Venta del cuidado de piel de Life Extension

Revista de Life Extension

LE Magazine junio de 2001

imagen

Una mirada del interior en el proceso de aprobación sórdido de la droga de FDA

imagenAlgunas personas todavía piensan que el FDA protege el público contra las drogas peligrosas.

Demasiado a menudo, sin embargo, el FDA trabaja de común acuerdo con las compañías farmacéuticas para permitir las drogas cuestionables encendido al mercado americano.

La reimpresión siguiente de Los Angeles Times proporciona una mirada del interior en cómo una empresa farmacéutica grande conspiró con los funcionarios de alto nivel del FDA vender una droga mortal a los americanos.

Matanza aprobada por la FDA de las drogas sobre 125.000 americanos cada año. Este exposé de Los Angeles Times revela cómo las drogas peligrosas lo hacen con un proceso regulador que se suponga para poner la seguridad primero.

El riesgo era conocido como droga fatal aprobada FDA

Por: Periodista fijo de David Willman LA Times

Estudio: Los nuevos documentos muestran la toxicidad trivializada Warner-Lamberto del hígado de la píldora Rezulin de la diabetes mientras que buscan la aprobación federal. La ayuda interior de reguladores mayores se toca la trompeta en notas de la compañía.

Ejecutivos de Warner-Lambert Co. brimmed con confianza como marcharon la píldora ahora-desacreditada Rezulin de la diabetes hacia la aprobación en mediados de 1990 S. del gobierno. Y con buena razón, según la compañía y documentos gubernamentales nuevamente obtenidos.

Según lo retratado en los expedientes, los funcionarios de Food and Drug Administration proveyeron de Warner-Lamberto la información interior y favores en los momentos críticos en el desarrollo y el márketing de Rezulin. Por lo menos un alto directivo creyó que si un médico castrense del FDA que había preguntado la seguridad y la eficacia de la droga no satisficiera la compañía, él estaría “hacia fuera.” Pronto bastante, él era, incitando a otro ejecutivo divulgar internamente que un “obstáculo” había sido despejado para Rezulin.

Los expedientes también vertieron la nueva luz en el estado del conocimiento dentro de Warner-Lamberto del peligro potencial de Rezulin: Los ejecutivos sabían que los pacientes que tomaron la droga en estudios clínicos habían sufrido daño-todavía peligroso para la vida del hígado que la compañía aseguró un panel del FDA que el riesgo era trivial.

Las garantías de la compañía ayudadas ganan la aprobación rápida para Rezulin hace cuatro años del FDA. La droga fue retirada en marzo de año pasado después de ser citada como el sospechoso en 391 muertes, incluyendo 63 que implicaron la insuficiencia hepática. Rezulin generó ventas de $2,1 mil millones.

Apertura de una puerta reguladora

Los nuevos documentos, que han sido guardados de la visión pública por órdenes judiciales o por el FDA, fueron obtenidos por Los Angeles Times. Las notas y los email internos proporcionan una vista íntima de cómo una compañía que buscaba una droga de la superproducción colaboró de cerca con la agencia de la salud pública responsable de asegurarse de que las medicinas son seguras y de manera efectiva probada.

El papel colaborativo de FDA con Warner-Lamberto comenzó a la vez que la agencia era impulsada por el congreso y la Casa Blanca funcionar menos como un adversario y más como un “socio” de la industria farmacéutica de $100-billion.

Esta transformación del FDA, primero evidente en las aprobaciones aerodinámicas de drogas SIDAS experimentales, abrió una puerta reguladora. Las compañías farmacéuticas empujaron para la consideración semejantemente rápida de una amplia gama de remedios, sin importar si los productos ofrecieron ventajas salvavidas.

En Rezulin, el FDA fue hecho frente con una droga que no había sido demostrada ahorrar vidas o reducir las complicaciones serias de la diabetes del adulto-inicio.

Estaba contra este contexto que el vicepresidente para la investigación de la diabetes, el Dr. Randall W. Whitcomb de Warner-Lamberto, dijo un FDA a comité consultivo el 11 de diciembre de 1996, que los acontecimientos de la lesión del higado entre los pacientes de Rezulin eran “comparables al placebo” en los estudios clínicos. De hecho, la incidencia entre los pacientes que tomaron la droga estaba bastante por encima tres veces de más arriba que para esas píldoras dadas del placebo.

