Venta del cuidado de piel de Life Extension

Extractos

LE Magazine septiembre de 2006
imagen

Omega-3

Suplementación del aceite de pescado y del aceite de oliva en pacientes con artritis reumatoide.

OBJETIVO: Este estudio evaluado si la suplementación con aceite de oliva podría mejorar clínico y los parámetros del laboratorio de la actividad de la enfermedad en los pacientes que tenían artritis reumatoide y utilizaban el aceite de pescado complementa. MÉTODOS: Cuarenta y tres pacientes (34 hembra, varón 9; la edad media = 49 +/- 19y) fue investigada en un diseño seleccionado al azar paralelo. Asignaron los pacientes a uno de tres grupos. Además de su medicación usual, el primer placebo recibido del grupo (G1) (aceite) de la soja, los segundos ácidos grasos recibidos del aceite de pescado omega-3 del grupo (G2) (3 g/d), y el tercer grupo (G3) recibió los ácidos grasos del aceite de pescado omega-3 (3 g/d) y 9,6 ml de aceite de oliva. La actividad de la enfermedad fue medida por los indicadores clínicos y del laboratorio al principio del estudio y después de 12 y 24 semanas. La satisfacción de los pacientes en actividades de la vida diaria también fue medida. RESULTADOS: Había una mejora estadístico significativa (P < 0,05) en G2 y G3 en relación con G1 en cuanto a intensidad del dolor común, a la derecha y a la fuerza izquierda del mango después de 12 y 24 semanas, duración de la tiesura de la mañana, inicio del cansancio, el índice articular de Ritchie para las juntas del dolor después de 24 semanas, capacidad de doblar abajo para coger la ropa del piso, y conseguir dentro y fuera de un coche después de 24 semanas. G3, pero no G2, en relación con G1 mostró mejoras adicionales en cuanto a la duración de la tiesura de la mañana después de 12 semanas, de la evaluación global paciente después de 12 y 24 semanas, de la capacidad de dar vuelta a los grifos por intervalos después de 24 semanas, y del factor reumatoide después de 24 semanas. Además, G3 mostró a hospitalizado significativo de la mejora la evaluación global en relación con G2 después de 12 semanas. CONCLUSIONES: La ingestión de los ácidos grasos del aceite de pescado omega-3 alivió varios parámetros clínicos usados en el actual estudio. Sin embargo, los pacientes mostraron una mejora más precoz y acentuada cuando los suplementos del aceite de pescado fueron utilizados conjuntamente con el aceite de oliva.

Nutrición. El 2005 de febrero; 21(2): 131-6

Uso intravenoso de los ácidos grasos omega-3 en pacientes con artritis reumatoide activa. El ensayo ORA-1. Un estudio experimental abierto.

El objetivo de este trabajo era evaluar la eficacia y la tolerabilidad terapéuticas de n-3-PUFA intravenoso aplicado en pacientes con la artritis reumatoide activa (RA). Alistaron a treinta y cuatro pacientes con el RA activo [identificado como teniendo un DAS28 (cuenta incluyendo una cuenta de 28 juntas) > 4,0 de la actividad de la enfermedad] en este estudio experimental abierto de 5 semanas (un diseño del grupo). Desde la investigación (visita 0, o V0), la terapia del fondo tuvo que permanecer sin cambiar. Los pacientes recibieron la emulsión del aceite de pescado de 2 mL/kg (= 0.1-0.2 pescados oil/kg de g) intravenoso en 7 días consecutivos (visita 1-Visit 2, o V1-V2) además de su terapia del fondo. Una disminución del DAS28 > 0,6 en el día 8 (la visita 2) era la medida primaria de la eficacia. Por otra parte, los DAS28 en el día 35 (visita 3, o V3), el cuestionario modificado de la evaluación de la salud, la universidad americana de los criterios de la respuesta de la reumatología (ACR) (V2, V3) y el cortocircuito Form-36 (V3) fueron evaluados. Treinta y tres pacientes terminaron el ensayo. El DAS28 malo en V1 era 5,45; en V2, 4,51 (P < .001 V1-V2) y en V3, 4,73 (P < .001 V1-V3; V2-V3, no perceptiblemente diferentes). De los 34 pacientes, el 56% alcanzaron una reducción del DAS28 > 0,6 en V2 (medio 1,52); el 27% > 1,2. En V3, el 41% de los pacientes mostraron una reducción DAS28 > 0,6 (medio 1,06), y el 36% > 1,2. Vieron a los ACR las respuestas de 20 y del 50% en V2 en 29 y el 12% de pacientes, respectivamente; en V3, los valores comparables eran 18 y los 9%, respectivamente. La tolerabilidad total era excelente. El uso intravenoso de n-3-PUFA (como terapia adicionada) era haber tolerado considerablemente bien y haber llevado a la mejora de la situación de actividad de la enfermedad en un número razonable de pacientes del RA. Los ensayos futuros se autorizan para contestar a si el uso intravenoso de n-3-PUFA constituye una opción terapéutica en pacientes del RA.

