Venta estupenda del análisis de sangre de Life Extension

Revista de Life Extension

LE Magazine mayo de 2002

imagen

Epidemia macular de la degeneración
Cómo la gente de envejecimiento puede preservar su vista

Página 1 de 2

imagen

¡El proceso del envejecimiento inflige efectos devastadores a los ojos, con todo los cambios de la forma de vida pueden reducir el desorden ocular más común cerca tanto como el 82%! Mientras que la mayoría de gente envejecida sufre de la discapacidad visual, los científicos están descubriendo los métodos baratos de restaurar densidad macular del pigmento y de preservar vista. Un consenso de hallazgos científicos publicados revela que el riesgo de cegar la enfermedad ocular puede ser reducido drástico. El macula es la pieza central de la retina que es responsable de agudeza y de detalle visuales. La degeneración macular relativa a la edad (AMD) es la causa principal de la ceguera irreversible en los E.E.U.U. El estudio del ojo de la presa del castor estima que el 25% de la población sobre la edad 65 tiene pruebas clínicas de la enfermedad, un riesgo que aumente con edad de avance.[1]

por Angela Pirisi

Mientras que los estudios incontables demuestran una asociación entre el consumo de carotenoides con el riesgo bajado de cáncer y la enfermedad cardiovascular, estos alimentos también se han encontrado para ayudar a preservar salud del ojo. Dos particularmente, luteína y zeaxantina, han sido el foco de mucha investigación últimamente.

La luteína es un pigmento encontrado en verduras oscuras, verdes, frondosas, incluyendo espinaca, col rizada, bróculi, verdes de la col com n, zeaxantina del etc. se encuentra en frutas y verduras con tonalidades amarillas, tales como maíz, melocotones, caquis, mangos, etc. Se amontonan a menudo juntos cuando está discutido o estudiado porque son estructural muy similares, encontrado en muchas de las mismas comidas, y ambas esté presente en la retina. La luteína y la zeaxantina se han encontrado para afectar positivamente a densidad macular del pigmento y para ayudar a prevenir la degeneración macular relativa a la edad (AMD).

A riesgo

Los científicos ahora teorizan que la tensión oxidativa acumulativa puede ser en gran parte culpar por la degeneración macular relativa a la edad, puesto que es el culpable primario responsable de lesión retiniana fotoquímica. Tales hallazgos son apoyados por el hecho de que la retina es particularmente susceptible a la oxidación debido a su alto consumo de oxígeno, su parte elevada de ácidos grasos poliinsaturados, y su exposición a la luz visible.[2]

La edad es otro factor de riesgo sabido para AMD, puesto que la densidad macular disminuye en un cierto plazo. El pigmento macular ha sido mostrado en muchos estudios al daño oxidativo retiniano del límite absorbiendo la luz azul entrante y/o apagando los intermedios reactivos del oxígeno (Rois).[3] Punto de los hallazgos de la investigación al punto bajo o a las concentraciones disminuidas de pigmento macular como préstamos a un riesgo creciente de AMD, porque permiten un daño ligero más azul.[4]

Los estudios epidemiológicos han identificado factores de riesgo, tales como fumar,[5-7] exceso de consumo del alcohol y exposición ULTRAVIOLETA del curso de la vida,[9,10] que se han mostrado para apresurar el progreso de la enfermedad que cegaba. Además, un factor de riesgo emergente está bajo ingestión dietética de frutas y verduras, un problema extenso puesto que el Ministerio de Agricultura de los E.E.U.U. estima que solamente un pequeño porcentaje de americanos come bastante verdura verde, frondosa cada día. Los estudios hasta la fecha sugieren que los carotenoides y las vitaminas antioxidantes encontrados en muchas frutas y verduras puedan ayudar a retrasar daño oxidativo retiniano que ése lleva a la degeneración macular relativa a la edad.[11]

Genes y género

imagen
Investigue los hallazgos señalan al punto bajo o a las concentraciones disminuidas de pigmento macular pues prestando a un riesgo creciente de AMD, porque permiten un daño ligero más azul.

Además de los factores enumerados arriba, la variabilidad individual en densidad macular del pigmento ha hecho los científicos maravilla si algunas personas son más en riesgo de AMD.[12,13] ¿La pregunta es, cuál determina esa variabilidad? Por ejemplo, los estudios han sugerido que el ser femenino y tener iris de color claro aumentan el riesgo de AMD. Es duro decir con todo exactamente cómo estos factores y otros se relacionan con las concentraciones retinianas de carotenoides, de densidad macular y de riesgo de AMD. Por ejemplo, los investigadores en el instituto de investigación del ojo de Schepens en Boston encontraron que las diferencias del sexo pueden figurar en como de bien protegido la retina es de degeneración macular.[14] Los resultados del estudio mostraron que los varones tenían densidad macular más alta del pigmento del 38% que hembras a pesar de concentraciones similares del carotenoide del plasma y la ingestión dietética similar (a excepción de la grasa). Mientras que la ingestión dietética de carotenoides, la grasa y el hierro, así como las concentraciones del plasma de luteína y de zeaxantina fueron relacionados con la densidad macular creciente del pigmento en varones, sólo la luteína y la zeaxantina del plasma fueron relacionadas con la densidad macular creciente del pigmento para las hembras, y la grasa dietética fue relacionada con la densidad macular disminuida del pigmento.

