Venta estupenda del análisis de sangre de Life Extension

Extractos

LE Magazine agosto de 2006
imagen

Presión arterial

Impacto de la presión arterial alto-normal en el riesgo de enfermedad cardiovascular.

FONDO: La información es limitada con respecto al riesgo absoluto y relativo de enfermedad cardiovascular en personas con la presión arterial alto-normal (presión sistólica de 130 a 139 milímetros hectogramo, presión diastólica de 85 a 89 milímetros hectogramo, o ambas). MÉTODOS: Investigamos la asociación entre la categoría de la sangre-presión en la línea baja y la incidencia de la enfermedad cardiovascular en la continuación entre 6.859 participantes en el estudio del corazón de Framingham que estaban inicialmente libres de la hipertensión y de la enfermedad cardiovascular. RESULTADOS: Un aumento de manera gradual en tarifas cardiovasculares del evento fue observado en personas con categorías más altas de la sangre-presión de la línea de fondo. La incidencia acumulativa de diez años de la enfermedad cardiovascular en temas 35 a 64 años de edad que tenían presión arterial alto-normal era el 4% (intervalo de confianza del 95%, 2 al 5%) para las mujeres y el 8% (intervalo de confianza del 95%, 6 al 10%) para los hombres; en más viejos años de los temas (esos 65 a 90), la incidencia era el 18% (intervalo de confianza del 95%, 12 al 23%) para las mujeres y el 25% (intervalo de confianza del 95%, 17 al 34%) para los hombres. Con respecto a la presión arterial óptima, la presión arterial alto-normal fue asociada a un ratio riesgo-factor-ajustado del peligro para la enfermedad cardiovascular de 2,5 (el intervalo de confianza del 95%, 1,6 a 4,1) en mujeres y 1,6 (el intervalo de confianza del 95%, 1,1 a 2,2) en hombres. CONCLUSIONES: la presión arterial Alto-normal se asocia a un riesgo creciente de enfermedad cardiovascular. Nuestros hallazgos acentúan la necesidad de determinar si la baja de la presión arterial alto-normal puede reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular.

MED de N Inglés J. 1 de noviembre 2001; 345(18): 1291-7

Viabilidad de tratar el prehypertension con un molde del angiotensina-receptor.

FONDO: Prehypertension se considera un precursor de la hipertensión de la etapa 1 y un calculador del riesgo cardiovascular excesivo. Investigamos si el tratamiento farmacológico del prehypertension previene o pospone la hipertensión de la etapa 1. MÉTODOS: Los participantes con medidas repetidas de la presión sistólica de 130 a 139 milímetros hectogramo y de la presión diastólica de 89 milímetros hectogramo o bajan, o presión sistólica de 139 milímetros hectogramo o bajan y la presión diastólica de 85 a 89 milímetros hectogramo, fue asignada aleatoriamente para recibir dos años de candesartan (Atacand, AstraZeneca) o de placebo, seguido por dos años de placebo para todos. Cuando un participante alcanzó la punto final del estudio de la hipertensión de la etapa 1, el tratamiento con los agentes del antihypertensive fue iniciado. Dieron instrucciones al grupo candesartan y el grupo del placebo para realizar cambios en forma de vida para reducir la presión arterial en el ensayo. RESULTADOS: Asignaron un total de 409 participantes aleatoriamente a candesartan, y a 400 al placebo. Datos sobre 772 participantes (391 en el grupo candesartan y 381 en el grupo del placebo; edad media, 48,5 años; 59,6% hombres) estaban disponibles para el análisis. Durante los primeros dos años, la hipertensión desarrollada en 154 participantes en el grupo del placebo y 53 de ésos en el grupo candesartan (reducción relativa del riesgo, 66,3%; P<0.001). Después de cuatro años, la hipertensión se había convertido en 240 participantes en el grupo del placebo y los 208 de ésos en el grupo candesartan (reducción relativa del riesgo, 15,6%; P<0.007). Los eventos adversos serios ocurrieron en 3,5% de los participantes asignados a candesartan y 5,9% de ésos que recibían placebo. CONCLUSIONES: Durante cuatro años, efectúe 1 hipertensión desarrollada en casi dos tercios de pacientes con el prehypertension no tratado (el grupo del placebo). Tratamiento del prehypertension con candesartan aparecida bien para ser tolerado y para ser reducido el riesgo de hipertensión del incidente durante el período del estudio. Así, el tratamiento del prehypertension aparece ser posible.

MED de N Inglés J. 20 de abril 2006; 354(16): 1685-97

El consumo del jugo de la granada inhibe la angiotensina del suero que convierte actividad enzimática y reduce la presión arterial sistólica.

El consumo de jugo de la granada que sea rico en taninos, posee las propiedades anti-ateroscleróticas que se podrían relacionar con sus características antioxidantes potentes. Mientras que algunos antioxidantes fueron mostrados recientemente para reducir la presión arterial, estudiamos el efecto del consumo del jugo de la granada (50 ml, 1.5mmol de polifenoles totales por día, por 2 semanas) por los pacientes hipertensos sobre su presión arterial y sobre la angiotensina del suero que convertía actividad de la enzima (ACE). Un decremento del 36% en la actividad de ACE del suero y una reducción del 5% en la presión arterial sistólica fueron observados. El efecto inhibitorio dosis-dependiente similar (el 31%) del jugo de la granada en la actividad de ACE del suero fue observado también in vitro. Como reducción en la actividad de ACE del suero, incluso sin el decremento en la presión arterial, fue mostrado previamente para atenuar ateroesclerosis, el jugo de la granada puede ofrecer una protección amplia contra enfermedades cardiovasculares cuál se podría relacionar con su efecto inhibitorio sobre la tensión oxidativa y sobre la actividad de ACE del suero.

