Venta estupenda del análisis de sangre de Life Extension

Revista de Life Extension

LE Magazine febrero de 2004
imagen
Testosterona

Producción y acción del estrógeno.
La producción de Estradiol es pensó lo más comúnmente posible en como producto endocrino del ovario; sin embargo, hay muchos tejidos que tienen la capacidad de sintetizar los estrógenos del andrógeno y de utilizar el estrógeno en una moda del paracrine o del intracrine. Además, otros órganos tales como el tejido adiposo pueden contribuir perceptiblemente a la piscina de circulación de estrógenos. Está aumentando el prueba que en hombres y la producción extraglandular de las mujeres de 18) esteroides de C (de 19) precursores de C (es importante en fisiología normal así como en estados patofisiológicos. El aromatase de la enzima se encuentra en varios tejidos y células humanos, incluyendo las células ováricas del granulosa, el syncytiotrophoblast placentario, los fibroblastos del adiposo y de la piel, hueso, y el cerebro, y localmente cataliza la conversión de 19) esteroides de C (a los estrógenos. La expresión de Aromatase en tejido adiposo y la piel explica posiblemente sobre todo la formación (periférica) extraglandular de estrógeno y de aumentos en función de peso corporal y de edad de avance. Los suficientes niveles de circulación del estradiol biológicamente activo del estrógeno se pueden producir como resultado de la aromatización extraglandular de la androstenediona a la estrona que se reduce posteriormente al estradiol en tejidos periféricos para causar la sangría uterina e hiperplasia y cáncer endometriales en mujeres anovulares o posmenopáusicas obesas. La expresión del aromatase de Extraglandular en tejido adiposo y piel (vía niveles de circulación cada vez mayores de estradiol) y hueso (vía el aumento de concentraciones locales del estrógeno) es de importancia suprema en la reducción del índice de pérdida posmenopáusica del hueso. Por otra parte, la expresión excesiva o inadecuada del aromatase fue demostrada en los fibroblastos adiposos que rodeaban un carcinoma del pecho, células stromal endometriosis-derivadas, y células stromal en el cáncer endometrial, dando lugar a concentraciones locales crecientes del estrógeno en estos tejidos. Si están entregados sistémico o los niveles localmente producidos, elevados del estrógeno promoverán el crecimiento de estos tejidos esteroide-responsivos. Finalmente, la biosíntesis local del estrógeno por actividad del aromatase en el cerebro puede ser importante en la regulación de diversas funciones cognoscitivas e hipotalámicas. La regulación de la expresión del aromatase en células humanas vía los promotores alternativamente usados, que pueden ser activados o ser inhibidos por las diversas hormonas, aumenta la complejidad de la biosíntesis del estrógeno en el cuerpo humano. La expresión de Aromatase es bajo el control del promotor próximo clásico localizado II en el ovario y de un promotor lejos distal I.1 (40 kilobases contracorriente desde el sitio de la iniciación de la traducción) en la placenta. En piel, el promotor es I.4. En tejido adiposo, utilizan a 2 otros promotores (I.4 e I.3) situados entre I.1 e II además del ovárico-tipo promotor II. Además, el uso del promotor en fibroblastos adiposos cambia entre los promotores II/I.3 e I.4 sobre tratamientos de estas células con PGE (2) contra glucocorticoids más cytokines. Por otra parte, la presencia de un carcinoma en tejido adiposo del pecho también causa un interruptor del uso del promotor de I.4 a II/I.3. Así puede haber los mecanismos complejos que regulan la producción extraglandular de estrógeno en una moda tejido-específica y estado-específica.

