Venta del cuidado de piel de Life Extension

Revista de Life Extension

LE Magazine enero de 2001

imagen

Página 3 de 5

 

Glycation y formación de la EDAD

Uno de los procesos que las proteínas de los carbonylates, glycation, sí mismo se reconocen como causa importante del envejecimiento y de la enfermedad degenerativa. Glycation ocurre cuando las proteínas reaccionan con los azúcares. Entonces, con una serie de reacciones incluyendo la oxidación, los productos finales avanzados del glycation (llamados conveniente AGEs) forman.

Edades y RABIA

El punto de enlace principal para las edades apropiadamente se llama RAGE (receptor para las edades). El atascamiento de las edades a la RABIA induce la activación celular y la tensión oxidativa intracelular, que llevan a la generación de cytokines, de factores de crecimiento y de factores clasificados de la transcripción tales como kappa nuclear del factor beta (Schmidt est y otros, 1999).

La EDAD que ata a la RABIA tiende uno mismo-a amplificar, desde las más edades ata PARA RABIAR, más los puntos de enlace de la RABIA convierten. Esto crea un “lazo de retroalimentación positiva” que lleva a las ondas de extensión de la activación y del daño tisular celulares (Schmidt est y otros, 1999).

Las implicaciones del descubrimiento de la RABIA llegan a ser revolucionarias cuando uno considera que amiloide-beta, el material senil de la placa en enfermedad de Alzheimer, también ata PARA RABIAR con los efectos similares (Yan SD y otros, 1996). Los científicos todavía no saben las edades y fuerza amiloide-beta interactivas en estimular la respuesta de la RABIA en enfermedad de Alzheimer.

Las edades aceleran procesos del envejecimiento y promueven enfermedad degenerativa. Esto no es asombrosamente cuando uno considera que la formación de la EDAD en el cuerpo es el equivalente de la sustancia química del bronceado de la comida en horno-e igualmente irreversible. Cuando las proteínas acumulan edades de hecho dan vuelta a marrón. El “horno lento” de la formación de la EDAD da vuelta a las proteínas fluorescentes, y a las interconexiones ellas a un punto donde el cuerpo no puede romperlas abajo. Mientras que las edades se acumulan, los tejidos pierden los sistemas del tono y de la elasticidad y del órgano degenerados. Por ejemplo, las edades ahora se reconocen como factor importante en la ateroesclerosis (Bierhaus A y otros, 1998), cataratas, enfermedad de Alzheimer (masque G y otros, 1998), y la pérdida de elasticidad de piel (véase el “envejecimiento de la piel” en el artículo “Carnosine y la senectud celular” en este problema).

Las edades ejercen sus efectos dañinos sobre dos niveles. Lo más obviamente posible, empeoran físicamente las proteínas, DNA y lípidos, alterando sus propiedades químicas. También actúan como señales celulares, accionando una cascada de eventos destructivos cuando atan a sus puntos de enlace celulares (véase las “edades y la RABIA tituladas barra lateral "). Una consecuencia es un aumento de 50 dobleces en la generación del radical libre. Puesto que la tensión oxidativa se describe a menudo como “fijador” de la formación de la EDAD, un ciclo vicioso puede seguir de la tensión y de la acumulación oxidativas de la EDAD.

Carnosine es el agente anti-glycating natural con mucho el más seguro y más de manera efectiva. Los estudios en una amplia variedad de modelos experimentales demuestran que el carnosine inhibe el glycation de la proteína y la formación de la EDAD (véase el cuadro 1 en el extremo de la página 2).

Con su semejanza estructural a los sitios que los agentes glycating atacan en proteínas, el carnosine se piensa para actuar como “fregadero sacrificatorio.” Cuando el carnosine se glycated, ahorra las proteínas del mismo destino. El carnosine de Glycated no es mutágeno, en contraste con los aminoácidos tales como lisina que llegue a ser mutágena cuando está glycated, según la prueba bien conocida de Ames (Hipkiss AR, Michaelis J, Syrris P, y otros, 1995).

