Venta del cuidado de piel de Life Extension

Revista de Life Extension

LE Magazine abril de 2005
imagen

Prevención de la disminución cognoscitiva relativa a la edad

Por Laurie Barclay, Doctor en Medicina

Influencia Brain Function de las hormonas

Los niveles de hormona decrecientes con edad afectan al cerebro así como a otros sistemas del órgano. En el cerebro, las hormonas dominantes mejoran metabolismo energético, protegen las membranas celulares de neurona, y ayudan a mantener los niveles de acetilcolina, una memoria subyacente neuroqu3imica.

La hormona DHEA (dehydroepiandrosterone) mejora actividad de la neurona y facilita cambios en células nerviosas, permitiendo que registren nuevas memorias. Notable, DHEA añadido a las células de tronco del encéfalo humanas en el laboratorio aumentó dramáticamente su tasa de crecimiento.18 caer de la producción de DHEA con edad en seres humanos,19 del magnesio cerca de 30 al día a la edad de 20 años menos al magnesio de 6 un día por la edad 80.

En roedores envejecidos, DHEA aumenta memory20 y cuadruplica el lanzamiento de la acetilcolina de las células hippocampal.21 mediante obrar recíprocamente con los receptores específicos de la célula nerviosa, DHEA mejora la memoria a corto plazo para el laberinto que aprende y la memoria a largo plazo en ratones.22

En enfermedad de Alzheimer, los niveles de DHEA disminuyen junto con el flujo de sangre y la actividad hippocampal.23 DHEA pueden ayudar a prevenir la formación de una proteína que acumule en neuronas con el envejecimiento y con la enfermedad de Alzheimer.24

En los ancianos, algunos estudios sugieren que DHEA pueda mejorar déficits y la depresión de la memoria mientras que aumente bienestar físico y psicológico.20

Para el uso seguro, a largo plazo, DHEA debe ser tomado con los antioxidantes25 para prevenir el daño hepático posible divulgado con las dosis masivas26 que eran muchas veces más arriba que ésos usados en los suplementos que los seres humanos toman. Los antioxidantes que son especialmente eficaces en la prevención de daño libre-radical en el hígado incluyen té verde, la vitamina E, y la N-acetilcisteína.

El melatonin de la hormona es un antioxidante potente que regula el reloj interno del cuerpo y aumenta la función cognoscitiva. Con el envejecimiento, y más tan con ciertos tipos de depresión y de demencia, niveles del melatonin de la sangre disminuya y “aplane hacia fuera” bastante que enarbolando y cayendo en las horas características durante el ciclo de 24 horas.27

En un estudio placebo-controlado de 26 voluntarios sanos de los ancianos, el melatonin tomado cada noche por cuatro semanas mejoró puntuaciones del test de aprendizaje verbales y sueño de restauración.28" la administración del Melatonin en una dosis de 1 magnesio cada noche puede ser eficaz en la mejora de ciertos aspectos del funcionamiento cognoscitivo y de informes subjetivos de la calidad del sueño en temas mayores,” los investigadores concluidos. “Puede demostrar ser un agente terapéutico útil en el tratamiento de la disminución cognoscitiva relativa a la edad.”28

Alza Brain Function de las vitaminas de B

Las vitaminas de B, incluyendo el folato, protegen la función del cerebro regulando metabolismo energético, ayudando a la producción de sustancias químicas que afecten a humor, y contribuyendo a los nervios de alrededor y de protecciones de la envoltura de myelin. las deficiencias de la B-vitamina pueden por lo tanto empeorar memoria y aumentar ansiedad, la confusión, la irritabilidad, y la depresión.29 niveles bajos de B6, de B12, y de folato se asocian a los niveles disminuidos de S-adenosyl-L-metionina, de un alimento con el antidepresivo y de efectos de cognición-aumento del potencial.30

Los ancianos tienen requisitos más altos para algunas vitaminas (vitamina incluyendo B6), pero nutrición pobre y la absorción nutritiva disminuida aumenta su riesgo para la deficiencia de la vitamina. Las vitaminas que disuelven en agua, incluyendo complejo de B y vitamina C, se excretan y se deben rápidamente llenar diariamente. De acuerdo con estudios de población grandes, la alta toma de las vitaminas de B y el folato pueden ayudar a proteger contra la disminución cognoscitiva relativa a la edad.31

Entre 137 voluntarios mayores que fueron estudiados por seis años, ésos con una toma más alta del complejo y de las vitaminas A de B, C, y E tenía mejores cuentas en pruebas del razonamiento abstracto y de la función visual-espacial.32 aunque estos efectos fueran relativamente modestos, no obstante pegaban porque alimentaron a los voluntarios adecuadamente, instruidos, y liberan inicialmente de la debilitación cognoscitiva significativa.