J Acad Dermatol. El 2001 de sept; 45 (3 Suppl): S116-24

Envejecimiento neuroendocrino en hombres. Andropause y somatopause.
El envejecimiento es acompañado por reducciones graduales pero progresivas en la secreción de la testosterona y de la hormona de crecimiento en hombres, y por las alteraciones en la composición del cuerpo y la capacidad funcional que, a un cierto grado, deshacen los efectos de la pubertad. Previniendo o invirtiendo estos cambios con el uso de factores tróficos, incluyendo los andrógenos, la hormona de crecimiento, y los secretagogues de la hormona de crecimiento, es una perspectiva atractiva, pero la documentación de la eficacia de estas intervenciones y sus ventajas y riesgos ha demostrado ser una empresa difícil que está lejos de completo. Los estudios clínicos a escala reducida han mostrado que es practicable impulsar la hormona de crecimiento y los niveles IGF-1 por períodos de hasta 12 meses, y testosterona por hasta 36 meses, para invertir por lo menos algunos cambios relativos a la edad en la composición del cuerpo. La información con respecto a los efectos de estas intervenciones sobre fuerza, capacidad del ejercicio, y la capacidad de realizar actividades de la vida diaria es todavía escasa, e informes adicionales de terminado recientemente o los ensayos clínicos en curso no proporcionará actualmente suficientes datos para hacer conclusiones firmes. De la información limitada actualmente disponible, la suplementación del andrógeno puede estar de ventaja en algunos hombres envejeció más de 65 años, particularmente en hombres con testosterona baja del suero nivelan (< 2 ng/mL). En este grupo, se esperaba que la terapia suplemental del andrógeno aumentara la masa magra del cuerpo, la masa del hueso, y posiblemente la fuerza. En más viejos hombres con los niveles de la testosterona entre 2 y 3,5 ng/mL, una cierta ventaja pudo resultar de la suplementación del andrógeno, pero no está todavía claro si las ventajas sobrepasan los riesgos. Para los hombres en esta categoría, uno pudo considerar 6 - al ensayo de doce meses de la terapia después de que una discusión completa y un consentimiento explícito, seguido por una nueva valoración del valor del tratamiento en curso. Los datos aún más limitados sobre intervenciones del secretagogue de la hormona de crecimiento o de la hormona de crecimiento en el envejecimiento no apoyan su uso clínico general en más viejos hombres sanos. La hormona de crecimiento es mucho más costosa que la testosterona y no es cubierta por el seguro para las aplicaciones sin marca. Los pacientes que buscan persistente un ensayo de la terapia deben ser animados a alistar en un estudio si uno está localmente disponible. Todos los estudios de la hormona de crecimiento divulgados hasta la fecha se han centrado, generalmente por razones de seguridad, en los grupos sanos y robustos de más viejos temas, a los hombres en quienes la necesidad de la intervención está obligando lo más menos posible y en quienes los efectos funcionales del tratamiento pueden ser los más difíciles de observar. Los estudios de la fase II de los grupos de examen intermedios del prefrail del tamaño y de la duración de ancianos que estén en mayor riesgo para la pérdida funcional y de las cuales coloqúese para beneficiar la mayoría las intervenciones preventivas o restaurativas están en curso pero se limitan a los resultados intermedios de la composición, de la fuerza, y de la función del cuerpo. Los ensayos diseñados para evaluar clínico resultados finales relevantes, tales como caídas, las fracturas, e institucionalización, están de la necesidad en grande, a largo plazo, y costosa. Apoye para estudios más grandes de la fase III de la hormona de crecimiento es poco probable estar próximo hasta que se terminen los estudios de la fase II y mostrar promesa adicional. Un ensayo clínico multicentro de la testosterona se está planeando actualmente bajo patrocinio común del instituto nacional en el envejecimiento, la administración de la salud de los veteranos, y la industria, dirigida a evaluar los efectos de la testosterona sobre el riesgo para las caídas y las fracturas. Los resultados de este ensayo y otros ensayos clínicos grandes deben ayudar a definir mejor el balance de beneficios y riesgos de intervención trófica del factor en más viejos hombres normales.

