Liquidación de la primavera de Life Extension

Revista de Life Extension

LE Magazine enero de 2004
imagen
Cáncer

Consumo de grasa y riesgo dietéticos de cáncer de próstata: un estudio anticipado de 25.708 hombres noruegos.
La relación entre la incidencia del cáncer de próstata y la toma de la grasa dietética y de las comidas ricas en grasa fue estudiada en 25.708 hombres envejecidos 16-56 años que asistían a un control de la salud noruego en 1977-1983. El acoplamiento al registro del cáncer de Noruega y a la oficina de estadísticas central de Noruega aseguró una continuación completa hasta el 31 de diciembre de 1992. La dieta fue registrada en un cuestionario semiquantitativo de la comida-frecuencia a la hora de la investigación, y 72 casos de cáncer de próstata fueron identificados durante la continuación. En el final de la continuación, la edad media de la muestra total del estudio era 56 años (gama 19-68), mientras que la edad media en la diagnosis del cáncer de próstata era 60 años (gama 47-67). No se encontró ninguna asociación entre la toma energía-ajustada de la grasa total, grasa saturada, grasa gorda o poliinsaturada mono-no saturada y la incidencia del cáncer de próstata. Las asociaciones positivas significativas fueron encontradas para el índice de masa corporal (BMI) y el consumo de hamburguesas/de albóndigas, mientras que no se encontró ninguna asociación con el consumo de salchichas de Francfort/de salchichas y de una asociación negativa significativa con el número semanal de comidas principales con la carne. Un riesgo perceptiblemente creciente de cáncer de próstata fue asociado a leche desnatada con respecto a la leche entera. La preferencia de la leche (leche desnatada contra entero) fue asociada perceptiblemente positivamente a BMI. Nuestro estudio de una cohorte relativamente joven no confirma caso-control anterior y los estudios ficticios que sugieren esa grasa dietética, especialmente de las fuentes animales, se asocian positivamente al riesgo de cáncer de próstata.

Cáncer de la internacional J. 27 de noviembre 1997; 73(5): 634-8

Un estudio anticipado de la grasa dietética y riesgo de cáncer de próstata.
FONDO: La correlación fuerte entre el consumo nacional de índice gordo y nacional de mortalidad del cáncer de próstata ha aumentado la hipótesis que la grasa dietética aumenta el riesgo de esta malignidad. el Caso-control y los estudios ficticios no han apoyado constantemente esta hipótesis. PROPÓSITO: Examinamos anticipado la relación entre el cáncer de próstata y la grasa dietética, incluyendo los ácidos grasos específicos y las fuentes dietéticas de grasa. Examinamos la relación del consumo gordo a la incidencia del cáncer de próstata avanzado (etapas C, D, o casos fatales) y a la incidencia total del cáncer de próstata. MÉTODOS: Utilizamos los datos del estudio complementario de los profesionales de salud, que es una cohorte anticipada de 51.529 hombres de los E.E.U.U., envejecido 40 a 75, que terminaron un cuestionario validado de la comida-frecuencia en 1986. Enviamos los cuestionarios de la continuación a la cohorte entera en 1988 y 1990 a los nuevos casos del documento de una variedad de enfermedades y a la información de la exposición de la actualización. El 31 de enero de 1990, 300 nuevos casos de cáncer de próstata, incluyendo 126 casos avanzados, fueron documentados en 47.855 participantes inicialmente libremente de cáncer diagnosticado. El perito sumario de la chimenea-Haenszel fue utilizado para ajustar para que haya edad y otras variables potencialmente de la confusión. La regresión logística múltiple fue utilizada para estimar los riesgos relativos (RRs) al controlar simultáneamente para más de dos covariates. RESULTADOS: El consumo gordo total fue relacionado directamente con el riesgo de cáncer de próstata avanzado (la edad y energía-ajustó RR = 1,79, con el intervalo de confianza del 95% [ci] = 1.04-3.07, según alto contra bajo quintile de la toma; P [tendencia] = .06). Esta asociación era debida sobre todo a la grasa animal (RR = 1,63; El 95% CI = 0.95-2.78; P [tendencia] = .08), solamente grasa no vegetal. La carne roja representó al grupo de alimentos con la asociación positiva más fuerte con el cáncer avanzado (RR = 2,64; El 95% CI = 1.21-5.77; P = .02). La grasa de los productos lácteos (a excepción de la mantequilla) o de los pescados estaba sin relación arriesgar. La grasa saturada, la grasa monounsaturated, y el ácido alfa-linolenic, pero el ácido no linoleico, fueron asociados a riesgo de cáncer avanzado de próstata; solamente la asociación con el ácido alfa-linolenic persistió cuando la grasa saturada, la grasa monounsaturated, el ácido linoleico, y el ácido alfa-linolenic fueron modelados simultáneamente (multivariante RR = 3,43; El 95% CI = 1.67-7.04; P [tendencia] = .002). CONCLUSIÓN: Los resultados apoyan la hipótesis que la grasa animal, especialmente gorda de la carne roja, se asocia a un riesgo elevado de cáncer de próstata avanzado. IMPLICACIONES: Estos hallazgos apoyan recomendaciones de bajar la toma de la carne para reducir el riesgo de cáncer de próstata. El papeles potencial de los agentes carcinógenos formados en cocinar la grasa animal y del ácido alfa-linolenic en la progresión del cáncer de próstata necesitan ser explorados.