Entre esos pacientes que tomaron a Rezulin, lesión del higado experimentada 2,2%, comparada con 0,6% para los que tomaron el placebo.

En una deposición jurada reciente para los pleitos traídos por los demandantes de Tejas, Missouri y Virginia Occidental, Whitcomb defendieron sus caracterizaciones anteriores.

““Comparable” es, es, usted sabe, es una palabra interesante,” Whitcomb atestiguó. ¿“Es 2,2% diferentes que 0,6%? … Pienso que usted podría mirar 2,2 y 0,6 y decir que ésos son números similares, usted sabe, cuando usted ahora mira esto. Significo, “similar” soy AIS al término muy amplio. … No pienso que son estos números, soy todo que diferente.”

Se abandona la etiqueta de la supervisión del hígado

Pero los documentos nuevamente obtenidos revelan que la preocupación por toxicidad del hígado dentro de Warner-Lamberto era tal que la compañía elaboró una etiqueta para la droga que recomendaba en 1996 que los pacientes “deben ser supervisados en tres meses entonces cada seis meses.”

La compañía abandonó la recomendación para la supervisión del hígado antes de buscar el endoso del comité consultivo del FDA en diciembre de 1996. Tal condición habría reducido drástico el potencial de las ventas de Rezulin, según los doctores que señalan que por lo menos nueve otras drogas menos-aventuradas de la diabetes estaban disponibles.

Warner-Lamberto no recomendó público la supervisión del hígado para los pacientes de Rezulin hasta finales de octubre de 1997 y después solamente después que el primer divulgó muertes de la insuficiencia hepática entre los que fueron prescritas la droga.

Los ejecutivos de Warner-Lamberto han dicho en el pasado que no vieron la necesidad anterior de la supervisar porque ninguna insuficiencia hepática sufrida paciente en los estudios clínicos originales.

Whitcomb, 46, que era el principal autor médico de Warner-Lamberto de Rezulin a partir de 1993 a 2000, ahora es un consultor a tiempo parcial a Pfizer Inc., que adquirieron a Warner-Lamberto en una fusión el año pasado. Un portavoz de Pfizer, Bob Fauteux, dijo que la compañía no tenía ningún comentario en respuesta a las preguntas planteadas sobre la conducta de Whitcomb. Whitcomb no volvió una llamada de teléfono puesta a su hogar.

En testimonio jurado reciente, Whitcomb dijo que él y otros en la compañía “no creyeron que la supervisión era necesaria el producto fue lanzada en ese entonces.”

Sin embargo, por lo menos encontraron a 12 pacientes de Rezulin en los estudios para tener toxicidad potencialmente peligrosa para la vida del hígado, la demostración de los expedientes. Todos los pacientes tenían los marcadores de la toxicidad del hígado 10 a 30 veces sobre el “límite superior de normal.”

El 30 de junio de 1993, una nota de la compañía describió el caso más temprano, hombre de 63 años que experimentó la “elevación precipitada” de las enzimas del hígado después de tomar 400 dosis del miligramo diariamente por cinco semanas. Sacaron al hombre Rezulin-pero el daño a su hígado persistió, según la nota.

Los expedientes también muestran que antes de que la droga fuera aprobada el 29 de enero de 1997, por lo menos conocían a cuatro pacientes de Rezulin en estudios clínicos
compañía o sus consultores haber sufrido la ictericia, una complicación que lleva una tarifa de fatalidad del 10%. Ningunos casos de la ictericia u otras muestras de la toxicidad peligrosa para la vida del hígado ocurrieron entre los pacientes de placebo.

El 29 de junio de 1995, Whitcomb informó a los médicos compañía-pagados que probaban Rezulin en los E.E.U.U. que hospitalizaron a un paciente en Japón con ictericia después de tomar la droga por tres meses. “El investigador japonés creyó que esta disfunción hepática está relacionada probablemente con [Rezulin],” Whitcomb escribió. Pero él concluyó que, en la opinión de Warner-Lamberto, la “causalidad es indeterminable.”

