Liquidación de la primavera de Life Extension

Revista de Life Extension

LE Magazine septiembre de 2002

imagen

Página 2 de 2

Humor y tensión

En lo que respecta a humor y a la tensión, los estudios también han mostrado resultados favorables con la suplementación de la fosfatidilserina. Por ejemplo, los estudios en hombres y mujeres, viejo y joven, han encontrado que la fosfatidilserina puede aliviar síntomas depresivos y tensión-inducidos. Los investigadores en la universidad de Milán condujeron un pequeño estudio de 10 mujeres mayores con la depresión, envejecido 70 a 81 años, tratados con la fosfatidilserina (300 miligramos por el día) por 30 días, siguiendo un curso de 15 días del placebo. Los resultados mostraron que la fosfatidilserina aumentó el volumen de ventas del cerebro de las reservas de la noradrenalina, de la dopamina, de la acetilcolina y de la glucosa. Usando Hamilton Rating Scale para la depresión (HRSD) y observación clínica, los investigadores también encontró que, comparado con las cuentas y los controles de la línea de fondo del tratamiento previo, el tratamiento con la fosfatidilserina hizo niveles de la ansiedad disminuir perceptiblemente y los intereses y socialización al aumento, mientras que memoria a largo plazo y aprendizaje también mejorado.[12]

En otro estudio conducido en la universidad de Nápoles, Italia, investigadores mostró que las alto-dosis de la fosfatidilserina administradas durante un corto período de tiempo podrían sacar respuestas neuroendocrinas a la tensión física en los hombres que sugieren un efecto positivo sobre humor. La experimentación consistió en nueve jovenes, hombres sanos que tomaban la fosfatidilserina (en 800 miligramos por día) por 10 días. Los resultados de muestras de sangre revelaron que la fosfatidilserina embotó perceptiblemente las respuestas de las hormonas de tensión, tales como adrenocorticotropin (HORMONA ADRENOCORTICOTRÓFICA) y cortisol, al ejercicio físico sin afectar a la subida en hormona de crecimiento del plasma y prolactina. Los autores concluyeron que la “administración oral crónica de la fosfatidilserina puede contrarrestar la activación tensión-inducida del eje hypothalamo-pituitario-suprarrenal en hombre.” Si no sabido pues el HPAA, este trío de trabajo del hipotálamo, la glándula pituitaria y las glándulas suprarrenales es cuál es responsable de cómo respondemos a las diversas clases de tensión, sea emocional, mental o físico en naturaleza. Con edad de avance, sin embargo, el HPAA sufre la disminución y la disfunción, que pueden afectar a humor.[13]

Las pruebas ahora han estado emergiendo por varios años, indicando que la fosfatidilserina derivada de fuentes de la planta, tales como lecitina de la soja, puede ser igualmente de manera efectiva y más segura que lo derivada de las fuentes animales del cerebro.
imagen

Un estudio anterior por el mismo equipo de investigación, que examinó respuesta física de la tensión más concretamente, ilustró que la fosfatidilserina podría compensar la respuesta de cuerpo a la tensión física como se muestra por una disminución marcada de hormonas de tensión. El estudio implicó a ocho hombres sanos que eran sujetados a una serie de tres experimentos con una bicicleta ergométrica. Diez minutos antes de comenzar el ejercicio, cada tema recibió 50 o 75 miligramos de picosegundo intravenoso administrado o de un placebo. Las muestras de sangre fueron recogidas antes y después del ejercicio para la epinefrina del plasma, la noradrenalina, la dopamina, el adrenocorticotropin, el cortisol, la hormona de crecimiento, la prolactina y los niveles de la glucosa. La presión arterial y el ritmo cardíaco también fueron registrados. La tensión física aumentó epinefrina del plasma, la noradrenalina, el adrenocorticotropin, el cortisol, la hormona y la prolactina de crecimiento, pero no la dopamina o la glucosa. Los resultados mostraron que la administración de la fosfatidilserina antes del esfuerzo disminuyó la respuesta física de la tensión, según lo indicado por una disminución significativa del cortisol y del adrenocorticotropin, que secreta el cortisol.[14]

En la Universidad de Gales, los expertos de la psicología decidían extender tales hallazgos en respuesta y humor del cortisol midiendo sensaciones uno mismo-divulgadas de la tensión y el cambio en ritmo cardíaco con respecto a la suplementación de la fosfatidilserina. Pidieron un grupo de adultos jovenes, sanos que tenían más arriba las cuentas que medias del neuroticismo fueron requeridas para tomar a 300 miligramos de la fosfatidilserina cada día por un mes, después los realizar una tarea aritmética mental agotadora. A pesar de la tarea de la frustración, divulgaron la sensación subrayados menos y tener un mejor humor.[15]

Vacas contra el discusión de la soja

Una aplicación discusión entre investigadores es si la fosfatidilserina de la lecitina de la soja puede hacer juego las capacidades de la fosfatidilserina derivada corteza bovina, desde muchos del anterior, diciendo estudios ha implicado el uso de estes último. La fosfatidilserina bovina de la fuente, sin embargo, no está disponible en Norteamérica, dado una preocupación por el riesgo de agentes infecciosos que entran en el producto cuando está extraída de los cerebros de las vacas. Pero las pruebas ahora han estado emergiendo por varios años, indicando que la fosfatidilserina derivada de fuentes de la planta, tales como lecitina de la soja, puede ser igualmente de manera efectiva y más segura que lo derivada de las fuentes animales del cerebro.