Norte de Endocrinol Metab Clin. El 2001 de sept; 30(3): 647-69

Medidas de testosterona y de estradiol bioavailable del suero y sus relaciones con fuerza muscular, densidad del hueso, y la composición del cuerpo en hombres mayores.
En el actual estudio transversal de 403 hombres mayores independientemente de vida, probamos la hipótesis que las disminuciones de la masa del hueso, de la composición del cuerpo, y de la fuerza muscular con edad se relacionan con la caída de circular la testosterona endógena (t) y concentraciones del estrógeno. Comparamos las diversas medidas del nivel de andrógeno y de estrógeno bioactivos al cual se exponen los tejidos. Después de la exclusión de temas con problemas severos de la movilidad y de muestras de la demencia, seleccionaron a 403 hombres sanos (edad, 73-94 año) aleatoriamente de una muestra sobre la base de la población. T total (TT), T libre (pie), la estrona (E1), el estradiol (E2), y la globulina hormona-obligatoria del sexo (SHBG) fueron determinados por RIA. Los niveles del no-SHBG-límite T (no--SHBG-T), pie (calc-pie), el ratio de TT/SHBG, el no-SHBG-límite E2, y el E2 libre eran calculados. Las características físicas de la fuerza muscular incluida de envejecimiento midieron el usar de la densidad mineral del hueso dynamometry, de cuerpo entero (BMD), del BMD de la cadera, y de la composición del cuerpo, incluyendo masa magra y la masa gorda, medidas por la radiografía de la dual-energía absorptiometry. En esta población de hombres mayores sanos, límite del calc-pie, no--SHBG-T, de E1, y de E2 (total, libre, y no--SHBG) disminuyó perceptiblemente con edad. T (total y no--SHBG-T) fue relacionado positivamente con fuerza muscular y el BMD de cuerpo entero (para no--SHBG-T, respectivamente, = 1,93 +/- 0,52 beta, P < 0,001 y = 0,011 +/- 0,002 beta, P < 0,001). Una asociación inversa existió entre T y la masa gorda (= -0,53 +/- 0,15 beta, P < 0,001). No--SHBG-T y calc-pie fueron relacionados más fuertemente con la fuerza muscular, el BMD, y la masa gorda que el TT y también relacionados perceptiblemente con el BMD de la cadera. E1 y E2 eran ambos positivamente, asociado independientemente al BMD (para E2, = 0,21 beta +/- 0,08, P < 0,01). el No-SHBG-límite E2 fue relacionado levemente fuertemente con el BMD que E2 total. La relación positiva entre T y el BMD era independiente de E2. E1 y E2 no fueron relacionados con fuerza muscular o la composición del cuerpo. En resumen, T bioavailable, E1, E2 totales, y E2 bioavailable todos disminuyen con edad en viejos hombres sanos. En este estudio transversal en hombres mayores sanos, el no-SHBG-límite T parece ser el mejor parámetro para los niveles del suero de T bioactivo, que parece desempeñar un papel directo en los diversos cambios fisiológicos que ocurren durante el envejecimiento. Una relación positiva con fuerza muscular y el BMD y una relación negativa con la masa gorda fueron encontradas. Además, el suero E1 y E2 parecen desempeñar un papel en la pérdida relativa a la edad del hueso en hombres mayores, aunque la naturaleza seccionada transversalmente del estudio impida una conclusión definitiva. el No-SHBG-límite E2 parece ser el mejor parámetro del suero E2 bioactivo en la descripción de su relación positiva con el BMD.

