Venta del cuidado de piel de Life Extension

Revista de Life Extension

LE Magazine julio de 2002

imagen

Cimetidina

La cimetidina aumenta la supervivencia de enfermos de cáncer colorrectales con niveles del sialyl Lewis-x y de la expresión del epitopo de Lewis-UNo del sialyl en las células del tumor.

La cimetidina se ha mostrado para tener efectos beneficiosos en enfermos de cáncer colorrectales. En este estudio, examinaron a un total de 64 enfermos de cáncer colorrectales que recibieron la operación curativa para los efectos del tratamiento de la cimetidina sobre supervivencia y la repetición. El grupo de la cimetidina fue dado día del magnesio 800 (- 1) de cimetidina oral así como día del magnesio 200 (- 1) del fluorouracil 5, mientras que el grupo de control recibió el fluorouracil 5 solamente. El tratamiento fue iniciado 2 semanas después de la operación y terminado después de 1 año. Los efectos beneficiosos robustos de la cimetidina fueron observados: la tasa de supervivencia de diez años del grupo de la cimetidina era 84,6% mientras que el del grupo de control era 49,8% (P < 0,0001). Según nuestras observaciones anteriores que la cimetidina bloqueó la expresión de E-selectin en el endotelio vascular e inhibió la adherencia de células cancerosas al endotelio, hemos estratificado más lejos a los pacientes según los niveles de la expresión de antígenos de Lewis del sialyl X (sL (x)) y A (sL (a)). Encontramos que el tratamiento de la cimetidina era particularmente eficaz en los pacientes cuyo tumor tenía sL más alto (x) y sL (a) el antígeno nivela. Por ejemplo, la tasa de supervivencia acumulativa de diez años del grupo de la cimetidina con un CSLEX más alto que mancha, reconociendo el sL (x) de tumores, eran 95,5%, mientras que el del grupo de control era 35,1% (P=0.0001). En cambio, en el grupo de pacientes sin o de los niveles bajos CSLEX que manchaban, la cimetidina no mostró efecto beneficioso significativo (la tasa de supervivencia de diez años del grupo de la cimetidina era 70,0% y el del grupo de control era 85,7% (P=n.s.)). Estos resultados indican claramente que el tratamiento de la cimetidina mejoró dramáticamente supervivencia en enfermos de cáncer colorrectales con las células del tumor que expresaban niveles del sL (x) y sL (a).

Br J cáncer 2002 21 de enero; 86(2): 161-7

Mejora clínica en enfermedad avanzada del cáncer después del tratamiento que combina la histamina y H2-antihistaminics (ranitidine o cimetidina).

En pacientes seleccionados al azar de un estudio 31 con el cáncer avanzado la enfermedad en la cual la terapia anticáncer clásica había sido abandonada recibió una combinación diaria de histamina subcutánea y de H2-antihistaminics oral. En 27 pacientes, el tratamiento indujo una mejora clínica marcada como se muestra por una subida grande de la situación del funcionamiento (escala de Karnofsky). Diez pacientes eran 3-14 meses todavía vivos después de la iniciación del tratamiento. La supervivencia media en los 31 pacientes tratados (172 +/- 113 días) era perceptiblemente más larga que en 34 pacientes no tratados con el cáncer avanzado similar (26 +/- 16 días, P menos de 0,00001). En seis trató a pacientes, el tamaño de las metástasis del hígado y del pulmón disminuidas. La histamina fue tolerada perfectamente hasta 4 mg/día.

Cáncer Clin Oncol el 1988 del EUR J de febrero; 24(2): 161-7

Efecto de la cimetidina sobre supervivencia después del cáncer gástrico.

El efecto de la cimetidina sobre supervivencia fue investigado en 181 pacientes con el cáncer gástrico. Inmediatamente después de la operación o de la decisión a no actuar, seleccionaron al azar a los pacientes en la moda de doble anonimato al magnesio del placebo o de la cimetidina 400 dos veces al día por dos años o hasta muerte, con el comentario cada tres meses. La supervivencia mediana en el grupo de la cimetidina era 450 días (gama 1-1826) y en el grupo del placebo 316 días (1-1653). Las tasas de supervivencia relativas (cimetidina/placebo) eran 45%/28% en 1 año, 22%/13% en 2 años, 13%/7% en 3 años, 9%/3% en 4 años, y 2%/0% en 5 años. La supervivencia en el grupo de la cimetidina era perceptiblemente más larga que en el grupo del placebo.

