Venta del cuidado de piel de Life Extension

Extractos

LE Magazine mayo de 2004
imagen
Prueba de la sangre

Suero interleukin-6 y metabolismo del hueso en pacientes con desordenes de la función de la tiroides.
Para determinar la implicación posible de interleukin-6 (IL-6) en la pérdida del hueso de hipertiroidismo, las relaciones entre la situación de la tiroides, los parámetros bioquímicos y densitométricos del metabolismo del hueso, e IL-6 fueron estudiados en temas femeninos. Los pacientes con el hipertiroidismo causado por el bocio nodular tóxico o la enfermedad de sepulcros tenían concentraciones perceptiblemente más altas del suero IL-6 que controles normales. Dentro del grupo de control, el suero IL-6 era más alto en posmenopáusico que en mujeres premenopausal, pero esta influencia de la situación menopáusica no fue considerada en los pacientes del hyperthyroid. La producción de IL-6 por las células mononucleares de la sangre era más alta en células de las mujeres del hyperthyroid. El volumen de ventas del hueso fue aumentado de los pacientes del hyperthyroid basados en osteocalcin del suero y la excreción urinaria del deoxypyridinoline, y el grupo del hyperthyroid también había reducido el contenido mineral del hueso del radio (BMC). Un subgrupo de pacientes del hyperthyroid que tenían el BMC más bajo (valores más de 1 SD debajo de controles de edad comparable normales) también tenía concentraciones del suero IL-6 perceptiblemente mayores que las de los pacientes del hyperthyroid que mostraban menos reducción de BMC. Las correlaciones observadas en este estudio apoyan la posibilidad que IL-6 desempeña un papel en la mediación de la pérdida del hueso esa los resultados de exceso de la hormona tiroidea.

J Clin Endocrinol Metab. El 1997 de enero; 82(1): 78-81

El interleukin 6 del suero es un calculador importante de la pérdida del hueso en las mujeres específicas a la primera década más allá de la menopausia.
El papel del interleukin 6 (IL-6) del suero como calculador de la pérdida del hueso fue examinado en un estudio sobre la base de la población, longitudinal de 137 mujeres alemanas posmenopáusicas, 52-80 años en la línea de fondo. El suero IL-6 y otros parámetros bioquímicos fueron medidos en especímenes de la sangre o de orina de la línea de fondo. Repita las medidas estandardizadas de la densidad mineral del hueso (BMD) en el fémur (cadera total) y la espina dorsal lumbar (L2-L4) fue tomada por la radiografía dual absorptiometry una media de 3,3 años de separado. El historial médico y las medidas antropométricas fueron obtenidos de entrevista y del examen estandardizados. Los niveles malos crudos y edad-ajustados del suero IL-6 eran perceptiblemente más bajos en mujeres posmenopáusicas con que sin terapia de reemplazo hormonal en la línea de fondo. Entre no utilizadores de la terapia de reemplazo hormonal, las concentraciones del suero IL-6 eran altamente proféticas de pérdida femoral del hueso, independientemente de factores de confusión potenciales y de hormonas de sexo del plasma. La interacción estadística entre el suero IL-6 y los años menopáusicos (>10 contra < o =10) del edad o menopáusicos de edad de la categoría indicó que el efecto de IL-6 sobre la pérdida del hueso debilitada con el aumento de distancia de la menopausia y era no más significativa en mujeres más de 10 años después de la menopausia. Entre mujeres hasta 10 años más allá de la menopausia (n = 39), el suero IL-6 era el solo calculador más importante de la pérdida femoral del hueso, explicando el hasta 34% de la variabilidad total del cambio en el BMD. El modelo linear sin ajustar predijo (el intervalo de confianza del 95%, 0.67-2.01) una disminución anual 1,34% del BMD total de la cadera por aumento de la unidad del registro en el suero IL-6. Un similar, aunque sea no significativo, efecto del suero IL-6 sobre pérdida vertebral del hueso fue restringido a las mujeres en el plazo de los primeros 6 años después de la menopausia (n = 18). Estos datos epidemiológicos muestran que el suero IL-6 es un calculador de la pérdida posmenopáusica del hueso, y que el efecto aparece ser el más relevante con la primera década posmenopáusica. Si estos hallazgos reflejan diferencias patogénicas en medio temprano y pérdida posmenopáusica del hueso, y si el suero IL-6 también predice la aclaración adicional de la necesidad del riesgo de la fractura.

