Venta estupenda del análisis de sangre de Life Extension

Revista de Life Extension

LE Magazine diciembre de 2002

imagen

Hormonas

Uso posmenopáusico del estrógeno y de la progestina y el riesgo de enfermedad cardiovascular.

FONDO: La terapia del estrógeno en mujeres posmenopáusicas se ha asociado a un riesgo disminuido de enfermedad cardíaca. Hay poca información, sin embargo, sobre el efecto de la terapia combinada del estrógeno y de la progestina sobre el riesgo de enfermedad cardiovascular. MÉTODOS: Examinamos la relación entre la enfermedad cardiovascular y la terapia posmenopáusica de la hormona durante hasta 16 años de continuación en 59.337 mujeres del estudio de la salud del ’ de las enfermeras, que eran 30 a 55 años de edad en la línea baja. La información sobre uso de la hormona fue comprobada con los cuestionarios bienales. A partir de 1976 a 1992, documentamos 770 casos del infarto del miocardio o de la muerte de la enfermedad coronaria en este grupo y 572 movimientos. los modelos de los Proporcional-peligros fueron utilizados para calcular riesgos relativos y los intervalos de confianza del 95%, ajustados según variables de la confusión. RESULTADOS: Observamos una disminución marcada del riesgo de enfermedad cardíaca coronaria importante entre las mujeres que tomaron el estrógeno con la progestina (riesgo relativo ajustado multivariante, 0,39; intervalo de confianza del 95%, 0,19 a 0,78) o estrógeno solamente (riesgo relativo, 0,60; intervalo de confianza del 95%, 0,43 a 0,83), con respecto a las mujeres que no utilizaron las hormonas [corregidas]. Sin embargo, no había asociación significativa entre el movimiento y el uso de las hormonas combinadas (riesgo relativo ajustado multivariante, 1,09; intervalo de confianza del 95%, 0,66 a 1,80) o estrógeno solamente (riesgo relativo, 1,27; intervalo de confianza del 95%, 0,95 a 1,69). CONCLUSIONES: La adición de progestina no aparece atenuar los efectos cardioprotective de la terapia posmenopáusica del estrógeno.

N Inglés J MED 1996 15 de agosto; 335(7): 453-61

Terapia posmenopáusica del estrógeno y enfermedad cardiovascular. Continuación de diez años del estudio de la salud del ’ de las enfermeras.

FONDO. El efecto de la terapia posmenopáusica del estrógeno sobre el riesgo de enfermedad cardiovascular sigue siendo polémico. Nuestro informe 1985 en el diario, sobre la base de cuatro años de continuación, sugirió que la terapia del estrógeno redujera el riesgo de enfermedad cardíaca coronaria, pero un informe publicó simultáneamente del Framingham que el estudio sugirió que el riesgo fuera aumentado. Además, los estudios del efecto de estrógenos sobre movimiento han rendido resultados contradictorios. MÉTODOS. Seguimos a 48.470 mujeres posmenopáusicas, 30 a 63 años, que eran participantes en el estudio de la salud del ’ de las enfermeras, y que no tenían una historia del cáncer o de la enfermedad cardiovascular en la línea baja. Durante hasta 10 años de continuación (337.854 personas-año), documentamos 224 movimientos, 405 casos de enfermedad coronaria importante (los infartos del miocardio o las muertes no fatales de causas coronarias), y 1.263 muertes de todas las causas. RESULTADOS. Después del ajuste para la edad y otros factores de riesgo, el riesgo relativo total de enfermedad coronaria importante en las mujeres que tomaban actualmente el estrógeno era 0,56 (el intervalo de confianza del 95%, 0,40 a 0,80); el riesgo fue reducido perceptiblemente entre mujeres con menopausia natural o quirúrgica. No observamos ningún efecto de la duración de la independiente del uso del estrógeno de la edad. Los hallazgos eran similares en los análisis limitados a las mujeres que habían visitado recientemente a sus médicos (riesgo relativo, 0,45; intervalo de confianza del 95%, 0,31 a 0,66) y en un grupo poco arriesgado que excluyó a las mujeres que divulgaban el tabaquismo actual, diabetes, la hipertensión, la hipercolesterolemia, o un índice de Quetelet sobre el 90.o porcentaje (riesgo relativo, 0,53; intervalo de confianza del 95%, 0,31 a 0,91). El riesgo relativo para los usuarios actuales y anteriores del estrógeno con respecto a los que nunca lo habían utilizado era 0,89 (el intervalo de confianza del 95%, 0,78 a 1,00) para la mortalidad total y 0,72 (el intervalo de confianza del 95%, 0,55 a 0,95) para la mortalidad de la enfermedad cardiovascular. El riesgo relativo de movimiento cuando compararon a los usuarios actuales con los que nunca habían utilizado el estrógeno era 0,97 (el intervalo de confianza del 95%, 0,65 a 1,45), sin diferencias marcadas según el tipo de movimiento. CONCLUSIONES. El uso actual del estrógeno se asocia a una reducción en la incidencia de la enfermedad cardíaca coronaria así como en mortalidad de la enfermedad cardiovascular, pero no se asocia a ningún cambio en el riesgo de movimiento.