Cáncer nacional Inst de J. 6 de octubre 1993; 85(19): 1571-9

Productos lácteos, calcio, y riesgo de cáncer de próstata en el estudio de la salud de los médicos.
FONDO: Una toma de alto grado de calcio, principalmente de los productos lácteos, puede aumentar riesgo de cáncer de próstata bajando concentraciones del dihydroxyvitamin 1,25 D (3) [1,25 (OH) (2) D (3)], un pensamiento de la hormona a proteger contra cáncer de próstata. Los resultados de estudios epidemiológicos de esta hipótesis son poco concluyentes. OBJETIVO: Investigamos la asociación entre el producto lácteo y las tomas del calcio y el riesgo de cáncer de próstata en el estudio de la salud de los médicos, una cohorte de los médicos de sexo masculino de los E.E.U.U. DISEÑO: En la línea de fondo, los hombres contestados abreviaron los cuestionarios dietéticos. Durante 11 y de continuación, documentamos 1.012 casos del incidente del cáncer de próstata entre 20885 hombres. Estimábamos la toma del calcio de la lechería en base del consumo de 5 productos lácteos importantes y utilizamos la regresión logística para estimar riesgo relativo. RESULTADOS: En la línea de fondo, los hombres que consumieron >600 el magnesio Ca/d de la leche desnatada tenían plasma más baja 1,25 (OH) (2) D (3) las concentraciones que ésos que consumían < o =150 el magnesio Ca/d [71 compararon con 85 pmol/L (30,06 comparados con 35,64 pg/mL); P = 0,005]. Comparado con los hombres que consumían < o las porciones diarias =0.5 de los productos lácteos, esas porciones consumidoras >2.5 tenían un riesgo relativo multivariante de cáncer de próstata de 1,34 (ci del 95%: 1,04, 1,71) después del ajuste para la edad de la línea de fondo, el índice de masa corporal, fumar, el ejercicio, y la asignación seleccionada al azar del tratamiento en el ensayo placebo-controlado original. Comparado con los hombres que consumían < o =150 el magnesio Ca/d de los productos lácteos, los hombres que consumían >600 mg/d tenían un riesgo más alto del 32% del cáncer de próstata (ci del 95%: 1.08, 1.63). CONCLUSIONES: Estos resultados apoyan la hipótesis que los productos lácteos y el calcio se asocian a un mayor riesgo de cáncer de próstata.

J Clin Nutr. El 2001 de oct; 74(4): 549-54

Evaluación de la potencia estrógena de las sustancias químicas usadas como promotor de crecimiento por métodos ines vitro.
Tres pruebas biológicas ines vitro fueron utilizadas para comparar la potencia estrógena de las sustancias químicas usadas como promotor de crecimiento en ganados vacunos en ciertos países no europeos de la unión (17beta-oestradiol, alfa-zearalanol, testosterona, trenbolone, acetato del trenbolone, acetato del melengestrol) o encontraron como contaminante de la comida tal como el zearalenone de la micotoxina y algo de sus metabilitos (17alpha-oestradiol, estrona, 17alpha-epitestosterone, nortestosterone 19, androstendione, zearalanone, alfa-zearalanol, beta-zearalanol, alfa-zearalenol, beta-zearalenol). El estradiol y el dietilestilbestrol fuertes de los estrógenos 17alpha-ethinyl fueron utilizados como estándares. La primera prueba biológica fue basada en la activación de un gen del reportero por los estrógenos en la levadura recombinante que expresaba el receptor del estrógeno del ser humano o de la trucha arco iris. En la segunda prueba biológica, la inducción del gen del vitellogenin de las culturas del hepatocito de la trucha arco iris fue utilizada como biomarker para la exposición a los estrógenos. La tercera prueba biológica fue basada en la inducción del gen de la fosfatasa alcalina por los estrógenos en la variedad de células endometrial humana de Ishikawa. La evaluación de la potencia estrógena de estas sustancias químicas demuestra claramente el oestrogenicity fuerte del zearalenone de la micotoxina y sus metabilitos y particularmente alfa-zearalenol que era tan potente como el estradiol y el dietilestilbestrol del ethinyl en la variedad de células endometrial humana de Ishikawa.