J Clin Endocrinol Metab. El 2000 de sept; 85(9): 3276-82

Resultados del reemplazo a largo plazo de la testosterona en más viejos varones hypogonadal: un análisis retrospectivo.
Para determinar las complicaciones, las toxicidades, y conformidad del reemplazo a largo plazo de la testosterona en varones hypogonadal, evaluamos retrospectivo 45 hombres hypogonadal mayores que recibían terapia del reemplazo de la testosterona y a 27 hombres hypogonadal que tomaban la testosterona. El hipogonadismo fue definido como concentración bioavailable del suero de la testosterona de 72 ng/dL o menos. Ambos grupos recibieron exámenes físicos de la línea de fondo y análisis de sangre. El grupo testosterona-tratado recibió el enanthate o el cypionate im de la testosterona del magnesio 200 cada 2 semanas, y los exámenes de la continuación y las muestras de la sangre fueron realizados cada 3 meses. El grupo de control tenía un solo análisis de sangre de la continuación y un examen físico. No había diferencia significativa en los análisis de sangre iniciales en los dos grupos. En la continuación de 2 años, solamente el hematócrito mostró un aumento estadístico significativo en el grupo testosterona-tratado comparado al grupo de control (P < 0,001). Una disminución del nitrógeno de urea al ratio de la creatinina y de un aumento en la concentración próstata-específica del antígeno no era estadístico significativa. Once (el 24%) de los temas testosterona-tratados desarrollaron el polycythemia suficiente requerir la flebotomía o la retención temporal de la testosterona, una mitad cuyo estuvieron ocurridos menos de 1 año después de comenzar el tratamiento de la testosterona. No había diferencia significativa en la incidencia de la nueva enfermedad en los dos grupos durante la continuación de 2 años. Aunque la autovaloración de la líbido fuera mejorada dramáticamente en el grupo testosterona-tratado (P < 0,0001), aproximadamente una mitad de los temas interrumpió terapia. En conclusión, la terapia del reemplazo de la testosterona aparece ser tolerada bien cerca sobre el 84% de los temas. El reemplazo a largo plazo de la testosterona hasta la fecha aparece ser medios seguros y de manera efectiva de tratar a varones mayores hypogonadal, a condición de que es frecuente sigue análisis de sangre y se realizan los exámenes.

J Clin Endocrinol Metab. El 1997 de nov; 82(11): 3793-6

El gel transdérmico de la testosterona mejora la función, el humor, la fuerza muscular, y parámetros sexuales de la composición del cuerpo en hombres hypogonadal. Grupo de estudio del gel de la testosterona.
La terapia de la testosterona (t) para los hombres hypogonadal debe corregir las anormalidades clínicas de la deficiencia de T, incluyendo la mejora de la función sexual, el aumento en masa del músculo y fuerza, y la disminución de la masa gorda, con efectos nocivos mínimos. Hemos mostrado que la administración de una nueva formulación transdérmica del gel de T a los hombres hypogonadal proporcionó aumentos proporcionales de la dosis en niveles del suero T a la gama normal del varón adulto. Ahora divulgamos los efectos de 180 días de tratamiento con esta preparación del gel del 1% T (50 o 100 mg/día, contenidos en gel de 5 o de 10 g, respectivamente) comparada a las de un remiendo impregnación-aumentado de T (5 mg/día) sobre parámetros definidos de la eficacia en 227 hombres hypogonadal. En los grupos del gel de T, la dosis de T fue ajustada hacia arriba o hacia abajo a 75 mg/día (contenidos en gel de 7,5 g) el día 90 si las concentraciones del suero T estaban debajo o sobre de la gama masculina normal. No se hizo ningún ajuste de la dosis con el grupo del remiendo de T. Los cambios sexuales de la función y del humor fueron supervisados por el cuestionario, la composición del cuerpo fue determinada por la radiografía dual de la energía absorptiometry, y la fuerza muscular fue medida por la una técnica máxima repetidor en ejercicios de la prensa del banco y de la pierna. La función y el humor sexuales mejoraron máximo el día 30 de tratamiento, sin diferencias a través de grupos, y no mostraron ninguna otra mejora con la continuación del tratamiento. La fuerza muscular mala en el ejercicio de la prensa de la pierna creciente en 11 a 13 kilogramos en todos los grupos del tratamiento por 90 días y no mejoró más lejos en 180 días de tratamiento. Los aumentos del moderado también fueron observados en fuerza muscular del brazo/del pecho. En 90 días de tratamiento, la masa magra del cuerpo aumentó más en el grupo del gel de 100 mg/día T (2,74 +/- 0,28 kilogramos; P = 0,0002) que en grupos del gel de 50 mg/día T (1,28 +/- 0,32 kilogramos) y del remiendo de T (1,20 +/- 0,26 kilogramos). La masa gorda y el por ciento de grasa no fueron disminuidos perceptiblemente en el grupo del remiendo de T, pero las disminuciones mostradas del T se gelifican los grupos (50 mg/día, -0,90 +/- 0,32 kilogramos; 100 mg/día, - 1,05 +/- 0,22 kilogramos). El aumento en masa magra y la disminución de la masa gorda fueron correlacionados con los cambios en los niveles medios del suero T logrados después del reemplazo transdérmico de T. Estos efectos beneficiosos del reemplazo de T fueron acompañados por los aumentos anticipados en hematócrito y hemoglobina pero sin cambios significativos en el perfil del lípido. El aumento en niveles próstata-específicos del antígeno del suero malo (dentro de la gama normal) fue correlacionado con los niveles del suero de T. Los aumentos más grandes fueron observados del grupo del gel de 100 mg/día T. La irritación de piel fue divulgada en 5,5% de temas tratados con el gel de T y en el 66% de temas en el grupo impregnación-aumentado del remiendo de T. Concluimos que el reemplazo del gel de T mejoró la función sexual y el humor, la masa y la fuerza muscular magra creciente (principalmente en las piernas), y la masa gorda disminuida en hombres hypogonadal con menos irritación y discontinuación de piel compararon con la dosis recomendada del remiendo impregnación-aumentado de T.