N Inglés J MED 1991 12 de septiembre; 325(11): 756-62

Impacto de la terapia posmenopáusica de la hormona en eventos y cáncer cardiovasculares: datos reunidos de ensayos clínicos.

OBJETIVO: Para examinar la incidencia de enfermedades cardiovasculares y el cáncer de los ensayos clínicos publicados que estudiaron otros resultados de la terapia posmenopáusica de la hormona como algunas encuestas han sugerido que pueden disminuir la incidencia de enfermedades cardiovasculares y aumentar la incidencia de los cánceres del dependiente de la hormona. DISEÑO: Los ensayos que compararon terapia de la hormona con placebo, ninguna terapia, o las vitaminas y los minerales en los grupos comparables de mujeres posmenopáusicas y divulgaron resultados cardiovasculares o del cáncer fueron buscados de la literatura. TEMAS: 22 ensayos con 4.124 mujeres fueron identificados. En cada grupo, los números de mujeres con eventos cardiovasculares y del cáncer fueron sumados y divididos por los números de mujeres asignadas originalmente a los grupos. RESULTADOS: Los datos sobre eventos y cáncer cardiovasculares fueron dados generalmente fortuito, como razón de la caer de un estudio o en una lista de efectos nocivos. Los ratios calculados de las probabilidades para las mujeres que tomaban las hormonas contra ésos que no tomaban las hormonas eran 1,39 (el intervalo de confianza del 95% 0,48 a 3,95) para los eventos cardiovasculares sin el émbolo pulmonar y la trombosis profunda de la vena y 1,64 (0,55 a 4,18) con ellos. Es inverosímil que habrían ocurrido tales resultados si el ratio verdadero de las probabilidades era 0,7 o menos. Para los cánceres, los números de eventos divulgados eran demasiado bajos para una conclusión útil. CONCLUSIONES: Los resultados de estos datos reunidos no apoyan la noción que la terapia posmenopáusica de la hormona previene eventos cardiovasculares.

BMJ 1997 19 de julio; 315(7101): 149-53

Ensayo aleatorizado del estrógeno más la progestina para la prevención secundaria de la enfermedad cardíaca coronaria en mujeres posmenopáusicas. El reemplazo del corazón y del estrógeno/de la progestina estudia al grupo de investigación (EL SUYO).

