Venta del cuidado de piel de Life Extension

Revista de Life Extension

LE Magazine octubre de 2003
imagen
Andropause

Envejecimiento neuroendocrino en hombres. Andropause y somatopause.
El envejecimiento es acompañado por reducciones graduales pero progresivas en la secreción de la testosterona y de la hormona de crecimiento en hombres, y por las alteraciones en la composición del cuerpo y la capacidad funcional que, a un cierto grado, deshacen los efectos de la pubertad. Previniendo o invirtiendo estos cambios con el uso de factores tróficos, incluyendo los andrógenos, los secretagogues de la hormona de crecimiento y de la hormona de crecimiento, son una perspectiva atractiva, pero la documentación de la eficacia de estas intervenciones y sus ventajas y riesgos ha demostrado ser una empresa difícil que está lejos de completo. Los estudios clínicos a escala reducida han mostrado que es practicable impulsar la hormona de crecimiento y los niveles IGF-1 por períodos de hasta 12 meses, y testosterona por hasta 36 meses, para invertir por lo menos algunos cambios relativos a la edad en la composición del cuerpo. La información con respecto a los efectos de estas intervenciones sobre fuerza, capacidad del ejercicio y la capacidad de realizar actividades de la vida diaria es todavía escasa, y los informes adicionales de terminado recientemente o los ensayos clínicos en curso no proporcionarán actualmente suficientes datos para hacer conclusiones firmes. De la información limitada actualmente disponible, la suplementación del andrógeno puede estar de ventaja en algunos hombres envejeció más de 65 años, particularmente en hombres con testosterona baja del suero nivelan (< 2 ng/mL). En este grupo, se esperaba que la terapia suplemental del andrógeno aumentara la masa magra del cuerpo, la masa del hueso, y posiblemente la fuerza. En más viejos hombres con los niveles de la testosterona entre 2 y 3,5 ng/mL, una cierta ventaja pudo resultar de la suplementación del andrógeno, pero no está todavía claro si las ventajas sobrepasan los riesgos. Para los hombres en esta categoría, uno pudo considerar 6 - al ensayo de doce meses de la terapia después de que una discusión completa y un consentimiento explícito, seguido por una nueva valoración del valor del tratamiento en curso. Los datos aún más limitados sobre intervenciones del secretagogue de la hormona de crecimiento o de la hormona de crecimiento en el envejecimiento no apoyan su uso clínico general en más viejos hombres sanos. La hormona de crecimiento es mucho más costosa que la testosterona y no es cubierta por el seguro para las aplicaciones sin marca. Los pacientes que buscan persistente un ensayo de la terapia deben ser animados a alistar en un estudio si uno está localmente disponible. Todos los estudios de la hormona de crecimiento divulgados hasta la fecha se han centrado, generalmente por razones de seguridad, en los grupos sanos y robustos de más viejos temas, a los hombres en quienes la necesidad de la intervención está obligando lo más menos posible y en quienes los efectos funcionales del tratamiento pueden ser los más difíciles de observar. Los estudios de la fase II de los grupos de examen intermedios del prefrail del tamaño y de la duración de ancianos que estén en mayor riesgo para la pérdida funcional y de las cuales coloqúese para beneficiar la mayoría las intervenciones preventivas o restaurativas están en curso pero se limitan a los resultados intermedios de la composición, de la fuerza y de la función del cuerpo. Los ensayos diseñados para evaluar clínico resultados finales relevantes, tales como caídas, las fracturas, e institucionalización, están de la necesidad en grande, a largo plazo y costosa. Apoye para estudios más grandes de la fase III de la hormona de crecimiento es poco probable estar próximo hasta que se terminen los estudios de la fase II y mostrar promesa adicional. Un ensayo clínico multicentro de la testosterona se está planeando actualmente bajo patrocinio común del instituto nacional en el envejecimiento, la administración de la salud de los veteranos, y la industria, dirigida a evaluar los efectos de la testosterona sobre el riesgo para las caídas y las fracturas. Los resultados de este ensayo y otros ensayos clínicos grandes deben ayudar a definir mejor el balance de beneficios y riesgos de intervención trófica del factor en más viejos hombres normales.