J Clin Endocrinol Metab. 2001 mayo; 86(5): 2032-42

Terapia de reemplazo de estrógeno de la supervisión e identificación de perdedores rápidos del hueso con un immunoensayo para el deoxypyridinoline.
Hemos evaluado niveles urinarios del deoxypyridinoline (Dpd) por immunoensayo en las mujeres que participaron en un ensayo doble-enmascarado, placebo-controlado de los efectos de la prevención contra pérdidas del hueso de la terapia de reemplazo de estrógeno (ERT). Seleccionaron al azar a noventa y uno mujeres que habían experimentado menopausia quirúrgica reciente para recibir el placebo o 0,025, 0,05 o 0,1 mg/día 17 transdérmicos beta-estradiol por 2 años. Los niveles malos de Dpd en las mujeres posmenopáusicas fueron elevados perceptiblemente (p < 0,0001) sobre los niveles malos de Dpd en una población de la referencia de mujeres sanas, premenopausal. Los temas en el placebo agrupan 6,4% perdidos de la densidad mineral del hueso de la espina dorsal lumbar (BMD) y 4,9% del contenido mineral del hueso del mediados de-radio (BMC) durante 2 años. Los niveles de Dpd en la línea de fondo fueron correlacionados inverso con los cambios del BMD y de BMC en el grupo del placebo. El grupo y los temas del placebo que recibían 0,025 mg/día 17 beta-estradiol quién tenían niveles de Dpd crecientes sobre el atajo del intervalo de la referencia (medio + 2 desviaciones estándar, 7,5 nmol/mmol) perdido 2 veces más masa del hueso que hicieron ésos con los niveles de Dpd debajo de ella. Los niveles de Dpd disminuyeron perceptiblemente (p < 0,01) de línea de fondo en 6 meses que seguían la iniciación del tratamiento con 0,05 o 0,1 mg/día 17 beta-estradiol, los cambios que correlacionaron con el BMD creciente de la espina dorsal lumbar y con los cambios en el mediados de-radio BMC. En 12 meses, los niveles de Dpd eran más bajos que línea de fondo y placebo en los tres grupos del tratamiento. Estos datos sugieren utilidad de este immunoensayo de Dpd en la determinación de cambios en la resorción del hueso inducida por la menopausia quirúrgica y ERT.