CONTEXTO: Los estudios de observación han encontrado índices más bajos de la enfermedad cardíaca coronaria (CHD) en las mujeres posmenopáusicas que toman el estrógeno que en las mujeres que no lo hacen, pero esta ventaja potencial no se ha confirmado en ensayos clínicos. OBJETIVO: Para determinar si el estrógeno más terapia de la progestina altera el riesgo para los eventos de CHD en mujeres posmenopáusicas con enfermedad coronaria establecida. DISEÑO: Ensayo secundario seleccionado al azar, cegado, placebo-controlado de la prevención. DETERMINACIÓN: Ajustes del paciente no internado y de la comunidad en 20 centros clínicos de los E.E.U.U. PARTICIPANTES: Un total de 2.763 mujeres con enfermedad coronaria, más joven de 80 años, y posmenopáusicos con un útero intacto. La edad media era 66,7 años. INTERVENCIÓN: Cualquier 0,625 magnesios de estrógenos equinos conjugados más el magnesio 2,5 del acetato del medroxyprogesterone en 1 tableta diaria (n = 1380) o de un placebo del aspecto idéntico (n = 1383). La continuación hizo un promedio de 4,1 años; los 82% de ésos asignados al tratamiento hormonal lo tomaban en el final de un año, y los 75% en el final de tres años. MEDIDAS PRINCIPALES DEL RESULTADO: El resultado primario era el acontecimiento del infarto del miocardio no fatal (MI) o de la muerte de CHD. Los resultados cardiovasculares secundarios incluyeron la revascularización coronaria, angina inestable, insuficiencia cardiaca congestiva, fallo cardiaco reanimado, movimiento o ataque isquémico transitorio, y enfermedad arterial periférica. La mortalidad por todas causas también era considerada. RESULTADOS: Total, no había diferencias significativas entre los grupos en el resultado primario o en resultados cardiovasculares secundarios uces de los: 172 mujeres en la hormona agrupan y 176 mujeres en el grupo del placebo tenían muerte del MI o de CHD (peligro relativo [derecho], 0,99; intervalo de confianza del 95% [ci], 0.80-1.22). La falta de un efecto total ocurrió a pesar de un nivel de colesterol el 11% más bajo neto de la lipoproteína de baja densidad y un nivel de colesterol más alto de la lipoproteína de alta densidad del 10% en el grupo de la hormona comparado con el grupo del placebo (cada P<.001). Dentro del efecto nulo total, había una tendencia de tiempo estadístico significativa, con más eventos de CHD en el grupo de la hormona que en el grupo del placebo en el año uno y menos en años cuatro y cinco. Más mujeres en la hormona agrupan que en los eventos thromboembolic venosos experimentados grupo del placebo (34 contra 12; Derecho, 2,89; Ci del 95%, 1.50-5.58) y enfermedad de la vesícula biliar (84 contra 62; Derecho, 1,38; Ci del 95%, 1.00-1.92). No había diferencias significativas en varios otros puntos del extremo para los cuales el poder era limitado, incluyendo fractura, cáncer, y la mortalidad total (131 contra 123 muertes; Derecho, 1,08; Ci del 95%, 0.84-1.38). CONCLUSIONES: Durante una continuación media de 4,1 años, el tratamiento con estrógeno equino conjugado oral más el acetato del medroxyprogesterone no redujo el índice total de eventos de CHD en mujeres posmenopáusicas con enfermedad coronaria establecida. El tratamiento aumentó el índice de eventos y de enfermedad thromboembolic de la vesícula biliar. De acuerdo con el hallazgo de la ventaja cardiovascular no total y un modelo del aumento temprano en el riesgo de eventos de CHD, no recomendamos el comenzar de este tratamiento con el fin de la prevención secundaria de CHD. Sin embargo, dado el modelo favorable de los eventos de CHD después de varios años de terapia, podría ser apropiado para las mujeres que recibían ya este tratamiento para continuar.

JAMA 1998 19 de agosto; 280(7): 605-13

Riesgos y ventajas del estrógeno más la progestina en mujeres posmenopáusicas sanas: el principal resulta del ensayo controlado seleccionado al azar iniciativa de la salud del ’ s de las mujeres.