En diciembre de 1996, Whitcomb aseguró la endocrina de FDA y al comité consultivo de las drogas metabólicas que Warner-Lamberto había recolectado resultados de estudios clínicos por todo el mundo, con todo él citó solamente un caso de ictericia que ocurría entre los pacientes de Rezulin.

“También tenemos todos los datos de la seguridad a partir de 629 pacientes de Europa,” Whitcomb dijo. “Y tenemos otros 1.000 pacientes de Japón…. Tenemos todos los datos de la seguridad disponibles de ése.”

Acceso público tardío

No era hasta el 26 de marzo de 1998 casi seis meses después de la primera insuficiencia hepática muerte-que Whitcomb reconoció público los casos severos de la hígado-toxicidad observados en estudios clínicos. Whitcomb hizo tan no en una letra masa-enviada a los médicos sino en una letra del siete-párrafo publicada por New England Journal de la medicina.

Este acceso tardío parecía sorprender al socio japonés de Warner-Lamberto, Sankyo Co. el 31 de marzo de 1998, un ejecutivo de Sankyo escribió a un vicepresidente de Warner-Lamberto, preguntando porqué los casos “extremos” descritos por Whitcomb no fueron divulgados a la compañía y a las autoridades japonesas sobre una base “oportuna”.

Dos meses más adelante, un consultor empleó por Warner-Lamberto para preparar un inventario de lesión del higado entre los pacientes que eran Rezulin prescrito se quejaron de que la compañía había minimizado el número de muertes. El inventario debía ser sometido al FDA por la unidad de la droga de Parke-Davis de Warner-Lamberto.

“Tenemos preocupaciones sobre los ficheros del caso generados para nosotros por el Parke-Davis,” consultor Linda Miwa de Degge Group Ltd. de Arlington, el Va., escribió el 5 de mayo de 1998, a un vicepresidente de Warner-Lamberto. “… Por ejemplo, la tabla de eventos enumera cinco muertes. Por nuestra evaluación, hay 14 muertes del hígado solamente. Sentimos que algo está verdad inoportunamente aquí.”

Los documentos muestran que más desconfianza siguió la insuficiencia hepática y la muerte, el 17 de mayo de 1998, de St. Louis del este, Illinois, el alto profesor de escuela que había tomado Rezulin en un estudio de la diabetes-prevención patrocinó por Warner-Lamberto y los institutos de la salud nacionales.

Mientras que la muerte incitó a funcionarios de NIH proscribir Rezulin del estudio en curso, un médico castrense del FDA, el Dr. Robert I. Misbin, dijo a un colega en un email del 22 de julio de 1998: “Parke-Davis está claramente poco dispuesto informar a médicos sobre las enzimas grueso elevadas del hígado cuál ocurrió [sic] durante los ensayos clínicos. Esto no es asombrosamente [sic] porque no informaron al comité consultivo tampoco.” Misbin había pedido que la compañía reconociera los casos en una letra del “estimado doctor” a los médicos por toda la nación.

Un consultor a Warner-Lamberto que ayudó a la conducta dos de sus estudios alegó hace un año adentro una letra a senador Edward M. Kennedy (D-masa.) que la compañía “deliberadamente omitió informes de la toxicidad del hígado y falsificó los eventos adversos serios experimentados por los pacientes en sus estudios clínicos.” Uno de los casos implicó a un paciente que fue hospitalizado con ictericia. La compañía negó las acusaciones, hechas por el Dr. Janet B. McGill, un endocrinólogo de St. Louis.

Una sociedad bien-hecha a mano

imagen
El Dr. John L. Gueriguian, expedientes muestra, preocupación expresada a Warner-Lamberto ya en enero de 1994 por las toxicidades potenciales de Rezulin “.”

Foto: Chuck Kennedy, por los tiempos

Los nuevos documentos revelan que, en la subida de Rezulin y la caída, los funcionarios mayores del FDA colaboraron reservado con Warner-Lamberto. Los que proporcionaron ayuda entre bastidores a la compañía incluyeron el Dr. Murray M. “mac” Lumpkin, que ahora está entre ésos que son considerados para la cita como comisión del FDA, y al Dr. Henry G. Bone III de Detroit, presidente del comité consultivo del FDA.

