Venta estupenda del análisis de sangre de Life Extension

Extractos

LE Magazine abril de 2005
imagen

Movimiento

Riesgos a largo plazo de movimiento, de infarto del miocardio, y de muerte vascular en pacientes “poco arriesgados” con un ataque isquémico transitorio no-reciente.

FONDO: Estudios anteriores del pronóstico después de que un ataque isquémico transitorio (TIA) haya reclutado a pacientes pronto después del evento, cuando el riesgo de movimiento es muy alto. Sin embargo, la mayoría de pacientes sobrevive durante muchos años después de un TIA, y la necesidad del tratamiento preventivo continuo de bajar riesgo vascular necesitará ser valorada de nuevo más adelante. OBJETIVO: Para determinar los riesgos a largo plazo de movimiento y de otros eventos vasculares en pacientes con TIA que sobreviven el período de alto riesgo inicial. MÉTODOS: estudiaron a 290 pacientes quién habían sido seguidas inicialmente después de un TIA en el proyecto del movimiento de la comunidad de Oxford y en un hospital contemporáneo basó estudio ficticio, y quién eran vivos y movimiento-libres en el final de la continuación prevista en 1988. Siguieron a todos los pacientes por 10 años más, y los riesgos de eventos vasculares importantes (movimiento, infarto del miocardio, muerte vascular) eran resueltos. Los ratios de mortalidad estandardizados (SMR) eran calculados de los números observados de eventos fatales y del número esperado en base de edad y de sexo en la población en general. RESULTADOS: Tiempo mediano puesto que TIA pasado era 3,8 años (2,2 a 5,8 los años intercuartiles de la gama,). El riesgo de eventos vasculares importantes era constante con tiempo. El riesgo de 10 años de primer movimiento era 18,8% (el intervalo de confianza del 95% (ci), 13,6 a 23,7; 45 eventos). El riesgo de 10 años de infarto del miocardio o de muerte de la enfermedad cardíaca coronaria era 27,8% (ci del 95%, 21,8 a 33,3; 67 eventos) y allí eran un exceso significativo de eventos coronarios fatales comparados con ése esperado en la población en general (SMR = 1,47; Ci del 95%, 1,10 a 1,93; p = 0,009). Un total de 114 pacientes tenían por lo menos un evento vascular importante, con un riesgo de 10 años de cualquier primer movimiento, infarto del miocardio, o muerte vascular de 42,8% (ci del 95%, 36,4 a 48,5). CONCLUSIONES: El riesgo total de eventos vasculares importantes sigue siendo alto por 10 a 15 años después de un TIA. Es importante por lo tanto que los tratamientos preventivos están continuados a largo plazo, incluso en los pacientes al parecer “poco arriesgados” que han sobrevivido ya libremente del movimiento por varios años.

Psiquiatría de J Neurol Neurosurg. 2003 mayo; 74(5): 577-80

Comparación entre las medidas de ateroesclerosis y el riesgo de movimiento: el estudio de Rotterdam.

FONDO Y PROPÓSITO: Varias medidas de ateroesclerosis predicen el riesgo de movimiento. Sin embargo, una comparación entre las diversas medidas de ateroesclerosis está careciendo, y la información limitada existe en el valor añadido de medidas individuales de ateroesclerosis a los factores de riesgo cardiovasculares. Comparamos diversas medidas de ateroesclerosis en relación con movimiento. MÉTODOS: El estudio fue basado en la cohorte anticipada del estudio de Rotterdam e incluido 6.913 participantes que no sufrieron de movimiento anterior. En la línea de fondo, el grueso carótida y las placas de los intima-medios, el índice del tobillo-brazo, y las calcificaciones aórticas fueron evaluados; 3.996 participantes (el 53%) tenían medidas de todos los marcadores estudiados de la ateroesclerosis. Después de que ocurriera una continuación mala de 6,1 años, 378 movimientos. Los datos eran analizados con las cuentas de los criterios de la regresión de los proporcional-peligros de $cox y de información de Akaike. RESULTADOS: El grueso carótida de los intima-medios y las calcificaciones aórticas fueron relacionados lo más fuertemente posible con el riesgo del movimiento (riesgo relativo, 2,23 y 1,89; intervalo de confianza del 95%, 1,48 a 3,36 y 1,28 a 2,80 para lo más arriba posible contra el tertile más bajo, respectivamente). Seguía habiendo las relaciones entre el grueso de los intima-medios, las calcificaciones aórticas, y las placas y movimiento carótidas después del ajuste para los factores de riesgo cardiovasculares. el grueso de los Intima-medios y las calcificaciones aórticas fueron relacionados con el riesgo de movimiento independientemente de uno a. La relación entre el índice del tobillo-brazo y el movimiento desapareció después del ajuste para los factores de riesgo cardiovasculares. CONCLUSIONES: El grueso carótida de los intima-medios y las calcificaciones aórticas son calculadores más fuertes del movimiento del incidente que índices carótidas de la placa o del tobillo-brazo. Tienen valor adicional el uno al otro y a los factores de riesgo clásicos y pueden reflejar procesos diferentes.

