Venta del cuidado de piel de Life Extension

Extractos

LE Magazine noviembre de 2005
imagen

Alcohol

Alcohol y salud: una bebida al día no mantendrá al doctor ausente.

No debemos aconsejar a pacientes comenzar a beber el alcohol para sus ventajas cardiovasculares alegadas. Los efectos negativos del alcohol son establecidos, y las pruebas de las ventajas del alcohol vienen principalmente de los estudios epidemiológicos que no eran controlados bien para otras influencias, tales como factores de la forma de vida. Por otra parte, tenemos otros medios de bajar riesgo cardiovascular que sean seguros y probados. Los que son sanos y cuyas demostraciones de consumición de la historia poco riesgo de desarrollar dependencia del alcohol pueden continuar bebiendo cantidades moderadas. Los bebedores pesados deben ser aconsejados abandonar.

MED de Cleve Clin J . El 2003 de nov; 70(11): 945-6

Consumo del alcohol y riesgo de cáncer laríngeo.

Los estudios epidemiológicos mostraron constantemente que los aumentos de consumición del alcohol el riesgo de cáncer laríngeo. Este riesgo aumenta con la cantidad de alcohol consumida: en los estudios recientes conducidos en Norteamérica, Europa, Japón y Corea los riesgos relativos multivariantes para los niveles más altos de consumo se extendieron entre 2 y 10, y eran 1,94 para 50g/day y 3,95 para 100g/day en un meta-análisis de 20 estudios. Además, el riesgo aumenta en el consumo de tabaco concomitante, cada agente que multiplica aproximadamente el efecto del otro. En ausencia de fumar los riesgos son pequeños para el consumo moderado del alcohol. Después de parar la consumición, una cierta caída en riesgo llega a ser evidente a largo plazo. El papel de la edad en comenzar y la detención de la consumición es todavía confuso. En diversos estudios, la bebida alcohólica más de uso general aparece ser la más asociada con el riesgo de cáncer laríngeo, sugiriendo que ninguna diferencia significativa existe para diversos tipos de bebidas alcohólicas. Los supraglottis están más estrechamente vinculados al consumo del alcohol, con respecto a la glotis/a los subglottis. La consumición del alcohol puede influenciar riesgo de cáncer laríngeo particularmente con su contacto directo o acción del solvente, quizás aumentando los efectos del tabaco o de otros agentes carcinógenos ambientales.

Oncol oral . 28 de mayo 2005

Historia de la cirrosis y riesgo de neoplasmas del aparato digestivo.

Antecedentes: La cirrosis se relaciona fuertemente con el cáncer de hígado. Los datos sobre la asociación posible entre la cirrosis y el riesgo en otros sitios del cáncer son escasos. Pacientes y métodos: Analizábamos datos de una red de los estudios del caso-control conducidos en Italia entre 1983 y 1997, incluyendo pacientes con los cánceres de la cavidad bucal y la faringe (520), el esófago (405), el estómago (731), los dos puntos (943), el recto (613), el hígado (425), la vesícula biliar (63) y el páncreas (395). Los controles eran 4297 pacientes admitidos a los hospitales para las condiciones no-neoplásticas agudas. Resultados: Después del permiso estricto para el alcohol que bebía, el consumo de tabaco y la historia de la hepatitis, los ratios multivariantes de las probabilidades para una historia de la cirrosis eran 4,7 [el intervalo de confianza del 95% (ci) 2.2-9.8] para los neoplasmas de la cavidad bucal y de la faringe, 2,6 (ci 1.2-5.7 del 95%) para el esófago, 1,0 (ci 0.4-2.5 del 95%) para el estómago, 1,0 (ci 0.4-2.4 del 95%) para los dos puntos, 1,7 (ci 0.7-4.1 del 95%) para el recto, 20,5 (ci 12.3-34.2 del 95%) para el hígado, 2,1 (ci 0.3-16.8 del 95%) para la vesícula biliar y 0,9 (ci 0.3-3.0 del 95%) para el páncreas. Conclusiones: Nuestro estudio confirma y cuantifica más lejos el riesgo creciente de cáncer de hígado en pacientes cirróticos y es compatible con un riesgo creciente de cánceres orales, faríngeos y esofágicos.