Una de las preocupaciones más tempranas de la compañía era el papel del Dr. John L. Gueriguian, el médico castrense del FDA asignado en el principio de los 90 para examinar Rezulin y su clase química de drogas. Gueriguian, los expedientes nuevamente obtenidos muestra, preocupación expresada a Warner-Lamberto ya en enero de 1994 por las toxicidades potenciales de Rezulin “.”

El próximo año, Gueriguian desafió si el diseño propuesto de Warner-Lamberto para estudiar Rezulin en un ensayo clínico próximo proporcionaría una evaluación legítima de la utilidad de la droga. El 7 de agosto de 1995, el día antes de que los funcionarios del FDA debían encontrarse internamente para resolver la materia, el jefe de Gueriguian, el Dr. G. Alexander Fleming, llamó por teléfono a un alto directivo en Warner-Lamberto, Mary E. Taylor.

Echan al oficial del FDA hacia fuera

Según el memorándum de Taylor, el “Dr. Fleming pidió que llamara al Dr. Gueriguian…. Él también ofreció que si no fuera nuestra discusión bien, él facilitaría al Dr. Gueriguian hacia fuera.” Taylor distribuyó esta nota a seis directivos de la empresa.

Uno de esos ejecutivos había escrito en un email de la compañía el 22 de junio de 1994, eso él y Fleming acababa de discutir las “interacciones” de la compañía con Gueriguian. Según el email, Fleming “implicó que, mientras que el Dr. Gueriguian seguirá siendo por ahora el revisor [médico],” lo substituirían “probablemente”.

Fleming dijo esta semana de que él no recordó el hacer un “compromiso” a Taylor para quitar Gueriguian del comentario de Rezulin si ella se descontentó.

Después de Warner-Lamberto se quejó en octubre de 1996 de que Gueriguian utilizó una blasfemia para describir Rezulin, el FDA lo peló de cualquier papel más otro con la droga. Según Gueriguian, él dijo a Taylor, “usted no puede brillar mierda con palabras.” Para entonces, el médico castrense del veterano recomendaba el rechazo de la píldora-advertencia en un comentario escrito de su potencial para dañar el hígado y el corazón. Él también preguntó su mérito como agente de sangre-azúcar-baja.

El destierro de FDA de Gueriguian satisfizo claramente al vicepresidente ejecutivo para los asuntos reguladores, Irwin G. Martin de Warner-Lamberto, que envió por correo electrónico a colegas el 16 de octubre de 1996, decir, “estamos sobre el obstáculo de JG.” Martin escribió a ese Fleming lo aseguró que, “Juan [Gueriguian] está “fuera de la imagen.” Su comentario es completo…. No irá al comité consultivo.”

Gueriguian fue quitado formalmente del comentario de Rezulin el 4 de noviembre de 1996.

El 2 de diciembre de 1996 nueve días antes de que el comité consultivo del FDA se reuniría para considerar a aprobación-Fleming de Rezulin enviado por correo electrónico a Martin una copia cifrada del comentario médico de Gueriguian. Que el mismo día, Fleming escribió en un email separado a los colegas que Lumpkin le había dicho el comentario de Gueriguian “no es FOIable.” Por esto, Fleming sugirió que el documento fuera retenido de la visión pública porque los consumidores, los medios de noticias u otros no podrían obtenerla bajo acto de la libertad de información.

El personal del FDA retuvo la existencia del comentario de Gueriguian de miembros del comité consultivo. Lumpkin, cuando el funcionario de no. 2 del centro del comentario de la droga de la agencia, no volvió llamadas la semana pasada.
El 9 de diciembre de 1996, dos días antes de la reunión del comité consultiva, Fleming envió por correo electrónico a Martin: “Los parecer de la droga él deben estar en el mercado. Afloje para arriba y ponga una buena presentación. Llame si usted necesita ayuda.”

Los funcionarios mayores de la agencia seguían siendo útiles mientras que la compañía empujó para guardar Rezulin en el mercado de los E.E.U.U. frente a las insuficiencias hepáticas y a las muertes del nunca-montaje y el retiro del producto de Gran Bretaña.