En 1990, un estudio de dos meses del tratamiento usando la fosfatidilserina planta-derivada de la soja mostró efectos positivos sobre el funcionamiento diario, el estado emocional y uno mismo-divulgó la condición general de los pacientes de la enfermedad de Alzheimer.[16]

imagen

Un equipo de científicos de Tokio comparó la composición y las propiedades farmacológicas de la fosfatidilserina preparadas de la lecitina de la soja con las de la fosfatidilserina bovina de la fuente de la corteza para mejorar desordenes cognoscitivos de los pacientes de la demencia senil. Encontraron una diferencia en su composición de ácido graso. La fosfatidilserina derivada planta era rica en ácidos linoleicos y palmíticos, mientras que la fosfatidilserina animal de la fuente fue comprendida principalmente de ácidos esteáricos y oléicos. A pesar de su diverso maquillaje, ambas formas de fosfatidilserina, administradas oral en una dosis de 300 miligramos por día, podían aumentar perceptiblemente concentraciones de la glucosa del cerebro en ratones, y restauran la función de memoria impedida experimental por amnesia farmacológico-inducida en ratas.[17]

En otro estudio, los investigadores israelíes encontraron eso el tratar de 15 voluntarios mayores sanos con la debilitación relativa a la edad de la memoria con 300 miligramos por la fosfatidilserina derivada planta-fuente del día para la memoria mejorada 12 semanas. Los autores concluyen que, si es confirmada por ensayos grandes, controlados, “esto puede ser un acercamiento viable al tratamiento de la disminución cognoscitiva relativa a la edad, sin exponer a los pacientes a los peligros posibles implicados en el tratamiento con el derivado bovino del picosegundo.”[18]

Un japonés más reciente estudia mirado cómo la fosfatidilserina de la lecitina de la soja pudo mejorar la debilitación de la memoria en ratas envejecidas. Estos investigadores encontraron que la fosfatidilserina mejoró perceptiblemente funcionamiento en una prueba del escape del laberinto del agua comparada a las ratas envejecidas control, como la fosfatidilserina derivada corteza bovina del cerebro. Además, también aumentó el lanzamiento y la actividad sináptica (que de la acetilcolina ayuda a construir enlaces de comunicaciones entre las neuronas de trabajo).[19]

Hallazgos seguros y sanos

El hecho de que no haya habido problemas divulgados de la toxicidad o efectos nocivos con la suplementación de la fosfatidilserina habla a su alto perfil de seguridad. Una encuesta sobre continuación de los pacientes de Alzheimer en un estudio de dos meses del tratamiento encontró que la fosfatidilserina es muy tolerable para los pacientes, puesto que casi la mitad de los participantes del grupo del tratamiento decidía a continuar el tratamiento a sus expensas, en contraste con ningunos en el grupo del placebo.[16] Asimismo, en un estudio grande, multicentro de casi 500 pacientes geriátricos durante un semestre, la administración de la fosfatidilserina así como otras drogas que tomaban no pudo mostrar ningunas interacciones farmacológicas, pues no hay muestras y síntomas clínicos evidentes.[5] Las únicas contraindicaciones con otras drogas hasta la fecha son deluentes de la sangre, tales como Coumadin y la heparina-fosfatidilserina puede aumentar sus efectos.[20] Esto los medios si usted está tomando Coumadin y la fosfatidilserina, su doctor puede poder bajar la dosis de Coumadin si sus análisis de sangre de la coagulación (protrombina e INR) indican que la fosfatidilserina está ayudando al trabajo de Coumadin mejor.

Una población más joven puede aprovecharse de la capacidad de la fosfatidilserina de luchar la tensión, de mejorar humor y de afilar a facultades mentales, mientras que descansa confiada que este alimento vital del cerebro también juega una mano en la prevención del daño hecho pasando años.
imagen

Dado la aparición de la soja más segura lecitina-derivó la fosfatidilserina y las pruebas que construyen para apoyar su papel en salud del cerebro, podemos considerar este fosfolípido un soldado obediente en la batalla contra la disminución cognoscitiva relativa a la edad. Por otra parte, una población más joven puede aprovecharse de la capacidad de la fosfatidilserina de luchar la tensión, de mejorar humor y de afilar a facultades mentales, mientras que descansa confiada que este alimento vital del cerebro también juega una mano en la prevención del daño hecho pasando años.


