Venta del cuidado de piel de Life Extension

Revista de Life Extension

LE Magazine enero de 2002

imagen

Miembro de fundación matado en ataque del World Trade Center

Aquí en Life Extension, miramos a miembros como parte de nuestra familia. Por eso está tan triste para que divulguemos que el miembro de fundación de largo plazo Lindsay Herkness era una víctima del attentado terrorista del 11 de septiembre en el World Trade Center. Lindsay era un partidario leal que refirió a muchos de sus amigos a nosotros. Qué recordamos la mayoría eran las visitas personales de Lindsay donde él insistió en la sacudida todo el mundo mano para agradecernos por nuestras batallas simultáneas contra el envejecimiento y la tiranía del FDA. En Life Extension nos afligimos particularmente la manera de la muerte de Lindsay, como nos impidió de usar nuestros conocimientos técnicos técnicos para ahorrarlo. En este artículo, pagamos tributo a Lindsay Herkness como persona que capturó los corazones y las mentes de todos que lo rodearon en su vida. Todos faltará a Lindsay dolorido que aprecian el valor especial de la vida humana.

por la ramita Mowatt

imagen

Como muchos que eran en el trabajo en el World Trade Center la mañana del 11 de septiembre, Lindsay no podría comenzar a comprender el peligro que él hizo frente después de que el primer avión secuestrado golpeara la torre septentrional. Él eligió tan para permanecer en su escritorio en el 73.o piso de la torre II donde él estaba un vicepresidente en Morgan Stanley, una empresa de corretaje al por menor que ocupó 21 pisos en el centro comercial. En llamadas de teléfono a los amigos después de que el vuelo 11 de American Airlines pegara la primera torre, Lindsay divulgó que los avisos del servicio público impulsaban a gente permanecer en sus oficinas. Él dijo que la sacudida lo había golpeado de su silla y esa ruina había estado cayendo del techo, pero ésa él estaba muy bien. En última instancia, él no era.

Cada vacaciones por los 20 años pasados, legiones de Lindsay Herkness las ' amigo-de su golf, el tenis y los compinches el calabaza-jugar, a sus clientes devotos del negocio, sus pieles de ante compañeras de la ópera y del teatro, y las para las cuales compartió su entusiasmo salud-han aguardado con impaciencia la llegada de su tarjeta de Navidad anual. Las tarjetas de Lindsay eran modificadas para requisitos particulares y notorias. Él puede ser que seleccione una foto a partir del uno de sus viaje-sus 1986 que la tarjeta lo ofreció en un globo del aire caliente sobre las montañas suizas con el subtítulo, “cayendo adentro en clientes suizos…. con un aire más caliente!” Más recientemente, un tiro de él que era escoltado lejos de Buckingham Palace por dos bobbies llevó las palabras, “recomendé solamente a su majestad que ella financia una cuenta de IRA.”

Había las tarjetas que jugaron encima la suya que se divertía hazaña-ambos reales e imaginada. En uno, él está fresco de las cuestas, aún en su babero esquí-que compite con, en otro que él aparece ser amortiguador auxiliar que salta de algún edificio acicular en Nueva Zelanda. El tema común a través de los años era su ingenio autocrítico. Que el ingenio estaba mucho en la exhibición en 1993, el año su perro de afloramiento Beauregard contrapesó realmente en la cama al lado de una cinta azul enorme. Vieron a Lindsay en el fondo, resolviéndose en su pista nórdica y echando un vistazo de admiración hacia su animal doméstico premiado. El subtítulo que año: “El mejor de la demostración y quiera ser.”

Ahora, los millares de americanos conocen algo sobre Lindsay a través de estas tarjetas también. Eso es porque sus amigos fregaron sus armarios y gabinetes de fichero, excavando a sus favoritos absolutos y haciendo las fotocopias para fijar en las paredes, los faroles y los vehículos y en los monumentos de expediente que aparecieron por todo New York City como consecuencia de los ataques del 11 de septiembre en el World Trade Center. Su imagen, con el sombrero de un cocinero, mueca amplia y blandir un huevo bate también se ha considerado en línea en algunos de los Web site dedicados a las víctimas del ataque.

Éstas son las fotos pasadas de Lindsay. Y, ahora, tan triste como está para los que lo amaron para saber que no hay tarjeta el venir este año-esas imágenes vibrantes del pasado contenga un cierto consuelo. “Él tenía una gran vida,” dijo al amigo de largo tiempo Douglas Braff. “Usted quisiera que él tuviera otro día, por supuesto, solamente él tenía 58 grandes años y él no se fue mucho deshecho.”

El amigo y los dobles mezclados frecuentes partner, Sophie Bell Ayres expresaron un sentimiento similar: “Él lo amó vida-tenía un entusiasmo contagioso para todo que él lo hizo.” El comenzar con deportes.