En un estudio sueco de tres años de 370 adultos mayores sanos que eran por lo menos 75 años de edad, ésos con incluso los niveles levemente bajos de la vitamina B12 y el folato tenían dos veces el riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer al igual que ésos con los niveles normales de estas vitaminas.33

En un estudio de población de más de 3.000 residentes de Chicago envejecidos 65 y más viejo, ésos con la toma más baja de la vitamina B3 (niacina) eran los 70% más probables desarrollar la enfermedad de Alzheimer que ésos con la toma más alta, y su índice de disminución cognoscitiva estaban alrededor dos veces tan rápidamente.29" niacina dietética puede proteger contra enfermedad de Alzheimer y la disminución cognoscitiva relativa a la edad,” los investigadores concluidos.

El reemplazo de las vitaminas de B en individuos deficientes mejora a menudo conocimientos a corto plazo del memoria y lingüísticos. Temas mayores que son bajos en la debilitación de la demostración del ácido fólico en memoria de la palabra y se oponen memoria, sugiriendo un papel vital del ácido fólico en la función de memoria en vida posterior.La debilitación de 34 memorias en los ancianos relacionados con la deficiencia de la vitamina B12 se puede invertir por las inyecciones o los suplementos de la vitamina B12.35

Las altas dosis de la vitamina B6 y del folato reducen niveles de sangre de homocisteina, de un producto tóxico de la acumulación ligado a la enfermedad cardíaca y de debilitación cognoscitiva.36 en pacientes de la demencia con incluso deficiencias suaves de la vitamina B12 o del folato, el reemplazo puede mejorar la cognición,37 especialmente en ésos con los niveles elevados de la homocisteina de la sangre.38 en un estudio de 76 varones mayores, la vitamina B6 era mejor que placebo en la mejora de almacenamiento y de la recuperación de información a largo plazo.39

Los antioxidantes protegen contra radicales libres

En el envejecimiento del cerebro o a otra parte en el cuerpo, un principal culpable es daño al lado de los radicales libres, o átomos con los electrones desparejados.40 apenas pues la exposición del oxígeno al hierro de los mohos eventual, exposición a la especie reactiva del oxígeno hiere las mitocondrias, los lípidos de la membrana, las proteínas, y los ácidos nucléicos necesitó para la estructura y la función de célula.

El ácido lipoico, el té verde, y otros antioxidantes son los limpiadores libre-radicales que protegen el cerebro. Pueden ayudar a stave apagado la disminución cognoscitiva relativa a la edad protegiendo el corazón y los vasos sanguíneos, de tal modo mejorando la circulación al cerebro y reduciendo riesgo del movimiento.

Los estudios de laboratorio también apoyan el papel de antioxidantes en la protección del cerebro. Las ratas sujetadas a la tensión oxidativa que afecta al hipocampo demuestran déficits empeorados del aprendizaje y de la memoria. La suplementación de la vitamina E aceleró el aprendizaje y previno los déficits de la memoria asociados a la tensión oxidativa.41 células nerviosas crecidas en el laboratorio y dañadas químicamente fueron protegidas por los antioxidantes, incluyendo la vitamina E y el glutatión,42 que sugerían que los antioxidantes pueden reducir daño neuronal en las condiciones patológicas asociadas a la tensión oxidativa.

Muchos estudios de población han investigado el vínculo entre la toma antioxidante y la disminución cognoscitiva relativa a la edad. En un estudio suizo que siguió a 442 personas mayores por 22 años, niveles de sangre más altos de vitamina C (ácido ascórbico) y betacaroteno predijo mejores memoria, reconocimiento, y vocabulario de las puntuaciones del test gratis.43 además, los niveles antioxidantes del plasma seguían siendo perceptiblemente estables durante el período del estudio de 22 años. “Entre la gente envejecida 65 y un más viejos, más altos ácido ascórbico y niveles del plasma del betacaroteno se asocian a un mejor funcionamiento de la memoria,” los investigadores concluidos. “Estos resultados indican el papel importante desempeñado por los antioxidantes en el envejecimiento del cerebro y pueden tener implicaciones para la prevención de debilitaciones cognoscitivas progresivas.”