Referencias

1. Kidd P.M. Un comentario de alimentos y de botanicals en la gestión integrante de la disfunción cognoscitiva. Altern Med Rev el 1999 de junio; 4(3): 144-61.

2. Palmieri, G., y otros, ensayo controlado de doble anonimato de la fosfatidilserina en pacientes con el deterioro mental senil. Clin. Ensayos J. 1987; 24:73-83.

3. Delwaide PJ, y otros estudio controlado seleccionado al azar de doble anonimato de la fosfatidilserina en pacientes dementes seniles. Acta Neurol Scand el 1986 de febrero; 73(2): 136-40.

4. TH del ladrón, y otros efectos de la fosfatidilserina en la debilitación edad-asociada de la memoria. Neurología 1991 mayo; 41(5): 644-649.

5. Cenacchi T, y otros disminución cognoscitiva en los ancianos: un estudio multicentro de doble anonimato, placebo-controlado en la eficacia de la administración de la fosfatidilserina. Envejecimiento (Milano) del 1993 de abril; 5(2): 123-33.

6. Funfgeld guerra electrónica, y otros estudio de doble anonimato con la fosfatidilserina (picosegundo) en pacientes parkinsonianos con la demencia senil del tipo de Alzheimer (SDAT). Biol Res 1989 de Prog Clin; 317:1235-46.

7. (ningunos autores enumerados) fosfatidilserina en el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer clínico diagnosticada. El grupo de SMID. Transmisor de los nervios Suppl 1987 de J; 24:287-92.

8. Amenta F, y otros tratamiento de la disfunción cognoscitiva se asoció a la enfermedad de Alzheimer con los precursores colinérgicos. ¿Tratamientos ineficaces o acercamientos inadecuados? Revelador de envejecimiento Mech el 2001 de nov; 122(16): 2025-40.

9. Heiss WD, y otros ANIMAL DOMÉSTICO de la activación como instrumento para determinar eficacia terapéutica en enfermedad de Alzheimer. Ana N Y Acad Sci 1993 24 de septiembre; 695:327-31.

10. Ladrón T, y otros efectos de la fosfatidilserina en enfermedad de Alzheimer. Psychopharmacol Bull 1992; 28(1): 61-66.

11. Engel RR, estudio de doble anonimato de la cruce de la fosfatidilserina contra placebo en pacientes con la demencia temprana del tipo de Alzheimer. EUR Neuropsychopharmacol el 1992 de junio; 2(2): 149-55.

12. Maggioni M, y otros efectos de la terapia de la fosfatidilserina en pacientes geriátricos con desordenes depresivos. Acta Psychiatr Scand 1990; 81:265-270.

13. Monteleone P, y otros embotando por la administración crónica de la fosfatidilserina de la activación tensión-inducida del eje hypothalamo-pituitario-suprarrenal en hombres sanos. EUR J Clin Pharmacol 1992; 42(4): 385-388.

14. Monteleone P, y otros efectos de la fosfatidilserina sobre la respuesta neuroendocrina a la tensión física en seres humanos. Neuroendocrinología 1990 sept; 52(3): 243-8.

15. Benton D, y otros. La influencia de la suplementación de la fosfatidilserina en humor y ritmo cardíaco cuando está hecho frente con un factor de ansiedad agudo. Nutr Neurosci 2001; 4(3): 169-78.

16. Gindin, J., y otros 1990, efecto del tratamiento de la fosfatidilserina de la lecitina de la soja (picosegundo) sobre el funcionamiento del diario y de la condición general Uno mismo-divulgada en pacientes con la enfermedad de Alzheimer, el instituto geriátrico del centro médico de Kaplan de la educación y de la investigación, Rehovot, y Facultad de Medicina de Hadassah, universidad hebrea de Jerusalén, Israel.

17. Sakai M, y otros los efectos farmacológicos de la fosfatidilserina sintetizados enzimático de la lecitina de la soja sobre cerebro funciona en roedores. J Nutr Sci Vitaminol (Tokio) el 1996 de febrero; 42(1): 47-54.

18. Schreiber S, y otros. Un ensayo abierto de la planta-fuente derivó la fosfatidilserina para el tratamiento de la disminución cognoscitiva relativa a la edad. Psiquiatría Relat Sci 2000 de Isr J; 37(4): 302-7.

19. Suzuki S, y otros la administración oral de la fosfatidilserina transphosphatidylated lecitina de la soja mejora la debilitación de la memoria en ratas envejecidas. J Nutr el 2001 de nov; 131(11): 2951-6.

20. Van den Besselaar. Phosphatidylethanolamine y la fosfatidilserina promueven sinérgico el efecto del anticoagulante de la heparina. Fibrinólisis 1995 de Coagul de la sangre; 6:239-244.


imagen


De nuevo al foro de la revista

  • Página
  • 1
  • 2