Carnosine no sólo inhibe la formación de edades, él puede también proteger las proteínas normales contra los efectos tóxicos de las edades que han formado ya. Un experimento elegante realizado en College de rey, Universidad de Londres, hizo este punto (Brownson C y otros, 2000; Hipkiss AR y otros, 2000). Los científicos emplearon un agente glycating llamado methylglyoxal (MG) que reacciona con residuos de la lisina y de la arginina en proteínas del cuerpo.

Los científicos utilizaron MG a la ovalbumina del glycate (proteína de la clara de huevo). Esto produjo una solución de color marrón típica de “broncear” el efecto del glycation. Entonces incubaron la albúmina glycated con una proteína normal, a-crystallin, de la lente del ojo. La albúmina glycated formó interconexiones con el crystallin, pero esto fue inhibida por carnosine.

El estudio demostró que el carnosine puede parar daño de la proteína de la extensión a las proteínas sanas. También encontró pruebas que el carnosine reacciona con y quita los grupos de carbonyl en proteínas glycated. Este estudio refuerza el cuerpo de la investigación que demuestra la protección de tres fases única de los carnosine contra la acumulación de proteínas aberrantes: el carnosine protege contra el carbonylation de la proteína, inhibe las proteínas dañadas de dañar las proteínas sanas, y ayuda al sistema proteolítico para disponer de las proteínas dañadas e innecesarias.

Protección del genoma

La DNA se organiza en los cromosomas, que contiene una estructura helicoidal doble de la DNA que lleva los genes. La tensión oxidativa causa roturas y otras aberraciones en el cromosoma que acumulen con edad. Un experimento fascinador muestra los efectos paradójicos de antioxidantes sobre daño oxidativo a los cromosomas (Gille JJ y otros, 1991). Este estudio utilizó la hiperoxia, exposición al oxígeno casi puro (el 90%), como factor de ansiedad oxidativo fisiológico natural. La hiperoxia se piensa para generar radicales libres en los mismos sitios intracelulares en donde forman normalmente en un cierto plazo.

Los científicos probaron la capacidad de varios antioxidante-incluyendo la vitamina C, n-acetilcisteína (NAC), vitamina E, carnosine y una forma de glutatión-a protege los cromosomas en células chinas del ovario del hámster contra daño oxidativo. Algunos de los antioxidantes probados actuaban en lugar de otro como favorable-oxidantes: aumentaron el daño cromosómico, agravando los efectos de la hiperoxia. Es un fenómeno bien conocido que los solos antioxidantes pueden ejercer a veces un efecto del favorable-oxidante en el cuerpo, que es la gente de la razón toma los antioxidantes múltiples. En este estudio, solamente un antioxidante, carnosine, redujo perceptiblemente daño cromosómico. Las células cultivadas sin el antioxidante exhibieron 133 aberraciones cromosómicas por 100 células. Carnosine redujo este nivel de daño por dos tercios, a solamente 44 aberraciones cromosómicas por 100 células. Carnosine preservó el 68% de células completamente intacto, con respecto al 46% de las células del control.


Peroxidación del lípido de la membrana

Una fuente importante de daño oxidativo y de disfunción celular en el cerebro es la oxidación de lípidos poliinsaturados en las membranas de neuronas y de sus extensiones tales como axones. Esta reacción en cadena separa daño oxidativo y genera subproductos altamente neurotoxic tales como HNE y otros aldehinos que son apagados por carnosine.

En enfermedad de Alzheimer, los productos de la peroxidación del lípido se piensan para interferir con las proteínas críticas de la membrana implicadas en la señalización celular y en el transporte de los iones, de la glucosa y del glutamato. Su debilitación lleva a la despolarización de la membrana, al déficit metabólico, al excitotoxicity y a la vulnerabilidad creciente al asalto oxidativo (marca RJ y otros, 1997; Butterfield DA, 1999).