J Clin Endocrinol Metab. El 2000 de agosto; 85(8): 2839-53.

Los niveles bajos de andrógenos endógenos aumentan el riesgo de ateroesclerosis en hombres mayores: el estudio de Rotterdam.
En ambos hombres y mujeres, los niveles de circulación del andrógeno disminuyen con edad de avance. Hasta ahora, los resultados de varios pequeños estudios en la relación entre los niveles endógenos del andrógeno y la ateroesclerosis han sido contrarios. En el estudio sobre la base de la población de Rotterdam, investigamos la asociación de niveles del sulfato del dehydroepiandrosterone (DHEAS) y la testosterona total y bioavailable con ateroesclerosis aórtica entre 1.032 hombres y mujeres no fumadores envejeció 55 años y encima. La ateroesclerosis aórtica fue evaluada por la detección radiográfica de depósitos calcificados en la aorta abdominal, que se han mostrado para reflejar ateroesclerosis íntima. En relación con hombres con los niveles de testosterona total y bioavailable en el tertile más bajo, los hombres con los niveles de estas hormonas en el tertile más alto edad-habían ajustado riesgos relativos de 0,4 [el intervalo de confianza del 95% (ci), 0.2-0.9] y 0,2 (ci, 0.1-0.7), respectivamente, según la presencia de ateroesclerosis aórtica severa. Los riesgos relativos correspondientes para las mujeres eran 3,7 (ci, 1.2-11.6) y 2,3 (ci, 0.7-7.8). El ajuste adicional para los factores de riesgo de la enfermedad cardiovascular no afectó materialmente a los resultados en hombres, mientras que en mujeres las asociaciones diluyeron. Protegieron a los hombres con los niveles de testosterona total y bioavailable en tertiles subsiguientes también contra la progresión de la ateroesclerosis aórtica medida después de 6,5 años (SD +/- 0,5 años) de la continuación (P para la tendencia = 0,02). No se encontró ninguna asociación clara entre los niveles de DHEAS y la presencia de ateroesclerosis aórtica severa, en hombres o en mujeres. En hombres, un efecto protector de niveles más altos de DHEAS contra la progresión de la ateroesclerosis aórtica fue sugerido, pero la prueba correspondiente para la tendencia no alcanzó la significación estadística. En conclusión, encontramos una asociación inversa independiente entre los niveles de testosterona y la ateroesclerosis aórtica en hombres. En mujeres, las asociaciones positivas entre los niveles de testosterona y la ateroesclerosis aórtica eran en gran parte debido a los factores de riesgo adversos de la enfermedad cardiovascular.