Lanceta 1988 29 de octubre; 2(8618): 990-2

Prevención de alteraciones en subpoblaciones postoperatorias del linfocito por la cimetidina y el ibuprofen.

Los procedimientos quirúrgicos dan lugar probablemente a un estado temporal de la immunosupresión. La identificación de las subclases funcionales del linfocito usando los anticuerpos monoclonales apropiados aparece servir como medida sensible, exacta, y reproductiva de situación inmune en pacientes en muchos estados de la enfermedad. Usando los anticuerpos monoclonales específicos para los marcadores de la superficie del linfocito y el análisis inmunofluorescente, cuantificamos subpoblaciones del linfocito en los pacientes que experimentaban procedimientos quirúrgicos. La colecistectomía, la cirugía de los dos puntos, y los procedimientos de puente coronario dieron lugar todo a disminuciones postoperatorias de poblaciones del ayudante y del inductor y a aumentos en poblaciones citotóxicas del supresor, con depresiones resultantes en el ayudante al ratio del linfocito del supresor. Los estudios en un grupo adicional de pacientes que experimentaron la colecistectomía demostraron que estos cambios se podrían prevenir por la administración perioperative del ibuprofen y de la cimetidina. Estos resultados sugieren que las prostaglandinas y las histaminas estén implicadas en eventos inmunoreguladores después de la operación importante. La capacidad de la terapia farmacológica específica de prevenir alteraciones en poblaciones del linfocito sugiere que la inmunidad postoperatoria se pueda preservar, esperanzadamente llevando a mayor resistencia del anfitrión contra la infección y la difusión del tumor.

J Surg el 1986 de febrero; 151(2): 249-55

La cimetidina preserva la función inmune no específica después de la resección colónica para el cáncer.

Seleccionaron al azar a cincuenta pacientes consecutivos que experimentaban la resección del cáncer colorrectal a reciben la cimetidina en una dosis 400 del magnesio BD para un mínimo de 5 días preoperativos, después intravenoso por 2 días postoperatorios, o actuar como controles. La función inmune de la línea de fondo fue determinada en todos los pacientes por la prueba in vitro de la proliferación del linfocito (LP) en respuesta a mitógeno, la prueba de la piel para la inmunidad transmitida por células (CMI) y la medida de los subconjuntos del linfocito. La función inmune fue reexaminada en ambos grupos en el segundo día postoperatorio. En pacientes del control el valor postoperatorio malo de LP era el 41% de niveles preoperativos (P < 0,0001) y el CMI malo reducido hasta el 29% (P < 0,0001). Los pacientes tratados con cimetidina no tenían ninguna caída significativa en estos parámetros. Los números de T y las células naturales del asesino (NK) bajaron después de cirugía en ambos grupos, y los números del linfocito B fueron mantenidos en el grupo de la cimetidina. Se concluye que la cimetidina reduce la immunosupresión que sigue la resección colónica.

Aust N Z J Surg DEC 1994; 64(12): 847-52

El crecimiento del cáncer de colon agente-inducido en ratas es inhibido por la cimetidina.

Indujeron al cáncer de colon en 40 ratas de Sprague Dawley usando un curso de diez semanas del dimethylhydrazine 1,2 (DMH). Veinte animales recibieron la cimetidina en su agua potable, comenzando 5 semanas después de concluir el curso de DMH. Después de cinco semanas el tratamiento de los animales fue sacrificado y los dos puntos y el recto suprimido. Los tumores fueron evaluados histológico para la profundidad de la invasión, respuesta inflamatoria de la célula y manchados para el antígeno nuclear de la célula de la proliferación (PCNA), como medida del índice proliferativo del tumor. La coloración de PCNA fue medida usando un sistema de análisis de imagen automatizado. Había 25 tumores en el grupo tratado cimetidina y 20 en controles. En el grupo de control, los 10% de los tumores eran benignos, pólipos malos del 35%, los 40% que invadían a través de la submucosa y el 15% que invadía a través de la pared del intestino, en comparación con el 40%, el 44%, el 8% y el 8%, respectivamente en el grupo de la cimetidina (prueba de Chi: P = 0,002). El índice proliferativo malo para los tumores del control era 27,9% y para los tumores de la cimetidina prueba de 23,1% t: P = 0,002). Se concluye que la cimetidina inhibe la proliferación celular del cáncer de colon y reduce la invasión temprana del tumor en este modelo animal.

EUR J Surg Oncol el 1993 de agosto; 19(4): 332-5


Continuado en la página 4 de 4


imagen


De nuevo al foro de la revista