Osteoporos internacional. 1998;8(2):159-64

Los marcadores de la resorción del hueso predicen fractura de la cadera en mujeres mayores: el estudio anticipado de EPIDOS.
El volumen de ventas creciente del hueso se ha sugerido como factor de riesgo potencial para las fracturas osteoporotic. Investigamos esta hipótesis en un estudio ficticio anticipado realizado en 7.598 mujeres sanas más de 75 años de edad. Cientos y veintiséis mujeres (años malos 82,5) que sostuvo una fractura de la cadera durante una continuación mala de 22 meses eran de edad comparable con tres controles que no fracturaron. Las muestras de la línea de fondo fueron recogidas antes de la fractura para la medida de dos marcadores de formación del hueso y de tres marcadores urinarios de resorción del hueso: mecanografíe I n reticulada colágeno (NTX) o C-telopeptide (CTX) y deoxypyridinoline libre (D-Pyr libre). Las mujeres mayores habían aumentado la formación y la resorción del hueso comparadas con las mujeres premenopausal sanas. La excreción urinaria de CTX y de D-Pyr libre, pero no otros marcadores, era más altos en pacientes con fractura de la cadera que en controles de edad comparable (p = 0,02 y 0,005, respectivamente). CTX y la excreción libre de D-Pyr sobre el límite superior de la gama premenopausal fueron asociados a un riesgo creciente de la fractura de la cadera con un ratio de las probabilidades (intervalo de confianza del 95%) de 2,2 (1.3-3.6) y 1,9 (1.1-3.2), respectivamente, mientras que no eran los marcadores de la formación. La resorción creciente del hueso predijo fractura de la cadera independientemente de masa del hueso, es decir, después del ajuste para la densidad mineral femoral del hueso de cuello (BMD) e independientemente de la situación de la movilidad evaluada por la velocidad del paso. Las mujeres con un valor femoral del BMD de 2,5 SD o más debajo del medio de adultos jovenes y alto CTX o los altos niveles libres de D-Pyr estaban en el mayor riesgo de fractura de la cadera, con un ratio de las probabilidades de 4,8 y 4,1, respectivamente, que ésos con solamente el BMD bajo o la alta resorción del hueso. Volumen de ventas creciente del hueso caracterizan a las mujeres mayores, y algunos marcadores de la resorción del hueso predicen el riesgo subsiguiente de fractura de la cadera independientemente del BMD de la cadera. Combinar la medida de la resorción del BMD y del hueso puede ser útil para mejorar la evaluación del riesgo de fractura de la cadera en mujeres mayores.

Minero Res del hueso de J. El 1996 de oct; 11 (10): 1531-8

Altos niveles de colesterol de suero en personas con los niveles “alto-normales” de TSH: ¿debe uno ampliar la definición del hipotiroidismo subclínico?
OBJETIVO: La asociación entre el hipotiroidismo establecido y los niveles ricos en colesterol es bien sabido. El objetivo del actual estudio era investigar el efecto de la administración de la tiroxina (T4) sobre niveles de colesterol en temas hipercolesterolémicos con los niveles de TSH dentro de la gama normal (TSH “alto-normal” comparado con TSH “bajo-normal”). DISEÑO Y MÉTODOS: Determinamos niveles de TSH en 110 pacientes consecutivos referidos para la hipercolesterolemia (colesterol de suero >7.5 mmol/l). Ésos con TSH “alto-normal” (2.0-4.0 microU/ml) así como ésos con TSH “bajo-normal” (0.40-1.99 microU/ml) fueron asignados aleatoriamente para recibir 25 o 50 el microg T4 diario por dos meses. Así, los grupos A y B (TSH bajo-normal) recibieron 25 y 50 el microg T4 respectivamente y agrupan C y D (TSH alto-normal) recibió 25 y 50 el microg T4 respectivamente. El suero T4, el tri iodothyronine (T3), TSH, el índice libre de la tiroxina, la absorción del T3 de la resina y los autoanticuerpos de la tiroides (ThAab) así como el colesterol total, el colesterol de la lipoproteína de la densidad del cielo y tierra (HDL, LDL), y los triglicéridos eran resueltos antes y en del final del período de dos meses del tratamiento. RESULTADOS: Los niveles de TSH fueron reducidos en todos los grupos. El efecto más llamativo fue observado en el grupo D (niveles de TSH antes: 2.77+/-0.55, después: 1.41+/-0.85 microU/ml, P < 0,01). Los temas en los grupos C y D tenían una probabilidad más alta del tener ThAabs positivo. Una reducción significativa en colesterol total (P < 0,01) y LDL (P < 0,01) fue observada después del tratamiento solamente en el grupo D. En esos temas en el grupo D que eran negativa de ThAab, no había efecto significativo de la tiroxina sobre niveles de colesterol. CONCLUSIONES: Los temas con los niveles alto-normales de TSH combinados con ThAabs pueden, de hecho, tener hipotiroidismo subclínico que presenta con los niveles de colesterol elevados. Es posible que estos pacientes pudieron beneficiarse de la administración de la tiroxina.

