Venta estupenda del análisis de sangre de Life Extension

Extractos

LE Magazine agosto de 2004
imagen
Testosterona

¿Son los factores de riesgo importantes para el infarto del miocardio los calculadores principales del grado de enfermedad de la arteria coronaria en hombres?
Aunque los estudios transversales numerosos hayan divulgado asociaciones de la hipertensión, de la hipercolesterolemia, de la diabetes, de fumar, y/o de la obesidad con la presencia de la enfermedad de la arteria coronaria (cad), las correlaciones de estos factores de riesgo para el infarto del miocardio (MI) con el grado o la progresión del cad ha sido menos constante. Sin embargo, estos factores de riesgo se asumen generalmente para ser determinantes importantes no sólo del MI, pero del grado de cad también. El actual estudio es una tentativa de evaluar la relación de los factores de riesgo importantes para el MI al grado de cad. A partir de 182 hombres que experimentaron la arteriografía coronaria de diagnóstico, los 154 con el cad fueron seleccionados para el estudio. Dividieron a estos 154 pacientes en 2 grupos, ésos con la hipertensión, la hipercolesterolemia, la diabetes, fumar, y/o obesidad (n = 121) y ésos con ningunos de estos factores de riesgo (n = 33). El grado malo de cad en el grupo con los factores de riesgo para MI (44,4%) y en el grupo fuera (50,6%) no era perceptiblemente diferente (P =.15); ni era el aumento en el cad con la edad aumentada por la presencia de estos factores de riesgo. En análisis de regresión múltiple, no se asoció ningunos de estos factores de riesgo al grado de cad. Tres otras variables que eran consideradas en este estudio, edad, lipoproteína-colesterol de alta densidad (HDL-C), y testosterona libre (pie), mostraron una asociación independiente con el grado de cad. Estos hallazgos, así como los hallazgos de estudios anteriores de otros laboratorios, mencionan la posibilidad que en los hombres seleccionados para la arteriografía coronaria, la edad, el HDL-C, y el pie pueden ser calculadores más fuertes del grado de cad que la presión arterial, el colesterol, la diabetes, el fumar, y el índice de masa corporal (BMI).

Metabolismo. El 2004 de marcha; 53(3): 324-9

Hormonas de sexo endógenas y progresión de la ateroesclerosis carótida en hombres mayores.
FONDO: La carga de la ateroesclerosis aflige especialmente el más viejo segmento cada vez mayor de la población. Las pruebas recientes han acentuado un papel protector de las hormonas de sexo endógenas en el desarrollo de la ateroesclerosis en hombres del envejecimiento. MÉTODOS Y RESULTADOS: Estudiamos la asociación entre las hormonas de sexo endógenas y la progresión de la ateroesclerosis en 195 hombres mayores independientemente de vida. Los participantes experimentaron medidas del grueso carótida de los intima-medios (IMT) en la línea de fondo en 1996 y otra vez en 2000. En la línea de fondo, las concentraciones del suero de testosterona (total y libere) y el estradiol (E2 total y libre) fueron medidos. Las concentraciones sin suero de la testosterona fueron relacionadas inverso con la progresión mala de IMT de la arteria carótida común después del ajuste para la edad (beta=-3.57; Ci del 95%, -6,34 a -0,80). Los niveles totales y libres E2 de un suero más alto fueron relacionados con la progresión de IMT de la arteria carótida común después del ajuste para la edad (beta=0.38; Ci del 95%, -0,11 a 0,86; y beta=0.018; Ci del 95%, -0,002 a 0,038, respectivamente). Estas asociaciones eran independiente del índice de masa corporal, ratio de la cintura-a-cadera, presencia de hipertensión y de diabetes, el fumar, y CONCLUSIONES de los niveles de colesterol de suero: Los niveles libres bajos de la testosterona fueron relacionados con IMT de la arteria carótida común en hombres mayores independientemente de factores de riesgo cardiovasculares.