Ronquido Reprod. 2001 mayo; 16(5): 1030-6

Papel del insulina-como la familia del factor de crecimiento en el desarrollo y la progresión del cáncer.
Insulina-como los factores de crecimiento (IGFs) son los mitógenos que desempeñan un papel fundamental en la proliferación de célula, la diferenciación, y el apoptosis de regulación. Los efectos de IGFs se median a través del receptor de IGF-I, que también está implicado en la transformación de la célula inducida por las proteínas del virus de tumor y los productos del oncogene. Seis proteínas IGF-obligatorias (IGFBPs) pueden inhibir o aumentar las acciones de IGFs. Estos efectos de oposición son determinados por las estructuras de las proteínas obligatorias. Los efectos de IGFBPs sobre IGFs son regulados en parte por las proteasas de IGFBP. Los estudios de laboratorio han mostrado que IGFs ejerce acciones mitogénicas y antiapoptotic fuertes en las diversas células cancerosas. IGFs también actúa sinérgico con otros factores y esteroides mitogénicos de crecimiento y pone el efecto en contra de moléculas antiproliferativas sobre crecimiento del cáncer. El papel de IGFs en cáncer es apoyado por los estudios epidemiológicos, que han encontrado que los niveles de circular IGF-I y niveles bajos de IGFBP-3 están asociados al riesgo creciente de varios cánceres comunes, incluyendo los de la próstata, del pecho, del colorrecto, y del pulmón. Las pruebas más futuras sugieren que ciertas formas de vida, tales como una que implica una dieta de alta energía, puedan aumentar niveles de IGF-I, un hallazgo que sea apoyado por las experiencias con animales que indican que IGFs puede suprimir el efecto inhibitorio de la restricción de la energía sobre crecimiento del cáncer. La posterior investigación del papel de IGFs en el lazo de la toma de la alta energía, de la proliferación de célula creciente, de la supresión del apoptosis, y del riesgo de cáncer creciente puede proporcionar nuevas penetraciones en la etiología del cáncer y llevar a las nuevas estrategias para la prevención de cáncer.

Cáncer nacional Inst de J. 2000 20 de septiembre; 92(18): 1472-89

Niveles del plasma insulina-como del crecimiento factor-1 y protein-3 obligatorio, y su asociación con riesgo de cáncer de vejiga.
PROPÓSITO: Porque insulina-como los factores de crecimiento (IGFs) y sus proteínas obligatorias se han implicado en el desarrollo del cáncer de la próstata, del pecho, de los dos puntos y de pulmón, examinamos el papel de IGF-1 y de IGF que ataban los niveles protein-3 en riesgo de cáncer de vejiga. MATERIALES Y MÉTODOS: Utilizamos un análisis enzima-ligado del inmunosorbente para comparar niveles del plasma de IGF-1 e IGF que atan protein-3 en 154 pacientes con el cáncer de vejiga y 154 controles de un caso-control en curso estudian. RESULTADOS: IGF-1 malo era perceptiblemente más alto en casos que en los controles (175,8 contra 153,2 ng. /ml., p <0.01). IGF malo que ataba protein-3 era perceptiblemente más bajo en casos que en los controles (2.632,9 contra 3.056,6 ng. /ml., p <0.01). Los niveles más altos del plasma de la cuartila de IGF-1 fueron asociados a un riesgo creciente de cáncer de vejiga (O ci 1,43 a 6,70 de 3,10, del 95%) y los niveles más altos del plasma de la cuartila de IGF que ataba protein-3 fueron asociados a un riesgo reducido de cáncer de vejiga (O de ci 0,19 a 0,78 de 0,38, del 95%). Los efectos eran más llamativos cuando IGF-1 e IGF que ataban los niveles protein-3 eran analizados juntos. Además, un ratio molar más alto de IGF-1-to-IGF que ataba protein-3 fue asociado a un riesgo creciente de cáncer de vejiga (O de ci 1,99 a 9,28 de 4,30, del 95%). Las relaciones de la respuesta a la dosis eran evidentes cuando los temas fueron categorizados en cuartilas por los valores de IGF-1, IGF que ataba protein-3 y el ratio molar en controles. CONCLUSIONES: A nuestro conocimiento éste es el primer estudio para sugerir que los pacientes con el cáncer de vejiga tienen niveles más altos del plasma de IGF-1 y niveles inferiores de IGF que ata protein-3 que controles. Así, el plasma de medición IGF-1 e IGF que atan protein-3 puede ser útil para evaluar riesgo de cáncer de vejiga.