EUR J Endocrinol. El 1998 de febrero; 138 (2): 141-5

El hipotiroidismo subclínico es un factor de riesgo independiente para la ateroesclerosis y el infarto del miocardio en mujeres mayores: el estudio de Rotterdam.
FONDO: El hipotiroidismo público se ha encontrado para ser asociado a enfermedad cardiovascular. Si la autoinmunidad subclínica del hipotiroidismo y de la tiroides es también factores de riesgo para la enfermedad cardiovascular es polémico. OBJETIVO: Para investigar si la autoinmunidad subclínica del hipotiroidismo y de la tiroides está asociada a ateroesclerosis aórtica y al infarto del miocardio en mujeres posmenopáusicas. DISEÑO: Estudio transversal sobre la base de la población. DETERMINACIÓN: Un distrito de Rotterdam, los Países Bajos. PARTICIPANTES: Muestra escogida al azar de 1.149 mujeres (edad media +/- años del SD, 69,0 +/- 7,5) participando en el estudio de Rotterdam. MEDIDAS: Los datos sobre la situación de la tiroides, la ateroesclerosis aórtica, y la historia del infarto del miocardio fueron obtenidos en la línea de fondo. El hipotiroidismo subclínico fue definido como nivel de hormona tiroides-estimulante elevado (>4.0 mU/L) y un ng/dL sin suero normal de pmol/L del nivel de la tiroxina (11 a 25 [0,9 a 1,9]). En las pruebas para los anticuerpos a la peroxidasa de la tiroides, un nivel mayores de 10 IU/mL del suero era considerado un resultado positivo. RESULTADOS: El hipotiroidismo subclínico estaba presente en 10,8% de participantes y fue asociado a un mayor predominio edad-ajustado de la ateroesclerosis aórtica (ratio de las probabilidades, 1,7 [ci del 95%, 1,1 a 2,6]) y del infarto del miocardio (ratio de las probabilidades, 2,3 [ci, 1,3 a 4,0]). El ajuste adicional para el nivel de colesterol del índice de masa corporal, total y de alta densidad de la lipoproteína, la presión arterial, y la situación que fumaba, así como la exclusión de las mujeres que tomaron los betabloqueadores, no afectó a estas estimaciones. Las asociaciones eran levemente más fuertes en las mujeres que tenían hipotiroidismo subclínico y anticuerpos a la peroxidasa de la tiroides (ratio de las probabilidades para la ateroesclerosis aórtica, 1,9 [ci, 1,1 a 3,6]; ratio de las probabilidades para el infarto del miocardio, 3,1 [ci, 1,5 a 6,3]). No se encontró ninguna asociación entre la autoinmunidad sí mismo de la tiroides y la enfermedad cardiovascular. El porcentaje atribuible del riesgo de la población para el hipotiroidismo subclínico asociado al infarto del miocardio estaba dentro de la gama de eso para los factores de riesgo importantes sabidos para la enfermedad cardiovascular. CONCLUSIÓN: El hipotiroidismo subclínico es un indicador fuerte del riesgo para la ateroesclerosis y del infarto del miocardio en mujeres mayores.

Ann Intern Med. 2000 15 de febrero; 132 (4): 270-8

Instrucciones americanas de la asociación de la tiroides para la detección de disfunción de la tiroides.
OBJETIVO: Para definir el acercamiento óptimo para identificar a pacientes con la disfunción de la tiroides. PARTICIPANTES: El comité de 8 asistencias estándars del miembro de la asociación americana de la tiroides preparó un proyecto, del cual fue revisado por los miembros de la asociación 780, 50 quién respondió con revisiones sugeridas. PRUEBAS: Los estudios publicados relevantes fueron identificados a través de MEDLINE y de los recursos personales de la calidad de miembro de la asociación. PROCESO DEL CONSENSO: El consenso fue alcanzado en las reuniones de grupo. El primer esbozo fue elaborado por un solo autor (P.W.L.) después de la discusión de grupo. Las revisiones sugeridas fueron incorporadas después de la consideración por el comité. CONCLUSIONES: La asociación americana de la tiroides recomienda que la medida de la concentración de la tirotropina del suero, de comenzar a la edad de 35 años los años y de cada 5 años defiendan a los adultos para la disfunción de la tiroides después de eso. La indicación para defender está obligando particularmente en mujeres, pero puede también ser justificada en hombres como medida relativamente rentable en el contexto del examen periódico de la salud. Los individuos con síntomas y las muestras potencialmente atribuibles a la disfunción de la tiroides y ésas con los factores de riesgo para su desarrollo pueden requerir una prueba más frecuente de la tirotropina del suero.

