues los estudios recientes han mostrado, la acumulación de óxidos de nitrógeno reactivos en tejidos del cuerpo desempeña indudablemente un papel fundamental en la etiología de varias enfermedades degenerativas.1

Atrapar los óxidos de nitrógeno reactivos

Dos particularmente radicales libres dañinos son dióxido de nitrógeno y peroxynitrite. El dióxido de nitrógeno es un metabilito mutágeno y un componente importante del humo del extractor y del cigarrillo del vehículo.17-19 Peroxynitrite es un oxidante peligroso creado en los fagocitos activados, que son un tipo de glóbulo blanco.16,20,21 la formación de estos compuestos tóxicos es una parte integrante del proceso de la inflamación, y sus productos finales estables se han detectado en animales y seres humanos con la inflamación crónica.La inflamación 22 inducida por los fagocitos activados es un principal contribuyente al desarrollo del cáncer, de la enfermedad cardiovascular, y de varios desordenes neurodegenerative.23,24

El tocoferol gamma desempeña un papel fundamental en el amortiguamiento de este tipo de inflamación.22 en un estudio de la señal en la Universidad de California, Berkeley, investigadores estableció que el tocoferol alfa y el tocoferol de la gamma exhiben dramáticamente diversas actividades antiinflamatorias.16 a pesar de las capacidades antioxidantes superiores del tocoferol alfa, el tocoferol gamma se requiere para quitar el peroxynitrite y otras toxinas con nitrógeno que son responsables de iniciar la respuesta inflamatoria. Actuando a través de un mecanismo inasequible al tocoferol alfa, el tocoferol gamma reacciona con y quita estos óxidos de nitrógeno reactivos dañinos, de tal modo ayudando a someter la cascada inflamatoria.

Los hallazgos de Berkeley apoyan los estudios anteriores que demuestran la capacidad superior del tocoferol gamma de neutralizar los óxidos de nitrógeno reactivos.25,26 esto ha llevado a investigadores a concluir que el tocoferol gamma desempeña un papel complementario y sinérgico vital a sus contrapartes alfa en la prevención de enfermedades inflamatorias.22 estos hallazgos también explican porqué los estudios usando solamente altas dosis del tocoferol alfa no pueden a menudo producir ventajas clínicas significativas.

Inhibición de otros eventos inflamatorios

El tocoferol gamma y su metabilito importante pueden también reducir la inflamación inhibiendo la enzima cyclooxygenase-2. Cyclo-oxygenase-2 es central a los procesos inflamatorios y a las enfermedades asociadas tales como cáncer y enfermedad vascular. La capacidad del tocoferol gamma de bloquear la producción de este mediador inflamatorio no es compartida por el tocoferol alfa.27,28

Las pruebas preliminares muestran que el tocoferol gamma puede ayudar a proteger contra el inicio del tipo diabetes de I. El tocoferol gamma es más eficaz que su análogo de la alfa en la protección de las células pancreáticas contra los efectos perjudiciales del interleukin 1 beta. Esta proteína de la inflamación-señalización es secretada por los macrófagos (glóbulos blancos especializados responsables de la destrucción de patógeno) activados por la exposición a los óxidos de nitrógeno reactivos.29

En un estudio de mamíferos, la administración del tocoferol gamma redujo a varios mediadores inflamatorios potentes, incluyendo el leuko-trieno B4 y la factor-alfa de la necrosis del tumor. Los investigadores del estudio observaron que esto proporciona pruebas que el tocoferol gamma ejerce la actividad antiinflamatoria in vivo (dentro del cuerpo) que puede tener implicaciones importantes para la prevención y el tratamiento humanos de la enfermedad.30

Efectos antioxidantes complementarios

Según la sabiduría popular referente a la vitamina E, el tocoferol alfa es el antioxidante del primero ministro en la familia del tocoferol. Recientemente, sin embargo, varios investigadores han divulgado que los potenciales antioxidantes relativos del tocoferol alfa y gamma varían considerablemente.1,31

Ambas formas de la vitamina E se saben para inhibir la formación de radicales destructivos del superóxido y para reducir la oxidación de grasas y de lipoproteínas de baja densidad en los sangre-todos factores de riesgo para la enfermedad cardiovascular. Asombrosamente, los investigadores en la universidad de Uppsala en Suecia encontraron que el tocoferol gamma era aún más eficaz que el tocoferol alfa en la reducción de varios (contribuyendo a la formación del coágulo) eventos favorable-trombóticos asociados a tales formas de tensión oxidativa.32

LOS OCHO FORMS DE LA VITAMINA E

Descubierta en 1922, la vitamina E es un no solo compuesto, sino bastante una familia entera de compuestos con ocho formas estructural relacionadas, o isómeros. Los ocho isómeros se componen de cuatro tocoferoles (tocoferol de la alfa, beta, gamma, y del delta) y de cuatro tocotrienols, también sabidos por sus formas alfa, beta, gammas, y del delta. Las estructuras distintas de estos tocoferoles y características químicas confer únicas de los tocotrienols a cada uno de las ocho formas de la vitamina E. Mientras que todas las formas de la vitamina E son antioxidantes membrana-solubles potentes, sólo el tocoferol y la gamma de la dos-alfa tocoferol-son predominantes en naturaleza.