Norte de Endocrinol Metab Clin. El 2001 de sept; 30(3): 647-69

Producción y acción del estrógeno.

La producción de Estradiol es pensó lo más comúnmente posible en como producto endocrino del ovario; sin embargo, hay muchos tejidos que tienen la capacidad de sintetizar los estrógenos del andrógeno y de utilizar el estrógeno en una moda del paracrine o del intracrine. Además, otros órganos tales como el tejido adiposo pueden contribuir perceptiblemente a la piscina de circulación de estrógenos. Está aumentando el prueba que en hombres y la producción extraglandular de las mujeres de 18) esteroides de C (de 19) precursores de C (es importante en fisiología normal así como en estados patofisiológicos. El aromatase de la enzima se encuentra en varios tejidos y células humanos, incluyendo las células ováricas del granulosa, el syncytiotrophoblast placentario, los fibroblastos del adiposo y de la piel, hueso, y el cerebro, y localmente cataliza la conversión de 19) esteroides de C (a los estrógenos. La expresión de Aromatase en tejido adiposo y la piel explica posiblemente sobre todo la formación (periférica) extraglandular de estrógeno y de aumentos en función de peso corporal y de edad de avance. Los suficientes niveles de circulación del estradiol biológicamente activo del estrógeno se pueden producir como resultado de la aromatización extraglandular de la androstenediona a la estrona que se reduce posteriormente al estradiol en tejidos periféricos para causar la sangría uterina e hiperplasia y cáncer endometriales en mujeres anovulares o posmenopáusicas obesas. La expresión del aromatase de Extraglandular en tejido adiposo y piel (vía niveles de circulación cada vez mayores de estradiol) y hueso (vía el aumento de concentraciones locales del estrógeno) es de importancia suprema en la reducción del índice de pérdida posmenopáusica del hueso. Por otra parte, la expresión excesiva o inadecuada del aromatase fue demostrada en los fibroblastos adiposos que rodeaban un carcinoma del pecho, células stromal endometriosis-derivadas, y células stromal en el cáncer endometrial, dando lugar a concentraciones locales crecientes del estrógeno en estos tejidos. Si están entregados sistémico o los niveles localmente producidos, elevados del estrógeno promoverán el crecimiento de estos tejidos esteroide-responsivos. Finalmente, la biosíntesis local del estrógeno por actividad del aromatase en el cerebro puede ser importante en la regulación de diversas funciones cognoscitivas e hipotalámicas. La regulación de la expresión del aromatase en células humanas vía los promotores alternativamente usados, que pueden ser activados o ser inhibidos por las diversas hormonas, aumenta la complejidad de la biosíntesis del estrógeno en el cuerpo humano. La expresión de Aromatase es bajo el control del promotor próximo clásico localizado II en el ovario y de un promotor lejos distal I.1 (40 kilobases contracorriente desde el sitio de la iniciación de la traducción) en la placenta. En piel, el promotor es I.4. En tejido adiposo, utilizan a 2 otros promotores (I.4 e I.3) situados entre I.1 e II además del ovárico-tipo promotor II. Además, el uso del promotor en fibroblastos adiposos cambia entre los promotores II/I.3 e I.4 sobre tratamientos de estas células con PGE (2) contra glucocorticoids más cytokines. Por otra parte, la presencia de un carcinoma en tejido adiposo del pecho también causa un interruptor del uso del promotor de I.4 a II/I.3. Así puede haber los mecanismos complejos que regulan la producción extraglandular de estrógeno en una moda tejido-específica y estado-específica.