CONTEXTO: A pesar de décadas de pruebas de observación acumuladas, el equilibrio de riesgos y las ventajas para el uso de la hormona en mujeres posmenopáusicas sanas sigue siendo inciertos. OBJETIVO: Para evaluar las subsidios por enfermedad y los riesgos principales de la preparación combinada más de uso general de la hormona de los Estados Unidos. DISEÑO: El estrógeno más el componente de la progestina de la iniciativa de la salud del ’ s de las mujeres, un ensayo primario controlado seleccionado al azar de la prevención (duración prevista, 8,5 años) en que 16.608 mujeres posmenopáusicas envejecieron 50 a 79 años con un útero intacto en la línea de fondo fue reclutado por 40 centros clínicos de los E.E.U.U. en 1993 a 1998. INTERVENCIONES: Los participantes recibidos conjugaron los estrógenos equinos, 0,625 mg/d, más el acetato del medroxyprogesterone, 2,5 mg/d, en una tableta (n = 8506) o placebo (n = 8102). MEDIDAS PRINCIPALES DE LOS RESULTADOS: El resultado primario era la enfermedad cardíaca coronaria (CHD) (infarto del miocardio no fatal y muerte de CHD), con el cáncer de seno invasor como el resultado adverso primario. Un índice global que resumía el equilibrio de riesgos y de ventajas incluyó los dos resultados primarios más movimiento, la embolia pulmonar (PE), el cáncer endometrial, el cáncer colorrectal, la fractura de la cadera y la muerte debido a otro las causas. RESULTADOS: El 31 de mayo de 2002, después de que un medio de 5,2 años de continuación, de los datos y de tablero de supervisión de la seguridad recomendaran el parar del ensayo del estrógeno más la progestina contra placebo porque la estadística de prueba para el cáncer de seno invasor se excedió el límite de detención para este efecto nocivo y la estadística global del índice apoyó los riesgos que excedían ventajas. Este informe incluye datos sobre los resultados clínicos principales hasta el 30 de abril de 2002. Los ratios estimados del peligro (horas) (intervalos de confianza del nominal el 95% [CIs]) eran como sigue: CHD, 1,29 (1.02-1.63) con 286 casos; cáncer de seno, 1,26 (1.00-1.59) con 290 casos; movimiento, 1,41 (1.07-1.85) con 212 casos; PE, 2,13 (1.39-3.25) con 101 casos; cáncer colorrectal, 0,63 (0.43-0.92) con 112 casos; cáncer endometrial, 0,83 (0.47-1.47) con 47 casos; fractura de la cadera, 0,66 (0.45-0.98) con 106 casos; y muerte debido a otras causas, 0,92 (0.74-1.14) con 331 casos. Las horas correspondientes (nominal el 95% CIs) para los resultados compuestos eran 1,22 (1.09-1.36) para la enfermedad cardiovascular total (enfermedad arterial y venosa), 1,03 (0.90-1.17) para el cáncer total, 0,76 (0.69-0.85) para las fracturas combinadas, 0,98 (0.82-1.18) para la mortalidad total, y 1,15 (1.03-1.28) para el índice global. Exceso de los riesgos absolutos por 10.000 personas-año de atribuible al estrógeno más la progestina eran siete más eventos de CHD, ocho más movimientos, ocho más PEs, y ocho cánceres de seno más invasores, mientras que las reducciones absolutas del riesgo por 10.000 personas-año eran seis menos cánceres colorrectales y 5 menos fracturas de la cadera. Exceso del riesgo absoluto de eventos incluidos en el índice global era 19 por 10 000 personas-año. CONCLUSIONES: Los riesgos para la salud totales excedieron ventajas del uso del estrógeno combinado más la progestina para una continuación media de 5,2 años entre mujeres posmenopáusicas sanas de los E.E.U.U. La mortalidad por todas causas no era afectada durante el ensayo. El perfil de la riesgo-ventaja encontrado en este ensayo no es constante con los requisitos para una intervención viable para la prevención primaria de enfermedades crónicas, y los resultados indican que este régimen no se debe iniciar o continuar para la prevención primaria de CHD.

JAMA 2002 17 de julio; 288(3): 321-33


Continuado en la página 2 de 4


imagen


De nuevo al foro de la revista