El 6 de junio de 1998, sólo unos días después del Rezulin proscrito NIH de su estudio, Martin escribió en una nota de la compañía que él había discutido “el Rezulin actual publica” con Lumpkin mientras que los dos asistieron a una reunión de la asociación empresarial de la industria farmacéutica. Según la nota de Martin, un subordinado de Lumpkin, el Dr. James Bilstad, en aquel momento consideraba un cambio en el etiquetado de Rezulin que habría podido tratar un soplo que lisiaba a la droga: A
recomendación para dos veces al mes la prueba del hígado para todos los pacientes.

imagenLa seguridad de Rezulin confiada, a pesar de los hechos


Público, la compañía y el FDA todavía aseguraban a doctores que el riesgo de insuficiencia hepática era muy raro y se podría manejar con una vez al mes la supervisión para el primer semestre del uso. Martin escribió que él y Lumpkin “discutieron alternativas” a la imposición de la supervisión dos veces-mensual.

“Él [Lumpkin] también estuvo de acuerdo que necesitamos evaluar estos casos [de la insuficiencia hepática], y actuar no simplemente porque lo hizo NIH.” El FDA abandonó la idea de recomendar la supervisión dos veces-mensual y continuó asegurando a doctores que Rezulin se podría utilizar con seguridad.

En la misma nota, Martin dijo que él expresó la “preocupación” a Lumpkin por el Misbin de FDA. El mes anterior, Misbin fue dado instrucciones por sus jefes para cancelar su compromiso para discutir Rezulin y su toxicidad del hígado en una conferencia pública en el área de Washington.

“Agradecí el mac por su ayuda en el problema pasado con Misbin que quería hablar público sobre el hepatotox de Rezulin,” Martin escribió, añadiendo en un email subsiguiente que el aspecto de Misbin “fue cancelado por el mac.”

Lumpkin Warner-Lamberto también más fuertemente animado a las anécdotas del punto culminante de los pacientes felices de Rezulin, escribió a Martin en su 6 de junio de 1998, email. El “mac sugirió que esas historias necesiten salir.”

Otro momento crucial para Warner-Lamberto vino en la primavera 1999, cuando el FDA convocó al comité consultivo de las drogas endocrinas para valorar de nuevo Rezulin. A pesar de una presentación de condenación del peligro de la droga de un epidemiólogo de la agencia, el comité votó unánimemente que Rezulin debe permanecer en el mercado.

Con la situación de la droga todavía en limbo en el FDA establece jefatura, Martin recordó el conferir “privado para cerca de una hora” con el presidente Bone del comité con respecto a la estrategia para persuadir el personal de la agencia de seguir la recomendación del comité. La reunión ocurrió en Detroit.

“Él [hueso] pensó que debemos estar muy contentos con el resultado de la reunión del last month; realista, no habríamos podido hacer mejor,” Martin escribimos el 24 de abril de 1999. “… Había y está muchos en la agencia que sienten que Rezulin se debe haber quitado.” (El hueso participó con un conflicto de intereses “renuncia” del FDA; él ha disminuido identificar las circunstancias que incitaron la emisión de la renuncia.) El hueso no volvió las llamadas que buscaban su comentario para este artículo.

Martin también escribió que el hueso, cuyo suponen ser imparcial y hace a comité consultivo recomendaciones en una gama de drogas de la diabetes, aconsejó a Warner-Lamberto “centrarse nuestros esfuerzos competitivos en problemas- comparativos de la seguridad que otros productos claramente nos han dado aberturas.”

La descripción de Martin de su reunión con el hueso sacó esta respuesta dos del email días después de un ejecutivo de ventas de Warner-Lamberto, J. Wright Witcher: La “enhorabuena Irwin, en qué suena como una discusión inusualmente fructuosa… esto nos es útil.”

Pfizer, en un estado financiero el otoño pasado a la Comisión de Valores y Bolsa, dijo que a mediados de octubre defendía contra 383 pleitos Rezulin-relacionados archivados en las cortes de estado y federales.

Además de los juicios civiles, los querellantes en la oficina del abogado de los E.E.U.U. en la zona verde, Md., comenzaron a preguntar a funcionarios del FDA el año pasado sobre las circunstancias que rodeaban la aprobación de Rezulin.

Mide el tiempo del investigador que Janet Lundblad en Los Ángeles contribuyó a esta historia.

Copyright, 2001, Los Angeles Times. Publicado en el problema del 11 de marzo de 2001.
Reimpreso con el permiso.



De nuevo al foro de la revista