Circulación. 4 de mayo 2004; 109(17): 2074-9. Epub 2004 19 de abril

Las asociaciones de la testosterona endógena y de la globulina hormona-obligatoria del sexo con los niveles glycosylated de la hemoglobina, en hombres de la vivienda de la comunidad. El estudio de Tromso.
OBJETIVOS: Los niveles bajos de la testosterona endógena se han asociado a riesgo creciente de enfermedad cardiovascular y de ateroesclerosis en hombres. La hiperglucemia a largo plazo, según lo medido por la hemoglobina glycosylated (HbA1c), se relaciona con la mortalidad cardiovascular, y HbA1c a través de su gama normal también se relaciona positivamente con la mortalidad del corazón coronario y de la enfermedad cardiovascular en hombres. Por lo tanto emprendimos un análisis de las asociaciones seccionadas transversalmente de la testosterona total y los niveles de SHBG con los niveles de HbA1c, en una población en general de 1419 hombres envejecieron 25-84.METHODS: La testosterona total, la globulina hormona-obligatoria del sexo (SHBG) y HbA1c fueron medidos por immunoensayo. La correlación parcial y los análisis de regresión múltiple fueron utilizados para estimar las asociaciones entre la testosterona total y SHBG con HbA1c. Los análisis de variación y covariación fueron utilizados para comparar a hombres con o sin diabetes.RESULTS: En la correlación parcial edad-ajustada HbA1c fue asociado inverso a la testosterona total (p<0.01) y a SHBG (p<0.001). HbA1c fue asociado positivamente al índice de masa corporal (BMI) y a la circunferencia de la cintura (WC) (p<0.001). En testosterona total de los análisis de regresión múltiple, SHBG, la edad, el número de cigarrillos ahumados, BMI y el WC fueron asociados independientemente a los niveles de HbA1c. Los hombres con una historia de la diabetes tenían niveles inferiores de la testosterona total en los análisis edad-ajustados (p<0.05) y niveles inferiores de SHBG en edad y los análisis WC-ajustados (p<0.001 y p<0.01, respectivamente) .CONCLUSION: Los niveles inferiores de la testosterona total y de SHBG fueron asociados a los niveles de HbA1c y a la independiente crecientes de la diabetes de variaciones concomitantes en la distribución de las grasas de la obesidad y de cuerpo.

Diabetes Metab. El 2004 de febrero; 30(1): 29-34

Una evaluación de correlaciones entre los niveles de hormona endógenos de sexo y el extensiveness de la enfermedad cardíaca coronaria y la fracción de la eyección del ventrículo izquierdo en varones.
Este estudio clínico investigó las asociaciones posibles de la hormona de sexo masculina con el extensiveness de las lesiones de la arteria coronaria, de los factores de riesgo coronarios de la enfermedad cardíaca y de la fracción de la eyección del corazón. Noventa y seis temas masculinos caucásicos fueron reclutados, 76 con el positivo y 20 con angiogramas coronarios negativos. La madrugada, antes del examen hemodinámico todos había determinado niveles de testosterona total, de testosterona libre, del índice libre del andrógeno (FAI), de la globulina hormona-obligatoria del sexo (SHBG), de estradiol, de hormona luteinizing, de hormona folículo-estimulante, de lípidos del plasma, de fibrinógeno y de glucosa. La fracción de la eyección y el extensiveness de lesiones coronarias de cada tema fueron evaluados en base de resultados del examen de radiografía usando la angiografía coronaria cuantitativa (QCA) y los paquetes ventriculares izquierdos del análisis (LVA) en el puesto de trabajo de la adquisición del TCS, Medcon. Los hombres con enfermedad cardíaca coronaria probada tenían perceptiblemente niveles inferiores de la testosterona total (11,9 contra 21,2 nmol/l), testosterona libre (45,53 contra 86,10 pmol/l), el índice libre del andrógeno (36,7 contra 47,3 IU) y el estradiol (109,4 contra 146,4 pmol/l). El nivel de testosterona fue asociado negativamente a DUKE Index. La correlación negativa más esencial fue observada entre SHBG y el perfil atherogenic del lípido (lipoproteína de alta densidad baja, altos triglicéridos). La fracción de la eyección era substancialmente más baja en los pacientes (51,85 contra 61,30) (sin el infarto del miocardio anterior) con los niveles bajos de la libre-testosterona (23,85 contra 86,10 pmol/l) y FAI (28,4 contra 47,3 IU). Una correlación negativa fue observada entre la testosterona total, la testosterona libre, FAI y la presión arterial, especialmente con la presión diastólica. Los hombres con ateroesclerosis coronaria probada tenían niveles inferiores de andrógenos endógenos que los controles sanos. Por primera vez en ajustes clínicos se ha demostrado que los niveles bajos de la libre-testosterona eran característicos para los pacientes con la fracción baja de la eyección. Los hypothesies numerosos para esta acción pueden ser propuestos pero todos requieren un proceso de evaluación apropiado. El determinante principal del lípido atherogenic del plasma era niveles bajos de SHBG que sugería su papel principal en desarrollar lesiones atheroscerotic.