J Acad Dermatol. El 2001 de sept; 45 (3 Suppl): S116-24

Disminución marcada en concentraciones del suero de precursores esteroides del sexo suprarrenal C19 y de metabilitos conjugados del andrógeno durante el envejecimiento.
Los actuales datos muestran una disminución dramática en los niveles de circulación del dehydroepiandrosterone (DHEA), el DHEA-sulfato (DHEA-S), androst-5-ene-3 beta, el beta-diol 17 (5-diol), 5 ésteres diol-grasos del diol-sulfato, 5 ácidos y androstenedionas en hombres y mujeres entre las edades de 20 a 80 años. En los 50 - a grupo de 60 años, el suero DHEA disminuyó por el 74% y el 70% de sus valores máximos en 20 - a 30 hombres y a mujeres del año, respectivamente. las concentraciones del suero de los metabilitos conjugados del dihydrotestosterone (DHT), a saber androsterone (ADT) - G, la alfa androstane-3, el beta-diol 17 (alfa-diol-G 3), androstane-3 beta, el beta-diol 17 (beta-diol-G 3), y ADT-sulfato son los parámetros más confiables de la piscina total del andrógeno en hombres y mujeres, mientras que la testosterona del suero y DHT se pueden utilizar como marcadores de la secreción testicular en hombres y de la secreción ovárica intersticial en mujeres. La concentración del suero de estos diversos metabilitos conjugados del andrógeno disminuyó por 40,8% a 72,8% entre los 20 - a de 30 años y a 70 - a 80 grupos de la misma edad del año en hombres y mujeres, respectivamente, así sugiriendo una disminución paralela de la piscina total del andrógeno con edad. Según lo estimado por la medida de los niveles de circulación de estos metabilitos conjugados de DHT, es significativo que las mujeres producen el aproximadamente 66% de los andrógenos totales encontrados en hombres. En mujeres, la mayor parte de estos andrógenos originan de la transformación de DHEA y DHEA-S en la testosterona y DHT en tejidos periféricos del intracrine, mientras que en hombres los testículos y los DHEA y los DHEA-S proporcionan cantidades aproximadamente iguales de andrógenos a la edad de 50 a 60 años. Una observación potencialmente altamente significativa adicional es que la mayoría de la disminución marcada en la circulación de los esteroides suprarrenales C19 y de sus metabilitos resultantes del andrógeno ocurre entre los grupos de la misma edad de 20 - a los olds y a 50 de 30 años - a 60 años, con cambios más pequeños se observa después de la edad de 60 años.

J Clin Endocrinol Metab. El 1997 de agosto; 82(8): 2396-402

Medidas de testosterona y de estradiol bioavailable del suero y sus relaciones con fuerza muscular, densidad del hueso y la composición del cuerpo en hombres mayores.
En el actual estudio transversal de 403 hombres mayores independientemente de vida, probamos la hipótesis que las disminuciones de la masa del hueso, de la composición del cuerpo, y de la fuerza muscular con edad se relacionan con la caída de circular la testosterona endógena (t) y concentraciones del estrógeno. Comparamos las diversas medidas del nivel de andrógeno y de estrógeno bioactivos al cual se exponen los tejidos. Después de la exclusión de temas con problemas severos de la movilidad y de muestras de la demencia, seleccionaron a 403 hombres sanos (73 a 94 los años de la edad,) aleatoriamente de una muestra sobre la base de la población. T total (TT), T libre (pie), la estrona (E1), el estradiol (E2) y la globulina hormona-obligatoria del sexo (SHBG) fueron determinados por RIA. Los niveles del no-SHBG-límite T (no--SHBG-T), pie (calc-pie), el ratio de TT/SHBG, el no-SHBG-límite E2, y el E2 libre eran calculados. Las características físicas de la fuerza muscular incluida de envejecimiento midieron el usar de la densidad mineral del hueso dynamometry, de cuerpo entero (BMD), del BMD de la cadera, y de la composición del cuerpo, incluyendo masa magra y la masa gorda, medidas por la radiografía de la dual-energía absorptiometry. En esta población de hombres mayores sanos, límite del calc-pie, no--SHBG-T, de E1, y de E2 (total, libre, y no--SHBG) disminuyó perceptiblemente con edad. T (total y no--SHBG-T) fue relacionado positivamente con fuerza muscular y el BMD de cuerpo entero (para no--SHBG-T, respectivamente, = 1,93 +/- 0,52 beta, P < 0,001 y = 0,011 +/- 0,002 beta, P < 0,001). Una asociación inversa existió entre T y la masa gorda (= -0,53 +/- 0,15 beta, P < 0,001). No--SHBG-T y calc-pie fueron relacionados más fuertemente con la fuerza muscular, el BMD, y la masa gorda que el TT y también relacionados perceptiblemente con el BMD de la cadera. E1 y E2 eran ambos positivamente, asociado independientemente al BMD (para E2, = 0,21 beta +/- 0,08, P < 0,01). el No-SHBG-límite E2 fue relacionado levemente fuertemente con el BMD que E2 total. La relación positiva entre T y el BMD era independiente de E2. E1 y E2 no fueron relacionados con fuerza muscular o la composición del cuerpo. En resumen, T bioavailable, E1, E2 totales, y E2 bioavailable todos disminuyen con edad en viejos hombres sanos. En este estudio transversal en hombres mayores sanos, el no-SHBG-límite T parece ser el mejor parámetro para los niveles del suero de T bioactivo, que parece desempeñar un papel directo en los diversos cambios fisiológicos que ocurren durante el envejecimiento. Una relación positiva con fuerza muscular y el BMD y una relación negativa con la masa gorda fueron encontradas. Además, el suero E1 y E2 parecen desempeñar un papel en la pérdida relativa a la edad del hueso en hombres mayores, aunque la naturaleza seccionada transversalmente del estudio impida una conclusión definitiva. el No-SHBG-límite E2 parece ser el mejor parámetro del suero E2 bioactivo en la descripción de su relación positiva con el BMD.

