Liquidación de la primavera de Life Extension

Extractos

LE Magazine octubre de 2004
imagen
Estrógeno natural

Efectos del genistein sobre la detención de la proliferación de célula y del ciclo celular en células epiteliales mamarias humanas nonneoplastic: implicación de Cdc2, de p21 (waf/cip1), de p27 (kip1), y de la expresión de Cdc25C.
Genistein, un isoflavona de la soja, se ha divulgado para inhibir la multiplicación de células neoplásticas numerosas, incluyendo ésos en el pecho. Sin embargo, hay información limitada sobre el efecto del genistein sobre las células humanas nonneoplastic del pecho. En los actuales estudios, el genistein inhibió la proliferación, y síntesis de la DNA de adentro, la variedad de células epitelial mamaria humana nonneoplastic MCF-10F con IC (50) del microM aproximadamente 19-22, y causó un bloque reversible de G2/M en la progresión del ciclo celular. El tratamiento de Genistein (microM 45) aumentó la fosforilación de Cdc2 en tres veces, disminuida la actividad de Cdc2 por el 70% después de 8 horas, y por 24 horas redujo la expresión de Cdc2 por el 70%. Además, el genistein aumentó la expresión del inhibidor p21 (waf/cip1) del ciclo celular por 10 - al doblez 15, (waf/cip1) asociación creciente p21 con Cdc2 por el doblez 2, y aumentado la expresión del supresor p53 del tumor en el doblez 2,8. Genistein no alteró la expresión de p27 (kip1) perceptiblemente. Además, el genistein inhibió la expresión de la fosfatasa ciclo-asociada Cdc25C de la célula por el 80%. De estos resultados, concluimos que el genistein inhibe el crecimiento de las células humanas nonneoplastic del pecho de MCF-10F previniendo la transición de fase de G2/M, induce la expresión del inhibidor p21 (waf/cip1) del ciclo celular así como de su interacción con Cdc2, e inhibimos la actividad de Cdc2 de una manera fosforilación-relacionada. la Abajo-regulación de la fosfatasa ciclo-asociada Cdc25C de la célula combinada con la para arriba-regulación (waf/cip1) de la expresión p21 aparece ser los mecanismos importantes por los cuales el genistein disminuye actividad de la cinasa Cdc2 y causa la detención del ciclo celular G2.

Bioquímica Pharmacol. 15 de abril 2001; 61(8): 979-89

Phytoestrogens dietéticos y función vascular en mujeres posmenopáusicas: un estudio transversal.
OBJETIVO: Para investigar los efectos de niveles bajos de la toma de phytoestrogens en dieta habitual occidental sobre la función vascular. DISEÑO: Un estudio transversal. DETERMINACIÓN: Un estudio sobre la base de la población. PARTICIPANTES: Un total de 301 mujeres posmenopáusicas envejecieron 60-75 años que vivían en los Países Bajos. DETERMINANTE: Toma dietética del phytoestrogen según lo evaluado usando un cuestionario de la frecuencia de la comida que cubre el año antes de la inscripción. MEDIDAS PRINCIPALES DEL RESULTADO: Presión arterial, hipertensión, función endotelial y índice braquial del tobillo. RESULTADOS: La toma mediana del isoflavona era 0,2 magnesios en el tertile y el magnesio más bajos 11,4 del tertile más alto. La toma lignan mediana era el magnesio 0,8 y 2,2, respectivamente. No se encontró ningunas asociaciones para una toma más alta de isoflavonas, las presiones arteriales sistólicas y diastólicas, índice de la presión arterial del tobillo-brazo, función endotelial o hipertensión. Para los lignans no se encontró ninguna asociación para el índice de la presión arterial del tobillo-brazo o función endotelial, pero observamos presiones arteriales sistólicas y diastólicas más bajas y un predominio más bajo de la hipertensión (diferencia sistólica T3-T1, -11,2 mmHg, intervalo de la presión arterial de confianza del 95% = -17,8 a -4,5, P para la tendencia = 0,001; diferencia diastólica T3-T1, -3,6 mmHg, intervalo de la presión arterial de confianza del 95% = -7,8 a 0,6, P para la tendencia = 0,08; y predominio de la hipertensión, T3 del ratio de las probabilidades contra T1 = 0,41, intervalo de confianza del 95% = 0.22-0.76, P para la tendencia sobre tertiles = 0,004). CONCLUSIÓN: Los resultados de este estudio sugieren un efecto protector de la toma lignan dietética sobre la presión arterial y la hipertensión, incluso en los niveles bajos.