Lípidos. El 2006 de enero; 41(1): 29-34

Eficacia del concentrado del aceite de pescado en el tratamiento de la artritis reumatoide.

OBJETIVO: Para determinar la eficacia del aceite de pescado derivó (n-3) la suplementación del ácido graso (3-6 cápsulas/día) en temas con la artritis reumatoide (RA) cuya (n-6) toma del ácido graso en la dieta del fondo era < 10 g/day, comparada al suplemento de la cápsula de la aceituna/del aceite de maíz durante un período de 15 semanas. MÉTODOS: Un placebo controlado, estudio de doble anonimato, seleccionado al azar de 15 semanas para determinar el efecto de la suplementación sobre variables clínicas en 50 temas con el RA cuya dieta del fondo era naturalmente baja en (n-6) ácidos grasos. Los ácidos grasos conteniendo aceite de los pescados el 60% (n-3) fueron complementados hasta una tasa de 40 mg/kg del peso corporal. RESULTADOS: El análisis de 9 variables clínicas indicadas allí era una diferencia significativa (p < 0,02) entre el control y los grupos del tratamiento. Cinco temas en el tratamiento agrupan y 3 en el grupo de control resolvieron la universidad americana de los criterios de la mejora de la reumatología el 20%. La suplementación dietética dio lugar a un aumento significativo en ácido eicosapentaenoic en lípidos del plasma y del monocito en el grupo complementado. CONCLUSIÓN: Los hallazgos sugieren esa suplementación del aceite de pescado que entregue (n-3) los ácidos grasos en una dosis de 40 mg/kg del peso corporal/día, con (n-6) la toma dietética del ácido graso < 10 g/day en la dieta del fondo, dan lugar a la incorporación celular sustancial (n-3) de ácidos grasos y a mejoras en la situación clínica en pacientes con RA.

J Rheumatol. El 2000 de oct; 27(10): 2343-6

Grasas dietéticas n-3 como terapia adjunctive en una enfermedad inflamatoria prototípica: problemas y obstáculos para el uso en artritis reumatoide.

Eicosanoids derivó n-6 del ácido graso, ácido araquidónico, y los cytokines interleukin-1beta y la factor-alfa de la necrosis del tumor están implicados en las muestras y los síntomas de la enfermedad común inflamatoria, así como la degradación del cartílago vista en la artritis reumatoide establecida (RA). Entonces los ácidos grasos n-3 en pescados y aceite de pescado pueden inhibir la producción de eicosanoid y los mediadores inflamatorios del cytokine y por lo tanto, tienen el potencial para modificar la patología del RA. Los estudios epidemiológicos sugieren que la toma de los pescados pueda ser preventiva para el RA y los estudios placebo-controlados de doble anonimato demuestran que el aceite de pescado dietético puede aliviar las muestras y los síntomas del RA. La puesta en práctica de estos hallazgos requerirá entre otras cosas, una gama de las comidas enriquecidas en grasa n-3, así como la conciencia del médico de las posibilidades de la grasa dietética n-3 aumenta para ser utilizada como terapia adjunctive en RA.

Ácidos grasos esenciales de Leukot de las prostaglandinas. El 2003 de junio; 68(6): 399-405

suplementos del ácido graso n-3 en artritis reumatoide.