Ateroesclerosis. El 2001 de sept; 158(1): 195-8

Antioxidantes para la hipertensión

Las pruebas cada vez mayores implican especie reactiva del oxígeno en la patogenesia de la hipertensión y de sus complicaciones cardiovasculares. Alterando el equilibrio en el endotelio entre los vasoconstrictors tales como tromboxano y los isoprostanes y los vasodilatadores tales como óxido nítrico, las especies reactivas del oxígeno contribuyen a las contracciones dependientes del endotelio y a la resistencia vascular creciente. Los antioxidantes pueden restaurar la función endotelial y disminuir la presión arterial en varios modelos de la hipertensión y en alguno, pero no toda, estudios de seres humanos con la hipertensión esencial. El potencial de la terapia antioxidante para la hipertensión es considerable.

Curr Opin Nephrol Hypertens. El 1998 de sept; 7(5): 531-8

La presión arterial generalmente consideraba normal se asocia a un riesgo elevado de enfermedad cardiovascular.

PROPÓSITO: La investigación sobre el riesgo de enfermedad cardiovascular entre individuos con el prehypertension (presión arterial 120/80 a 139/89 milímetro hectogramo) es incompleta. La información adicional entre individuos con un de alto riesgo de las complicaciones de la enfermedad cardiovascular puede ayudar a enfocar esfuerzos actuales y futuros. TEMAS Y MÉTODOS: Realizamos un análisis ficticio anticipado entre 8.960 adultos de mediana edad en el riesgo de la ateroesclerosis en estudio de las comunidades (ARIC). Las variables de la exposición eran niveles de presión arterial: alta presión arterial normal, presión arterial sistólica 130-139 milímetro hectogramo o presión arterial diastólica 85-89 milímetro hectogramo; y presión arterial normal, presión arterial sistólica 120-129 milímetro hectogramo o presión arterial diastólica 80-84 milímetro hectogramo. El resultado era enfermedad cardiovascular del incidente definida como enfermedad cardíaca coronaria fatal/no fatal, procedimiento cardiaco, el infarto del miocardio silencioso, o movimiento isquémico. El análisis del subgrupo fue realizado entre los negros, diabéticos, individuos envejecidos 55-64 años, individuos con la escasez renal, y entre individuos con los niveles de variación del colesterol y del índice de masa corporal (BMI) de la lipoproteína de baja densidad (LDL). RESULTADOS: Comparado con la presión arterial óptima (presión arterial sistólica <120 milímetro hectogramo y presión arterial diastólica <80 milímetro hectogramo), el riesgo relativo (RR) de enfermedad cardiovascular para la alta presión arterial normal era 2,33 (el intervalo de confianza del 95% [ci], 1.85-2.92), y el RR para la presión arterial normal era 1,81 (1.47-2.22); entre negros: El RR para la alta presión arterial normal era 3,29 (ci del 95%, 1.68-6.45); entre diabéticos: RR para la alta presión arterial normal 4,10 (ci del 95%, 2.26-7.46); edad 55-64 años: RR para la alta presión arterial normal 2,41 (ci del 95%, 1.75-3.30) entre individuos con la escasez renal: El RR para la alta presión arterial normal era 1,90 (ci del 95%, 1.34-2.70); entre individuos con BMI >30 kg/m2: El RR para la alta presión arterial normal era 3,56 (ci del 95%, 1.99-6.35); y entre individuos con LDL >160 mg/dL, RR para la alta presión arterial normal estaba 1,85 (ci del 95%, 1.26-2.72). CONCLUSIONES: Los individuos con los niveles prehypertensive de presión arterial tienen un riesgo creciente de desarrollar enfermedad cardiovascular en relación con ésos con los niveles óptimos. La asociación es pronunciada entre negros, entre individuos con la diabetes mellitus, y entre ésas con alto BMI.

MED de la J. El 2006 de febrero; 119(2): 133-41

Actividad antioxidante del jugo de la granada y su relación con la composición y el proceso fenólicos.

La actividad antioxidante de los jugos de la granada fue evaluada por cuatro métodos diferentes (ABTS, DPPH, DMPD, y FRAP) y comparada a las del vino rojo y de una infusión del té verde. Los jugos comerciales de la granada mostraron a actividad antioxidante (18-20 TEAC) tres veces más arriba que los del vino rojo y del té verde (6-8 TEAC). La actividad era más alta en los jugos comerciales extraídos de las granadas enteras que en los jugos experimentales obtenidos de los arils solamente (12-14 TEAC). Los análisis de HPLC-DAD y de HPLC-MS de los jugos revelaron que los jugos comerciales contuvieron el punicalagin del tanino de la granada (1500-1900 mg/l) mientras que solamente los rastros de este compuesto fueron detectados en el jugo experimental obtenido de arils en el laboratorio. Esto muestra que la transformación industrial de la granada extrae algunos de los taninos hydrolyzable presentes en la corteza de la fruta. Esto podía explicar la actividad antioxidante más alta de los jugos comerciales comparados los experimentales. Además, las antocianinas, los derivados ácidos ellagic, y los taninos hydrolyzable fueron detectados y cuantificados en los jugos de la granada.

Comida quím. de J Agric. El 2000 de oct; 48(10): 4581-9

Continuado en la página 2 de 3