J Clin Endocrinol Metab. El 2000 de sept; 85(9): 3276-82

Los niveles bajos de andrógenos endógenos aumentan el riesgo de ateroesclerosis en hombres mayores: el estudio de Rotterdam.
En ambos hombres y mujeres, los niveles de circulación del andrógeno disminuyen con edad de avance. Hasta ahora, los resultados de varios pequeños estudios en la relación entre los niveles endógenos del andrógeno y la ateroesclerosis han sido contrarios. En el estudio sobre la base de la población de Rotterdam, investigamos la asociación de niveles del sulfato del dehydroepiandrosterone (DHEAS) y la testosterona total y bioavailable con ateroesclerosis aórtica entre 1.032 hombres y mujeres no fumadores envejeció 55 años y encima. La ateroesclerosis aórtica fue evaluada por la detección radiográfica de depósitos calcificados en la aorta abdominal, que se han mostrado para reflejar ateroesclerosis íntima. En relación con hombres con los niveles de testosterona total y bioavailable en el tertile más bajo, los hombres con los niveles de estas hormonas en el tertile más alto edad-habían ajustado riesgos relativos de 0,4 [el intervalo de confianza del 95% (ci), 0.2-0.9] y 0,2 (ci, 0.1-0.7), respectivamente, según la presencia de ateroesclerosis aórtica severa. Los riesgos relativos correspondientes para las mujeres eran 3,7 (ci, 1.2-11.6) y 2,3 (ci, 0.7-7.8). El ajuste adicional para los factores de riesgo de la enfermedad cardiovascular no afectó materialmente a los resultados en hombres, mientras que en mujeres las asociaciones diluyeron. Protegieron a los hombres con los niveles de testosterona total y bioavailable en tertiles subsiguientes también contra la progresión de la ateroesclerosis aórtica medida después de 6,5 años (SD +/- 0,5 años) de la continuación (P para la tendencia = 0,02). No se encontró ninguna asociación clara entre los niveles de DHEAS y la presencia de ateroesclerosis aórtica severa, en hombres o en mujeres. En hombres, un efecto protector de niveles más altos de DHEAS contra la progresión de la ateroesclerosis aórtica fue sugerido, pero la prueba correspondiente para la tendencia no alcanzó la significación estadística. En conclusión, encontramos una asociación inversa independiente entre los niveles de testosterona y la ateroesclerosis aórtica en hombres. En mujeres, las asociaciones positivas entre los niveles de testosterona y la ateroesclerosis aórtica eran en gran parte debido a los factores de riesgo adversos de la enfermedad cardiovascular.

J Clin Endocrinol Metab. El 2002 de agosto; 87(8): 3632-9

Continuado en la página 3 de 3