J Urol. El 2003 de febrero; 169(2): 714-7

Efecto de un programa de acabado acelerado sobre funcionamiento, características de la res muerta, y la circulación insulina-como la concentración del factor de crecimiento I de toros y de bueyes temprano-destetados.
Sesenta y tres becerros del Simmental de Angus x fueron asignados a un toro o a un grupo del buey basado en padre, fecha de nacimiento, y peso de nacimiento para determinar efectos de la situación de la castración sobre funcionamiento, características de la res muerta, y la circulación insulina-como concentraciones del factor de crecimiento I (IGF-I) en ganado temprano-destetado. En 75 d de la edad, los becerros en el grupo del buey fueron castrados. Los becerros arrastramiento-no fueron alimentados antes del destete. Todos los becerros fueron destetados y pesados en una edad media de 115 d y transportados por el camión al forraje de OARDC en Wooster, OH. Las características del funcionamiento y de la res muerta fueron medidas en tres fases. La fase 1 era a partir del 115 a 200 d de la edad, la fase 2 era a partir del 201 a 277 d de la edad, y la fase 3 era a partir del 278 d de la edad a matar. Antes de la implantación, cuatro toros y cuatro bueyes fueron seleccionados para la evaluación serial de la matanza y de la res muerta. Los bueyes fueron implantados con Synovex-C en 130 d de la edad y con Revalor-S en 200 y 277 d de la edad. Las muestras del suero fueron recogidas de todos los becerros en el día de la implantación, de 28 y de 42 d después de la implantación, y en la matanza y analizadas para circular la concentración de IGF-I. Los toros ganaron 9,7% más rápidos (1,75 contra 1,60 kg/d; P < 0,01), consumido 25 kilogramos más DM (521 contra 496 kilogramos; P = 0,11), y eran 3,3% más eficientes (282 contra 273 g/kg, P < 0,10) que bueyes en la fase 1. Sin embargo, los bueyes ganaron 10,5% más rápidos (1,62 contra 1,46 kg/d; P < 0,02), las cantidades similares consumidas de DM, y eran 6,5% más eficientes que los toros (214 contra 201 g/kg; P < 0,06) en la fase 2. Los aumentos y la eficacia totales eran similares entre los toros y los bueyes; sin embargo, los toros consumieron 140 kilogramos más DM (P < 0,05), eran 27 kilogramos más pesados (P < 0,05), y tuvieron que permanecer en el forraje 18 más días (P < 0,05) que bueyes para alcanzar una cantidad similar de grueso gordo. Los bueyes implantados tenían mayores concentraciones de circular IGF-I que toros (P < 0,01), y el modelo de la concentración de IGF-I fue afectado en un cierto plazo por la situación de la castración (interacción del tiempo de la situación x de la castración; P < 0,01). Synovex-C tenía un impacto más bajo en la circulación de la concentración de IGF-I (efecto del implante, P < 0,01) que cualquier implante de Revalor-S. El ochenta y cinco por ciento de ambos toros y dirige tenía cuentas que vetean suficientes calificar la opción baja o mejorarla. Los toros alcanzaron su grueso gordo de la blanco más adelante, aumentaron crecimiento del músculo, y la grasa depositada más favorable que los bueyes, posiblemente debido a un aumento gradual en la concentración de IGF-I como los testículos crecieron bastante que las fluctuaciones grandes en la concentración de IGF-I observada en bueyes después de la implantación.

J Anim Sci. El 2002 de abril; 80(4): 900-10

Continuado en la página 2 de 2

  • Página
  • 1
  • 2