Como un favorable

El día típico de Lindsay comenzó en el 4:30 o el 5:00 mañana con un viaje a su club de salud en el equinoccio en la 63.a calle. Allí él pasaría 40 minutos en la rutina elíptica-uno que él repetiría a menudo después trabajo-pero antes de su juego diario de la calabaza en el club de la unión de Manhattan. Lindsay era un jugador a nivel superior de la calabaza, que compitió en ambos escoge y dobla torneos y tenía un talento especial para escoger a los socios de los dobles del pez gordo que ayudaron a propulsarlo a la victoria. (El club de la unión anunció en octubre que nombraba su torneo anual de los dobles mezclados en honor de Lindsay.)

Él carga a menudo entrenado en su apartamento y traído en un instructor personal casi cada día para ayudarle con estirar del shiatsu. Él también amó esquiar, a menudo tomando los helicópteros en las montañas austríacas para alcanzar las cuestas realmente rugosas. (Él se fue el viernes y volvió generalmente el domingo.) Entonces había tenis y, en vida vino más adelante una pasión newfound para el golf.

De hecho, los amigos divulgan que sólo unos días antes de su muerte, Lindsay rechazó renunciar su lección de golf en la roca aflautada de Long Island Club-uniforme en medio de un aguacero. Colocándose debajo de un paraguas, él podía sin embargo enfocarse, siguiendo el favorable consejo para caminar detrás otras dos pulgadas de la bola antes de tomar un oscilación. Él luchó con su nueva postura al principio, pero guardó en ella hasta que él clavara tiros del campo de prácticas. La gente recuerdan el suyo entusiasmo-y enormes sonrisa-sobre su nueva maestría.

Su estimado amigo de 22 años, Isabel Carden lo acompañó a menudo en el suyo que se divertía excursión-pero tenía generalmente problema que continuaba con él. Pasaron un día el fin de semana pasado del Día del Trabajo juntos, primera vez de fabricación en los vínculos para una lección de golf de dos horas, después asir un almuerzo rápido antes de dirigir hacia fuera para jugar a un sistema o a dos de tenis. (Lindsay jugó. Isabel miró.) Cuando Isabel abogó por por una cierta hora libre en la cual tomar una ducha, Lindsay era tan horrorizado en la perspectiva de 30 minutos del tiempo muerto que él subió en la rueda de ardilla para un entrenamiento adicional antes de dirigir hacia fuera hacia la tarde. “Él tuvo que abarrotar 24 horas al día con cada tipo de actividad imaginable,” ella dice. “Él describiría algunos de sus días y conseguiría apenas escuchar agotado él.”

Lindsay manejó abarrotar mucho en sus días, porque él no utilizó encima mucho tiempo de dormir. Doug recuerda que durmió Lindsay raramente más de cinco horas a la noche y las manejó mantener su nivel de energía durante el día perfeccionando el catnap minucioso 20.

“Usted necesitó un par de pcteres de ruedas continuar con él,” Doug dice. “Si hacer una cosa era bueno, después hacer dos cosas era mejor, y hacer tres cosas era incluso mejor.”

En los artes y la salud

Aunque los deportes eran un elemento importante en su actividad diaria lista-era de ninguna manera la única entrada. Un residente de largo tiempo de la zona este superior de Manhattan, Lindsay amó explorar las ofrendas culturales y culinarias de la ciudad. Él era una piel de ante de la ópera, adoró el teatro y el cine y era famoso por asistir tanto como tres diversos partidos por una sola tarde. (El tributo de A a Lindsay en New York Times le refirió como uno de los pocos hombres regalones que trabajaron para una vida.) Aunque él era un soltero perenne, que encantó la escolta de nuevos ladyfriends alrededor de ciudad, su lista extensa de amigos femeninos devotos desafió el estereotipo de un playboy típico. Éste era un hombre que tenía gran respecto por mujeres. De hecho, después de dos años de datación seria con Isabel, su relación morphed inconsútil en la de amigos de por vida.

“Él era mi familia,” ella ahora dice. “Él era muy bueno a la gente y siempre allí para el suyo amigo-él era el amigo más leal que usted podría imaginarse nunca.”

Tan leal de hecho, ese Lindsay era la persona que apoyó Isabel a través de tres cirugías a corazón abierto. Él la visitaría tres veces al día en los cuidados intensivos para la duración de su estancia, trató de los doctores, y manejó todos sus arreglos del hogar durante su recuperación. Era fuera de preocupación por la salud de Isabel que Lindsay, miembro de largo plazo del Life Extension Foundation, en última instancia convencido le a unirse a también. Ella pronto comenzó a seguir en sus pasos tomando las vitaminas y suplemento-pero encontró un poco más duro replicar sus hábitos alimentarios.