Los seres humanos y la otra especie animal no pueden sintetizar su propia vitamina E y por lo tanto no deben adquirir este alimento de las plantas, que son los únicos organismos capaces de fabricarlo.

Semejantemente, los estudios de la suplementación muestran que la combinación de tocoferol gamma y de tocoferol de la alfa puede permitirse una mejor protección contra daño de la DNA que el tocoferol alfa solamente.33 por otra parte, la universidad de los investigadores de Arkansas descubrió que una mezcla de tocoferoles es superior al tocoferol alfa en la reducción de daño oxidativo en tejido cultivado del músculo. Los autores proponen que la falta de eficacia de los suplementos comerciales de la vitamina E divulgados en ensayos clínicos pueda reflejar una ausencia de las formas del tocoferol de la gamma y del delta.34

Finalmente, un estudio europeo revela que el tocoferol gamma y el ratio del tocoferol gamma al tocoferol alfa son marcadores alimenticios importantes relacionados con las ventajas antioxidantes y protectoras de la dieta mediterránea tradicional.13 la dieta mediterránea se ha asociado a mayor longevidad y a un predominio más bajo de muchas enfermedades relativas a la edad.

Protección contra enfermedad cardiovascular

La forma alfa de la vitamina E disminuye daño oxidativo a la guarnición arterial, reduce la agregación y agrupar peligrosos de glóbulos, retrasa la formación del coágulo,32 y aumenta la actividad de un dilatador vascular sabido. También inhibe la proliferación del músculo liso (implicada en el proceso de placa-formación),11 mejora la estabilidad de placas grasas, aumenta la función de las células que alinean las arterias, regula tono vascular, y lucha la inflamación.35 a pesar de estos hallazgos preliminares impresionantes, sin embargo, los ensayos clínicos del tocoferol alfa solamente han rendido resultados variados referentes a sus efectos cardioprotective.

La respuesta a este misterio puede residir en las ventajas previamente sin descubrir del tocoferol gamma y otras formas de la vitamina E. Puesto que la suplementación alfa del tocoferol de la alto-dosis reduce dramáticamente niveles gammas del tocoferol, las ventajas del tocoferol alfa se pueden eclipsar por los efectos nocivos de los niveles gammas disminuidos del tocoferol.36-38

Aunque menos se sepa sobre el tocoferol gamma que sobre el tocoferol alfa, las pruebas recientes sugieren que la forma gamma sea un arma importante en la defensa contra enfermedad cardiovascular. Varias investigaciones confirman que concentraciones más altas del tejido de tocoferol gamma están asociadas a índices más bajos de enfermedad y de muerte debido a los eventos cardiovasculares.28

De hecho, varios estudios muestran que los pacientes con los niveles normales del plasma del objeto expuesto avanzado de la enfermedad cardiovascular de tocoferol alfa pero tienen substancialmente niveles inferiores del tocoferol gamma.39-41 en un estudio complementario de siete años de más de 334.000 mujeres posmenopáusicas sin enfermedad cardíaca anterior, la mayor toma de la vitamina dietética E-que consistía predominante en gamma tocoferol-fue asociada fuertemente a un más poco arriesgado de la muerte de la enfermedad cardiovascular. Los datos no aparecían demostrar un papel semejantemente protector del tocoferol alfa suplemental.8

Los estudios animales numerosos sugieren además que el tocoferol gamma pueda proporcionar la protección potente para el corazón. En ratas del laboratorio, la suplementación con el tocoferol gamma redujo la agregación de la plaqueta y la formación del coágulo más con eficacia que el tocoferol alfa.32 además, el tocoferol gamma en las dosis fisiológicas era más eficaz que el tocoferol alfa en el aumento de la actividad de la dismutasa del superóxido (CÉSPED), una enzima antioxidante que puede ayudar a reducir el riesgo de eventos cardiacos.42

Continuado en la página 2 de 2

  • Página
  • 1
  • 2