Como hemos visto, carnosine que alimenta la peroxidación suprimida del lípido en los cerebros de ratones senectud-acelerados viejos. Otro estudio del ratón probó los efectos del carnosine sobre los ratones subrayados con las descargas eléctricas por dos horas (Gulyaeva nanovoltio y otros, 1989). Carnosine protegió a las neuronas contra daño por los productos de la peroxidación del lípido mientras que aumentaba la “fluidez” de las membranas celulares.

El estudio encontró que los ratones pretratados con carnosine exhibieron niveles del cerebro y de sangre de productos de la peroxidación del lípido más el de 85% más bajo que en los ratones no tratados, y más el de 70% más bajo incluso que en los ratones del control que no recibieron choques. La actividad antioxidante del CÉSPED del cerebro (dismutasa del superóxido) era seis veces más arriba en los ratones tratados carnosine. Los niveles esenciales del fosfolípido de la membrana caídos por el 9% en los ratones no tratados, pero el tratamiento del carnosine los aumentaron realmente por el 26%.

imagen

Neurodegeneration

La fuente rica del cerebro de oxígeno, de glucosa, de lípidos de la membrana y de metales puede explicar porqué también se dota rico con carnosine. Carnosine suprime la tensión oxidativa, las interacciones del proteína-azúcar que llevan PARA ENVEJECER la formación (véase arriba), la peroxidación del lípido, y la toxicidad del cobre y del cinc. Por otra parte, la capacidad de los carnosine de prevenir senectud celular puede ayudar a sostener las largas vidas de las neuronas, que no dividen para formar las nuevas células. Examinaremos las acciones neuroprotective de los carnosine, con especial atención a enfermedad de Alzheimer.

El envejecimiento y la degeneración del cerebro son marcados por el carbonylation de la proteína. Un análisis altamente sensible y específico era recientemente desarrollado para los carbonyles de la proteína. Aplicado al tejido cerebral humano, este análisis revela que el contenido del carbonyl de neuronas es varias veces tan altas en pacientes de la enfermedad de Alzheimer como en los temas del control similares en la edad (Smith mA y otros, 1998).

Los avances en técnicas del cultivo celular permiten que los científicos por primera vez mantengan las neuronas en la cultura por períodos extendidos. Los científicos en la universidad de Kentucky utilizaron estas técnicas para estudiar el “envejecimiento en un plato” (Aksenova milivoltio y otros, 1999). Encontraron que las neuronas cultivadas del hipocampo del feto de la rata comienzan a subir en contenido del carbonyl de la proteína alrededor de una semana antes de que aparezcan los cambios sensibles en viabilidad neuronal. En un punto cuando los solamente 10% a los 20% de neuronas son no más viables, los niveles del carbonyl de la proteína han doblado ya. Observaron cuerpos de célula hinchados, malsanos en muchas de las células con los altos niveles del carbonyl.

El estudio de Kentucky también reforzó hallazgos anteriores que correlacionaban la oxidación de la proteína con la actividad decreciente de la cinasa de la creatina de la enzima de la energía-transferencia, que es muy sensible a la oxidación. Esto lleva al metabolismo energético disminuido en el cerebro, un sello de la enfermedad de Alzheimer.

Los estudios animales demuestran que el carbonylation de la proteína del cerebro está asociado a disfunciones cognoscitivas y del comportamiento. Un estudio en ratones senescentes encontró que los niveles del carbonyl de la proteína en la corteza del cerebro correlacionan con el grado de debilitación cognoscitiva, mientras que los niveles en el cerebelo correlacionan con los déficits del motor (Forster MJ y otros, 1996). Un estudio anterior en los jerbos envejecidos mostrados niveles crecientes del carbonyl de la proteína se asocia a la pérdida de memoria espacial (Carney JM y otros, 1991, 1994).

 

Continuado en la página 4
Referencias en la página 5

De nuevo al foro de la revista