Movimiento. El 2003 de oct; 34(10): 2367-72. Epub 2003 4 de septiembre

El séptimo informe del comité nacional común sobre la prevención, la detección, la evaluación, y el tratamiento de la tensión arterial alta: el informe de JNC 7.

“El séptimo informe del comité nacional común sobre la prevención, la detección, la evaluación, y el tratamiento de la tensión arterial alta” proporciona una nueva pauta para la prevención y la gestión de la hipertensión. Los siguientes son los mensajes dominantes (1) en más viejos de 50 años de las personas, la presión arterial sistólica (BP) de más de 140 milímetros hectogramo es un factor de riesgo mucho más importante de la enfermedad cardiovascular (CVD) que BP diastólico; (2) el riesgo de CVD, comenzando en 115/75 milímetro hectogramo, dobla con cada incremento de 20/10 milímetro hectogramo; los individuos que son normotensivos en 55 años de edad tienen un riesgo del curso de la vida del 90% para desarrollar la hipertensión; (3) los individuos con BP sistólico de 120 a 139 milímetros hectogramo o BP diastólico de 80 a 89 milímetros hectogramo deben ser considerados como prehypertensive y requerir salud-promover modificaciones de la forma de vida para prevenir el CVD; (4) el Thiazide-tipo la diurética se debe utilizar en el tratamiento de la droga para la mayoría de los pacientes con la hipertensión sencilla, solamente o combinar con las drogas de otras clases. Ciertas condiciones de alto riesgo están obligando las indicaciones para el uso inicial de otras clases de la droga de antihypertensive (angiotensina-que convierten los inhibidores enzimáticos, los moldes del angio-tensin-receptor, los betabloqueadores, a los moldes del canal del calcio); (5) la mayoría de los pacientes con la hipertensión requerirán 2 o más medicaciones del antihypertensive alcanzar la meta BP (<140/90 milímetro hectogramo, o <130/80 milímetro hectogramo para los pacientes con diabetes o enfermedad de riñón crónica); (6) si BP es más de 20/10 milímetro hectogramo sobre la meta BP, la consideración se debe dar a iniciar la terapia con 2 agentes, 1 cuyo generalmente debe estar un thiazide-tipo diurético; y (7) la terapia más eficaz prescrita por el clínico más cuidadoso controlará la hipertensión solamente si los pacientes son motivados. La motivación mejora cuando los pacientes tienen experiencias positivas con y confían en el clínico. La empatía construye confianza y es un motivador potente. Finalmente, en la presentación de estas instrucciones, el comité reconoce que el juicio del médico responsable sigue siendo supremo.

JAMA. 21 de mayo 2003; 289(19): 2560-72

Efecto de los agentes del antihypertensive sobre eventos cardiovasculares en pacientes con enfermedad coronaria y la presión arterial normal: el estudio de CAMELOT: un ensayo controlado seleccionado al azar.