J Med Invest. El 2003 de agosto; 50 (3-4): 162-9

Efectos hemodinámicos agudos de la testosterona en hombres con paro cardíaco crónico.
OBJETIVOS: La terapia anabólica con testosterona puede ser útil en el tratamiento de perder asociado a paro cardíaco crónico pero poco se sabe sobre sus acciones cardiovasculares. El objetivo de este estudio era determinar los efectos hemodinámicos agudos de la administración de la testosterona en hombres con paro cardíaco. MÉTODOS Y RESULTADOS: Alistaron a doce hombres con paro cardíaco crónico estable en un de doble anonimato, seleccionado al azar, placebo-controlado, ensayo de la cruce. Los temas fueron dados el magnesio de la testosterona 60 o el placebo vía la ruta bucal y la hemodinámica central fue supervisado sobre 6h, usando un catéter pulmonar de la flotación. Los temas recibieron el segundo tratamiento el día 2 y la supervisión hemodinámica fue repetida. El tratamiento fue tolerado bien. Comparado con placebo, el tratamiento de la testosterona dio lugar a un aumento relativo en el volumen cardiaco (p<0.0001, ANCOVA), con efecto máximo del tratamiento después del minuto 180 (aumento 10.3+/-4.6% de la línea de fondo, p=0.035; Ci 0.8-19.8 del 95%). Esto fue acompañada por la reducción en la resistencia vascular sistémica comparada con la línea de fondo (p<0.0001, ANCOVA), con efecto máximo del tratamiento también en el minuto 180 (- 17.4+/-9.6% de línea de fondo, p=0.085; Ci -37,3 a +2,6 del 95%). Estos cambios máximos coincidieron con la elevación máxima en testosterona bio-disponible del suero. No había cambio significativo en ningún otro parámetro hemodinámico medido. CONCLUSIONES: La administración de la testosterona aumenta volumen cardiaco agudo, al parecer vía la reducción del afterload ventricular izquierdo.

Corazón J. 2003 del EUR mayo; 24(10): 909-15

La administración de la testosterona se asocia a una susceptibilidad reducida a la isquemia del miocardio.
Este estudio investigó el impacto de la testosterona en lesión del miocardio de la isquemia-reperfusión y metabolismo intracelular correspondiente del calcio ([Ca2+] i). Las ratas masculinas maduras de Nonorchiectomized Wistar fueron asignadas aleatoriamente al placebo, a un de dósis simple del undecanoate de la testosterona, o a 5alpha-dihydrotestosterone. En otra serie, las ratas orchiectomized fueron tratadas con placebo. Después de 2 semanas del tratamiento, los corazones fueron quitados y puestos en una disposición de Langendorff. Los corazones aislados, almacenador-inundados fueron sujetados el minuto 30 al minuto de isquemia del ninguno-flujo y 30 de reperfusión. La recuperación de la función del miocardio fue medida analizando (LV) la presión sistólica/diastólica ventricular izquierda pre- y postischemic y la presión coronaria de la perfusión simultáneamente, así como [Ca2+] la dirección de i (luminiscencia del aequorin). Las proteínas reguladoras del calcio eran analizadas por borrar occidental. El ratio del peso/peso corporal del LV fue aumentado después de la administración de la testosterona contra ratas orchectomized. La recuperación de la función contráctil fue mejorada en ratas testosterona-tratadas: en el final de la reperfusión, la presión sistólica del LV era más alta y la presión fin-diastólica era más baja en ratas testosterona-tratadas. [Ca2+] i Fin-isquémico y [Ca2+] la sobrecarga de i sobre la reperfusión eran perceptiblemente más bajos en testosterona contra ratas orchiectomized, también. Sin embargo, los niveles de proteínas reguladoras del calcio seguían siendo inafectados. En conclusión, la administración de la testosterona mejora perceptiblemente la recuperación de la isquemia global. Estos efectos beneficiosos se asocian a una atenuación de la reperfusión indujeron [Ca2+] sobrecarga de i.