J Hypertens . El 2004 de julio; 22(7): 1381-8

excreción del Fito-estrógeno y índice de pérdida del hueso en mujeres posmenopáusicas.
OBJETIVO: La hipótesis fue probada que el índice de pérdida posmenopáusica del hueso se asocia inverso a la excreción urinaria a largo plazo de fito-estrógenos, como marcador de la ingestión dietética habitual. DISEÑO: Análisis secundario de un estudio complementario de diez años (1979 1989) entre mujeres posmenopáusicas en los Países Bajos. TEMAS: De la población original de 154 mujeres, seleccionaron a 32 mujeres con una tasa anual de pérdida radial del hueso de < o = 0,5% durante los primeros 5 años del estudio y 35 mujeres con un índice de > o = 2,5% por año. MÉTODOS: El genistein de los isoflavonoids, el daidzein y el equol, y el enterolactone lignan fueron determinados por la cromatología gaseosa-espectrometría de masa en muestras globales de muestras de orina anualmente recogidas. La densidad cortical del hueso del radio había sido medida previamente anualmente por absorptiometry de fotón único. RESULTADOS: La excreción de isoflavonoids no diferenció entre ambos grupos, aunque en equol del análisis multivariante la excreción fuera asociada débil positivamente al índice de pérdida del hueso en los 5 años después de la menopausia. La excreción de Enterolactone era perceptiblemente más alta en el grupo con la alta tasa de pérdida del hueso. Seguía habiendo esta asociación positiva en análisis de regresión linear multivariante después del ajuste para la edad, los años desde menopausia, índice de masa corporal y toma del calcio, la proteína vegetal y fibra dietética. CONCLUSIONES: La excreción de Enterolactone es probable ser un indicador del consumo de granos y de legumbres; no está claro si la asociación positiva observada con el índice de pérdida del hueso es causal. Nuestros resultados no apoyan un efecto preventivo de la ingestión dietética baja, no aumentada de fito-estrógenos sobre pérdida cortical posmenopáusica del hueso. Sin embargo, ningunas conclusiones se pueden extraer sobre efectos de dosis más altas de fito-estrógenos.

EUR J Clin Nutr. El 1998 de nov; 52(11): 850-5

La toma de la soja y el mantenimiento del hueso máximo se forman en las mujeres de Hong Kong Chinese.
Nuestro estudio anterior en salud del hueso entre mujeres premenopausal mostró que la consolidación total del hueso es lograda por el 30s temprano, y la pequeña pérdida de la densidad mineral del hueso espinal (SBMD) ocurre pronto después del logro máximo de la masa del hueso. El interés reciente se ha mostrado en los efectos beneficiosos potenciales de phytoestrogens sobre salud del hueso. Sin embargo, los datos están careciendo, particularmente en mujeres asiáticas. Este estudio apunta investigar el efecto de la toma de los isoflavonas de la soja sobre el mantenimiento de la masa máxima del hueso en una cohorte de 132 mujeres envejecidas 30-40 años que fueron seguidos por 3 años. Las medidas de la línea de fondo de SBMD (L2-L4) fueron obtenidas usando densitometría de la radiografía de la dual-energía, y la ingestión dietética de las comidas de la soja y de otros alimentos dominantes, incluyendo el calcio dietético, fueron obtenidas con un método cuantitativo de la frecuencia de la comida. Información sobre medidas del cuerpo; actividad física (PA), actividad del peso-transporte particularmente; edad de la menarquía; y el número de embarazos fue obtenido en la línea de fondo. Las medidas repetidas de SBMD fueron obtenidas anualmente por 3 años más con un rato medio de la continuación de 38 meses. Los análisis fueron realizados en 116 temas con por lo menos tres medidas de SBMD (en la línea de fondo, la continuación de tres años, y por lo menos una medida durante la continuación). La cuesta individual de la regresión de SBMD era computada para cada uno de los temas. El consumo de los isoflavonas de la soja fue categorizado como cuartilas de la toma. Observamos una diferencia significativa en las cuestas individuales de la regresión de SBMD entre las mujeres que pertenecían a las cuartas y primeras cuartilas de la toma de los isoflavonas de la soja. Seguía habiendo el efecto positivo de los isoflavonas de la soja sobre SBMD después de ajustar según la edad y el tamaño de cuerpo (altura, peso, y área del hueso). El análisis de regresión linear múltiple incluyendo los otros covariates sabidos (masa magra del cuerpo, PA, calcio ajustado energía, y tiempo de la continuación) mostró que los isoflavonas de la soja, así como estas variables, explicaron el 24% de las variaciones de la cuesta individual de la regresión de SBMD. Este estudio longitudinal muestra que la toma de la soja tenía un efecto significativo sobre el mantenimiento de SBMD en las mujeres envejecidas 30-40 años. Los efectos de phytoestrogens sobre salud del hueso se deben explorar más lejos en una población con soja dietética habitual pero toma baja del calcio.