CONTEXTO: El efecto de las drogas de antihypertensive sobre eventos cardiovasculares en pacientes con la enfermedad de la arteria coronaria (cad) y la presión arterial normal sigue siendo incierto. OBJETIVO: Para comparar los efectos del amlodipine o del enalapril contra placebo sobre eventos cardiovasculares en pacientes con el cad. DISEÑO, AJUSTE, Y PARTICIPANTES: De doble anonimato, seleccionado al azar, multicentro, de ensayo de 24 meses (inscripción abril de 1999-abril de 2002) comparando amlodipine o el enalapril con los pacientes del placebo en 1991 con cad angiographically documentado (estenosis del >20% por angiografía coronaria) y presión arterial diastólica <100 milímetro hectogramo. Un substudy de 274 pacientes midió la progresión de la ateroesclerosis por el ultrasonido intravascular (IVUS). INTERVENCIONES: Seleccionaron al azar a los pacientes para recibir el amlodipine, magnesio 10; enalapril, magnesio 20; o placebo. IVUS fue realizado en la línea de fondo y la realización del estudio. MEDIDAS PRINCIPALES DEL RESULTADO: El parámetro primario de la eficacia era incidencia de los eventos cardiovasculares para el amlodipine contra placebo. Otros resultados incluyeron comparaciones del amlodipine contra enalapril y del enalapril contra placebo. Los eventos incluyeron muerte cardiovascular, infarto del miocardio no fatal, fallo cardiaco reanimado, revascularización coronaria, hospitalización para la angina de pecho, hospitalización para la insuficiencia cardiaca congestiva, movimiento fatal o no fatal o ataque isquémico transitorio, y nueva diagnosis de la enfermedad vascular periférica. La punto final de IVUS era volumen del atheroma del cambio en porcentaje. RESULTADOS: La presión arterial de la línea de fondo hizo un promedio de 129/78 milímetro hectogramo para todos los pacientes; aumentó en 0.7/0.6 milímetros hectogramo en el grupo del placebo y disminuyó por 4.8/2.5 milímetros hectogramo y 4.9/2.4 milímetros hectogramo en los grupos del amlodipine y del enalapril, respectivamente (P<.001 para ambos contra placebo). Los eventos cardiovasculares ocurrieron en 151 (23,1%) pacientes placebo-tratados, en 110 (16,6%) pacientes amlodipine-tratados (ratio del peligro [hora], 0,69; el ci del 95%, 0.54-0.88 [P = .003]), y en 136 (20,2%) enalapril-trató a los pacientes (hora, 0,85; CI DEL 95%, 0.67-1.07 [P = .16]. La comparación primaria de la punto final para el enalapril contra amlodipine no era significativa (la hora, 0,81; CI DEL 95%, 0.63-1.04 [P = .10]). El IVUS substudy mostró una tendencia hacia menos progresión de la ateroesclerosis en el grupo del amlodipine contra placebo (P = .12), con perceptiblemente menos progresión en el subgrupo con las presiones arteriales sistólicas mayores que el medio (P = .02). Comparado con la línea de fondo, IVUS mostró la progresión en el grupo del placebo (P<.001), una tendencia hacia la progresión en el grupo del enalapril (P = .08), y ninguna progresión en el grupo del amlodipine (P = .31). Para el grupo del amlodipine, la correlación entre la reducción de la presión arterial y la progresión eran r = 0,19, P = .07. CONCLUSIONES: La administración del amlodipine a los pacientes con el cad y la presión arterial normal dio lugar a eventos cardiovasculares adversos reducidos. Direccional similares, pero más pequeños y no significativos, los efectos del tratamiento fueron observados con el enalapril. Para el amlodipine, IVUS mostró pruebas de la reducción de la progresión de la ateroesclerosis.

JAMA. 10 de noviembre 2004; 292(18): 2217-25

El índice de masa corporal en media vida se asocia a un primer movimiento en hombres: un estudio de población anticipado durante 28 años.