La ingestión de suplementos dietéticos de los ácidos grasos n-3 se ha mostrado constantemente para reducir el número de juntas blandas en el examen físico y la cantidad de tiesura de la mañana en pacientes con artritis reumatoide. En estos casos, los suplementos fueron consumidos diariamente además de medicaciones del fondo y las ventajas clínicas de los ácidos grasos n-3 no eran evidentes hasta que fueran consumidas para > o la semana =12. Aparece que una dosis diaria del mínimo de 3 g eicosapentaenoic y de ácidos docosahexaenoic es necesaria derivar las ventajas previstas. Estas dosis de los ácidos grasos n-3 se asocian a reducciones significativas en el lanzamiento del leukotriene B (4) de neutrófilos estimulados y del interleukin 1 de monocitos. Piensan a ambos mediadores de la inflamación para contribuir a los eventos inflamatorios que ocurren en el proceso de la enfermedad de la artritis reumatoide. Varios investigadores han divulgado que los pacientes de la artritis reumatoide que consumían los suplementos dietéticos n-3 podían bajar o interrumpir sus dosis del fondo de drogas antiinflamatorias nonsteroidal o de drogas antirheumatic de enfermedad-modificación. Porque los métodos usados para determinar si los pacientes que toman los suplementos n-3 pueden interrumpir el tomar de estos agentes son variables, los estudios confirmativos y definitivos son necesarios establecer este problema. los ácidos grasos n-3 no tienen virtualmente ninguna toxicidad seria divulgada en la gama de la dosis usada en artritis reumatoide y generalmente se toleran muy bien.

J Clin Nutr. El 2000 de enero; 71 (1 Suppl): 349S-51S

Los indicadores patológicos de la degradación y de la inflamación en cartílago osteoarthritic humano son abrogados por la exposición a los ácidos grasos n-3.

OBJETIVO: Para determinar si la suplementación poliinsaturada del ácido graso n-3 (PUFA) (contra el tratamiento con n-6 poliinsaturado u otros suplementos del ácido graso) afecta al metabolismo del cartílago osteoarthritic (OA). MÉTODOS: El perfil metabólico del cartílago humano del OA era resuelto a la hora de cosecha y después de la exposición de 24 horas a n-3 PUFAs u otras clases de ácidos grasos, seguidas por la cultura explant por 4 días en la presencia o la ausencia de interleukin-1 (IL-1). Los parámetros medidos eran actividad lanzamiento, aggrecanase y de la metaloproteinasa glycosaminoglycan de la matriz (MMP), y los niveles de expresión del ARN de mensajero (mRNA) para los mediadores de la inflamación, de aggrecanases, de MMPs, y de sus inhibidores naturales del tejido (inhibidores del tejido de las metaloproteinasas [TIMPs]). RESULTADOS: La suplementación con n-3 PUFA (pero no otros ácidos grasos) redujo, de una manera dosis-dependiente, el lanzamiento endógeno y de IL-1-induced de metabilitos proteoglycan de explants articulares del cartílago y suprimió específicamente actividad proteolítica endógena del aggrecanase y de la colagenasa. Semejantemente, la expresión del mRNA para ADAMTS-4, MMP-13, y MMP-3 (pero no TIMP-1, -2, o -3) también fueron suprimidos específicamente con la suplementación de n-3 PUFA. Además, la suplementación de n-3 PUFA suprimió la expresión del mRNA para los mediadores de la inflamación (cyclooxygenase 2, la proteína 5 la lipooxigenasa, 5, alfa del factor de necrosis de tumor, IL-1alpha, e IL-1beta lipooxigenasa-que activan) sin afectar a la expresión del mensaje para varias otras proteínas implicadas en homeostasis normal del tejido. CONCLUSIÓN: Estos estudios muestran que los indicadores patológicos manifestados en cartílago humano del OA se pueden alterar perceptiblemente por la exposición del cartílago a n-3 PUFA, pero no a otras clases de ácidos grasos.

Rheum de la artritis. El 2002 de junio; 46(6): 1544-53

Consumo de grasa y composición de ácidos grasos en fosfolípidos del suero en un estudio dietético seleccionado al azar, controlado, mediterráneo de la intervención en pacientes con artritis reumatoide.