Ann Oncol . El 2005 de sept; 16(9): 1551-1555

Expresión de la deshidrogenasa 2 del aldehino en el consumo del esófago normal del epitelio y del alcohol en pacientes con el cáncer del esófago.

El consumo del alcohol es un factor de riesgo para el cáncer del esófago. El acetaldehído, un intermedio altamente tóxico producido del etanol, es convertido al ácido acético principalmente por la deshidrogenasa 2 (ALDH2) del aldehino en el camino metabólico del etanol. El cincuenta por ciento de japonés tiene ALDH2 inactivo debido al polimorfismo genético, que se considera ser un factor de riesgo asociado al cáncer del esófago. En nuestro estudio anterior, hemos demostrado que ALDH2 está expresado en el esófago con una considerable variación entre individuos. En este estudio, investigamos más lejos la expresión de ALDH2 en esófago y su relación con factores de riesgo del cáncer del esófago. Los especímenes del tejido resecados a partir de 51 pacientes con el cáncer del esófago eran analizados por el immunohistochemistry usando ALDH2-antibody. La inmuno-coloración de ALDH2 en el epitelio del esófago fue comparada con el hábito de consumición y el acontecimiento de limpiar eso con un chorro de agua se asocia de cerca a la deficiencia ALDH2. ALDH2 no era perceptible en 8 (el 16%) entre 51 especímenes. Todos los 8 pacientes eran no- o luz-bebedores pero no pesado-bebedores. Entre 18 pacientes que mostraban la expresión de alto nivel ALDH2 en el esófago, 15 pacientes (el 83%) eran pesado-bebedores. Aunque la relación entre la deficiencia ALDH2 y el hábito de consumición no esté clara, los pacientes con la deficiencia ALDH2 tienden a ser bebedores no- o ligeros mientras que los pesado-bebedores tienden a tener la forma activa de ALDH2. Estos resultados sugieren que las formas inactivas y activas de ALDH2 sean inducidas en el esófago por la consumición pesada y también apoyan una hipótesis que la deficiencia ALDH2 pudo ser un factor de alto riesgo de cáncer del esófago para los individuos que tenían un hábito de pesado-consumición. A nuestro conocimiento, éste es el primer estudio que demuestra la inducción de ALDH2 en el esófago por el consumo del etanol.

Front Biosci . 1 de septiembre 2005; 10:2319-24

Consumición del alcohol y riesgo de localizado contra avanzado y esporádico contra cáncer de próstata familiar en Suecia.

FONDO: Es desconocido si la asociación del consumo del alcohol con riesgo de cáncer de próstata varía entre los casos localizados y avanzados, o entre cases.METHODS esporádico y familiar: Evaluamos el alcohol reciente que bebían en un caso sobre la base de la población--controle el estudio de hombres suecos, incluyendo 1499 casos y 1130 controles. La situación de consumición y el volumen, la frecuencia, y el tipo medios de alcohol consumido fueron evaluados. La regresión logística incondicional fue realizada para estimar los ratios de las probabilidades (ORs) y los intervalos de confianza correspondientes del 95% (CIs) para las asociaciones entre el consumo y el cáncer de próstata risk.RESULTS del alcohol: Los casos del cáncer de próstata eran más probables que controles ser actuales o anteriores, bastante que nunca, los bebedores. Sin embargo, no había asociación entre el alcohol total, cerveza, vino, y consumo del licor y riesgo recientes de cáncer de próstata total, ni de cáncer de próstata avanzado, esporádico, o familiar. O para el riesgo de enfermedad total entre los hombres que bebieron más de 135 g de alcohol total por semana contra no bebedores eran 1,2 (ci del 95%: 0,9, 1,5), p (tendencia) =0.12. Había una asociación positiva marginal entre la toma del alcohol y el riesgo de disease.CONCLUSIONS localizado: No detectamos ninguna asociación entre el consumo del alcohol y riesgo recientes de cáncer de próstata avanzado, esporádico, o familiar, y de una asociación positiva de la frontera con enfermedad localizada.