En otro estudio, los niveles de sangre de vitamina C eran más bajos en 43 pacientes institucionalizados con demencia que en 50 pacientes institucionalizados sin la debilitación cognoscitiva, y los niveles de la vitamina C fueron asociados a decenas más altos funcionamiento mental.44 basado en estos hallazgos, los investigadores recomendaron el estudiar si la suplementación de la vitamina C prevendría o retrasaría la disminución cognoscitiva en pacientes con demencia y la enfermedad de Alzheimer.

En una muestra escogida al azar de 815 residentes de la comunidad-vivienda envejecidos 65 y una más vieja, más alta ingestión dietética de la vitamina E fue asociado hasta a un riesgo disminuido el 70% de desarrollar la enfermedad de Alzheimer durante un período de cuatro años. Esto era verdad solamente para los individuos que no llevaban un gen específico (apolipoprotein E4) relacionado con el riesgo de Alzheimer.45 pacientes con la enfermedad de Alzheimer tienen niveles inferiores de la vitamina E en el líquido cerebroespinal que baña el cerebro que las personas mayores sanas, proporcionando ayuda adicional para la teoría a que la suplementación de la vitamina E puede ayudar a retrasar o a proteger contra la disminución cognoscitiva relativa a la edad o Alzheimer.46

Durante un período de seis años, el estudio de Rotterdam siguió a más de 5.000 residentes holandeses de la comunidad sin demencia que eran por lo menos 55 años.La alta toma 47 de las vitaminas C y E de las comidas, pero no de suplementos, fue asociada hasta a una reducción del 42% en el riesgo para la enfermedad de Alzheimer, especialmente en fumadores. Este tipo de estudio revela la importancia de consumir los antioxidantes planta-derivados.

Más pruebas que apoyan el papel protector de la vitamina E vienen de un estudio de casi 3.000 ancianos de la comunidad-vivienda que terminaron una encuesta sobre su dieta y realizada cuatro diversas pruebas cognoscitivas tres años más adelante. Después de edad que explicaba, el sexo, el fumar, el consumo del alcohol, y la toma de otras vitaminas, temas en el 20% más alto de toma total de la vitamina E tenían una reducción del 36% en su índice de disminución cognoscitiva comparado con ésos en el 20% más bajo.48" toma de la vitamina E, de las comidas o los suplementos, se asocian a la disminución menos cognoscitiva con edad,” los investigadores concluidos.

Por otra parte, un estudio grande del uso del suplemento y disminución cognoscitiva en residentes mayores de Pennsylvania al sudoeste no confirmó la protección contra la disminución cognoscitiva relativa a la edad por los suplementos que contenían las vitaminas A, C, o E, betacaroteno, cinc, o selenio.49

¿Qué explica esta discrepancia? Los científicos de la universidad de Valencia en España sugieren que los suplementos antioxidantes puedan proteger solamente a individuos bajo tensión oxidativa.50 cuando estos investigadores dieron la vitamina E a los pacientes con la enfermedad de Alzheimer, encontraron la mejora cognoscitiva solamente en pacientes con los análisis de sangre que indicaban la tensión oxidativa. “El efecto de la vitamina E sobre pacientes de la enfermedad de Alzheimer mostró considerables variaciones en su función antioxidante y en su capacidad de mejorar funciones cognoscitivas,” concluyeron. Otros estudios en grande pueden ayudar a determinar qué individuos son más probable de beneficiarse de suplementos de la vitamina.

El selenio, un mineral del rastro sabido para su antioxidante y efectos de inmune-impulso, aparece también desempeñar un papel en la función cognoscitiva. En un estudio de población de más de 1.000 temas franceses envejeció 60 a 70, niveles de sangre bajos de selenio y otros antioxidantes predijeron un índice más alto de disminución cognoscitiva.51" estos resultados sugiere que los niveles crecientes de tensión oxidativa y/o las deficiencias antioxidantes puedan plantear los factores de riesgo para la disminución cognoscitiva,” a los investigadores concluidos. “La implicación directa de la tensión oxidativa en los mecanismos vasculares y neurodegenerative que llevan a la debilitación cognoscitiva se debe explorar más a fondo.”

El cinc, otro mineral antioxidante que esté implicado en muchas reacciones enzimáticas en el cuerpo, puede también desempeñar un papel en la función y la salud de protección del cerebro. El cinc es crucial durante épocas del crecimiento rápido del cerebro, y deficiencia de cinc en la debilitación cognoscitiva de las causas de los jóvenes o de los adolescentes.El papel de 52 cines en salud de protección del cerebro en adultos está menos claro, y se autorizan otros estudios.

Continuado en la página 3 de 3