Minero Res del hueso de J . El 2001 de julio; 16(7): 1363-9

La alta toma dietética del phytoestrogen se asocia a densidad mineral de un hueso más alto en mujeres posmenopáusicas pero no premenopausal.
Los estudios animales demostraron que el phytoestrogen tenía un efecto protector contra pérdida del hueso después de ovariectomía. Sin embargo, los datos sobre toma dietética del phytoestrogen así como su relación con la densidad mineral del hueso (BMD) en ser humano no están disponibles. Un cuestionario de la frecuencia de la comida reclutaron a seiscientas cincuenta mujeres chinas meridionales, envejecidas 19 a 86 años, para determinar su toma dietética del phytoestrogen. BMDs en la región de la espina dorsal lumbar y de la cadera fue medido usando la radiografía dual de la energía absorptiometry. Los temas eran analizados según diversos tertiles de la toma del phytoestrogen. Entre las mujeres posmenopáusicas (n = 357), las diferencias significativas en el BMD de la espina dorsal lumbar (L2-4) (0,820 +/- 0,145 contra 0,771 +/- 0,131 g/cm2, P < 0,05) y BMD del triángulo de la sala (0,450 +/- 0,151 contra 0,415 +/- 0,142 g/cm2; P < 0,05) fueron encontrados entre la toma más alta y más baja del isoflavona después de ajustar según edad, la altura, el peso, los años desde menopausia, fumar, el consumo del alcohol, el uso de HRT, y la toma diaria del calcio. Las mujeres con la toma más alta del isoflavona tenían perceptiblemente niveles inferiores del suero PTH (19,38 +/- 14,61 contra 26,56 +/- 11,19 pg/ml; P < 0,05), osteocalcin (4,95 +/- 3,61 contra 6,69 +/- 5,05 mg/liter; P = 0,05), y N-telopeptide urinario (34,18 +/- 25,31 contra 49,66 +/- 41,00 equivalentes del colágeno del hueso del nmol/creatinina del mmol; P < 0,05) en comparación con ésos con la toma más baja del isoflavona. No se consideró ninguna asociación entre la toma dietética del phytoestrogen y BMDs en las mujeres premenopausal con alta E endógena (n = 293). En conclusión, asocian a las mujeres posmenopáusicas con la toma habitual alta del isoflavona dietético a valores más altos del BMD en la espina dorsal y la región de la cadera. La alta toma del isoflavona puede ayudar acostumbradamente a invertir el estado del hyperparathyroidism secundario asociado a retiro de E y por lo tanto más bajo el índice de volumen de ventas del hueso en mujeres posmenopáusicas.

J Clin Endocrinol Metab. El 2001 de nov; 86(11): 5217-21

Efectos del genistein y de la terapia de reemplazo hormonal sobre pérdida del hueso en mujeres posmenopáusicas tempranas: un estudio placebo-controlado de doble anonimato seleccionado al azar.
El genistein natural del phytoestrogen del isoflavona se ha mostrado para estimular la formación osteoblastic del hueso, para inhibir la resorción osteoclastic del hueso, y para prevenir pérdida del hueso en ratas ovariectomized. Sin embargo, el ensayo clínico no controlado se ha realizado hasta ahora para evaluar los efectos del phytoestrogen sobre pérdida del hueso en mujeres posmenopáusicas. Realizamos un estudio placebo-controlado de doble anonimato seleccionado al azar para evaluar y para comparar con la terapia de reemplazo hormonal (HRT) el efecto del genistein del phytoestrogen sobre metabolismo del hueso y para deshuesar la densidad mineral (BMD) en mujeres posmenopáusicas. Los participantes eran 90 mujeres ambulativas sanas que eran 47-57 años de edad, con un BMD en el cuello femoral de <0.795 g/cm2. Después de que una estabilización de cuatro semanas en una dieta de materia grasa reducida estándar, participantes del estudio fuera asignada aleatoriamente para recibir HRT continuo por 1 año (n = 30; 1 magnesio de 17beta-estradiol [E2] combinado con 0,5 magnesios de acetato del norethisterone), el genistein del phytoestrogen (n = 30; 54 mg/día), o placebo (n = 30). La excreción urinaria del pyridinoline (PYR) y del deoxypyridinoline (DPYR) no fue modificada perceptiblemente por la administración del placebo en 6 meses o en 12 meses. El tratamiento de Genistein redujo perceptiblemente la excreción de las interconexiones del pyridinium en 6 meses (PYR = -54 el +/- 10%; DPYR = -55 el +/- 13%; p < 0,001) y 12 meses (PYR = -42 el +/- 12%; DPYR = -44 el +/- 16%; p < 0,001). Un similar y diversa disminución de la excreción de las interconexiones del pyridinium también fue observado no no estadístico en las mujeres posmenopáusicas seleccionadas al azar para recibir HRT. La administración del placebo no cambió los niveles del suero de la MONTAÑA hueso-específica (B-ALP) y de osteocalcin (proteína de Gla del hueso [BGP]). En cambio, la administración del genistein aumentó marcado el suero B-ALP y BGP o en 6 meses (B-ALP = 23 el +/- 4%; BGP = 29 el +/- 11%; p < 0,005) o en 12 meses (B-ALP = 25 el +/- 7%; BGP = 37 el +/- 16%; p < 0,05). Las mujeres posmenopáusicas tratadas con HRT, en cambio, habían disminuido el suero B-ALP y niveles del BGP o en 6 meses (B-ALP = -17 el +/- 6%; BGP = -20 el +/- 9%; p < 0,001) o 12 meses (B-ALP = -20 el +/- 5%; BGP = -22 el +/- 10%; p < 0,001). Además, en el final del período experimental, el genistein y HRT aumentaron perceptiblemente el BMD en el fémur (cuello femoral: genistein = 3,6 el +/- 3%, HRT = 2,4 el +/- 2%, placebo = -0,65 +/- 0,1%, y p < 0,001) y espina dorsal lumbar (genistein = 3 el +/- 2%, HRT = 3,8 +/- 2,7%, placebo = -1,6 +/- 0,3%, y p < 0,001). Este estudio confirma los efectos genistein-positivos sobre la pérdida del hueso observada ya en los modelos experimentales de la osteoporosis e indica que el phytoestrogen reduce la resorción del hueso y aumenta la formación del hueso en mujeres posmenopáusicas.