El cáncer causa control . El 2005 de abril; 16(3): 275-84

Alcohol en cáncer hepatocelular.

El cáncer hepatocelular explica casi medio millón muertes del cáncer al año, con una incidencia de desarrollo en el mundo occidental. El alcohol se ha reconocido de largo como factor de riesgo importante para el cáncer del hígado y de otros órganos incluyendo la orofaringe, la laringe, el esófago, y posiblemente el pecho y los dos puntos. Está obligando el dato epidemiológico que confirma el riesgo creciente de cáncer asociado al consumo del alcohol, que es apoyado por experiencias con animales. El cáncer del hígado asociado a alcohol ocurre generalmente en el ajuste de la cirrosis. El alcohol puede actuar como de carácter cocarcinógeno, y tiene efectos sinérgicos fuertes con otros agentes carcinógenos incluyendo la hepatitis B y C, aflatoxina, cloruro de vinilo, obesidad, y diabetes mellitus. El acetaldehído, el metabilito principal del alcohol, causa lesión hepatocelular, y es un factor importante en causar la tensión creciente del oxidante, que daña la DNA. El alcohol afecta a la nutrición y al metabolismo de la vitamina, causando anormalidades de la metilación de la DNA. Las anormalidades de la metilación de la DNA, un camino dominante del control epigenético del gen, llevan al cáncer. Otros efectos alimenticios y metabólicos, por ejemplo sobre metabolismo de la vitamina A, también desempeñan un papel dominante en hepatocarcinogenesis. El alcohol aumenta los efectos de agentes carcinógenos ambientales directamente y contribuyendo a la deficiencia alimenticia y empeorando vigilancia inmunológica del tumor. Este comentario resume las pruebas epidemiológicas del papel del alcohol en cáncer hepatocelular, y discute los mecanismos implicados en la promoción del cáncer.

Hígado SID de Clin . El 2005 de febrero; 9(1): 151-69

El día siguiente efectos de una noche normal que bebe sobre memoria y funcionamiento psicomotor.

AIM: Para investigar en bebedores sociales los efectos de una tarde “normal” del alcohol de consumición sobre funcionamiento cognoscitivo. MÉTODOS: Apuntando para la validez ecológica, el estudio requirió a participantes consumir su cantidad usual de cualquier tipo de bebida alcohólica en su compañía elegida (situación de la resaca). Sin embargo, la sincronización de la consumición fue restringida al período entre el 22:00 y las horas del 02:00 en la noche antes de probar. Memoria incluida de prueba y pruebas de funcionamiento psicomotoras; la prueba también fue realizada después de una tarde de la abstinencia (ninguna situación de la resaca), después de un diseño contrapesado usando medidas repetidas, con la época de la prueba (09:00, 11:00 y horas del 13:00) y la orden de la prueba (resaca de hangover/no; ninguna resaca/la resaca) como “entre el participante” descompone en factores en el análisis. RESULTADOS: Probaron a cuarenta y ocho bebedores sociales (33 mujeres, 15 hombres) envejecidos entre 18 y 43 años, con un intervalo de una semana entre las sesiones de la prueba. La mañana después del alcohol (consumo malo: 14,7 unidades para los hombres; 10,4 unidades para las mujeres), memoria libre fueron empeoradas en las horas del 09:00 y retrasaron el reconocimiento y el funcionamiento psicomotor fue empeorado en la mañana, a pesar de niveles de alcohol en sangre de cero o muy cerca de cero. CONCLUSIÓN: La memoria y el funcionamiento psicomotor se empeora en la mañana después de beber “social” pesada.