FONDO Y PROPÓSITO: Los datos sobre la asociación entre la obesidad y el movimiento todavía se limitan. Examinamos la asociación posible entre el índice de masa corporal de la media vida (BMI) y el riesgo de movimiento en el estudio primario de varios factores anticipado de la prevención en Goteborg, Suecia. MÉTODOS: siguieron a 7.402 hombres al parecer sanos envejecidos 47 a 55 en la línea de fondo durante un período de 28 años. La incidencia del movimiento fatal y no fatal fue registrada en un registro local del movimiento a través del registro nacional sueco en la causa de la muerte y del registro sueco de la descarga del hospital. RESULTADOS: Un total de 873 primeros movimientos fueron registrados, incluyendo 495 isquémicos, 144 hemorrágicos, y 234 movimientos sin especificar. Comparado con los hombres con 22,49 kg/m2 normales bajos del peso (BMI, 20,0 a), los hombres con BMI >30.0 kg/m2 tenían un ratio ajustado múltiplo del peligro de 1,93 (ci del 95%, 1,44 a 2,58) para el movimiento total, 1,78 (ci del 95%, 1,22 a 2,60) para el movimiento isquémico, y 3,91 (ci del 95%, 2,10 a 7,27) para el movimiento sin especificar. No había asociación significativa entre BMI y el movimiento hemorrágico. El ajuste para los mediadores potenciales, eg los niveles de colesterol., de la hipertensión, de la diabetes y de suero, atenuó pero no eliminó el riesgo. CONCLUSIONES: En este estudio sobre la base de la población anticipado de hombres, BMI creciente en media vida fue asociado a un riesgo creciente para el movimiento total, isquémico, y sin especificar, pero no al movimiento hemorrágico. El resultado apoya el papel de la media vida BMI como factor de riesgo para el movimiento más adelante en vida y sugiere un efecto distinguido sobre subtipos del movimiento.

Movimiento. DEC 2004; 35(12): 2764-9

Apolipoprotein B/apolipoprotein A-I en relación con el síndrome y el cambio metabólicos en grueso de los intima-medios de la arteria carótida durante 3 años en hombres de mediana edad.

FONDO Y PROPÓSITO: El ratio del apolipoprotein B (apoB) /apolipoprotein A-I (apoA-I) es una medida de la relación entre diversas partículas de la lipoproteína y un calculador potente de la muerte coronaria. El objetivo era examinar si apoB/apoA-I fue asociado al síndrome metabólico (Mets) en la línea de fondo y también al cambio futuro en el grueso de los intima-medios de la arteria carótida (IMT). MÉTODOS: En 313 hombres de 58 años, la arteria carótida IMT fue medida bilateral por ultrasonido de alta resolución del B-modo en la línea de fondo y después de 3 años de continuación. Las concentraciones del apolipoprotein del suero y los componentes de Mets fueron medidos en la entrada del estudio. RESULTADOS: ApoB/apoA-I mostró estadístico asociaciones significativas con el índice de masa corporal, el ratio de la cintura-a-cadera, el colesterol de la lipoproteína de alta densidad (HDL), los triglicéridos, tamaño de partícula de la lipoproteína de baja densidad (LDL), la insulina, y la presión arterial diastólica. Dos tercios de los pacientes con Mets hicieron los altos ratios de apoB/apoA-I (>0.90) comparar con una mitad de ésos sin el síndrome (P<0.001). El cambio de IMT fue asociado al apoB, colesterol total, colesterol de LDL, triglicéridos, e inverso a tamaño del colesterol de HDL y de partícula de LDL en la entrada, y había una colinealidad fuerte entre estas variables. Los temas con apoB/apoA-I sobre el primer tertile (0,74) tenían (ci del 95%, 7 a 33) un aumento anual microm-más alto 20 en IMT comparado con ésos debajo de este nivel después del ajuste para la presión arterial y fumar. CONCLUSIONES: El ratio de apoB/apoA-I fue asociado fuertemente a Mets y a sus componentes en la línea de fondo. ApoB/apoA-I en la línea de fondo fue relacionado con el cambio en la arteria carótida IMT durante 3 años de continuación. Había una colinealidad fuerte entre apoB/apoA y los lípidos atherogenic.

Movimiento. El 2004 de oct; 35(10): 2248-5

Continuado en la página 2 de 3