J Clin Endocrinol Metab. El 2002 de agosto; 87(8): 3632-9.

Tratamiento transdérmico del dihydrotestosterone del “andropause”.
El envejecimiento masculino coincide por término medio con la debilitación progresiva de la función testicular. Los cambios más llamativos del plasma son un aumento en la globulina obligatoria de la hormona de sexo (SHBG) y una disminución no de la testosterona del SHBG-límite, que es la única subfracción de la testosterona con eficacia bioavailable para los tejidos de la blanco. En temas sanos la testosterona bioavailable disminuye en el aproximadamente 1% por año entre 40 y 70 años pero una disminución más pronunciada se ha observado en grupos no-sanos, especialmente en altos grupos de riesgos cardiovasculares. La deficiencia relativa del andrógeno es probable tener consecuencias desfavorables en el músculo, el tejido adiposo, el hueso, la hematopoyesis, la fibrinólisis, la sensibilidad de la insulina, el sistema nervioso central, el humor y la función sexual y se pudo tratar por una suplementación apropiada del andrógeno. El riesgo potencial para la próstata ha sido la razón principal de limitar indicaciones de tal tratamiento. La testosterona (t) y el dihydrotestosterone (DHT) son dos andrógenos potentes que tienen enfrente de efectos con respecto a la actividad del aromatase, una enzima presente en tejido conectador de la próstata y sospechada para tener una influencia patógena con síntesis local del estradiol. T es el substrato principal para la síntesis del aromatase y del estradiol mientras que DHT no es aromatizable y, en la suficiente concentración, no disminuye niveles de T y del estradiol. Los 1,8 años que la encuesta de 37 hombres envejeció 55-70 años tratados con el tratamiento percutáneo diario de DHT sugirieron que los altos niveles del plasma de DHT (> 8,5 nmol/l) ventajas clínicas con eficacia inducidas mientras que levemente pero perceptiblemente reduciendo tamaño de la próstata. Los primeros tiempos de la hipertrofia de la próstata requieren el estímulo sinérgico por DHT y el estradiol, y la supresión del estradiol en vez de DHT parece más fácil y mejor adaptada a la situación específica de hombres hypogonadic envejecidos.

Ann Med. El 1993 de junio; 25(3): 235-41

Antiestrogens y los moduladores selectivos del receptor del estrógeno reducen riesgo de cáncer de próstata.
El desarrollo de las estrategias del chemoprevention contra cáncer de próstata tendría el impacto total más grande médicamente y económicamente contra cáncer de próstata. Los estrógenos se requieren para la carcinogénesis de la próstata. El estímulo Estrogenic a través de la alfa del receptor del estrógeno en un entorno de andrógenos de disminución contribuye perceptiblemente a la génesis de la hiperplasia, de la displasia de la próstata, y del cáncer de próstata prostáticos benignos. La capacidad de los antiestrogens y de los moduladores selectivos del receptor del estrógeno (SERMs) de retrasar y de suprimir carcinogénesis de la próstata es apoyada por estudios preclínicos, clínicos, y epidemiológicos. SERMs tiene muchas características que les hagan a los candidatos atractivos al chemoprevention del cáncer de próstata incluyendo su perfil de seguridad favorable y a la eficacia en modelos preclínicos del cáncer de próstata. Las ventajas clínicas verdaderas de SERMs para que el chemoprevention prevenga el cáncer de próstata, sin embargo, deben continuar siendo investigado con ensayos clínicos humanos. Un ensayo clínico humano de la fase IIb/III está evaluando actualmente seguridad y la eficacia del toremifene, un SERM, en los hombres que tienen neoplasia intraepitelial prostática de alto grado.