Alcohol del alcohol . 2004 noviembre-diciembre; 39(6): 509-13

Un modelo fisiológico basado para el metabolismo del etanol y de acetaldehído en seres humanos.

Los modelos farmacocinéticos para el metabolismo del etanol han contribuido a la comprensión de la liquidación del etanol en seres humanos. Sin embargo, estos modelos no pueden explicar el metabilito tóxico del etanol, acetaldehído. La acumulación del acetaldehído lleva a las muestras y a los síntomas, tales como arritmias cardiacas, náusea, ansiedad, y limpiar con un chorro de agua facial. Sin embargo, es difícil determinar los niveles de acetaldehído en la sangre u otros tejidos debido a la formación artifactual y otros problemas técnicos. Por lo tanto, hemos construido un promesa del modelo farmacocinético fisiológico basado (PBPK), que es un partido excelente para los datos existentes del concentración-tiempo del etanol y del acetaldehído. El modelo consiste en cinco compartimientos que intercambien el material: estómago, aparato gastrointestinal, hígado, líquido central, y músculo. Todos los compartimientos excepto el hígado se modelan como reactores revueltos. El hígado se modela como reactor de flujo tubular. Derivamos las leyes enzimáticas medias de la tarifa para la deshidrogenasa del alcohol (alimentador de originales) y la deshidrogenasa del acetaldehído (ALDH), los parámetros cinéticos resueltos de la literatura, y los parámetros encontrados del mejor ajuste minimizando el error ajustado entre nuestros perfiles y los datos experimentales. La salida transitoria del modelo correlaciona fuertemente con los resultados experimental observados para los individuos sanos y para ésos con la actividad reducida de ALDH causada por una deficiencia genética de la enzima de acetaldehído-metabolización primaria ALDH2. Además, el modelo muestra que la reacción reversa del acetaldehído nuevamente dentro del etanol es esencial y guarda más bajo aproximadamente de diez veces de los niveles del acetaldehído que si la reacción era irreversible.

Alcohol. El 2005 de enero; 35(1): 3-12

Oxidación de etanol al acetaldehído y de radicales libres por los microsomas testiculares de la rata.

Un gran número de estudios epidemiológicos que evidencian ese consumo excesivo del alcohol se asocian a la producción empeorada de la testosterona y la atrofia testicular está disponible en la literatura. Una hipótesis para explicar la acción perjudicial del alcohol implica la biotransformación in situ al acetaldehído, pero sugiere fuertemente la necesidad de aprender más sobre los procesos enzimáticos que gobiernan metabolismo del alcohol al acetaldehído en diversas fracciones celulares puesto que la información limitada está disponible en la literatura. En este artículo divulgamos estudios en la conversión metabólica del alcohol al acetaldehído y a los radicales hidroxietílicos 1 en fracciones microsomales testiculares de la rata. La oxidación de etanol al acetaldehído en la fracción microsomal de los testículos de la rata estaba sobre todo de naturaleza enzimática y fuertemente dependiente en la presencia de NADPH y de oxígeno. Varios compuestos podían disminuir perceptiblemente la producción de acetaldehído: SKF 525A; dietil éter; esculetin; gossypol; curcumina; quercetina; dapsone; y diphenyleneiodonium. Las preparaciones microsomales en presencia de NADPH podían también producir los radicales libres hidroxietílicos hidróxido y 1. Su generación fue modulada por la presencia de diphenyleneiodonium, de gossypol, y de deferoxamine. Los resultados muestran que las fracciones microsomales de la rata pueden metabolizar el alcohol a las sustancias químicas perjudiciales, tales como acetaldehído y radicales libres, que se pueden implicar en efectos tóxicos del etanol. Las enzimas implicadas podían incluir la reductasa CYP2E1, P450, y otras enzimas que tenían comportamiento de /peroxidase-like de la lipooxigenasa.