MED del interno del arco. 2000 12 de junio; 160(11): 1573-5

la administración de la Acetilo-L-carnitina aumenta insulina-como niveles del factor de crecimiento 1 en temas asintomáticos de HIV-1-infected: correlación con su efecto represivo sobre apoptosis del linfocito y la generación de la ceramida.
El objetivo de este estudio era investigar el impacto de la administración a largo plazo de la acetilo-L-carnitina en CD4 y CD8 las cuentas absolutas, apoptosis, e insulina-como niveles del suero del factor de crecimiento 1 (IGF-1) en temas de HIV-1-infected. La generación de ceramida relacionada con las células y la viremia HIV-1 también fueron investigadas. Once asintomáticos, los temas de HIV-1-infected fueron tratados diariamente con la acetilo-L-carnitina (3 g) por 5 meses. Las medidas y la seguridad inmunológicas y virologic fueron supervisadas al inicio del tratamiento y entonces el los días 90 y 150. Nuestros hallazgos sugieren en conjunto que la administración de la acetilo-L-carnitina tenga un impacto sustancial en la anormalidad inmunológica principal asociada a la infección VIH, la pérdida de las células CD4, reduciendo el índice de muerte apoptotic del linfocito. La reducción de la generación de la ceramida y del aumento de los niveles del suero de IGF-1, de un factor importante de la supervivencia capaz de proteger las células contra apoptosis por los diversos estímulos y condiciones, podía representar dos mecanismos importantes que eran la base de los efectos anti-apoptotic observados de la acetilo-L-carnitina.

Clin Immunol. El 1999 de julio; 92 (1): 103-10

Suero insulina-como el factor de crecimiento 1: ¿marcador del tumor o factor etiológico?
Niveles insulina-como del factor de crecimiento 1 (IGF-1), una hormona neuroprotective, disminución del suero durante el envejecimiento, mientras que es amiloide-beta (Abeta), que está implicada en la patogenesia de la enfermedad de Alzheimer, acumula en el cerebro. Los altos niveles de Abeta del cerebro se encuentran a una edad temprana en ratones del mutante con IGF-1 de circulación bajo, y la carga de Abeta se puede reducir en ratas del envejecimiento aumentando el suero IGF-1. Esta relación de oposición entre el suero IGF-1 y los niveles de Abeta del cerebro refleja la capacidad de IGF-1 de inducir la liquidación del cerebro Abeta, probablemente aumentando el transporte de las proteínas de portador de Abeta tales como albúmina y transthyretin en el cerebro. Este efecto es puesto en contra por la factor-alfa de la necrosis del tumor, un cytokine favorable-inflamatorio supuesto está implicado en demencia y el envejecimiento. Porque el tratamiento IGF-1 de los ratones overexpressing el amiloide del mutante reduce marcado su carga de Abeta del cerebro, consideramos que IGF-1 de circulación es un regulador fisiológico de los niveles amiloideos del cerebro con potencial terapéutico.