Minero Res del hueso de J. El 2002 de oct; 17(10): 1904-12

Relaciones de la excreción urinaria del fito-estrógeno al BMD en mujeres posmenopáusicas.
OBJETIVO: los Fito-estrógenos son compuestos de la planta con las propiedades estrógenas y antiestrogénicas. Sin embargo, no se sabe si los fito-estrógenos naturales son beneficiosos o dañinos en osteoporosis humana. Este estudio fue realizado para investigar las relaciones entre los fito-estrógenos urinarios y para deshuesar la densidad mineral (BMD) en mujeres posmenopáusicas coreanas. DISEÑO: Los temas fueron clasificados en grupos osteoporotic, osteopenic y normales según su BMD según lo definido por criterios del WHO. Comparamos los fito-estrógenos urinarios de cada grupo y estudiamos si los fito-estrógenos urinarios correlacionan con el BMD. PACIENTES: Los temas eran 75 mujeres posmenopáusicas coreanas con las edades que se extendían a partir del 52 a 65 años (medio 58 +/- 1,1 años). El número malo de años después de la menopausia era 7,3 +/- 1,3. MEDIDAS: los fito-estrógenos urinarios de la Veinte-cuatro-hora fueron medidos por la cromatología gaseosa-espectrometría de masa (GCMS) y el BMD por la radiografía de la dual-energía absorptiometry (DXA, Experto-XL lunar, Co. lunar, los WI, los E.E.U.U.). RESULTADOS: En mujeres posmenopáusicas coreanas, el enterolactone urinario (1,46 +/- el micromol 1,11/día) era un micromol más bajo y del daidzein (2,59 +/- 3,25/día) era más alto que en mujeres occidentales, y ambos niveles era comparable a ésos en mujeres japonesas. La excreción urinaria diaria del genistein y la apigenina eran 1,09 +/- 0,912 y 0,48 +/- 0,40 micromol/días, respectivamente. En temas con osteoporosis, el enterolactone urinario era más bajo (P < 0,05) pero la apigenina era perceptiblemente más alta (P < 0,05) que en los controles. El BMD de L2-L4 correlacionó positivamente con enterolactone urinario (r = 0,388, P < 0,01), y BMD del cuello femoral y el triángulo de la sala correlacionó positivamente con enterolactone urinario (r = 0,271, P < 0,05 y r = 0,322, P < 0,05) pero negativamente con la apigenina (r = -0,412, P < 0,01 y r = -0,395, P < 0,01). Por la regresión de manera gradual múltiple, las variables asociadas al BMD espinal eran edad, la cantidad de apigenina urinaria y el índice de masa corporal (BMI). Las variables asociadas al BMD femoral del cuello eran edad y apigenina urinaria. CONCLUSIONES: De estos resultados, concluimos que los fito-estrógenos urinarios, especialmente enterolactone y apigenina, están relacionados con el BMD en mujeres posmenopáusicas coreanas. Nuestros resultados también sugieren la posibilidad que los fito-estrógenos tengan efectos diferenciados sobre densidad del hueso. Otros estudios son necesarios aclarar el papeles biológica exacta de componentes fito-estrógenos en metabolismo del hueso.

Clin Endocrinol (Oxf). El 2002 de marcha; 56(3): 321-8

  • Página
  • 1
  • 2