Los investigadores en Indiana University encontraron que las concentraciones maculares del pigmento están relacionadas con los niveles del suero y la ingestión dietética de la luteína y de la zeaxantina, así como color de la toma de la fibra y del iris.[15] Evaluaron en 280 edades sanas 18 a 50 de los voluntarios (138 hombres, 142 mujeres) que los factores dietéticos y las características personales pudieron explicar la variación individual en la densidad de los pigmentos, de la luteína y de la zeaxantina maculares. Usando la prueba del suero para la situación del carotenoide y de la vitamina E, un cuestionario de la comida para determinar la toma nutritiva, y las medidas de la densidad macular del pigmento, los autores encontraron que la densidad macular del pigmento era el 44% más bajo en la parte inferior contra el quintile superior de la luteína y el 33% más bajo en la parte inferior contra el quintile superior de las concentraciones y de la toma de la zeaxantina del suero.

Pero el sexo y las genéticas no sellan su destino, como un grupo de investigadores encontró. Un estudio se estableció para examinar si la densidad macular del pigmento es genético resuelta, o si la ingestión dietética de carotenoides, tales como luteína y zeaxantina, está contribuyendo factores.[13] Los investigadores midieron densidad macular del pigmento, concentraciones del carotenoide del suero, y modelos dietéticos generales en 10 pares de gemelos idénticos. Había estadístico diferencias significativas en densidad óptica del pigmento macular en cinco de los 10 pares gemelos, que fueron relacionados con las diferencias en el consumo dietético de grasa, hierro, ácido linoleico y oléico, fibra y las calorías totales. Sin embargo, no había relación significativa entre la densidad macular del pigmento y los carotenoides en la sangre y la dieta. Los investigadores concluyeron que las variaciones en densidad macular del pigmento no son totalmente genético resueltas, y que puede ser manipulada por otros medios tales como dieta. Más concretamente, los hallazgos sugieren que la grasa dietética, el hierro y la fibra puedan influenciar niveles maculares del pigmento, posiblemente debido a su influencia en metabolismo del carotenoide.

Edad y nutrición

¿Pero cuál es el papel definitivo de la edad y de la deficiencia alimenticia en hacer AMD ocurrir o empeorar? Según Paul S. Bernstein, M.D., Ph.D., profesor adjunto de la oftalmología en la universidad de Moran Eye Center de Utah, “en nuestros estudios usando la espectroscopia de Raman para medir el pigmento macular nivela, nosotros encuentra una disminución definida con edad. También los pacientes de AMD tienen niveles inferiores del 32% que temas de edad comparable del control. Los pacientes de AMD que han comenzado a tomar suplementos de la luteína de la alto-dosis (el magnesio 4 o más por día) aparecen volver a los niveles “normales” después de algunos meses. Estos hallazgos son constantes con la hipótesis que una deficiencia a largo plazo de carotenoides maculares se puede asociar a un riesgo más alto de AMD.”

Varios estudios ahora muestran que eso luteína y zeaxantina la consumo de fuentes ricas de la comida o con la suplementación puede aumentar densidad macular del pigmento y un riesgo más bajo de AMD, o por lo menos reducir su progresión en ésos afligidos ya por la enfermedad.[4,16] Los investigadores en los Países Bajos encontraron que la suplementación con luteína aumentó perceptiblemente la densidad del pigmento macular después de apenas un mes.[17] Pidieron que ocho temas tomaran a 10 la luteína del magnesio por el día por 12 semanas para evaluar su efecto sobre su densidad macular. Encontraron que en cuatro semanas, el nivel de sangre malo de luteína había aumentado a partir de la 0,18 a 0,90 micromoles, y que mantuvo ese nivel de concentración hasta la detención de la suplementación por cuatro semanas. La densidad macular del pigmento también mostró un aumento cuatrisemanal linear malo de 5,3% y 4,1%, usando dos diversas técnicas de medida, respectivamente.

Un estudio encontró que ésos con una ingestión dietética más alta de carotenoides tenían un más poco arriesgado para AMD. Esas comidas luteína-ricas consumidoras cinco días por semana eran ocho veces menos probables desarrollar la degeneración macular como ésas que los consumían una vez por el mes, afirmado otro estudio por los investigadores de Harvard.[18] El estudio comprendió una muestra de 356 temas del caso del estudio multicentro del Caso-control de la enfermedad ocular diagnosticados con la etapa avanzada de AMD en el plazo de un año antes de su inscripción, envejecidos 55 a 80 años, y 520 temas del control. Buscando un vínculo entre la ingestión dietética de carotenoides y las vitaminas A, C y E, y el riesgo de degeneración macular relativa a la edad neovascular (AMD), resultados mostraron que ésas en el quintile más alto de la toma del carotenoide tenían un 43% más poco arriesgado para AMD compararon con ésas en el quintile más bajo. Por otra parte, la luteína y la zeaxantina eran lo más fuertemente posible asociadas con un riesgo reducido, particularmente fuentes tales como verdes de la espinaca y de la col com n. Mientras tanto, no había vínculo significativo entre la vitamina A (retinol), la vitamina E, o consumo de la vitamina C del total y riesgo reducido para AMD.

Los investigadores en la universidad de New Hampshire encontraron también una correlación significativa entre la ingestión dietética y los niveles del suero de luteína y de zeaxantina, y se relacionaron perceptiblemente con la variación en densidad macular del pigmento.[19] Reclutaron a 280 voluntarios en el área de Indianapolis para terminar salud y para adietar los cuestionarios, para donar una muestra de sangre, y para someter a una evaluación macular de la densidad del pigmento para determinar la situación retiniana del carotenoide. Mientras tanto, en la universidad de la Florida, los resultados de un estudio que miraba las retinas a partir de 56 donantes y de 56 controles para las cantidades de luteína y de zeaxantina indicaron que ésos en la cuartila más alta de los niveles de la luteína y de la zeaxantina tenían un 82% más poco arriesgado para AMD compararon con ésos en la cuartila más baja.[20]


Continuado en la página 2 de 2



De nuevo al foro de la revista

 

  • Página
  • 1
  • 2