Nat Med. DEC 2002; 8(12): 1390-7. Epub 2002 4 de noviembre

Hormonas endógenas y ateroesclerosis carótida en hombres mayores.
El proceso del envejecimiento es caracterizado por varios cambios graduales en concentraciones de circulación de la hormona así como un aumento gradual en el grado de ateroesclerosis. Los autores estudiados si los niveles de hormona del suero están relacionados con la ateroesclerosis de la arteria carótida en independientemente la vida, hombres mayores. En 1996, seleccionaron a 403 hombres (envejecidos 73-94 años) aleatoriamente de la población en general de Zoetermeer, los Países Bajos. El grueso de los intima-medios de la arteria carótida era resuelto. Concentraciones del suero de testosterona; estrona; estradiol; dehydroepiandrosterone y sulfato del dehydroepiandrosterone; insulina-como el factor de crecimiento I (IGF-1) (total y libere) y sus proteínas obligatorias IGFBP-1, IGFBP-2, e IGFBP-3; y el leptin fue medido. Después de los autores ajustados según edad, la testosterona del suero, la estrona, y los niveles libres IGF-1 fueron correlacionados con mayor grueso de los intima-medios. La fuerza de estas relaciones era tan potente en temas con como en ésos sin enfermedad cardiovascular frecuente. Estradiol del suero; sulfato del dehydroe-piandrosterone; IGF-1, IGFBP-1, IGFBP-2, e IGFBP-3 totales; y el leptin no mostró ninguna asociación. Estos hallazgos sugieren que la testosterona endógena, la estrona, y los niveles libres IGF-1 puedan desempeñar un papel protector en el desarrollo de la ateroesclerosis en hombres del envejecimiento.

J Epidemiol. 1 de enero 2003; 157(1): 25-31

El envejecimiento y la longevidad se relacionan con la hormona de crecimiento/insulina-como la secreción del factor de crecimiento 1.
FONDO: Se sabe que el proceso del crecimiento está relacionado con la vida útil de un individuo, pero el papel de la secreción de la hormona de crecimiento (GH) en el envejecimiento humano sigue siendo desconocido. OBJETIVO: Este estudio se ha centrado en la influencia del GH en parámetros del envejecimiento y en su relación con longevidad humana. MÉTODOS: Para ocuparse del primer problema, comparamos parámetros del envejecimiento (sobre 70) de los individuos jovenes (hasta 39) y viejos que tenían similar insulina-como niveles de sangre del crecimiento factor-1 (IGF-1). Para segundo, la disminución en los niveles IGF-1 fue estudiada que comparaba su comportamiento por la mitad primer con ésa en la segunda mitad de vida adulta. Este último representa el período de vida del cual la mortalidad aumenta progresivamente. Eligieron a doscientos y cinco individuos sanos como temas, distribuidos bien por género y edad (entre 19 y 93 años). RESULTADOS: Los viejos varones con los niveles IGF-1 similares a los jóvenes unos no muestran la disminución edad-dependiente de la testosterona del suero y de la masa magra del cuerpo, ni el aumento en Massachusetts gordo del cuerpo. Otros parámetros hormona-metabólicos y alimenticios no revelan ningún cambio comparado con los resultados de todos los individuos. En hembras, los resultados no permiten asumir ninguna influencia IGF-1. El comportamiento de la regresión linear en la segunda mitad de la vida adulta de varones, que llega a ser plana porque mueren los viejos hombres que tienen niveles de sangre bajos IGF-1 anterior, es constante con estos resultados. Este efecto, que es apoyado por análisis profético, no se observa en las hembras, es decir las disminuciones del nivel IGF-1 en la segunda mitad de la vida adulta de las mujeres es solamente un pequeño aplanador que por la mitad primer. Finalmente, extrapolando las regresiones obtenidas en la primera mitad de la edad adulta, la edad en la cual la curva cruza x-AXIS es 110 años para los varones y 132 para las hembras. CONCLUSIONES: El actual estudio de los niveles IGF-1 sugiere que la secreción del GH en edad adulta desempeña un papel determinante no sólo de algunas manifestaciones regresivas, pero también para el potencial de la vida.