Arco Toxicol . El 2005 de enero; 79(1): 25-30

El descubrimiento del sistema oxidante del etanol microsomal y de su papel fisiológico y patológico.

La oxidación de etanol vía la deshidrogenasa del alcohol (alimentador de originales) explica diversos efectos metabólicos del etanol pero no explica la tolerancia. Este hecho, así como el descubrimiento de la proliferación del retículo endoplásmico liso (SER) después del consumo crónico del alcohol, sugirieron la existencia de un camino adicional que entonces fue descrito por Lieber y DeCarli, a saber el sistema oxidante del etanol microsomal (MEOS), implicando el citocromo P450. La existencia de este sistema fue desafiada inicialmente pero el efecto del etanol sobre microsomas del hígado fue confirmado por Remmer y su grupo. Después del consumo crónico del etanol, la actividad del MEOS aumenta, con una subida asociada del citocromo P450, especialmente CYP2E1, mostrado lo más concluyente posible en ratones de ciervos negativos de la deshidrogenasa del alcohol. Hay también cruz-inducción del metabolismo de otras drogas, dando por resultado tolerancia de droga. Además, la conversión de agentes hepatotóxicos a los metabilitos tóxicos aumenta, que explica la susceptibilidad aumentada de alcohólicos a los efectos nocivos del diverso xenobiotics, incluyendo solventes industriales. CYP2E1 también activa algunas drogas de uso general (tales como acetaminophen) a sus metabilitos tóxicos, y promueve carcinogénesis. Además, el catabolismo del retinol se acelera dando por resultado su agotamiento. Poniendo en contraste con los efectos estimulantes del consumo crónico, la toma aguda del etanol inhibe el metabolismo de otras drogas. Por otra parte, el metabolismo por CYP2E1 da lugar a un lanzamiento significativo de radicales libres que, a su vez, disminuya el glutatión reducido (GSH) y otros sistemas de defensa contra la tensión oxidativa que desempeña un papel patógeno importante en enfermedad del higado alcohólica. CYP1A2 y CYP3A4, dos otros P450s perivenular, también sostienen el metabolismo del etanol, de tal modo contribuyendo a la actividad de MEOS y posiblemente a la lesión del higado. CYP2E1 tiene también un papel fisiológico que comprenda gluconeogénesis de las cetonas, de la oxidación de ácidos grasos, y de la desintoxicación del xenobiotics con excepción del etanol. El exceso de estos substratos fisiológicos (tales como visto en obesidad y diabetes) también lleva a la inducción CYP2E1 y a la enfermedad del higado grasa sin alcohol (NAFLD), que incluye el hígado graso sin alcohol y el steatohepatitis sin alcohol (NASH), con las lesiones patológicas similares a ésas observadas en steatohepatitis alcohólico. Los aumentos de CYP2E1 y de su mRNA prevalecen en la zona perivenular, el área del daño hepático máximo. La para arriba-regulación CYP2E1 también fue demostrada en pacientes obesos así como en modelos de la rata de la obesidad y de NASH. Además, NASH se reconoce cada vez más como precursor a una enfermedad del higado más severa, desarrollándose a veces en cirrosis “criptogénica”. El predominio de NAFLD hace un promedio del 20% y del de NASH el 2% al 3% en la población en general, haciendo estas condiciones las enfermedades del higado mas comunes de los Estados Unidos. En vista del papel patógeno que la para arriba-regulación de CYP2E1 también desempeña en enfermedad del higado alcohólica (vide supra), es evidente que un desafío terapéutico importante ahora es encontrar una manera de controlar este proceso tóxico. Los inhibidores CYP2E1 se oponen a daño hepático alcohol-inducido, pero los compuestos hasta ahora disponibles son demasiado tóxicos para el uso clínico. Recientemente, sin embargo, el polyenylphosphatidylcholine (PPC), una mezcla inofensiva de fosfatidilcolinas poliinsaturadas extraídas de las sojas (y su dilinoleoylphosphatidylcholine del componente activo), fue descubierto para disminuir la actividad CYP2E1. El PPC también se opone a la tensión y a la fibrosis oxidativas hepáticas. Ahora se está probando clínico.