Endocrinología. El 2003 de oct; 144(10): 4478-83. Epub 2003 10 de julio

Los niveles de la testosterona de circulación no se asocian a riesgo de cáncer creciente de próstata: un estudio anticipado reunido.
Los andrógenos estimulan el cáncer de próstata in vitro y in vivo. Sin embargo, las pruebas de estudios epidemiológicos de una asociación entre la circulación nivelan de andrógenos y el riesgo de cáncer de próstata ha sido contrario. Investigamos la asociación de los niveles del suero de testosterona, del andrógeno principal en la circulación, y de la globulina hormona-obligatoria del sexo (SHBG) con riesgo en un estudio del caso-control jerarquizado en cohortes en Finlandia, Noruega y Suecia de 708 hombres que fueron diagnosticados con el cáncer de próstata después de la colección de la sangre y entre 2.242 hombres que no eran. En disminuciones modestas pero significativas logísticas condicionales de los análisis de regresión, del riesgo fueron vistos para los niveles cada vez mayores de testosterona total abajo al ratio de las probabilidades para el top contra quintile inferior de 0,80 (el 95% ci = 0.59-1.06; p (tendencia) = 0,05); para SHBG, el ratio correspondiente de las probabilidades era 0,76 (el 95% ci = 0.57-1.01; p (tendencia) = 0,07). Gratis la testosterona, calculada de la testosterona total y de SHBG, un modelo acampanado del riesgo fue vista con una disminución del ratio de las probabilidades para el top contra quintile inferior de 0,82 (el 95% ci = 0.60-1.14; p (tendencia) = 0,44). No se encontró ninguna ayuda para la hipótesis que los niveles de andrógenos de circulación dentro de una gama fisiológica estimulan el desarrollo y el crecimiento del cáncer de próstata.

Cáncer de la internacional J. 20 de enero 2004; 108(3): 418-24

Bioactividad de circulación reducida del andrógeno en pacientes con el cáncer de próstata.
FONDO: Los estudios anteriores en niveles immunoreactive del andrógeno en suero han revelado asociaciones ambiguas con el riesgo de cáncer de próstata (casquillo). El objetivo de este estudio era comparar actividad biológica del andrógeno del suero entre los hombres con el casquillo nuevamente diagnosticado y los hombres de edad comparable con la hiperplasia prostática benigna (BPH). MÉTODOS: Investigaron a los hombres caucásicos con el casquillo nuevamente diagnosticado, no tratado (n = 101) y los pacientes de edad comparable con BPH (n = 103). Los niveles de la bioactividad del andrógeno del suero (ABA) fueron medidos usando una prueba biológica recombinante recientemente desarrollada de la célula. RESULTADOS: Con respecto a hombres con BPH, los pacientes del casquillo con Gleason anotan >or=8 (n = 16) tenían suero más bajo ABA (P < 0,05), y los pacientes con Gleason anotan niveles suprimidos exhibidos de <or=5 (P < 0,05) o de >or=8 (P = 0,07) ABA en relación con la testosterona del suero. Como el grupo entero, los hombres con el casquillo (n = 101) tenían suero perceptiblemente más bajo ABA que hombres de edad comparable con BPH (n = 103): punto medio 3,0 nanómetro (gama, 0.8-6.4 nanómetros) contra 3,2 equivalentes de la testosterona del nanómetro (gama, 0.8-7.9 nanómetros), respectivamente (P < 0,005). Por el contrario, la testosterona immunoreactive del suero y las concentraciones de SHBG y los índices libres del andrógeno no diferenciaron perceptiblemente entre los dos grupos. CONCLUSIONES: Los pacientes con el casquillo tienen un suero más bajo ABA que controles con BPH, y hombres con ratio de circulación suprimido la exhibición baja de la ABA-a-testosterona de la cuenta de Gleason o alta. Estas características pueden reflejar la interacción entre las variables tales como el grado de diferenciación del tumor y el volumen del tumor con metabolismo del andrógeno.

Próstata. 15 de mayo 2003; 55(3): 194-8

Continuado en la página 2 de 4