“Cuando primero lo encontré, tuve que hacerle el mijo y los ñames para el desayuno o arroz y verdura-y él lo limpiaron literalmente con la aspiradora para arriba,” ella recuerdan. “Pensé que nadie podría comer como eso.” Ella recuerda que Lindsay puso el un montón ausente de semilla de lino, de harina de avena y de pescados y que él era afilado serio sobre la consumición sensato (más o menos la cena ocasional del filete en el club de Manhattan 21). Él también pidió la producción fresca, orgánica volada en cada otro día de una compañía en California.

De hecho, cuando Doug llamó recientemente para cancelar ese orden permanente con la compañía, el dueño era lleno de alabanza para su cliente fiel, mencionando eso en una visita a New York City hace algún tiempo, Lindsay había tomado lo y a su hijo en un viaje del piso de bolsa de acción. (Varias otras personas dijeron a Doug que ellas y sus familias habían recibido los viajes similares de Lindsay y conocidos cómo especialmente es bueno él había estado a los niños que vinieron adelante.)

Y hombre de negocios, también

Ése era el territorio que Lindsay conocía bien. Él era un corredor de bolsa extraordinario bueno, siendo nombrado al club del presidente, la calidad de miembro que es reservada para solamente los ejecutantes más altos. Lindsay consiguió su comienzo en el negocio siendo uno de los primeros agentes para ofrecer seminarios de la inversión sobre los barcos de cruceros. Sus años en S.S. France y con las expediciones de Lindblad le ganaron un siguiente leal de los inversores, algunos de los cuales incluyeron tres generaciones de la misma familia. Para el final, él era concejal de la inversión a más de 1.000 personas, muchos de los cuales han estado entrando en contacto con Isabel en un pánico sobre cómo manejar sus ahorros sin su sabio aconsejan. “Tengo la gente que me llama que es histérica, porque él le ayudó tanto durante años y años,” ella dijo. “Que era el tipo de individuo él era. Él quiso tomar el cuidado todo el mundo.”

Lindsay sentía esa responsabilidad particularmente agudo con su ahijado, Douglas Braff, Jr., el niño de cuatro años de Doug. El soltero confirmado que él era, Lindsay tenía poca experiencia en las maneras de niño-pero eso no lo guardó de intentar. “Él era muy abundante a Douglas. Él entraría Radio Shack y, porque él no tenía ningún sentido sobre niños, él compraría un cierto juego que fue significado probablemente para un niño 10 años más viejo,” dice a Doug. “Él hizo este esfuerzo enorme aunque-y ése era tan Lindsay.”

Fabricación del sitio para todos sus amigos

Otra manera que él tomó el cuidado de sus amigos estaba a través de su cóctel anual famoso. Aunque Lindsay vivió en a espacioso-por el apartamento del estándar-dos-dormitorio de New York City, él no podría comenzar a acomodar a sus hordas de amigos al mismo tiempo. Su solución era ingenioso-él alfabetizó la lista de la huésped, invitando a sus amigos con los apellidos A a M a la primera noche, y N a Z al segunda. Cuando incluso esto que agrupaba demasiado grande probada, él analizó más lejos las listas en los momentos diferentes, invitando a ésos con la interés-opinión similar casó suburbano par-para el punto anterior, y el ahorro de la última ranura para sus solos amigos urbanos. A la “gente fascinó siempre noche y hora qué le invitaron que fuera a Lindsay,” dice a Doug.

Tan muchas de esa gente sitiaron a Doug con peticiones de hablar en la ceremonia conmemorativa de Lindsay que su gran desafío para finales de octubre encontraba una manera de limitar los tributos a una hora. Philip Purcell, presidente y director general de Morgan Stanley, leyó una lección y cuatro otros (hermano Wayne de Isabel, de Lindsay, su buen amigo Frank Hamilton y presidente anterior Robert Gardiner de Dean Witter) entregaron los elogios a una muchedumbre llena a rebosar en la iglesia de St Bartholomew el 30 de octubre. “Usted oye siempre que el servicio debe ser la celebración de una vida, pero para Lindsay de toda la gente, esto [era] el caso,” dijo a Doug.

Isabel tenía además sus manos por completo en las semanas que seguían la muerte de su mejor amigo. No sólo ella adoptó el perro del afloramiento atesorado de Gastón-Lindsay y al hijo del perro de Beauregard, el tema de tan muchas tarjetas de Navidad sobre año-pero ella también ayudó a Doug a responder a decenas de llamadas, de notas y de email de teléfono de los amigos devastados de Lindsay. “He tenido 30 email de la gente que nunca incluso oí de-cada de ella diciendo cómo Lindsay especial había estado a ella,” ella dice. “Una mujer incluso llamó sollozar, decir que ella no conocía lo que ella iba a hacer sin Lindsay. La verdad es que todos tendremos que apenas conseguir encendido con él-ése lo que él habría querido de nosotros.”

imagen



De nuevo al foro de la revista