Mundo J Urol. 2003 mayo; 21(1): 31-6. Epub 2003 14 de febrero

Continuación de tres años del tratamiento del andrógeno en hombres hypogonadal: informe preliminar con el gel de la testosterona.
Los geles transdérmicos de la testosterona representan una alternativa eficaz a las preparaciones inyectables de la testosterona. Los datos a corto plazo (de 6 meses) demostraron efectos positivos sobre el músculo, el hueso, la grasa, la líbido y el humor. Este informe provee de un análisis preliminar de un tratamiento más a largo plazo un gel de la testosterona (AndroGel o Testogel) en un grupo de hombres envejecidos 19-67 años de edad. Los efectos positivos del tratamiento de la testosterona sobre todos los parámetros antedichos persistieron en esta continuación de tres años. Las ventajas ocurrieron independiente de la edad (igualmente en los más viejos y más jovenes temas). Los efectos positivos de la testosterona transdérmica se gelifican en la densidad mineral del hueso identificada previamente en 6 meses del tratamiento, continuos con tiempo. Los efectos positivos sobre densidad mineral del hueso eran mayores en la espina dorsal que la cadera. Había efectos mínimos sobre niveles de lípido. Niveles del antígeno próstata-específico (PSA) crecientes con el tratamiento de la testosterona pero, permanecido generalmente en la gama normal. Tres temas (1,8%) fueron mostrados para tener el PSA elevado y cáncer de próstata biopsia-probado. No era posible determinar si esta incidencia está sobre la tarifa del fondo. La supervisión para la enfermedad de la próstata a través de medidas del PSA y del examen rectal digital se recomienda para los hombres hypogonadal en los más viejos grupos de la misma edad cuando está tratada con testosterona.

Varón del envejecimiento. El 2003 de sept; 6(3): 207-11

Efectos del entrenamiento de la pesado-resistencia sobre modelos hormonales de la respuesta en más joven contra más viejos hombres.
Para examinar las adaptaciones del sistema endocrino al entrenamiento de la pesado-resistencia en más joven contra más viejos hombres, dos grupos de los hombres (30 y 62 años) participaron en un programa de entrenamiento periodized 10 semanas del fuerza-poder. La sangre fue obtenida antes, inmediatamente después, y el minuto 5, 15, y 30 después de ejercicio de en descanso antes y después del entrenamiento y en descanso en -3, 0, 6, y 10 semanas para el análisis de la testosterona total, de la testosterona libre, del cortisol, de la hormona de crecimiento, del lactato, y del análisis de las HORMONAS ADRENOCORTICOTRÓFICAS. Los valores de reclinación para insulina-como el factor de crecimiento (IGF) - I y protein-3 IGF-obligatorio eran resueltos antes y después del entrenamiento. Una prueba del ejercicio de la pesado-resistencia fue utilizada para evaluar las respuestas ejercicio-inducidas (4 sistemas de 10 posiciones en cuclillas máximas de la repetición con 90 s de resto entre los sistemas). La fuerza agazapada y el muslo muscle la superficie transversal creciente para ambos grupos. El grupo más joven demostró una testosterona total y libre más alta e IGF-I que los más viejos hombres, entrenamiento-indujeron aumentos en testosterona libre en descanso y con ejercicio, y aumentos en protein-3 IGF-obligatorio de reclinación. Con el entrenamiento el más viejo grupo demostró un aumento significativo en testosterona total en respuesta a la tensión del ejercicio junto con disminuciones significativas del cortisol de reclinación. Estos datos indican que más viejos hombres responden con un perfil hormonal aumentado en la fase temprana de un programa de entrenamiento de la resistencia, pero la respuesta es diferente de la de hombres más jovenes.