Gerontología. 2002 noviembre-diciembre; 48 (6): 401-7

La expresión mediada viral insulina-como del factor de crecimiento 1 bloquea la pérdida envejecimiento-relacionada de función de músculo esquelético.
Durante el proceso del envejecimiento, los mamíferos pierden hasta un tercero de su masa y fuerza del músculo esquelético. Aunque los mecanismos que son la base de esta pérdida no se entiendan totalmente, intentamos moderar la pérdida aumentando la capacidad regenerador del músculo. Esto implicó la inyección de un virus adeno-asociado recombinante que dirigía el énfasis excesivo insulina-como del factor de crecimiento 1 (IGF-1) en fibras de músculo distinguidas. Demostramos que la expresión IGF-1 promueve un aumento medio del 15% en masa del músculo y un aumento del 14% en fuerza en ratones adultos jovenes, y notable, prevenimos cambios envejecimiento-relacionados del músculo en ratones del viejo adulto, dando por resultado un aumento del 27% en fuerza con respecto a los músculos viejos uninjected. La masa del músculo y el tipo distribuciones de la fibra fueron mantenidos en los niveles similares a ésos en adultos jovenes. Proponemos que estos efectos sean sobre todo debido al estímulo de la regeneración del músculo vía la activación de células por satélite por IGF-1. Esto apoya la hipótesis que la causa primaria de la debilitación envejecimiento-relacionada de la función de músculo es un fracaso acumulativo para reparar el daño continuo durante la utilización del músculo. Nuestros resultados sugieren que la transferencia del gen de IGF-1 en el músculo podría formar la base de una terapia génica humana para prevenir la pérdida de función de músculo asociada al envejecimiento y pueda ser de ventaja en las enfermedades donde el índice de daño al músculo esquelético se acelera.

Proc Acad nacional Sci los E.E.U.U. 22 de diciembre 1998; 95(26): 15603-7

la resistencia a la insulina HOMA-estimada es un calculador independiente de la enfermedad cardiovascular en el tipo - 2 temas diabéticos: datos anticipados de Verona Diabetes Complications Study.
OBJETIVO: Para evaluar si la evaluación modelo del homeostasis estimaba la resistencia a la insulina (HOMA-IR) es un calculador independiente de la enfermedad cardiovascular (CVD) en el tipo - diabetes 2. DISEÑO Y MÉTODOS DE LA INVESTIGACIÓN: Los factores de riesgo convencionales del CVD (sexo, edad, el fumar, lípidos del plasma, presión arterial, y control metabólico) y la resistencia a la insulina (estimada por HOMA) fueron evaluados en la línea de fondo en 1.326 pacientes con el tipo - diabetes 2 examinada dentro de Verona Diabetes Complications Study. En la línea de fondo y después de que una continuación mala de 4,5 años, CVD fuera evaluada por historial médico, el examen físico, la electrocardiografía, y eco-Doppler de las arterias carótidas y más bajas del miembro. Las partidas de defunción y los informes médicos de los temas que murieron durante la continuación fueron escudriñados cuidadosamente para identificar muertes cardiovasculares. En análisis estadísticos, el CVD era una punto final global incluyendo la enfermedad vascular coronaria, cerebrovascular, y periférica fatal y no fatal así como las lesiones electrocardiográficas isquémicas del anormalidad y vasculares identificadas por eco-Doppler. RESULTADOS: En la línea de fondo, 441 temas eran positivo cifrado para CVD (casos frecuentes). Casos del incidente numerados 126. Los análisis de regresión logísticos múltiples mostraron que, junto con sexo, la edad, el fumar, ratio del colesterol de HDL/total, y la hipertensión, HOMA-IR eran un calculador independiente del CVD frecuente y del incidente. Un aumento de la uno-unidad en (registro) valor de HOMA-IR fue asociado a un ratio de las probabilidades para el CVD frecuente en la línea de fondo de 1,31 (ci 1.10-1.56, P del 95% = 0,002) y para el CVD del incidente durante la continuación de 1,56 (ci 1.14-2.12, P del 95% < 0,001). CONCLUSIONES: HOMA-IR es un calculador independiente del CVD en el tipo - diabetes 2. La mejora de la resistencia a la insulina pudo tener efectos beneficiosos no sólo sobre control de la glucosa pero también sobre el CVD en pacientes con el tipo - diabetes 2.

Cuidado de la diabetes. El 2002 de julio; 25 (7): 1135-41