Venta del cuidado de piel de Life Extension

Revista de Life Extension

LE Magazine enero de 2001

imagen

Página 3 de 3

Continuado de la página 2

Del pensamiento y del comportamiento de la mejora

imagen
La aparición de los programas del desayuno de la escuela para promover un mejor funcionamiento académico con la buena nutrición testimonia al hecho de que la comida aprovisiona de combustible el cerebro.

Además de la prevención de la enfermedad, una toma adecuada de alimentos apropiados puede también tener efectos positivos sobre salud mental, comportamiento y la función cognoscitiva. La aparición de los programas del desayuno de la escuela para promover un mejor funcionamiento académico con la buena nutrición testimonia al hecho de que la comida aprovisiona de combustible el cerebro. Según la asociación dietética americana, los niños que comen el desayuno aprenden mejor, son más alertas y atentos en clase, y más probables de participar en actividades. Un estudio que analizaba cómo una dieta mejorada pudo ayudar a funcionamiento académico a encontrar que un suplemento vitamina-mineral diario aumentó el índice de inteligencia y la inteligencia no verbal de los niños, que está estrechamente vinculada al funcionamiento académico.(36)

En el experimento, dieron 245 niños, edades 6 a 12, un suplemento que resolvió el 50% del permiso diariamente recomendado de los E.E.U.U. (RDA) por tres meses, o un placebo. Los resultados revelaron una diferencia significativa de 2,5 puntos del índice de inteligencia entre la intervención y el grupo del placebo. Los investigadores concluyeron eso, “los padres de los alumnos cuyo funcionamiento académico es inferior al nivel normal sería bien asesorado buscar a un médico alimenticio orientado para la evaluación de la situación alimenticia de sus niños como etiología posible.” Mientras tanto, investigue que investigado el potencial de los suplementos del multivitamin para ayudar mentalmente - los niños retrasados mostraron un aumento del índice de inteligencia medio por el 5% a 9,6% durante un período cuatrimestral en los niños suplemento-tratados comparados a los cambios insignificantes en controles; el grupo complementado mostró aumentos adicionales en el índice de inteligencia durante un período cuatrimestral subsiguiente.(37)

El hecho de que la comida pueda también tener un impacto en las hormonas, los niveles de la serotonina y otros neurochemicals sugiere que pueda afectar a emociones y a comportamiento también, y que ciertas reservas nutritivas bajas pueden afectar al contrario al pensamiento y al comportamiento. En el desorden de la hiperactividad del déficit de atención (ADHD), por ejemplo, mientras que los factores genéticos y ambientales desempeñan ciertamente un papel en el desarrollo de la enfermedad, las deficiencias nutritivas son comunes también. Por ejemplo, un estudio de 116 niños mostró que la deficiencia del magnesio era evidente en el 95% de temas del desorden de la hiperactividad del déficit de atención (ADHD), según lo medido en suero de sangre, glóbulos rojos y muestras del pelo.(38) La suplementación oral con 200 miligramos de magnesio por el día por seis-meses, por otra parte, ha mostrado una disminución significativa de la hiperactividad entre niños con una diagnosis del desorden de la hiperactividad del déficit de atención (ADHD).(39) Asimismo, la investigación ha demostrado el éxito de un régimen combinado del magnesio y de la vitamina B6 para mejorar comportamiento en niños autísticos, sacando cambios bioquímicos y electrofisiológicos.(40)

imagen
“Los padres de los alumnos cuyo funcionamiento académico es inferior al nivel normal serían bienes asesorado buscar a un médico alimenticio orientado para la evaluación de la situación alimenticia de sus niños como etiología posible.”

El cinc, que es vital para el metabolismo entre los neurotransmisores, los ácidos grasos, las prostaglandinas, el melatonin y la dopamina, también se ha mostrado a posiblemente ayuda a desorden de la hiperactividad del déficit de atención.(41) Además, una cierta otra investigación ha sugerido que la suplementación con las vitaminas de B, los ácidos grasos esenciales, los flavonoides y la fosfatidilserina esencial del fosfolípido (picosegundo) puede mejorar síntomas de la hiperactividad cuando parte hecha de un acercamiento terapéutico integrante.(42) Los ácidos grasos esenciales, particularmente, parecen desempeñar un papel vital en comportamiento. La investigación ha mostrado que un omega-3 deficiencia ácida en algunos muchachos, edades 6 a 12, correlativos a una frecuencia más alta del comportamiento, aprendiendo y de los problemas de salud constantes con el desorden de la hiperactividad del déficit de atención (ADHD).(43) Los ácidos grasos Omega-3 son esenciales para el funcionamiento apropiado del sistema nervioso, que puede explicar su efecto sobre comportamiento.