J Appl Physiol. El 1999 de sept; 87(3): 982-92

Efectos del entrenamiento de la fuerza sobre poder del músculo y de las hormonas del suero en hombres de mediana edad y más viejos.
Los efectos de 16 semanas del entrenamiento de la fuerza sobre el funcionamiento máximo de la fuerza y del poder de los músculos del brazo y de la pierna y de las concentraciones del suero [testosterona (t), testosterona libre (pie), y cortisol] fueron examinados en 11 de mediana edad (M46; 46 +/- 2 años) y 11 más viejos hombres (M64; 64 +/- 2 años). Durante las 16 semanas del entrenamiento, los aumentos del pariente en la salida de poder máxima de la fuerza y del músculo de los músculos del brazo y de la pierna eran significativos en ambos grupos (P < 0.05-0.001), sin diferencias significativas entre los dos grupos. Los aumentos absolutos eran más altos (P < 0.01-0.05) en M46 que en M64 principalmente durante las 8 semanas pasadas de entrenamiento. No se observó ningunos cambios significativos para el suero T y las concentraciones del pie. El análisis de la covariación mostró que, durante el período de entrenamiento de 16 semanas, las concentraciones del pie del suero tendieron a disminuir en M64 y a aumentar de M46 (P < 0,05). Sin embargo, las correlaciones significativas entre el nivel malo del suero individual T y las concentraciones del pie y los cambios individuales en fuerza máxima fueron observadas en un grupo combinado durante las 16 semanas del entrenamiento (r = 0,49 y 0,5, respectivamente; P < 0,05). Estos datos indican que un programa total prolongado del fuerza-entrenamiento llevaría a los aumentos grandes en características máximas de la carga de la fuerza y del poder de los músculos superiores y más bajos de la extremidad, pero el modelo del desarrollo máximo y del poder parecía diferenciar entre las extremidades superiores y más bajas en ambos grupos, limitados posiblemente en magnitud debido a debilitaciones endocrinas neuromusculares y/o relativas a la edad.

J Appl Physiol. El 2001 de abril; 90(4): 1497-507

Relaciones entre los tipos de grasa consumidos y concentraciones del estrógeno y del andrógeno del suero en hombres japoneses.
Las relaciones entre los tipos de grasa consumidos y las concentraciones del suero de estrona, estradiol, testosterona total y libre, dihydrotestosterone, y globulina hormona-obligatoria del sexo fueron examinadas en 69 hombres japoneses envejecidos 43-88 años. La dieta fue evaluada por un cuestionario semiquantitativo de la frecuencia de la comida. La toma de saturado, monounsaturated, y las grasas poliinsaturadas fueron correlacionadas inverso con testosterona del total del suero después de controlar para la edad, la energía total, el índice de masa corporal, la toma del alcohol, y la situación que fumaba, pero la correlación era estadístico significativa solamente para la grasa poliinsaturada (r = -0,29, p = 0,02). Las tomas de los ácidos eicosapentanoic y docosahexaenoic, ácidos grasos n-3 de pescados, fueron correlacionadas perceptiblemente inverso con testosterona total (r = -0,25, p = 0,04 y r = -0,32, p = 0,01, respectivamente). La estrona del suero, el estradiol, y la testosterona libre no fueron correlacionados perceptiblemente con ningún tipo de grasa estudiado. Las correlaciones de la testosterona total con los ácidos grasos n-3 de pescados seguían siendo significativas después del ajuste adicional para las otras categorías de grasa (r = -0,27, p = 0. 03 para el ácido y r eicosapentanoic = -0,32, p = 0,01 para el ácido docosahexaenoic), mientras que las correlaciones con saturado y las grasas monounsaturated llegaron a ser casi nulas después del ajuste.

Cáncer de Nutr. 2000;38(2):163-7

Continuado en la página 2 de 2

  • Página
  • 1
  • 2