Rev. de Metab de la droga. El 2004 de oct; 36 (3-4): 511-29

CYP2E1: de la CENIZA a NASH.

La patología del hígado en el steatohepatitis alcohólico de la esteatosis y del alcohólico (CENIZA) es notable similar a la de la enfermedad del higado grasa sin alcohol (NAFLD), incluyendo el steatohepatitis sin alcohol (NASH), sugiriendo un cierto mecanismo patógeno común. Los estudios realizados durante las tres décadas pasadas de mecanismos posibles implicaron revelaron un vínculo común, a saber la inducción del citocromo P4502E1. Sus substratos incluyen los ácidos grasos, las cetonas y el etanol. Estas sustancias, cuando presente crónico en granes cantidades, inducen la actividad de la enzima que de tal modo contribuye a la disposición de estos substratos. Esta reacción, sin embargo, se asocia al lanzamiento de los radicales libres que pueden causar la peroxidación del lípido y la lesión del higado, incluyendo daño mitocondrial. El daño mitocondrial a su vez exacerba la tensión oxidativa. CYP2E1 puede también convertir diverso xenobiotics a los metabilitos tóxicos. Cuando es desenfrenada, esta toxicidad da lugar eventual a la inflamación y a la fibrosis, culminando en cirrosis. La prevención de este desorden se basa en la limitación de los substratos que inducen el sistema, tal como ácido graso excesivo asociado a obesidad y al consumo excesivo del alcohol. El tratamiento farmacológico no eficaz está actualmente disponible pero hay investigación en curso sobre los inhibidores posibles de CYP2E1, bastante inofensivos ser conveniente para el consumo humano crónico y suficientemente eficaz atenuar la inducción CYP2E1 para evitar las consecuencias de su actividad excesiva mientras que mantiene su papel fisiológico.

Hepatol Res . El 2004 de enero; 28(1): 1-11

Tensión oxidativa y situación antioxidante en pacientes con enfermedad del higado alcohólica.

BACKROUND: Las enfermedades del higado alcohólicas (ALD) son muy comunes en estratos socioeconómicos más bajos debido a los hábitos de consumición pesados y a las deficiencias alimenticias múltiples. El etanol causa daño hepático por muchos mecanismos. La generación de peroxidación del lípido por los radicales libres se ha propuesto como mecanismo para el hepatotoxicity inducido etanol. Estos radicales libres son destruidos por los antioxidantes. Muchos antioxidantes están presentes en la dieta, e.g., vitamina E, vitamina C etc. Sin embargo, la nutrición o la mala absorción pobre lleva a la deficiencia de estas vitaminas. Esto puede empeorar la defensa antioxidante que lleva a la tensión oxidativa inducida etanol y entonces al daño hepático. MÉTODOS: La tensión oxidativa y la defensa antioxidante fueron evaluadas en pacientes con enfermedad del higado alcohólica. Las concentraciones del malondialdehído del suero (MDA) fueron medidas como índice de la peroxidación del lípido, es decir, tensión oxidativa; y las vitaminas E del suero y las concentraciones de C fueron medidas como índice de la situación antioxidante. RESULTADOS: Las concentraciones del suero MDA fueron aumentadas con el aumento en la severidad de la enfermedad. Las concentraciones de las vitaminas E y C del suero fueron disminuidas en pacientes con enfermedad del higado alcohólica con respecto a controles. CONCLUSIONES: Nuestras observaciones pueden ser debido a las demandas crecientes lo mismo o a la utilización creciente.

Acta de Clin Chim . 2005 mayo; 355 (1-2): 61-5

Continuado en la página 2 de 4