Sigue habiendo el papel y el mecanismo de muchos alimentos individuales en la prevención y el tratamiento de las diversas condiciones de salud que nos plagan hoy ser aclarado. Cuál es evidente ya de la prueba científica del montaje hasta la fecha, aunque, es que hay una necesidad obvia de la toma nutritiva adecuada, y de evaluar las áreas donde una dieta norteamericana típica puede faltar en la salvaguardia de nuestros niños actuales y de la salud futura. Aplicándose lo que conocemos hasta ahora, podemos proporcionar una cierta dirección y fomentar los hábitos dietéticos y de la forma de vida correctos a principios de en vida para ofrecer la protección de la gente contra varias enfermedades de la derecha de la niñez a través a la edad avanzada.

Referencias

1. J Epidemiol 2000 1 de mayo; 151(9): 878-884

2. MED el 1999 de Pediatr Adolesc del arco de julio; 153(7): 695-704

3. J Coll Nutr el 1992 de agosto; 11(4): 441-444

4. J Pediatr el 2000 de agosto; 137(2): 153-157

5. J Nutr 2000 mayo; 130 (5S Suppl): 1367S-1373S

6. Amer J Clin Nutr el 1997 de junio; 65:1803-1809

7. Comida Sci Nutr el 2000 de la internacional J de marcha; 51(2): 85-90

8. EUR J Clin Nutr 1995 mayo; 49(5): 379-384

9. Acta Paediatr el 2000 de marcha; 89(3): 272-278

10. J Clin Nutr el 2000 de sept; 72(3): 762-769

11. Pediatría el 1998 de marcha; 101(3): e5

12. Pediatría el 1999 de junio; 103(6): 1175-1182

13. Pediatría el 2000 de marcha; 105:671-680

14. Radic libre Res el 1998 de enero; 28(1): 81-86

15. J Coll Nutr DEC 1999; 18(6): 628-637

16. J Clin Nutr DEC 1991; 54 (6 Suppl): 1310S-1314S

17. J Epidemiol 1997 1 de agosto; 146(3): 231-243

18. Cáncer Epidemiol Biomark Prev 1997; 6:769-774

19. J Nat Cancer Inst el 1997 de oct; 89(20): 1481-1482

20. NEJM 1993 19 de agosto; 329(8): 536-541

21. J infecta SID el 2000 de sept; 182 Suppl 1: S5-S10

22. Lanceta 1992 7 de noviembre; 340(8828): 1124-1127

23. BMJ 1987; 294:294-296

24. NEJM 323:160-164

25. Tórax el 2000 de abril; 55(4): 283-288

26. AJCN 1998; 68:447S-463S

27. AJCN 1998; 68:2-S

28.Circulation el 2000 de julio; 102:374

29. Rev 1999 de Cardiol marzo-abril; 7(2): 101-107

30. Circulación el 1999 de enero; 99:178-182

31. MED el 2000 de Pediatr Adolesc del arco de sept; 154(9): 918-922

32. Lanceta 1996; 347:781-786

33. J Pediatr 1998; 133:35-40

34. Corazón J el 2000 de la de febrero; 139 (2 pintas 3): S63-69

35. J Trop Pediatr el 1999 de junio; 45(3): 168-169

36. MED el 2000 del complemento de J Altern de febrero; 6(1): 19-29

37. Proc Acad nacional Sci los E.E.U.U. el 1981 de enero; 78(1): 574-578

38. Magnes Res el 1997 de junio; 10(2): 143-148

39. Magnes Res el 1997 de junio; 10(2): 149-156

40. Biol-psiquiatría 1985 mayo; 20(5): 467-478

41. Niño Adolesc Psychopharmacol de J 2000 veranos; 10(2):111-117

42. Altern Med Rev el 2000 de oct; 5(5): 402-428

43. Fisiología y comportamiento 1996; 59:915-920



Vuelva para paginar 1

De nuevo al foro de la revista