FONDO: Hemos divulgado previamente que los pacientes de la artritis reumatoide, que adoptaron una dieta mediterránea modificada del Cretan, obtuvieron una reducción en actividad de la enfermedad y una mejora en la función y la vitalidad físicas. Este cambio en dieta es probable dar lugar a una toma alterada de ácidos grasos. Por lo tanto, el objetivo del actual estudio era examinar la ingestión dietética de ácidos grasos, así como el perfil del ácido graso en fosfolípidos del suero, durante el estudio dietético de la intervención presentado anterior. RESULTADOS: De línea de fondo al final del estudio, los cambios en el consumo divulgado de diversos grupos de alimentos fueron observados en el grupo mediterráneo de la dieta. El cambio en dieta dio lugar a varias diferencias entre el grupo mediterráneo de la dieta y el grupo de la dieta del control con respecto a la toma del ácido graso. Por ejemplo, un ratio más bajo de n-6 a los ácidos grasos n-3 fue observado en el grupo mediterráneo de la dieta, evaluado por las entrevistas de la historia de la dieta (ingestión dietética) y medido en fosfolípidos del suero. Por otra parte, los pacientes en el grupo mediterráneo de la dieta que mostró a un moderado o una mejor mejora clínica durante el estudio (respondedores de la dieta), tenían una toma divulgada más alta de los ácidos grasos n-3 y un ratio más bajo de n-6 a los ácidos grasos n-3 comparados a los pacientes con el menor o ninguna mejora. También el perfil del ácido graso en fosfolípidos del suero diferenció en parte entre los respondedores de la dieta y los no respondedores de la dieta. CONCLUSIÓN: Los cambios en el perfil del ácido graso, indicado por evaluaciones dietéticas y a través de los ácidos grasos en s-fosfolípidos pueden, por lo menos en parte, explicar los efectos beneficiosos de la dieta mediterránea del Cretan que hemos presentado anterior.

Nutr Metab (Lond). 10 de octubre 2005; 2:26

Relación temporal entre el uso de NSAIDs, incluyendo los inhibidores selectivos COX-2, y riesgo cardiovascular.

FONDO Y OBJETIVO: La búsqueda para NSAIDs con menos toxicidad gastrointestinal llevó a la introducción de los inhibidores selectivos cyclo-oxygenase-2 (COX-2). Sin embargo, después de su introducción en el mercado, las preocupaciones se han convertido con respecto a su seguridad, particularmente su seguridad cardiovascular. El propósito de este estudio era evaluar el riesgo cardiovascular (los eventos incluidos eran infarto del miocardio, movimiento y muertes infarto-relacionadas del miocardio) asociado (los días </=180 de exposición) a uso a largo plazo (los días >180 de exposición) y a corto plazo de NSAIDs no selectivo, incluyendo “los inhibidores preferenciales COX-2” (es decir etodolac, nabumetone y salsalate), y los inhibidores selectivos COX-2. MÉTODOS: Un análisis retrospectivo de la base de datos de los asuntos de los veteranos de la red de servicio integrado de los veteranos 17 (VA) fue conducido. Incorporaron los datos de Seguro de enfermedad y a Texas Department de los datos de la mortalidad de la salud para capturar los eventos que ocurrían fuera de la red de la atención sanitaria del VA. Los años de edad de los pacientes >/=35 que recibieron el celecoxib, el rofecoxib, el ibuprofen, el etodolac y el naproxen del 1 de enero de 1999 al 31 de diciembre de 2001, eran incluidos. Los modelos proporcionales multivariantes del peligro de $cox fueron utilizados para analizar la relación entre el riesgo cardiovascular y el uso de NSAID, incluyendo uso selectivo del inhibidor COX-2, mientras que ajustaban según diversos factores de riesgo. RESULTADOS: Identificamos 12 188 períodos de la exposición (11.930 personas) y 146 eventos cardiovasculares durante el período entero del estudio. Comparado con uso a largo plazo del ibuprofen, uso a largo plazo del celecoxib (ratio ajustado del peligro [hora] 3,64; Ci 1,36 del 95%, 9,70) y rofecoxib (ajustado hora 6,64; Ci 2,17 del 95%, 20,28) fueron asociados a un aumento significativo en riesgo cardiovascular. Cuando está restringido a los pacientes >/=65 a años de edad, los riesgos cardiovasculares asociados al celecoxib a largo plazo (ajustado hora 7,36; Ci 1,62 del 95%, 33,48) y rofecoxib (ajustado hora 13,24; Ci 2,59 del 95%, 67,68) uso creciente. Uso a corto plazo del celecoxib (ajustado hora 0,75; Ci 0,42 del 95%, 1,35) y rofecoxib (ajustado hora 0,85; Ci 0,39 del 95%, 1,86) no fue asociado a ningún cambio significativo en riesgo cardiovascular en comparación con uso a corto plazo del ibuprofen. Ni la exposición larga ni a corto plazo al naproxen y al etodolac fue asociada a efectos cardionegative o cardioprotective en comparación con uso del ibuprofen. CONCLUSIONES: Los hallazgos de este estudio de observación, junto con resultados recientes del ensayo clínico, sugieren que la exposición prolongada a los inhibidores selectivos COX-2 se pueda asociar a un riesgo creciente de resultados cardiovasculares adversos.

Saf de la droga. 2006;29(7):621-32

Continuado en la página 2 de 3

​​